Solo por el Deber

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Solo por el Deber

Mensaje por Arcueid van Rip el Jue Sep 05, 2013 10:00 pm

La jornada, de por sí, ya había empezado mal. La pieza de una de sus armas se había roto, un pequeño drama entre dos vampiros novatos genero contratiempos en la sala de entrenamientos y de ingresar tendría que meterse en el medio por ser una guerrera de mayor rango, odiada y con mala fama, pero con mayor rango al fin. Ni siquiera pudo alimentarse antes de descubrir que su mala racha seguiría: Ahora tenía que ir a una misión de reconocimiento con Layla LeBlanc. No le molestaría en lo absoluto si esta mujer no la condenara cada día de su vida por una de las mayores desgracias del Clan, aparte de esa que consideraba su simple existencia.

Se había reportado sospechosos en las afueras del clan, adentrándose al bosque y como era una misión donde se requería del sigilo y el silencio ellas eran la mejor opción. Aun cuando era bien sabido para todos lo mal que ambas se llevaban la situación de vulnerabilidad que estaba atravesando todo el Clan había atraído a los enemigos como moscas a la miel y no podían tomarse lujos ni preferencias en estas situaciones. Y ellas como soldados debían solo acatar las órdenes y callar.

Bajo un manto de nubes grises, pues incluso el clima parecía haberle jugado en contra al negarle la visión del cielo estrellado que tanto solía admirar desde su ventana, estaba al lado de un jeep que le entregaron para recorrer los caminos que los Raphael se habían hecho para recorrer su territorio. La misión requería discreción así que iba con una chaqueta negra de cuerina, unos cómodos pantalones negros y unos borcegos del mismo color. En su espalda portaba dos espadas cortas, uno de los primeros tipos de armas que aprendió a manipular para trabajar en silencio. Jugaba con las llaves del mismo en su mano mientras esperaba a un de las vampiresas con mayor reconocimiento por sus habilidades en clan. Dimitri solo hablaba maravillas de ella en especial cuando Evans estaba cerca aprovechaba para ponerlo en vergüenza con un comentario sobre su "único y primer amor".  ¿Realmente fue tanto su odio por ella para extinguir ese sentimiento? Aun con todos estos años le costaba creerlo.
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo por el Deber

Mensaje por Layla Leblanc el Miér Sep 18, 2013 5:06 pm

Sus pisadas se marcan en el suelo dejando que la tierra absorba la forma de sus botas. Pasos cortos y veloces que logran que su largo cabello oscuro se mueva acompasado por el viento. En esta ocasión opta por llevarlo así, suelto y rebelde justo como desearía que su lengua estuviera. En cambio, se dispone a mantener una actitud sobria frente a la misión, sellando sus labios y dejando que la ponzoña acumule un sabor ácido en su boca.

El rostro pálido permanece inmutable aunque hay cierta ferocidad en su mirada que posibilita la inexistencia de interrupciones a su paso, aún cuando atraviesa el patio repleto de practicantes que perfeccionan diversos métodos de batalla. A medida que avanza y el sonido de los metales va perdiendo intensidad, el dije que no abandona su pecho  comienza a resplandecer ante el mínimo destello de luna que sigue sin conseguir librarse por completo de los nubarrones celosos de su esplendor. ¿Ni siquiera la diosa de la noche tiene descanso entre sus enemigos? Siempre están al acecho de que el viento los acerque más a ella para arrebatarle su reinado ¿Cómo podrían competir contra su magnificencia? Imposible. Entonces lo mejor es ahogarla en su propia luz, enceguecerla, obnubilarla.

La capa que cubre los hombros de la mujer esa noche es de un apagado tono azul petróleo y debajo de él apenas se logran atisbar las ropas de batalla que acostumbra llevar. La espada siempre firme en su cintura y las dagas coronando la curvatura de su muslo izquierdo. Layla está preparada para salir a cazar y la adrenalina que se acumula en su pecho sólo lo certifica, no necesita del cálido latir de un corazón para sentirse parte del mundo. Ella elige en qué galaxia orbitar. Frente a la mujer, una llamarada de problemas se aviva con la fría brisa amenazando con engullir la construcción completa a su espalda y al instante los ojos verdes de quien avanza con caminar decidido se estrechan casi imperceptiblemente. 

Ella, siempre el mismo incendio entorpeciendo la existencia de los Raphael.

- ¿Sabes que el fuego es el final inexorable de los vampiros? - Pasa a su lado sin detenerse y abre la puerta del vehículo posicionándose en el lugar de acompañante. Se considera más madura que Evans y Eliah disputándose la autoridad de un medio de movilidad como para parodiarlos en ese momento - Siempre lo asumí sin preguntar demasiado, pero sólo cuando te vi por primera vez comprendí el verdadero significado.

