Tan claro como...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tan claro como...

Mensaje por Arcueid van Rip el Vie Sep 06, 2013 1:45 am

Los Raphael tenían agentes dispersados por toda Europa, especialmente a lo que refería al área de "Inteligencia". Guerreros valientes que se aventuraban fuera de los limites del territorio para concretar trabajos de diferente índole: reconocimiento, exploración, cacerías, ajustes de cuentas y así la lista continuaría. La muerte del líder fue tan sorpresiva que aun había algún que otro grupo disperso por el continente pero todos regresaron tan pronto se les dio aviso de la funesta noticia. Ahora mas que nunca tenían que estar unidos, sin embargo un grupo aun no había regresado luego de tres semanas, casi cuatro, sin dar ningún signo de vida desde que el llamado fue hecho. Ya ni recordaba que fueron a hacer en primer lugar pero lo peor de todo es que era el equipo al cual se destino a una de las zonas mas peligrosas: Un bosque comprendido en la zona de los países nórdicos, donde se creía que se movían los licanos. Un grupo de apenas tres guerreros que conocía desde hace años, buenos todos pero bastante tercos y dada su reputación en el Clan no quisieron escucharla cuando advirtió que la misión era peligrosa, ni a ella, ni a Evans ni a nadie. Era por eso que su mirada era tan rígida y pétrea mientras conducía hacia la ultima zona desde la cual se había recibido la ultima llamada de parte de los guerreros desaparecidos. Lo único que quería era poder tener la oportunidad de mirarlos de forma altanera, con una sonrisa y decirles "Se los dije" mientras manejaba en un silencio sepulcral. 

En cuanto supo lo ocurrido decidió tomar el trabajo ella sola. Quizás fuera una excusa mas, de las tantas que tenia, para largarse sola sin correr el riesgo de tener como compañeros a Eliah o a Layla. -Evans lo entenderá ..- dijo con una sonrisa, antes de decirle a uno de los ancianos que solo no le dijera que se estaba yendo sola a territorio laicano. De lo contrario tendría que huir antes de cruzar las puertas de la fortaleza si quería evitar un regaño del vampiro por sus constantes atrevimientos, catalogados de suicidas. "Terca como el demonio", "maldita roja cabeza dura"... Ya le parecía estar escuchándolo y ni siquiera había empezado a buscar. De vez en cuando se preguntaba si Dimitri hubiese sido igual o aun peor que el con su seguridad. Con los años su querido amigo fue liberándola mas como guerrera al punto en que podía ya defenderse sola. Pero cuando estaba entre los brazos del vampiro que la había transformado ante su mirada oscura ella era tan frágil como la mas delicada de las flores. ¿Habría estado realmente contento con su elección de volverse guerrera? Bueno... De haber sido así el tendría que disculparla, pero no estaba dispuesta a entregarse a otro hombre solo por "deber".

Luego de dejar su auto en un pueblo cercano se aventuro helado bosque de coníferas, haciendo el mismo recorrido que habían hecho los vampiros que ahora tenían que buscar. Su único equipo era un mapa con algunas zonas marcadas, sus dos espadas de siempre y sus armas de fuego en caso de que fuera necesario evitar un enfrentamiento directo. No olvidaba el hecho de que era un vampiro en territorio laicano, el territorio del enemigo... Nada le decía que ella no podría correr el mismo destino que todos suponían, en la fortaleza, habían corrido aquellos otros vampiros pero si podía sacar aunque sea una mínima información de esta misión poner en riesgo su vida no seria en vano.
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan claro como...

Mensaje por Galliard el Vie Sep 20, 2013 7:37 pm

Aquella noche de luna llena las nubes cargaban abundantemente sobre el lienzo del infinito, amontonándose unas sobre otras, vaticinando una tormenta que no se decía en comenzar. Semejante abultamiento en el cielo oscurecía más la noche, la brumosa tempestad cerraba el sesgo argento de las estrellas y la luna. La completa y absoluta oscuridad reinaba en la depresión del valle nórdico. Los lugareños más cercanos, en su mayoría pastores y parroquianos de pueblos marginados por las grandes ciudades contaban historias acerca de los bosques arropados a los pies de los Alpes nórdicos, según ellos ahí habitaban criaturas innaturales y temibles que asesinaban sin piedad a los indeseados. Por eso nadie se atrevía a explorar la depresión del cañón escandinavo.

