Problema de máscaras (Lysad)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Mar Sep 03, 2013 10:53 pm


El sol comenzaba a descender en el horizonte y el viento acariciaba la hierba del claro. En las profundidades del bosque los espíritus de la naturaleza danzaban en señal de que la caída de la primavera era cercana. Aun así, aun el frío amenazaba la piel desnuda de quienes no estaban acostumbrados al invierno. El aroma de las hojas invadía todo el lugar, trayendo consigo la humedad de las sombras que se escondían vergonzosas en las partes más privadas del bosque. Pero en medio de una roca, acostada sobre su espalda, una figura de no más de un metro sesenta y cinco parecía sumirse en las formas que se dibujaban en las nubes, antes de finalizar el crepúsculo. No había rastros de ansiedad en su cara y si me preguntases, diría que no había rastro de nada en especial. Estaba sumida en aquellas formas abstractas y los colores violetas y naranjas mezclados con el celeste del cielo. Pronto la luna estaría en el aire, alumbrando con su sagrada luz a sus hijos y ella se sentiría completamente segura. Pero en tanto, solo esperaba en el más profundo y reverencial silencio.

Sus cabellos se movían gracias al viento y entonces empezó a sentir somnoliencia. Llevaba esperando casi una hora y no porque al que esperaba fuese impuntual, sino porque ella había llegado antes. Necesitaba una excusa que no trajese consigo a su padre, siempre presente más que nada ahora que su hija había adquirido la poca sana costumbre de retar a duelo a los lobos que le caían mal. Y para colmo de males, no eran pocos. El carácter explosivo de Boadicea la llevaba a tener más de un conflicto, casi siempre con lobos machos ante los que ella no quería mostrar respeto. Por esa razón su madre había evaluado llevarla a conocer a su “familia materna” los Fenrir, quienes poseían más temple y eran capaces de enseñarle a la loba cosas como la prudencia.

Y así pasó el tiempo mientras ella veía el cielo. Un cielo que lentamente empezaba a mostrar sus primeras estrellas. Cerró sus ojos y esbozó una sonrisa cuando el sonido de pasos se hizo escuchar. Algo pisaba la hierba en las cercanías. Había recordado a aquel explosivo joven de máscara (Ella creía que era joven, pero no lo sabía porque, bueno, usaba una máscara) y cómo éste la retó a duelo luego de que ella le hiciese notar que usar una máscara era algo estúpido. Como no podía ser menos, la licana no iba a negarse. Se sentó y volvió la mirada hacia atrás, escuchando atentamente a su alrededor - ¿Eso representa la máscara? ¿Inseguridad a la hora de mostrar tu rostro a la gente? – cuando elevó su voz, el sonido de las aves volando es la respuesta que recibió. – Porque no voy a rogarte – agregó orgullosa, nunca perdiendo la clásica soberbia que la representaba.
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Mar Sep 03, 2013 11:14 pm

El camino no fue nada complicado, aunque prefería mucho más el cobijo de la ciudad, para el dogmático e inexperto era una tontería, pero las ciudades están llenas de ruidos y distracciones que ayudan a pasar a cualquiera desapercibido y eso no se puede desaprovechar.
Sus pasos le llevaron hasta el claro el cual observó de cabo a rabo analizando el campo de batalla. Se fijó en la roca sobre la cual estaba tirada la cachorra, no le sorprendió, tan solo siguió avanzando con tranquilidad, resonando el metal que llevaba encima y nada más.

A solo diez pasos de ella fue cuando se detuvo para observarla de cerca y escuchar sus palabras. Estoico y sin responder respiró hondo para sentir la brisa en la noche.
"Creo que es hora de cerrarle la bocaza a esta engreída, normalmente no lo haría, pero no soporto el orgullo de aquellos que no saben lo que es la guerra"Inmerso en sus pensamientos desató el cinturón dejándolo caer en el suelo sin preocupación alguna. Con él cayeron los cuchillos que iban enganchados. Luego se despojó de la gabardina con calma, sujetándola de las solapas y sacando los brazos con calma. La dobló y lanzó con cierta fuerza a un lado.

No tardó en quitarse aquella coraza de cuero ennegrecida que llevaba sobre la ropa. Mostrando un uniforme azul debajo. Parecía de otra época, del siglo XIX. Retirado el cuero de su pecho se podía apreciar mejor su forma. No tardó en quitarse la camisa revelando un torso perfectamente definido. Al haber retirado la capucha alrededor de la máscara descendía una melena castaño oscura hasta los hombros lisa pero mojada y revuelta.
Su cuerpo además hacía gala de múltiples cicatrices por todo este, espalda incluida. Mordiscos arañazos tajos ensartes, una guía del dolor.

Finalmente se retiró la máscara abriendo varias presillas y retirando las dos tiras de cuero que la ataban tras su cabeza mostrando su rostro. Sin ninguna cicatriz. Una barba incipiente de varios días, los ojos oscuros como la noche, el gesto serio. La dejó sobre la gabardina lanzandola con habilidad y la miró a los ojos después sin alterar el gesto.
 
-Me oculto de mis enemigos, pues soy el miedo para ellos...-Cerró los ojos y los volvió a abrir con calma-Pero tu eres parte de la manada de ti no me escondo. Ni me oculto. Me muestro tal y como soy-Alzó el rostro mirándola terminando de quitarse los guantes.
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Miér Sep 04, 2013 11:22 am

Cuando se hubo sentado en la roca, sus ojos cayeron  lapidantes contra la figura oscura que había aparecido. Y entonces, cuando ella le lanzó una sonrisa burlona, la fisonomía del rostro de Leona se congeló. Abrió los ojos notándose éstos completamente abstraídos ante lo que estaba por presenciar. Su contrincante, su contrario, su Nemesis por veinte minutos estaba despojándose de sus ropas, cintos, máscaras y demás. La muchacha miró a su alrededor, casi como si no entendiese lo que estaba sucediendo. Ella lo desafió; o él la desafió luego de que ella se burlase de su máscara. En ningún momento recordaba haber dicho nada de otro tipo de interés que no fuese estrictamente bélico. Sin embargo, cuando él se hubo despojado de la parte superior de sus ropas, la muchacha no pudo hacer más que retroceder un paso y mirarle con el ceño arrugado – Espero que no esperes que yo haga lo mismo que tu –

Se cubrió valientemente a la vez que sus puños se apretaban, escuchando la razón por la cual aquel se había mostrado ante ella sin máscaras ni rodeos. Luego de mirar más atentamente la piel de su cuerpo, Leona reconoció las marcas en éste: Cicatrices. Su padre tenía muchas, el gran Heroe Galliard lucía algunas tan profundas que contaban su propia historia. Pero a diferencia de ellos, el rostro del enmascarado, ahora libre, no tenía marca alguna. Habló del miedo, y de que formaban parte de una manada, pero por más que él tratase de explicarle a esa muchacha de cabellos cobrizos la razón de utilizar una máscara para cubrir su rostro, ella siempre lo vería como un signo de debilidad. No conocía macho que necesitase ocultarse tras nada que no fuesen sus garras y colmillos. Leona levantó la mirada altiva, siguiendo con sus cejas ese movimiento mientras asentía – Eso explica la máscara. Sin ella, tus enemigos verían a un hombre normal…- ¿Era un halago? ¿Era un insulto? ¿Qué era? Leona ni siquiera pensaba en lo que decía y su orgullo siempre le hacía sonar hiriente para aquellos que habían tratado de humillarle. Aun así, la sonrisa en sus finos labios se había borrado y sus ojos permanecían clavados en los ojos de ese lobo del cual hasta desconocía el nombre. Los imaginaba cuencas vacías pero ahí estaban, viéndole y hablándole con rudeza pero también con respeto – Me contaron historias sobre vampiros que cubren su rostro. No porque sus máscaras representan el miedo, sino porque sus rostros lo causan. Rostros tan horribles que podrían enloquecer a quienes le miren fijamente...- el tono de voz era sombrío. Bajó sus manos a su cintura y sacó dos cuchillas hechas de hueso o roca. Si había algo en lo que se había vuelto buena era en hacer armas con madera, piedra, hueso o lo que encontrase en su tiempo libre. Desde que se vio atacada por un vampiro hace ya muchos años y ella se vio tan sorprendida que no pudo reaccionar, no se permitió estar sin algún tipo de artilugio con el cual sentirse segura.  Tiró ambos cuchillos al suelo, afilados pero irregulares y echó sus cabellos hacia atrás. Rápidamente, Leona movió sus puños y se puso en guardia. Sus ojos destellaron volviéndose del color del césped mientras los colmillos empezaban a adquirir forma en su boca. Los vellos de su nuca se erizaron y las facciones, antes infantiles, ahora se veían cubiertas de grietas causadas por el fruncir de su piel – No vinimos a platicar. Honor por honor en esta batalla. Tus términos: No armas de fuego. Los míos: me darás tu máscara si te gano – sonrió mostrando sus dientes afilados. Esa máscara sería el digno trofeo a lucir ante todos. Ya había arrancado los collares de los cachorros y tenía algunos mantos de licanos adultos. Pero esa máscara no se parecía a nada que hubiese visto antes…
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Miér Sep 04, 2013 11:57 am

Ante la mirada de la muchacha Lysad no se movió ni pronuncio palabra, no hubo sonrisas ni comentarios. Respiró hondo observando la postura de Leona.
"Muy básico, estilo de los clanes, espero que al menos sepa usar las piernas y no solo los puños"
la veía hablar y moverse, mas de nuevo la observaba analizando. Desde la punta de sus pies al cabello más alto alzado por el viento.