Las palabras se deslizan perezosas en su paladar y a pesar de estar claramente dirigidas hacia su acompañante ocasional, el tono que utiliza es impersonal. Una conversación íntima entre su lado visceral y el que venera la tradición de la guerra y la mantiene anclada en su asiento en lugar de desenfundar la espada frente a la que considera una amenaza latente. 

Aguarda a que el viaje de inicio y el movimiento del vehículo la acune para que su mente entre en comunión con el espíritu de la batalla. Invocar el nombre de Raphael en silencio y recordar a los caídos en batalla, en especial a Dimitri. Sólo cuando el trayecto parece culminar sus ojos vuelven a enfocarse en el camino con claridad.

Las espesas copas de los árboles se entrelazan sobre sus cabezas creando un manto casi impenetrable, reduciendo notoriamente la visibilidad a cualquier ser que no sea nocturno. Sus sentidos se potencian y como acto reflejo su mano busca la dureza del metal para asirlo con firmeza mientras la primera inspección da comienzo.

- Cuida tus pies - Su voz es apenas un murmullo llevado por el viento - Siempre delatan tus movimientos un segundo antes - Un consejo que está lejos de ser gratuito. No la quiere a su lado pero tampoco desea un lastre que dificulte la misión - Y no te me cruces, sería una pena si te atravieso por error - La ironía comienza a colarse en su voz abriéndose paso a través de una falsa cortesía que ni siquiera intenta camuflar - Vamos a ver que tan hábil eres sin tus balas - El crujir de una rama bajo un peso desbalanceado, algunos metros a su derecha, actúa como alarma para evidenciar una presencia extraña. Pero en un bosque no todo lo que se mueve es el enemigo, ni todo lo que te sonríe es aliado.
avatar
Layla Leblanc
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo por el Deber

Mensaje por Arcueid van Rip el Sáb Sep 28, 2013 9:14 pm

Seguramente de haber tenido un martillo con el cual golpearse la cabeza y caer inconsciente no hubiese dudado en usarlo para evitar salir a cazar con aquella mujer cuya gélida mirada quemaba aun peor que el hielo seco. Ver a Layla y Arcueid juntas era observar un gran contraste que podía definirse entre madurez e inmadurez, respectivamente. Y es que la pelirroja hacia ya varios años antes que había dejado de preocuparse por el azote de cada palabra al punto que todos pensaban que no le importaba en lo mas mínimo. Layla era mucho más seria y directa que Eliah a la hora de insultarla al punto que parecía que lo sucedido le dolía mas a ella que al alumno de su amado caído. Solo una explicación pudo encontrar para eso…
Cualquiera que hubiese visto a la pelirroja luego de aquel “saludo” que Layla le dedico tendría todo el derecho de decir: “Tu siempre tan madura”.  Luego de girar sus ojos, se llevo el dedo indice a la cabeza, sobre su pelo rojo como la sangre que la acusaba de derramar e hizo con la boca un sonido similar a algo que se quema. La forma en que la vampiresa de cabellos negros hablaba hacia que no sintiera ni mínimas ganas de responderle como pasaba con Eliah. Ese pesar, esa forma en que las palabras simplemente “caían”. No era miedo, no era sumisión… Aquella aura gélida propia de aquella mujer simplemente apagaba sus ánimos. El agradable beso del viento frío de la noche inglesa era la única gracia que aquella jornada podía ofrecerle y poco duro para la pelirroja. Al final del recorrido otra vez tenia que estar mano a mano con la gélida Lyala. Hielo y fuego juntos en un mismo bosque...¿Algo bueno podría salir de ahí? Por su parte solo esperaba poder hacer un informe decente al regresar.
Diferenciar entre un consejo y un insulto no era cosa facil, definitivamente. Lo unico que la pelirroja podia entender de eso era un "trata de no estorbarme con tus estupideces" o "no te metas en mi camino a menos que vaya ser como escudo" y cosas por el estilo. Tiro un resoplido que tiro hacia arriba sus cabellos color fuego a la vez que giraba sus ojos de gélido azul. Si a aquello se le podía decir tranquilidad poco duro... El gruñido feroz de los licanos al acecho rompió la calma del bosque mientras dos de aquellas bestias aparecieron ante las dos asesinas. -Solo terminemos con esto.- dijo mientras sacaba sus espadas y se ponía en guardia. Algo raro había en aquellos lobos, en muchos de los que estaba viendo por los alrededores... Se veían con mas ánimos de aprovechar la primera oportunidad que tuvieran de escapar que de pelear. Seguramente espías pero, ¿que buscaban?
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo por el Deber

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.