La hija de la noche conocía los riesgos, pero aparentemente su valentía y terquedad turbaban su juicio, eligiendo una aventura que no podía terminar bien para ella. La paz y quietud bajo la sombra de los arboles podía inundar a cualquier incauto de una falsa sensación de paz y soledad, no había el canto de cigarras para interrumpir ese profundo silencio, y así pasaron varias horas, hasta que el enigmático y solitario vampiro estuvo en la parte más profunda del bosque. Entonces debió percibirlo, la sensación sofocante de ser observada en la oscuridad tras el velo de los matorrales.

Pero no se levantó el más mínimo sonido, y no hubo un solo aullido para advertirla sobre el peligro, en vez de eso la dejaron encontrar lo que buscaba. Galliard era un macho territorial que conocía perfectamente a sus enemigos, y predijo sin mucha dificultad que tarde o temprano otro grupo de vampiros vendría en búsqueda de los que él encontró hace un par de semanas. Y ahí estaban, las cabezas de cuatro vampiros estacadas entorno a una fogata en un pequeño claro del bosque. No había rastro alguno de sus cuerpos, ni señales de violencia alrededor, era obvio que no habían sido asesinados ahí, sino que fueron llevados especialmente para que sus cabezas fueran fáciles de encontrar.

Entonces, cuando estuvo completamente seguro de que la intrusa había encontrado aquello que la trajo, Galliard aulló con toda su furia, y detrás de él por lo menos otros 20 machos de su manada aullaron en respuesta. Los brillantes ojos de las bestias lunares centellaron en la oscuridad, dejándose ver alrededor de la vampiresa… la habían rodeado.
-Los de tu calaña no son bienvenidos en nuestros bosques.- El murmullo del indiscutible líder de los Ardwolf se levantó de entre la oscuridad, mientras su figura abandonaba las tinieblas, dejándose ver por la estela radiante de la misma fogata que alumbraba la carnicería de hace unos días.

Su cuerpo llenó de cicatrices le identificaba, así como su arma que ya era una insignia en las leyendas: solo un hombre lobo arrastraba un titánico ejemplar de espada como ese. - ¿Qué buscan los hijos del wyrm con tanta insistencia en mis territorios?-



Spoiler:


Disculpa la extensa tardanza, han sido semanas muy complicadas en la universidad. No creas que me olvide
avatar
Galliard
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan claro como...

Mensaje por Arcueid van Rip el Vie Sep 20, 2013 10:43 pm

La vampiresa sintió el abandono de la fortuna y su ausencia como la de la misma luna en esa noche cubierta por aquel manto de nubes grises. Solo sus pasos sobre las hojas secas y las ramas caídas rompían el silencio, un silencio espectral que podía hacer erizar la piel de, incluso, la mas temible criatura y mas en su situación. Pero ella, desde que entro en el estudio de Raphael ante su presencia, siempre estuvo con el deber de mostrar su valía, demostrar que estar viva no había sido un error.
 
Pero… ¿Hasta que punto tenia que llegar para eso? ¿Realmente valía la pena? ¿A quien trataba de convencer realmente?
 
Un manto aun mas espeso que el de las nubes sentía que se cernia sobre ella. Deseaba tener la capacidad, o la experiencia, para diferenciar entre si era una simple paranoia o los hijos de Gaia ya se habían percatado de su presencia. Mientras tanto solo podía avanzar en el territorio enemigo, esperando encontrar aunque sea  un minimo rastro de lo que había ocurrido con los guerreros desaparecidos. La caída de Raphael y el avance de los lobos sobre su territorio exigía la presencia de todos los guerreros capacitados en la defensa de la fortaleza, sin excepciones. Aun así, mucho había escuchado la pelirroja sobre lo territoriales que podían llegar a ser los lobos, recordaba cuando fue una de los que advirtió que tan kamikaze podría llegar a ser esta misión si no tenían el debido cuidado. Algo dentro de ella le decía que vuelva, que los guerreros ya estaban perdidos. Y otra parte le incitaba a seguir, que aun había algo ahí para ella. Aunque eso bien podría ser su propia muerte…
 