Su pose era rígida. La miraba con los brazos junto a las caderas, las manos relajadas y con una respiración estable y calmada. Sus ojos no dejaban de clavar la mirada en los de ella, bastante mas alto con la cabeza ligeramente inclinada, un gesto imperturbable.
-El miedo y la muerte no tienen rostro, si yo muero otro portará la máscara, siempre habrá uno...-Dejó de querer explicarse ante la comparación de la máscara y él con los vampiros frunciendo el ceño.
Cerró los ojos con un leve suspiro y retiró su pié derecho atrás sin levantarlo y sin arrastrarlo suave como el agua.

-De acuerdo, si ganas te daré mi máscara...-Sus manos se colocaron atrás del cuerpo, la siniestra colocó su dorso sobre la palma de la diestra y con cierta gracilidad atrasó también la pierna izquierda alejándose un único paso de ella en total. Alzó la vista de nuevo directa a sus ojos e inspiró todo el aire posible de forma calmada, a la espera.
"Lo más probable es que empiece con una carga, un par de golpes. Quizá incluso crear que pueda distraerme con un ataque más débil y otro mas fuerte ocultando sus intenciones, pero muestra más de lo que cree con esa actitud. Calma...Deja que ataque y falle."

Finalmente separó la diestra de su espalda colocando la mano frente a él con los dedos juntos y el pulgar escondido dentro, con serenidad observó su mano y su alrededor. Respiró hondo de nuevo llegando casi a la concentración completa. La luz que iluminaba el lugar hacía un brillo especial en sus ojos rojizo y un tanto acechante, como el depredador que era. Sus ojos se posaron en los de ella entonces una última vez antes de hablar y romper el silencio.
-Las cachorritas engreídas primero...-Una ligera sonrisa se dibujó en su ténue rostro.
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Miér Sep 04, 2013 12:44 pm

Le seguía cada movimiento de sus músculos con su aguda mirada. Había perdido la postura calma del inicio. Incluso su carácter afloraba por sus poros mientras su piel se erizaba al llamado de la luna. Controlaba pocas transformaciones y ese frente a ella, seguro controlaba más. Pero ahora no parecía querer pelear con forma de lobo puesto que, apenas ella le increpó, él solo extendió su mano al frente, invitándole a atacar. Todo iba muy bien hasta que él abrió la boca de nuevo “-Las cachorritas engreídas primero...-“

-¿Qué esperas entonces? – ya no sonreía. Estaba seria, pétreamente seria. Sus labios se apretaban en palabras que no quiso soltar de repente pero que se moría por decir. Siempre era así con los machos. “Eres cachorra”; “no peleo con hembras”, “Deberías ser chaman, media Fenrir”. Siempre encontraban la forma de hacerla enfadar con sus frases y por eso, ella había aprendido a aplicar su sagaz temperamento en cada una de sus respuestas. -¿No? Bien…- Sus cabellos se erizaron de nuevo, moviéndose con el viento que acariciaba todo el bosque. Su respiración era lo único que se escuchaba más allá del silencio. Sabía que él no iba a lanzarse a lo animal, ya lo hubiese hecho. Estaba demasiado tranquilo y por un momento, recordó las palabras de Galliard, resonando en su cabeza como una epifanía lejana

“-Conoce a tu enemigo-”

No podía negar que eso era un problema. Ni siquiera sabía el nombre de ese rival. Solo sabía que usaba una máscara como si fuese un emblema más que como una protección. Y Leona no comprendía los emblemas. El miedo no necesitaba máscaras. El miedo estaba en los ojos de aquel que estaba por caer y si ese hombre moría, se llevaba el miedo con él. No había máscara que cambiase eso. Aun así, tenía algo que podía usar a su favor y era su razonamiento: Su rival estaba de pie, su mano estaba colocada hacia ella y simplemente esperaba. Sería infeliz, estaba seguro de lo que ella iba a hacer. Por eso no estaba en guardia. Por eso simplemente esperaba. Tal muestra de soberbia por parte de él no hizo más que fastidiarle aun más que su presencia. Cerró los ojos y soltó el aire de sus pulmones, frustrada mientras negaba con la cabeza, para luego girarse, dándole la espalda. Y entonces, dando un salto sobre la roca que anteriormente la había sostenido, posó sobre ésta la pierna derecha y usándola como soporte, se impulsó en un giro hacia su contrario. Su columna se dobló mientras estiraba la pierna izquierda formando una patada, buscando darle un fuerte golpe que contuviese todo su peso con el empeine de su extremidad , directo en el rostro.
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Miér Sep 04, 2013 1:34 pm

El gesto no cambió, Lysad seguía observándola leyendo la furia en sus ojos, aquel gesto sin emoción alguna fruto de algún entrenamiento que habría tenido no parecía perturbar la concentración del lobo oscuro que la miraba esperando, sabía que tarde o temprano ella acabaría atacándole, es el temperamento de los más jóvenes, siempre flora y al parecer esa vez no iba a ser una excepción.
"La estoy cabreando...Me parece que el ataque será directo y contundente tratando de mostrar en un solo golpe de cuanto es capaz, una muestra de poder, común entre los lobos más común aun entre los humanos..."

Seguía pensativo analizando cada gesto, cada movimiento sin moverse ni un ápice, su burla no logró hacer mella en él que seguía clavando la mirada en los ojos de ella, de una forma incluso perturbadora, casi pareciera que quisiera leer la mente de la muchacha de pelo cobrizo, respirando hondo cada intervalo perfecto de varios segundos.
"Pronto empezará...Acaba de reunir el valor necesario para lanzarse al ataque..."
Respiró profundamente y flexionó levemente las rodillas ante la mirada concentrada de su rival que haciendo gala de su poderío mostró aun más su furia con todo aquel cabello erizado dándole al guardián la oportunidad de aprender más sobre ella.
"Se deja dominar por la ira...Fácil de canalizar en su contra, difícil de asimilar cada golpe..."

Unos instantes después se dio la vuelta y Lysad frunció el ceño con fuerza como si toda la maquinaria de su mente hubiera explotado, dio un paso atrás separando la mano de su espalda observando el salto.
"Ahí está la distracción..."Todos los músculos de su cuerpo se tensaron y levantó los talones de los pies para moverse sobre las bolas de sus pies junto a los dedos.
Recogió la mano irguiéndose con fuerza al tiempo que sus pis giraron en dirección a la derecha posicionando su cuerpo de perfil para dejar pasar el golpe, la pierna derecha se atrasó suave dejando que su rostro se apartara aun más de la trayectoria sin burla ni mofa, solo un movimiento ensayado.
"Ahí está el contundente golpe...Muy bueno, pero demasiado predecible..."Su respuesta no fue otra que dar un salto atrás y observarla.
-No me importa que seas macho o hembra si eso es todo lo que una Ardwolf tiene que ofrecer esto será más corto de lo que crees...-No perdió la seriedad en ningún instante y se mantenía con las piernas flexionadas la izquierda delante la derecha atrasada, la diestra cerrada junto a su cadera la siniestra de perfil con los dedos juntos y pulgar escondido en la palma.
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Miér Sep 04, 2013 7:56 pm

Leona no era de dar respiros. Si algo le habían marcado los cachorros con los que había peleado era de su incapacidad para la misericordia. Una vez que empezaba a pelear, solía terminar cuando el cansancio era insostenible o la victoria demasiado evidente. El único con el que había mantenido un ritmo constante de eso fue con León, su padre. Los niños rara vez aguantaban y los adultos solían subestimarla tanto que antes de darse cuenta, tenían a la pequeña fiera montada sobre sus cabezas, golpeándolos con la fuerza de un macho cualquiera. Vio como aquel esquivó el ataque, y semiflexionó sus piernas para que sus pies se posasen en el suelo, conteniendo todo su peso. Pero entonces pasó algo:

Cuando ella tocó el suelo y aquel se dispuso a hablar, ella no midió tiempos ni se detuvo un instante. Aprovechando la postura de sus piernas, volvió a usarlas como impulso, para lanzarse de nuevo sin rodeos ni respuestas al lobo macho que la increpaba. Sus ojos destellaban como esferas verduzcas mientras su iris se abría cubriendo el color primaveral de su mirada con el negro profundo de la oscuridad. Dobló sus brazos mientras se lanzaba como un bólido hacia su rival con los dedos hechos ganchos y los dientes mostrando la forma bestial de sus incisivos a medio transformar. Soltó un gruñido que salió directamente de su garganta y antes que él dejase de hablar, le lanzó un zarpazo de sus garras a la cara. Primero con la diestra, luego con la zurda mientras sus cabellos se mantenían erizados. La mirada de Leona estaba fija en su rival, no veía nada más que él. Y ese era uno de sus puntos débiles.

“Mal, Leona, si hubiese otro rival en este momento y te atacase por la espalda, ni siquiera lo notarías” le decía su padre durante las sesiones de pelea. Pero en ese momento, realmente no preocupó por ello. Ese hombre no iba acompañado ¿Qué Ardwolf que se jactase de su raza y nombre sería capaz de semejante bajeza?
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Jue Sep 05, 2013 8:21 am

En posición la observó y mientras sus palabras llenaban el silencio del vacío en la noche la pudo ver venir a un ritmo mucho mas lento su mente. Un momento de los que no se olvida, su cabello erizado asomando en el cielo, el fulgor en sus ojos, el movimiento de su cuerpo, su silueta y fiereza, la expresión del Lycan Ardwolf que no siente piedad, que jamás retrocede.
"Sea pues..."Pensó mientras su seria mirada se enfurecía y aumentaba la ira, mostrando los dientes. En una acción explosiva adelantó su pierna derecha hasta dejarla en paralela con la izquierda, sus ojos brillaron fuerza rojizos en la noche y su aliento se convirtió en un grave gruñido.
Alzó los brazos de dentro hacía afuera para detener aquellas garras, recubiertos de un bello tan oscuro como la noche, si de por si era más alto que ella ahora lo era un poco más, su cara se arrugó cual depredador mostrando unos colmillos peligrosos. Sus músculos ahora mas grandes taparon mas de aquella luz que reflejaba sobre ella. De sus dedos nacieron garras no tan grandes como la del Crinos, pero si una transformación de Glabro al parecer dominada.

Cuando estos se encontraron en lo más alto sintió las garras cortar la carne en sus antebrazos y codos, primero una luego la otra dejando fluir el líquido vital por los cortes que asomaban.
Un fuerte rugido rompió el silencio del golpe sin dar tregua,  estiro los brazos con una velocidad y rabia muy superior a la humana y trató de tomarla por los hombros con ambas garras para darles después un fuerte rodillazo con su diestra a la altura del abdomen su cuerpo se elevó y dobló hacía delante metiendo la cadera cual obús sin preocuparse del complicado daño que pudiera generarla.
"Tu lo has buscado, crees que sabes lo que es luchar sin dar tregua...Yo te enseñaré a luchar sin dar tregua cachorrita..."

Su mirada estaba clavada en la suya, con un gesto de ira elevado, muy elevado, similar al odio que sentía ella por él, por la sencilla razón de no escucharle, de atacar sin pensar exponiéndose al peligro sin pensar en su propia seguridad. Pero él lo sabía, sabía que ella no le iba a escuchar, no le respetaba de esa forma, pero su ceño fruncido mostraba gran convicción, pues se puso una meta, si lograba tumbarla le escucharía y podría enseñarle un par de cosas sobre el combate.
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Jue Sep 05, 2013 9:10 pm

Satisfacción fue lo que invadió cada centímetro del cuerpo de la muchacha de cabellera cobriza. Había logrado dañar la piel de aquel que se había impuesto a ella. Lo sentía en sus garras, abriéndose paso entre el cuero que cubría los antebrazos de ese lobo desconocido. Pero entonces, entre sus dedos notó el cabello crecer en las extremidades de su contrario. Claro, con el torso desnudo, ella era capaz de ver con facilidad cualquier cambio y cuando la piel de él empezó a cubrirse de cabellos oscuros como la noche, fue demasiado tarde para caer en la idea de que él estaba cambiando de forma también. Se había enceguecido, su talón de Aquiles siempre remarcado por su padre y su madre. “Piensa, luego actúa”, le decían. Ella pensaba luego de actuar. Siempre había sido así y en sus veinte años de vida, la luna llena que reflejaba su nacimiento daba cabida a su espíritu salvaje más que a su propio raciocinio. ¿Quería la victoria? Se lanzaba por la victoria…y no veía absolutamente nada a su alrededor.

-Diablos…- alcanzó a pensar cuando, dueño de una gran velocidad y fortaleza, el desconocido le sujetó de los hombros y le dio un fuerte y demoledor rodillazo justo debajo de su busto, directo en el abdomen. Leona se dobló como si se tratase de una marioneta, ahogando un grito mientras soltaba saliva de sus labios abiertos. Por un momento perdió la respiración y una sensación de dolor se apoderó de cada centímetro de su cuerpo. Le había rasguñado los hombros, pero eso no era dolor comparado con lo que sentía en el abdomen. Apretó los dientes y sus colmillos se hicieron más evidentes mientras volvía a doblar sus dedos, sintiendo como aquellas uñas nunca delicadas, ahora vueltas garras teñidas en el color de la sangre se elevaban más y lanzó un golpe a mano abierta directo al abdomen de él, buscando hacer que le soltase, que se moviese hacia atrás, solo por un instante. La realidad era que ese rodillazo le había quitado todo el aire y en ese momento, la audaz y temeraria licana solo quería un respiro. Alejarse de él. Gruñó molesta, levantando la mirada a ese rostro sin máscara y soltó un gruñido ahogado para luego toser. “-Perro-“, pensaba mientras sus cabellos caían alrededor de su rostro.
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Jue Sep 05, 2013 9:36 pm

Sintió como su rodilla impactaba contra el cuerpo de su contrincante con cierto miedo, pues no quería pasarse con el golpe, fuera quien fuera macho o hembra seguía siendo parte de la manada y no estaba allí para herirla de gravedad o matarla, ni mucho menos.
Sus rojizos ojos seguían mirando como se doblaba el cuerpo de esta, soltó las garras de sus hombros al tiempo que bajaba la rodilla.
"Ahora muestrale porque estás donde estás..."Pensó, la garra que adelantó la loba contra él lo obligó a saltar sobre ella, la fase de la transformación en la que estaba lo ayudaba ser mas fuerte y veloz, no a la altura del Crinos, pero estar así le permitía aun luchar con mas habilidad que simple fuerza o rapidez física.

La propia garra de Lysad chocó con la de la loba de cobrizos cabellos mientras este daba el salto, tratando de situarse tras ella, al caer flexionó las rodillas inspirando con fuerza, echó al cuerpo atrás casi doblándose en un ángulo de noventa grados previniendo una coz o patada, pero solo fue un instante porque un segundo después volvió a adelantar el cuerpo dando un mortal hacía delante en un fuerte rugido con la pierna derecha en tensión hacía delante para golpearla en la cabeza con fuerza en vertical, sus brazos estaban abiertos con las garras listas acechante y sin darle ni un solo respiro la perseguía sin piedad, sin intención de darle ninguna ventaja.
"Deja que la esquive...Y luego atácala como bien sabes..."