A lo lejos vio una luz brillante, bailar entre la oscuridad. Una fogata iluminaba un pequeño claro, una invitación a cualquier mirada curiosa en la cercanía y una trampa perfecta. Pero tampoco podía ignorarlo así que se acerco con cautela y a paso lento, si hubiese tenido su corazón funcionando seguramente sentiría en ese momento un violento palpitar en pecho. Se escondió tras una roca y con una expresión de sorpresa ensombrecida vio a viva luz las cabezas de sus camaradas perfectamente colocadas en una estaca cada una. Fueron solo unos segundos cortos en los que ocurrieron dos cosas: tan pronto entendió la situación el aullido del macho líder y sus seguidores rompió el silencio del bosque. Una mirada fugaz a su alrededor le basto para ver los ojos brillantes de los licanos centellar en la oscuridad ante de que el líder de los Ardwolf hiciera acto de presencia. Habían pasado mas de doscientos años desde la ultima vez que lo vio… Por primera vez escuchaba su voz gruesa y profunda junto con una sensación que creía olvidada; se paralizo solo para sentir con claridad como su mano derecha temblaba. Tenia al asesino de Dimitri, el vampiro que la había transformado y que amo, frente suyo. No se veia muy diferente a aquella fatídica noche… -Galliard…- susurro bajo tratando de que su voz no temblara ni un poco. Levanto sus manos, mostrando que no pelearía y que no estaba armada en ese momento. Miro hacia el claro cuando escucho su pregunta y volvió la cabeza inmediatamente; no podía permitirse darle la espalda. – Venia en una misión, en busca de alguna pista sobre el paradero de esos guerreros.- respondió tan firme como pudo mientras hacia un ademan con su cabeza hacia el claro. Se preguntaba si el recordaría algo o solo seria un vampiro mas de los muchos que habría asesinado en sus largos años de vida.
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan claro como...

Mensaje por Galliard el Sáb Sep 21, 2013 1:44 am

Tu viaje entonces no solo ha sido en vano, sino estúpido. Sólo te entregaste a las manos de la muerte.- Respondió con tal tranquilidad, que era difícil creer en sus palabras, pero aquellos que lo conocían podían reconocer la inflexibilidad en su proceder. Sus leyes eran simples, y entre ellas estaba estipulada la muerte inmediata de todo hijo del wyrm que se adentrara en los bosques de la jauría. La inmisericordia era un elemento mutuo en aquella conflagración de razas. No obstante se condujo con una parsimonia desesperante, la violencia o la crueldad estaban de más, no había necesidad de atormentar a un enemigo que no parecía tener la más mínima oportunidad de pelear o de huir, su desventaja era clara, y casi despertaba lastima en el de la Garra Infernal.
Será rápido e indoloro si no opones resistencia.- Caminó lentamente hacia ella, arrastrando su espada por la espesura, segando la hierba por su sendero. En un principio no puso mucho atención en ella, era ciertamente un vampiro más; un desafortunado invasor con un karma pendiente hacia las leyes naturales. Él simplemente fungiría como el agente de esa deuda hacía la madre Gaia. Pero, cuando estuvo más cerca de ella la reconoció. Sus ojos cristalinos ardieron estrepitosamente, y su gesto se transformo de un segundo a otro. La forma en que arrugó la nariz, y la manera de apretar el mango de su espada eran la evidente prueba de toda su furia.
-¡Tú!-Era imposible no reconocer ese rostro y ese olor, ese cuerpo muerto tenía la misma marca del asesino de su esposa. ¿Era una burla? ¿A caso él la había mandado para re-abrir las heridas en el corazón del campeón Ardwolf? Sin previo aviso se lanzó por ella, dejando la espada de lado. No habría muerte indolora para esa mujer vampiro, estaba decidido a matarla con sus propias manos, pero antes le sacaría toda la información posible acerca del vampiro que se le escapó aquella noche y que desde entonces ha buscado incansablemente, fracasando una y otra vez en sus constantes esfuerzos por encontrarlo.
Con una habilidad prolija cerró la distancia entre ellos a una velocidad de relámpago, y una vez frente a ella su mano derecha voló presta, intentando asirla por el cuello.- ¿Dónde esta el vampiro de aquella noche? ¿Dónde se esconde aquel que posee el mismo hedor que tú? ¡Habla!- Rugió con una voz gutural, dibujando una mueca en los labios de tal manera que sus blancos colmillos lobunos eran visibles. 
avatar
Galliard
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan claro como...

Mensaje por Arcueid van Rip el Sáb Sep 21, 2013 5:22 pm

¿Como contradecirle a Galliard sus palabras? Tenia toda la razón y la vampiresa se había jugado la cabeza por unos soldados que, tras no escuchar advertencia meterse mas de lo que debían en territorio de los Ardwolf, ahora estaban muertos. Seguramente estaría rodeada y le seria imposible escapar si no encontraba una forma de, por lo menos, perder el rastro de su olor. El lobo se acercaba despacio, sentenciándola a muerte con cada palabra mientras ella solo se ponía en una posición defensiva y esforzaba, probablemente de forma inútil, su cabeza tratando de encontrar una manera de escapar.

De repente su hablar y cu caminar, tan calmos como el de un lobo al acecho, cambiaron repentinamente por los de una bestia furiosa y enceguecida. Su duda fue rápidamente despejada; la reconocía... Pero no a ella sino la esencia de Dimitri hecha herencia.  Como si el hecho de ser vampiro y estar ahí no fuese suficiente, pues ella conocía bien la historia, la sangre de el guerrero que le había arrebatado la vida a su esposa estaba en sus venas. Mas rápido que cualquier lobo que hubiese visto antes se lanzo contra ella y su cuello quedo atrapado en su mano como menos que una simple muñeca. Ambas manos fueron a su diestra para intentar zafarse pero era inútil... De ser humana seria muy fácil romperle el cuello o esperar a que se le agote el aire.

Entonces lo escucho y sus preguntas quedaron resonando en el bosque, con su mirada petrificada. ¿Era enserio? Estar en una situación tan desfavorable no pudo impedir que Arcueid reaccionara. -¡¿De que demonios estas hablando?! ¡¿Esconderse?! ¡Lo mataste!- hizo su cabeza hacia arriba, alzándose con sus manos intentando zafarse. - ¡Vi como tus lobos se le encimaron! ¡El jamas regreso! ¡Tu asesinaste a...!- pero antes de poder continuar vio algo en la expresión de Galliard, un cambio tan radical que apaciguo por completo toda ira, miedo o tristeza que pudo haber sentido ante su estado actual y el rememoramiento de una de las noches mas dolorosas de su vida junto con la caída de Raphael.  - Tu lo mataste... ¿O no? -
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan claro como...