La forma de pelear de Lysad por lo que Leona había podido ver no era la clásica de un lobo entrenado en los bosques, se movía con mayor habilidad en cuanto a situación y formas de ejecutar los golpes buscando un equilibrio y eficacia mas allá de la fuerza bruta desbocada contra el rival para coserlo a garrazos hasta hacerlo picadillo.
Gruñó con fuerza mientras caía contra ella ya sobre su cabeza con la  pierna diestra estirada con fuerza y la izquierda doblada y recogida tras su cintura para lograr un mayor impulso de bajada con las garras alzadas ante su cuerpo, apuntando al cuerpo de esta aunque en función defensiva, protegiéndose mas bien durante la patada.
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Vie Sep 06, 2013 3:04 am

Esperaba algo diferente ¿Qué?  Algo normal. Ella había visto pelear a los lobos mayores y ni siquiera luego de transformarse en bestias lograban adquirir esos movimientos. No entendía nada, solo veía movimiento a su alrededor mientras ella trataba de defenderse. Tuvo que cerrar sus ojos y sin tiempo para tranquilizar sus nervios, eran sus oídos los que delataban de dónde vendría el golpe. Ahora sus ojos fallaban puesto que también, fallaban sus nervios. Primero su zarpazo fue interceptado por la mano de aquel, pero lo que pasó después fue lo realmente chocante. Él saltó sobre ella. Sin un instante de contemplación, la muchacha dio media vuelta, buscando darle una patada en el rostro, la cual él pareció adivinar, echando para atrás la mitad de su cuerpo. O él leía sus movimientos o esperaba que ella golpease en un sitio y por casualidad, ella lo hacía. Para desgracia de la muchacha de cabellera cobriza, había dos cosas en las cuales no creía: Las casualidades y los duendes. Digamos que la idea de ver pequeñas cosas caminando por la tierra vestidas con sombreritos y eso no era algo que ella pudiese creer, sin importar cuanto lo crean los cachorros lobo. Pero las casualidades, y en ese momento, era algo totalmente inadmisible. Él sabía lo que ella haría y notar eso para Leona fue peor que el más fuerte golpe dirigido directo a su rostro.

Lo próximo que alcanzó a notar fue dolor. Un dolor intenso directo en su cabeza. Sus ojos se cerraron y todo empezó a girar, literalmente, ante ella. Cayó al suelo de cara, sintiéndose demasiado atontada para siquiera enfocarse en su rival. Tenía las manos apretadas y su cuerpo temblaba. No sabía si por bronca o impotencia, por miedo o por qué tipo de emoción pero Leona se sentía, más que derrotada, realmente adolorida. –No…no – alcanzó a decir mientras se colocaba de rodillas. Su ropa estaba llena de tierra , así como sus cabellos – No me rindo…-dijo. Su cuerpo temblaba cada vez más. Sentía tanta impotencia que por un instante, pensó que lloraría pero ¿Llorar frente a ese sujeto? ¿Llorar ella? ¡Jamás sucedería cosa semejante! Nunca le daría a ningún ser vivo o no vivo ese placer. Ella no iba a lloriquear.

Cuando empezó a ponerse de pie, las ropas parecían achicarse en su cuerpo. Pero en realidad, lo que estaba cambiando era éste. Sus brazos se movían en ligeros espasmos mientras sus manos perdían la forma inicial. Su tamaño aumentaba, así como su rostro se deformaba. Era como si estuviese volviéndose una bestia. La fase media, como solían llamarla: La metamorfosis perfecta entre el lobo y el hombre. O en este caso, la mujer.

Cuando se puso de pie, era una bestia sostenida en sus patas traseras. El alarido que emergió de su garganta fue desgarrador, a la vez que las aves de los arboles se abrieron en un vuelo aterrado, escapando de tal temible sonido. Los ojos de Leona ya no eran del color celeste transparente que había heredado de su madre Fenrir. Ahora eran de un tinte escarlata que contrastaba con los cabellos oscuros que cubrían su cuerpo. Presa de una furia incontrolable, ella se lanzó sobre su rival. Tomó impulso de sus patas y posó un solo instante ambas manos sobre el suelo para saltar sobre aquel lobo, abriendo sus brazos como si fuese a abrazarle, mientras soltaba gruñidos por su hocico entreabierto, cubierto de dientes afilados. Quería echarlo al suelo, eso buscaba. Tumbarlo y ahí, dañarlo con toda su fuerza. La muchacha tenía control sobre la fase Crinos, sí, pero era muy leve. En esos instantes, estando ella dominada por la ira, era la bestia salvaje de su carácter el que había tomado control sobre su cuerpo.
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Vie Sep 06, 2013 8:32 am

El golpe fue mas duro de lo que él creía, la caída de su cuerpo sobre el suelo la amortiguó la pierna izquierda la cual se estiró para quedar de pié con todo el peso de su cuerpo en horizontal sobre ella haciendo equilibrio para no caer al suelo, la diestra se estiró hacía detrás para mantener un peso adicional que le impidiera caer hacía delante.
"Me he pasado...Creí que lo esquivaría a tiempo...Maldita sea..."
Sus pensamientos duraron unos instantes antes de echar el cuerpo hacía atrás y apartarse unos metros de un salto, flexionando ambas rodillas e impulsándose con fuerza sin darle la espalda.

Cayó sobre la hierba y frenó ligeramente con sus garras rasgando el verde y la tierra. Con el ceño fruncido la observó en el suelo llena de tierra y al parecer dudando sobre si levantarse o no.
Lysad la miraba con el gesto serio que lo identifica, imaginando que posibilidades había de que el combate siguiera y de que forma, aunque no tan capaz de analizarlo como antes, la ira había crecido en él lo suficiente como para volverla mas visceral, poco a poco ya no sentía miedo de herirla pues veía que era fuerte.
-No dejes que la ira te domine...Agudiza tu percepción...-Soltó con una voz mas gruñona y desgarrada a causa de la transformación. Alarmado al ver que su cuerpo empezaba a transformarse con aquellos espasmos que los jóvenes aun sentían.
"Si lo hace...No me quedará mas remedio que hacerlo a mi también, es demasiado peligroso enfrentarse a un Crinos como hombre...Y no parece que ella sepa controlarse tanto..."Su forma de bestia reveló un fuerte suspiro cargado de aliento mientras esta se iba alzando. Sus ojos estaban clavados en en los ahora escarlatas de la bestia, no sentía miedo de ella sino de él.

Cerró los ojos un instante mientras esta rugía como último momento para decidir, podía seguir así y tratar de calmarla para ayudarla a mejorar el control sobre la bestia o por el contrario mostrarle lo que es una verdadera bestia y así dominar su ira por ella aunque fuera solo por un corto lapso de tiempo.
-Como quieras...-Dijo aquella trastornada voz que se volvió mas grave y desgarrada al final cuando la mujer-lobo ya transformada se posó sobre sus patas traseras. Su tamaño casi se duplicó alcanzando sobre los tres metros de altura, su bello lo recubrió por completo negro y oscuro como la noche, brillante a la luz de la luna, nació un hocico fuerte y una hilera de dientes afilados como cuchillas, sus ojos adquirieron un rojo mas intenso, su masa muscular creció exponencialmente mostrando la forma de un Crinos muy desarrollada y fuerte.

La esperó a que estuviera en el punto mas alto de su salto, gruñendo con una fuerza desmesurada se le podía escuchar perfectamente con los ojos clavados en ella cual depredador sediento de sangre.
Su lomo se erizó y creció ante la furia del momento, flexionó sus grandes patas traseras y dio un fuerte salto con toda su furia y fuerza contra ella para embestirla con el hombro derecha contra su cadera, extendiendo los brazos para clavar sus garras en las piernas de esta si lograba impactarla y así poder lanzarla contra el suelo en su placaje. El salto fue acompañado de un fuerte rugido desgarrado muy grave y estridente, sonoro por casi todo el bosque mostrándose en su forma mas primaria de poder y fuerza.
"Esta es la fuerza de todos los Ardwolf, guardianes del mundo y guerreros de la luna...Aunque sea a base de golpes aprenderás a controlarla"Sus pensamientos rebotaban su cabeza tratando así de contener su furia ante la transformación que siempre era tan estimulante para él que sacaba su mas letal y sanguinario instinto asesino.

Spoiler:
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Vie Sep 06, 2013 9:04 pm

Ya no había voluntad a la cual tratar de dominar en ese momento. Doblega una bestia y saldrás lleno de heridas, de pies a cabeza y en ese caso, la leonina muchacha de cabellera color cobrizo y ojos celestes ya lejos estaba de ser una niñita orgullosa. Se alzaba rabiosa como una fiera, desconociendo gritos o pedidos, amenazas o consejos por parte de su contrario. El aire era el único escudo que cubría a su contrincante cuando ella se elevó por el aire, cubriendo con su gran cuerpo la forma de la luna en el cielo. Aun así, ella no era Ardwolf pura y esa impureza en su sangre se notaba en dos cosas: Sus ojos, ahora cubiertos del rojo de la ira, incapaces de leerse, y el tamaño de su cuerpo. Había aumentado, no era un cachorro lobo aquel que se presentaba ante su contrario, pero nunca alcanzaría el tamaño de éste.

Más su fiereza no era doblegada aun así. La sed y el hambre, la ira de los hijos de la luna palpitaba en cada uno, cuando en un placaje perfecto, aun sostenido por la voluntad de quien sí controla sus movimientos, Leona fue lanzada al suelo con el otro lobo encima de ella. Pero incapaz de obtener una reacción razonable de ella, ésta elevó sus garras y con estas, comenzó a lanzar zarpazos a los hombros de su rival, buscando obtener el color de la sangre de su rival, aquel que le provocaba el inmenso frenesí del enemigo dañado. Hombros y espaldas, le daba igual. Sus garras buscaban arrancar trozos de piel y pelo, mientras el cabello de su espalda, nuca y cabeza se erizaba de manera descontrolada.

“- No seas niña…¡Contrólalo! “- la voz de su padre se perdía en lo más profundo de sus pensamientos. Una voz que decía lo que muchas veces había repetido. ¿Controlar qué? ¿Por qué? La naturaleza era parte de ella. El lobo era parte de ella ¿Por qué controlar aquello que nace de uno y emerge como una potencia desgarradora? Estaba demasiado extasiada para siquiera razonar aquello. Las palabras se perdían en el aire como sus pensamientos en su mente, en la nebulosa que ahora se había vuelto su cabeza.

“Si no lo haces, te matará” ¿Quién matará a quien? ¿El lobo al humano? ¿El humano al lobo? No podía siquiera acomodar las palabras. Su único punto de visión, su blanco más cercano y su interés más profundo estaba ahora aferrado a sus caderas mientras ella le lanzaba manotazos desesperados y fúricos, buscando destazarlo en medio de los gruñidos animales que salían de su garganta.
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Sáb Sep 07, 2013 10:39 am

El choque fue duro, se aferró a sus patas para hacerla bajar con fuerza contra el suelo con la esperanza de que quizás así se tranquilizara. El sordo sonido de la caída fue acompañado de fuertes gruñidos por parte del oscuro Crinos que alzó el rostro buscando ver a su rival sobre el suelo.
Comprendió que el golpe no había sido suficiente cuando sacó las garras de sus piernas pues sus ataques empezaron a valorar contra él como una furia incontrolable que Lysad quería apaciguar de cualquier forma. Recordó mientras su cuerpo ascendía hacía la cabeza de ella el estado en el que esta se sentía.
"¡Has de dominarlo! ¡Domina tu furia! Sino...Por el resto de la eternidad solo darás muerte, no importa donde vayas o con quien si no eres capaz de frenar tus instintos nada te diferenciará de una bestia común y sin conciencia mas de lo que ya lo eres!"


Escuchó aquella anciana y poderosa voz en su cabeza mientras las garras de la licántropa alcanzaban sus hombros y rostro. Ambos hombros dejaron fluir el líquido vital por la parte superior, y dobló el rostro un instante cuando recibió el garrazo. En su mente saltaron todo tipo de imágenes de su vida, todas las heridas que había recibido y por que, sin dejar de ascender adelantando el brazo derecho y luego el izquierdo apoyando sus garras en el suelo mientras cada vez se incorporaba más hacía ella.
"¡No eres mas que un monstruo! Quitas la vida sin piedad y te enorgulleces de ello, jamás serás nuestro líder, solo eres un alma atormentada a la cual el destino le debe de haber parecido gracioso atormentar alejándote de la muerte en cada batalla por capricho..."
La voz de aquella mujer, la hija del clan del lobo gris en las tierras de oriente rebotó en su mente como una cruel poesía que no podía olvidar por mas que lo intentaba tratando de concentrarse en el combate.

Ascendía empujando su cuerpo hacía delante tratando de quedar sobre ella, las garras abrieron la carne de la espalda manchando de rojo el verde suelo cubierto de fauna. Los gruñidos brotaron como la necesidad de un hombre al gritar cuando es herido dolorosamente.
"Estás maldito, no como un lobo ni como un hombre, sino por tu alma, quitas la vida sin vacilar..."Los bíceps de sus brazos sufrieron el mortal filo de sus garras abriendo herida cuando el lobo los volvió a levantar para cubrirse frente al rostro de los ataques de esta un instante, gruñiendo con toda su furia, tratando de reprimir el instinto más básico de no recurrir al coraje del perro y atacar por el simple hecho de ser atacado.
"...De eso se trata, nací con el único talento de matar...Ese es mi camino, la espada que quita la vida"
Un fuerte garrazo en su espalda lo hizo gruñir con mas fuerza y soltar un leve y desgarrado rugido mezclado con el leve aullar profundo y gutural del dolor pero hizo uso de toda su fuerza clavando las patas traseras en el suelo para tratar de ser inamovible.

"No, no se trata de eso, debes ser el sable que da la vida, no el que la quita, solo así podrás encontrar el perdón que tanto buscas, no lo olvides, basta con que te rindas a tus instintos mas básicos para que caigas y no vuelvas a levantarte jamás..."Otro golpe de imágenes chocó en su mente desperdigándose todas ellas como retazos en sus recuerdos, la sangre, la muerte y el dolor.
Sus brazos se separaron de golpe inflándose su pecho el cual recibió el frío abrazo de sus afiladas garras en varias ocasiones, le ardían los brazos por los cortes pero la explosión de su furia se desató cuando los bajó de golpe para tratar de sujetarla por los bíceps estrellando estos contra el suelo para que dejara de moverlos.
El agua tembló así como las hojas de los árboles cuando el rugido fuerte, grave y desgarrador mas alto que ninguno escapó de sus fauces ahora a escasos centímetros de distancia de las suyas, con todos sus músculos en tensión empapando de sangre la hierba a su alrededor.

Un rugido tan gutural y lleno de furia en sus ojos clavados en los de esta que se prolongó por mas de siete segundos que a él le parecieron eternos. Sintiendo como perdía ligeramente su fuerza, que no desapareció ni se sintió más débil en su convicción, tan solo apaciguaba su sed de sangre pero ansiaba la sed del orden y por ello rugía contra ella desgarrador e imperativo, sino, no se contendría más y no pararía hasta matarla. Eligió la segunda opción aun sabiendo que podría no funcionar, quizá por tratar de hallar un resultado diferente al de siempre, muerte.
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Lun Sep 09, 2013 5:25 pm

Todo era rojo, literal y simbólicamente. La hierba antes verde y ahora bañada por la luz de la noche, lucía un tinte escarlata como si estuviese bañada en rubíes. Leona no se veía a sí misma, solo veía a su rival y admiró con placer malsano como cada centímetro del cuerpo de él lucía aperturas en su carne, cayendo como un río de sangre que tiñería el suelo, el agua…que lo teñiría todo. Pero entonces, cuando la bestia le sujetó de los brazos y los ojos de ella se clavaron en los de él, un tinte de razón chocó en su mente, haciendo que todo su cuerpo temblase. Se quedó estática, viéndole, admirando los ojos oscuros de él y fue su propia voz la que habló esta vez. Sin palabras, solo recurriendo a la razón de la cual la bestia le había velado.

Él no quería matarla. De quererlo, estaría atacándole como las bestias lo hacen, no conteniéndose. Él no quería matarla; y ella había respondido a eso de la peor de las formas. Cada herida provocada en la carne de él le causó un dolor tan profundo que Leona debió lanzar un alarido de angustia mientras se mantenía apresada entre sus garras. El cansancio además, había jugado su papel para calmar al animal que solo se tranquiliza cuando recibe la sangre de su rival. Un animal que bebe sangre y se alimenta de la vida ajena. En su forma de lobo, su figura empezó a palpitar bajo las manos o garras de él mientras sabía que su transformación empezaba a ceder. No podía mantenerla. Estaba agotada. Su cuerpo…no había centímetro en su enloquecido cuerpo que no le doliese. Los daños, los golpes, los azotes y el cambio eran una tortura y no importa cuánto uno tratase de dominar a acostumbrarse a ello, siempre dolía. La carne mutando, los músculos doblándose e inflándose…Era increíble que la ira dominase tanto la transformación que en el momento importase más la meta que el dolor que producía llegar a esta. Cada gruñido de él hacía que la piel de su cuerpo se erizase, no con furía, ya no, sino con terrible pena y pesar.
La respiración rápida hacía que su torax se expandiese, que se moviese de arriba hacia abajo mientras el tamaño bajo él empezaba a disminuir. El rostro, su rostro teñido en tierra y sangre volvía a adquirir la forma de mujer, mientras sus manos, ahora normales, temblaban bajo las garras de él. Podría perder el control ahora, él podría atacarla y matarle pero ¿Acaso el honor no exigía que ella se sometiese? ¡Buscaba matarlo! ¡Y él hasta el último de los instantes se mantuvo bajo control para no herirla, recibiendo cortes en todo su cuerpo!