Mensaje por Galliard el Sáb Sep 28, 2013 6:41 am

Una vez que la vampiresa estuvo en sus garras, una verdad resaltaba claramente en la noche, su furia enceguecida guiaba su mano, y no había fuerza en la tierra o en el cielo que pudiera apaciguarle. Sería más fácil y probable que un rayo cayera del cielo y le cortase al brazo.- ¡Mientes!- Gritó. Su voz turbada por la furia también denotaba un extraño lamento en su resquemor. Entonces la levantó por el cuello, hasta que sus pies dejaron de tocar el suelo.
¡Te arrancare las piernas y los brazos hasta que me digas la verdad! Y sí aún sí te niegas, te empalare en medio del claro del bosque, y te dejare ahí para que los rayos del sol te maten lentamente.- La acercó hacia sí de un momento a otro, hasta ese extenuante punto donde su frente casi toca la de ella.
En esa terrible y pesada cercanía miró sus ojos. En medio milenio de existencia el líder Ardwolf jamás titubeo a la hora de matar un vampiro, su estirpe había perfeccionado el arte de la lucha desde tiempos inmemorables con el único propósito de exterminar la corrupción del wyrm sobre la tierra; y los vampiros tenían esa mancha deshonrosa como ninguna otra criatura. Asesinar a los no-muertos estaba en su sangre, en su destino.
¿Entonces porqué la mano del irascible héroe titubeó? Conforme su mirada permaneció sobre la de ella, la robusta mano del Colmillo Blanco fue perdiendo fuerza, hasta que todo rastro de vigor se acalló y la soltó.
Aunque fue por un breve instante, percibió en aquel cadáver andante emociones de tristeza que solo podían compararse a las mismas que estrangulaban su corazón. – ¿Ese vampiro no regresó esa noche? – Cuestionó con un gesto desorientado. Se llevó una mano al cabello, cubriéndose de paso un ojo con la palma de esa misma mano. –Ese espurio mal nacido no murió en mis manos, escapó. Mal herido sin duda, pero nada que pueda matar realmente a los de tu clase.- Retrocedió, sin darle la espalda un solo segundo.
Su mente cavilaba a un ritmo agotador, un sinfín de ideas se cruzaban por su mente, saturándolo del susurró de su consciencia ¿Qué se supone que significaba todo eso? Jamás en su vida creyó las palabras de uno de los hijos de las tinieblas, pero la tristeza, ese profundo lastre en su mirada lo hizo sentir identificado. Compartían la misma clase de dolor.
Busque durante semanas su cadaver, estoy seguro que ese vampiro no murió esa noche–Apretó la quijada con tal fuerza que los dientes comenzaron a chirriarle.
avatar
Galliard
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan claro como...

Mensaje por Arcueid van Rip el Dom Sep 29, 2013 5:47 pm

Si hubiese sido humana ese tiempo que estuvo con sus pies separados de la tierra por el agarre poderoso del licano la hubiese  matado con toda seguridad. Sin embargo fue imposible reprimir aquel quejido de dolor que se escapó de su boca cuando la levanto y oprimió su cuello sin poder reprimir aquel odio que nacía del dolor. Ella sabía muy bien el pecado que Dimitri había cometido y la perdida que significaba. Era curioso que a pesar de las diferencias aun algo que parece tan ínfimo los uniera…
 
A pesar de aquella situación tan desfavorable escucho cada palabra con la misma claridad que se escucha una obra ante un público silencioso y expectante. Entonces, ante la cercanía sus ojos azules se clavaron en esa mirada llena de odio y dolor. Sin embargo en la mirada de la hija de Raphael no había odio, ni desafío… Era una sensación que combinaba un sentimiento caótico, mescla entre incomprensión y tristeza. Galliard no mentía…
 
Su estupefacción fue tal que ni siquiera amortiguo su caída cuando Galliard la soltó, por lo que cayó de forma brusca contra el suelo húmedo. En una acción de simple inercia se llevó la diestra al cuello mientras aun lo escuchaba. Mientras el líder Ardwolf hablaba trataba de incorporarse pero un aturdimiento peor que cualquier golpe la entorpecía levemente. ¿No lo mato? ¿Qué jamás encontró su cadáver? Pero si Galliard no lo mato y Dimitri jamás volvió con su Clan… ¿Qué había ocurrido con él? Miro a aquel hombre que había hecho que los más valientes del Clan Raphael temblaran con su aullido y tenía fama de haber sido capaz de exterminar y dar fin al mejor de sus guerreros la misma noche que ella fue transformada. – No es imposible… - no se dio cuenta entonces que su voz se fue quebrando de a poco mientras continuaba, como si fuese a obtener una respuesta en ese mismo instante.- ¿Por qué no volvió entonces?-  sintió su garganta cerrarse por dentro y su mirada regreso al licano. Aun no tenía tiempo de digerir la noticia… Quiso dirigir su mano hacia sus armas pero no le respondían, nada en su cuerpo podía tomar la férrea postura del guerrero aun. ¿Podría sobrevivir la pelirroja para averiguar la verdad? En ese momento el cielo se ilumino y la calma del bosque  se quebró por un rayo que atravesó el cielo, iluminándolo todo. De a poco la lluvia comenzó a caer…
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan claro como...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.