Cuando su forma volvió a la normalidad, sus ropas estaban rasgadas, dejando a la vista las heridas que en su forma de lobo había recibido pero que, ahora, en su piel blanca se mostraban en plenitud. En otro momento ella habría reaccionado ante su propia desnudez pero no, estaba realmente angustiada. Jamás había llegado tan lejos, ni siquiera con su padre porque, incluso hasta el final de la pelea, ella entendía que ese hombre era su padre y ella no podría dañarlo. En este caso no fue así. En este caso, de él no haber gritado apelando a su parte humana y racional, ella habría seguido. Le miraba; no dejó de hacerlo un instante desde que él captó sus ojos y ahora sus ojos, antes rojos como la sangre que regaba todo a su alrededor, volvían a ser verdes. Y éstos mostraban real arrepentimiento. Leona era conocida por no arrepentirse de nada jamás. Siempre daba golpes y siempre justificados. Siempre destruía y siempre para levantar algo nuevo. Todo lo que ella hacía estaba bien en su mente. Pero en ese momento la historia era otra: De haber peleado en igualdad de condiciones, ¿habría podido herirle siquiera? ¿Ella estaría más herida? ¿Quién se doblegaría a mantener su fuerza limitada sabiendo que de soltar a la fiera, la victoria era segura? Y lo que era más importante ¿Por qué lo había hecho? Sabía pocas cosas en ese momento, pero una sola era la que le importaba: Él le había perdonado la vida desde antes de empezar. Él casi había cuidado de ella durante el combate y aun así, la trató como una rival. Él tenía honor.
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Lun Sep 09, 2013 9:54 pm

Cuando el rugido terminó resopló por su gran hocico varias veces, observando a su rival en el suelo. No aflojó la presión, atento a sus movimientos y reacciones, su mirada y sus intenciones. Siempre alerta no se movió ni un ápice, no hasta que sintió como volvía a ser humana poco a poco.
Un fuerte aullido lo hizo soltar sus brazos y los apoyó en el suelo para no caer contra este. Su cuerpo estaba lleno de heridas a causa de su forma de querer obrar, sangraba por los brazos, la espalda, el pecho y el lado siniestro del rostro, con ahora un ojo cerrado.
"Se acabó..."Se tambaleó hacía delante y la punta de su hocico empapada en sangre chocó suavemente contra la frente de la muchacha de cobrizo cabello. Volvió a echarse atrás mirándola con el único ojo que le permitía ver en ese momento. Sobre sus rodillas dejándola libre volvió a emitir un fuerte aullido.

Este poco a poco se fue fundiendo desgarrador con el sonido humano de un grito cargado de dolor que emitía Lysad conforme la transformación iba remitiendo, no por el cansancio, sino por las heridas y la sangre perdida. El metabolismo de regeneración ocupaba ahora todas sus fuerzas, no le quedaba otra, se estaba muriendo.
Arrodillado con los brazos colgando, el ojo izquierdo cerrado, cubierto completamente de sangre y tierra con las heridas ennegrecidas por la laceración de las garras y colmillos de Leona, desnudo aunque poco parecía importarle tras la transformación y dada la situación actual.

Alzó el gesto para poder ver la luna, su respiración era muy irregular aparte de acelerada, la tos y la congoja por el dolor le hicieron encogerse un instante.
-¡Ahhhh!...-Se abrazó el cuerpo como pudo entre gruñidos y quejidos, la observó levantando la cabeza y encarandola con mirada, tratando de ver si ella estaba bien. El sudor y la extenuación a causa del dolor lo tenían completamente indefenso y expuesto.
Aun cuando para él el combate ya había terminado mantenía el gesto serio no muy confiado de saber si ella realmente había controlado la ira y estaba tranquila o si tan solo era era una treta el dolor no le dejaba pensar con claridad.

Mostró los ensangrentados dientes un instante, los músculos y huesos de su cuerpo sonaban y crujan, cerrándose las heridas mas importantes, pero dejando al descubierto aun así la mayoría de cortes que había recibido, la curación no daba abasto.
Su ojo permanecía cerrado y las gotas de sangre caían sin remedio sobre el césped. Los espasmos del lobo eran cada vez menores pero se mantenían aun así.
-¿Es suficiente para ti?...-Casi gruñó observándola, irguiéndose sobre sus rodillas con cierto orgullo, respirando hondo con fuerza, tratando de sujetarse los brazos completamente destrozados.
-...O te queda más rabia dentro?...Porque tengo toda la noche...-Respiraba con fuerza cual animal herido pero lleno de convicción. Como el lobo que aun herido muestra sus dientes al hombre no seguro de cuales son sus intenciones.
-Y como que me llamo Bhalion, Lysad, El lobo oscuro...Que dominarás tu ira, de una forma u otra...Aunque me cueste la vida, reduciré esa furia a nada...hasta que puedas ver lo que hay mas allá...-Con gran esfuerzo se alzó solo con ayuda de sus piernas, con los brazos colgando la miró desafiante, temiendo que la respuesta fuera que aun no había terminado, pero no con miedo a morir, eso nunca.
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Lun Sep 09, 2013 11:15 pm

La muchacha de cabellos cobrizos temblaba. Por un instante, creyó que aquel lobo que estaba encima de ella no cedería a la quietud y entonces, cerró sus ojos, esperando que él hiciese lo que su instinto le dijese que haga. Pero no. Se había controlado demasiado y por ese control, cada una de sus heridas estaba abierta en su carne. Él se alejó y en un grito desgarrador, la figura del lobo empezó a cambiar ante los ojos de Leona. Se cubrió con ambos brazos mientras estaba sentada en el suelo, aun incapaz de levantarse. Se movió hacia atrás en un acto reflejo, a la vez que el grito de aquel se elevaba a los cielos. Los animales seguramente habrían huído de aquel sonido. Ella misma quería huir de él. Pero se mantuvo mirando aquella transformación, estoica y firme, a pesar de sentir el cansancio en su cuerpo y el dolor en su pecho. Ni siquiera notó que sus heridas se cerraban, puesto que la mirada intensa de la joven continuaba puesta sobre aquella figura. Había vuelto a la normalidad, exactamente igual al principio, cuando él se quitó la máscara y le indicó que eran de la misma manada. Vio el ojo lastimado, la sangre cayendo de él. Leona apretó los labios mientras pestañeaba, volteando la mirada a su alrededor. Se sentía fatal, realmente arrepentida. Abrió la boca un instante para formular algo pero no hubo un sonido que escapase de su garganta. Y fue entonces que él volvió sus ojos a ella, mirándole solo con el sano porque, en el otro, una capa roja caía , evitando que pidiese abrirlo.

¿Había tenido suficiente?, le preguntó y ella no supo qué contestar. Le miraba aun contrariada, afligida ante aquello que había provocado. El dolor  y las marcas son emblemas de honor que un macho llevaba con orgullo pero, ¿Cómo llamas a las marcas que uno hace a aquel que más que pelear, solo permite que le lastimen? Leona pasó saliva mientras empezaba a ponerse de pie. Su heridas también empezaron a cerrarse, por lo que tenía en su piel blanca era sangre seca y tierra. Sus ojos se posaron en el rostro herido del lobo y  una rara sensación de pesar se sumó  a su ser. – Lo lamento… - empezó a decir pero él volvió a interrumpirle. Ya no era la soberbia Ardwolf que le había provocado. Esa muchacha se habría jactado de sus hazañas si él hubiese peleado con todo y ella no se hubiese vuelto un lobo fuera de control.

Sin embargo, aquellas palabras que él lanzó contra ella le hicieron abrir los ojos, confusa ¿Por qué él quería hacer algo así? ¿Por qué él querría a ayudarle a dominar su furia? Él no era su mentor, no era su padre ¡Había conocido su rostro hacía pocos momentos! Y recién se enteraba de cuál era su nombre - ¿Por qué te importa? – cuando preguntó aquello, la mirada de Leona carecía de la confianza típica que remarcaba siempre al ver a los demás. Por el contrario, se la notaba realmente perdida- ¿Por qué tu, lobo solitario, hombre que usa máscara e influye el miedo en sus rivales...por qué…? – empezó a decir mientras buscaba plantear aquella interrogación que se aferraba a  escapar de su garganta - …¿Por qué te importa? Solo una cosa nos une a ti y a mi y es la manada…Pero eso no impidió que yo te hiciese eso… - levantó la mano y señaló el rostro magullado de él; luego bajó su mano a los brazos y negó con la cabeza, apenada – Ganaste la batalla. Ya está. Puedes humillarme si deseas hacerlo…Burlate si quieres... - replicó finalmente bajando la cabeza al suelo y mirando como éste se mantenía teñido en sangre. Era lo menos que podía hacer. Ella se burlaba de los que perdían contra ella…Era tiempo que él hiciera lo mismo.
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Miér Sep 11, 2013 7:15 am

Jadeante y desafiante observó sus ojos y labios cuando ella pronuncio aquellas palabras denotando su pesar y relajó entonces el gesto pasando a ser uno un tanto mas neutro y permitiéndose mirar su cuerpo para comprobar el estado de sus heridas.
Sabía que estaba muy magullado y aun así se había mostrado dispuesto a ir a donde fuera, no se arrepentía, solo mostraba preocupación. Conforme uno de sus brazos le respondió cubrió su adolorido lado izquierdo del rostro, tapando también el ojo que tanto le dolía.
-Porque me importa...-Replicó alzando la voz ligeramente, se echó a caminar despacio y casi arrastrando los pies hasta sus cosas. Al llegar hasta ellas recogió la camisa azul y con bastante dificultad y dejando escapar varios quejidos la enrollo en su cadera y entre sus piernas a modo de subligar romano o "pañal" dejándose caer después sobre el césped cansado y apoyando su espalda contra la roca.

-Ya he perdido bastante...Hermanos y hermanas de la manada, amigos y compañeros, familia...Incluso a mí mismo en demasiadas ocasiones, más de las que me gusta admitir. No quiero perder a nadie más si puedo evitarlo, si puedo ayudarle...-Se cubrió el brazo izquierdo con el derecho tratando de calmarse y dejar que la regeneración actuara debidamente.
-Has despertado un extraño interés en mí. Quizá me veo reflejado por mi  antaño indisciplina. Cuando era joven tenía tiempo pero no lo aprovechaba, tenía libertad pero no la sentía, tenía amor pero no lo correspondía...-Se frotó la frente apartando ligeramente la sangre de la misma.
-Que pasaría si te enfrentases a un grupo de vampiros, con otros hermanos de la manada a tu cargo y la furia que te ha dominado aquí lo hiciera allí? Morirías tu y todos tus hermanos y hermanas, es eso lo que quieres? Pasarte la vida encerrada en un bosque adorando espíritus y atendiendo a rituales y tradiciones de bárbaros y animales? Adelante, pero cuando salgas ahí descubrirás que el mundo es sumamente cruel y que si quieres enfrentarte a la vida y la muerte como es debido vas a tener que aprender a controlar tu furia y temperamento y no solo en la batalla. Pero quizá te estoy pidiendo demasiado.

Suspiró cerrando los ojos con gesto preocupado, el ceño fruncido y se frotó de nuevo la cara con la diestra sin soltar la izquierda de este que parecía estar tapando una pequeña hemorragia. Escuchar que había ganado solo le proporcionaba paz. No se le veía orgulloso ni altivo, solo aliviado.
"Al menos no he perdido la máscara después de todo, hubiera sido un contratiempo muy grande, y ella parece estar bien, así que supongo que no habría podido haber un mejor desenlace"Pensó antes de volver a abrir los ojos y observarla con un suspiro.
-No hay humillación aquí, puede que lo único que tenga en común con los Ardwolf sea el linaje de sangre y el compartido deseo de luchar contra nuestros enemigos, proteger el mundo, mas allá de eso...Busco la perfección en el combate...Para así poder proteger al mundo-Echó atrás la cabeza-...Y en la vida...Cada rival te aporta algo nuevo que mejora tu experiencia, ha sido un buen combate a pesar de todo. Lamento no haber luchado con todo mi potencial, se que te has dado cuenta y lo siento, pero no vine aquí buscando humillarte, si así te lo pareció te pido disculpas, y espero que hayas aprendido algo de todo esto sino...-Una leve risa seguida de un poco de todos alargó la frase-...Toda ea sangre y heridas no habrán servido de nada.

Raras y contadas eran las veces en las que el lobo oscuro hablaba tanto, pero antes de sumirse en el silencio reflexivo habitual la observó de arriba abajo con una ligera sonrisa y negó suavemente con la cabeza.
-Estás bien?...-Parecía tranquilo al fin y al cabo.
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Jue Sep 12, 2013 5:24 am

Los ojos pardos bajando por el cuerpo de Leona no hicieron que ella moviese el más ínfimo músculo. Miraba a ese licano con pesar, casi aceptando esos ojos sobre su cuerpo como acusaciones que realmente merecía. Era extraño como mientras él guardase silencio, el pesar de Leona aumentaba, manifestándose en sus facciones infantiles por unos momentos; implacables por otros. Pero en esos instantes, la mirada de la muchacha podría hasta expresar gratitud para quien supiese leerla. Y vergüenza…Leona estaba muerta de la vergüenza.

El Lobo le dijo que sí le importaba y esas palabras fueron como una bofetada en su rostro. Abrió sus ojos cristalinos y en su frente se cruzaron dos líneas paralelas. Los labios aun estaban ligeramente abiertos por el golpe primero que recibió pero solo quedaba la sangre seca en éstos dado que las heridas cerraban cada vez más rápido con la luna en lo alto del cielo. Cuando le vio caminar hasta sus cosas, deseó correr y llevárselas pero no. Era orgullosa como el demonio. Leona no mostraría tal acto típico en cachorros. Se quedó quieta como una piedra viéndole moverse, y cada paso que mostraba que él no podía caminar era como una estaca que le atravesaba el alma. Por un instante cerró los ojos para contener las lágrimas y apretó su labio inferior, mordiéndolo con los dientes. Todo mientras aquel no le veía, por supuesto. Respiró profundo y limpió con el revés de su mano diestra el rastro de sangre de su rostro.

Él relataba por qué razón se preocupaba por ella y ante cada una de sus palabras, la joven mantenía sus ojos en las heridas de su brazo, no en su mirada. Cada una de sus palabras funcionaba como un bálsamo para el ardiente espíritu de la joven loba de cabellos cobrizos y ojos de cristal. Claro que se parecían él y ella. Lo supo en el instante en que él cedió a ese duelo. Ella supo exactamente como provocarlo y usó ese conocimiento, esa ligera chispa para llevarle donde ella quería. ¿Por qué? Porque los que son iguales se reconocen al instante. Él se diferenciaba de ella en la edad, nada más. Cuando ella veía sus ojos, notaba el fuego de su interior ardiendo, mucho más tenue y aplacado que en ella, sí, pero ardiendo aun así. ¿Por cuantas odiseas había pasado ese lobo para que su fuego se opacase de tal forma? Según escuchaba de los propios labios de él, por demasiado. ¿Cuánto tiempo Leona viviría hasta quedar así, resignada escondiéndose detrás de una máscara como él?  ¿Ese era su destino? Algo le decía que no, pero ya en esos momentos, no podía asegurar nada. Empezó a caminar lentamente, sacándose pedazos de ropa rota que caía sobre el suelo. De sus mangas no quedaba nada, de sus pantalones ya casi todo había desaparecido. Parecía una versión adulta de Jane de Tarzan y la sola idea de mostrarse así ante un macho que acababa de vencerle no terminaba de gustarle. Pero ¿qué podía hacer? No tenía siquiera una manta para cubrirse y  a decir verdades, dudaba que alguien como él se fijase en algo así. Estaba hecho añicos…sangrando hasta por los ojos.

Sus pasos le llevaron hasta ubicarse a su lado y entonces, dejando caer su cuerpo, se sentó, con un trozo del cuero roto de sus propias ropas entre sus manos. Sus labios estaban apretados, viendo de tanto en tanto al licano a su lado, manteniendo el carácter arisco y distante, pero como si lentamente, empezase a buscar quebrar el hielo de su propio temperamento, como él lo había hecho. Se lo debía, la verdad…Le debía sincerarse. –Nací bajo la luna llena. Así como a ti te cuesta contenerte…a mi no me gusta hacerlo. Es la primera vez que pasa algo así. Jamás nadie me llevó a ese punto…- empezó a decir mientras acercaba con cuidado la mano al brazo herido de él. Tuvo que debatirse consigo misma para atreverse a posarle un dedo encima, no por miedo, sino porque la cercanía con los machos no era lo de ella. La verdad, tan salvaje como era, solo recordaba el brazo afectuoso de su padre sosteniéndola y eso cuando lograba atraparla. Leona no era muchacha de caricias o cuidados y hacer algo así le costaba más que mantener a la bestia calmada en su interior. - ¿Podrías…? – empezó a decir, tomando con su mano derecha la mano gigante de él que contenía su herida para luego toser de repente – ¿Podrías dejar que vea eso? Solo voy a …colocarle esto y ya…- aclaró mostrándole el paño de cuero que tenía en su mano.  Miró de reojo la parte herida del rostro del licano y ahí sí que no se atrevió a acercarse. SE quedó presionando el paño en el brazo, para luego mirar hacia otro lado y continuar hablando – Aprendí que no debo subestimar a un licano que usa una máscara – bromeó sonriendo pero rápidamente su sonrisa se apagó – Noté, mientras era bestia, que tu no estabas queriendo atacarme. No sé cómo solo…lo vi en tus ojos. Escuchaba tus palabras pero no decías nada…Era como si tus ojos me dijesen “Cálmate, Leona, no sigas, no quiero dañarte”.- un suspiro escapó de sus labios –Traté de controlarme, no quería hacerte daño. Solo deseaba…ganarle a alguien como tú. De esa forma, todos los Ardwolf me respetarían- finalizó volviendo por vez primera sus ojos a los ojos de él. ¿Por qué sentía que él podría comprender ese sentir? - No debiste hacer lo que hiciste. Pude haberte matado y no notarlo...-

Pero entonces, Bhalion, como dijo que se llamaba, le preguntó algo que no esperaba, sacándola de sus pensamientos. Leona abrió los ojos y levantó ambas cejas, esbozando una sonrisa penosa – No recibí daños... graves, al menos. Pero me siento desnuda y por eso, no mires debajo de mis ojos. Mira mis ojos…no mires debajo…Siempre arriba, arriba de mi nariz o al bello paisaje a tu alrededor.- dijo con seriedad, marcando esa seriedad en sus ojos. Ya estaba demasiado nerviosa con el solo hecho de estar tan cerca de él. No quería sumarle un plus a aquello.
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Bhalion Lysad el Dom Sep 15, 2013 7:09 am

La sangre que acontecía su cuerpo cada vez adquiría un tono mas oscuro y seco en comparación a los últimos minutos transcurridos. Lysad seguía en silencio y reflexivo escuchando las palabras de Leona cada vez mas interesantes para sus oídos pues podía comprender mejor su forma de ser y porque actuaba así.
La observó por encima de los hombros contemplando su rostro con su ahora único ojo bueno, buscando leer en su mirada en el sentimiento mas exteriorizado y desde luego ese parecía ser la culpa si lo unía a sus palabras.
"Quizá debí ser mas cauto, no exponerme tanto...Pero, lo habría comprendido igual? Habría calado tan hondo en ella?"Pensaba entre ligeros jadeos por el cansancio.

Alzaba el rostro y lo bajaba su mirada al suelo presa del agotamiento y sus pensamientos, no obstante ante el último comentario de ella pareció encenderse la chispa de la idea en su mente. ladeó el rostro con los ojos entrecerrados para mirarla a los ojos, con la ceja diestra un tanta enarcada.
"Ella me ha visto a mí desnudo y ahora me viene con purismos...Estos jóvenes..."Negó ligeramente con una ligera sonrisa alargando el brazo hasta tomar la gabardina y tirar de ella para lanzarla sobre la loba que tan avergonzada parecía estar.
-No te preocupes, la luna te ha bendecido con un cuerpo muy bonito, no debería darte vergüenza...-Su tono de voz y gesto siempre era serio y no pareció vacilar ni en un momento así.
Soltó su brazo derecho dejando caer la mano izquierda en la hierba con un suspiro. Rodó los hombros haciendo sonar los huesos bajo él con un extraño crujido y algo perturbador por como sonó. Su piel empezó a regenerarse más deprisa, el torso y la espalda estaban ya curados, dejando solo marcas donde una vez hubo sangre, las piernas estaban bien en sí desde un principio, ahora eran sus brazos los que se curaban con mas fuerza, su respiración se sentía mas aliviada.
"Al menos se que morir no voy a morir hoy...Sin embargo nose que hacer con esta loba, tiene potencial pero nunca lo va a llevar al máximo dentro de los bosques, si no conoce el mundo no puede formar parte de él, y el mundo es mucho mas grande que un bosque lleno de lobos" 

Suspiró profundamente y se frotó la parte izquierda de la cara que mostraba varias lineas algo gruesas en forma de garra sobre su ojo izquierdo y dorso de la cara, su ojo permanecía cerrado en todo momento, Lysad se apartó el pelo para sentir en el ardiente lugar la brisa de la noche quizás ella podría calmar el dolor que sentía. Quizás la luna pudiera ver sus heridas y otorgarle un perdón mayor.
Poco a poco dejaba de sentirse tan débil y estabilizaba su estado, llegando a sentirse mejor pero no por ello recuperado.
-Por suerte la luna me bendijo con dos ojos...-Se frotó el ojo cerrado volviendo a apartar la sangre que manaba de él. Curioso y tratando de asimilar la gravedad del asunto. Parecía reflexionar sobre el asunto sin decir mucho más, hasta que alzó el rostro suspiró con fuerza y aceptando que iba a perder el ojo de forma muy probable le devolvió la mirada con el ceño fruncido.
-El orgullo es una fea costumbre...-Hizo una pausa observándola por un instante, continuó con mas fuerza-...Pude ser tu aliado hoy y traicionarte mañana, es volátil y no entiende de justicia. Si deseas respeto haz que te respeten, eso lo entiendo. Hubo un tiempo en el que yo me sentí así. Pero no tienes que dejar tus pensamientos envenenen de esa forma tu psique...-Alzó la mano izquierda para darle con el dedo índice en el hombro.

-Encuentro noble tu idea de vencerme para ganarte el respeto de la manada. Recuerdo cuando nadie me respetaba por ser un Ardwolf, recuerdo lo duro que fue para mí, pero yo no soy nada...-Negó con la cabeza sin entender porque ella se refería a él como un oponente tan importante.
-Solo soy un lobo solitario que los Ardwolf prefieren mantener alejado de los bosques, deberías buscar oponentes más "dignos" entre ellos, unos que vean con buenos ojos si los derrotas, así como a ti.
Se frotó la nuca buscando la frase adecuada, tragó saliva y escupió un poco de sangre muy diluida ya.
-Quizá no debí actuar como lo hice, pero si hubiera luchado sin contenerme uno de los dos habría muerto, y ninguno de las dos variables es una opción para mí, ni puedo dejar que otro me mate permitiendo le convertirse así en un asesino o asesina, ni tampoco puedo matarlo yo convirtiéndome en un sable que quita la vida, cuando juré protegerla, se que mis ideales pueden parecerte extraños, he viajado por todo el mundo y he estado en muchas tribus y culturas, empapándome de su sabiduría hasta encontrar mi camino...-Hizo una pausa y a pesar de su magullado aspecto sonrió con gracia-...Si sigues así, si dominas tu furia y sigues trabajando duro un día no muy lejano también encontrarás el tuyo.
avatar
Bhalion Lysad
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Leona Boadicea el Mar Sep 17, 2013 11:26 pm

La gabardina cayó sobre ella de forma que no la esperó. O él era demasiado grande o ella demasiado baja puesto que la ropa le cubrió al instante y debió pelear como un gato en una bolsa para emerger de la misma. Rápida fue su reacción cuando él habló de su cuerpo. ¡Claro que no le daba vergüenza! – No es que me dé vergüenza…–afirmó al instante prensándose sus propios labios en un gesto de fastidio. Era pequeña, sí, menor en tamaño a un Ardwolf de su edad y por eso la trataban de enana. Y eso le molestaba. Cuando se mojaba decían que parecía un cachorro mojado más que otra cosa y por eso tuvo que acomodar a varios a golpes ya un montón de veces. –Solo que me dicen…No soy Ardwolf de “raza pura” y heredé el cuerpo de mi madre –usó los dedos para marcar las comillas “– Básicamente, me dicen baja-“pensó pero nunca lo admitiría en voz alta. Fue algo  curioso cómo, al ver la gabardina de él cubriéndole casi por completo, entendió que ahora se veía incluso más ridícula que antes. Trató de no hacerlo notar y se mantuvo en una estoica postura. ¿Cómo demonios podía moverse con esa porquería tan pesada? Esa gabardina era rígida e impedía el movimiento más hábil. Si ella tratase de saltar con eso, seguramente se enredaría y caería de cara en el suelo pasando vergüenza.

Con la luna en lo alto del cielo, la noche bendecía a ambos licanos, limpiándoles de las heridas que ellos mismos en un estado de frenesí se habían provocado. Leona no tardó en notar que ahora su cabeza casi no dolía y que el ojo medio roto de Bhalyan no se veía TAN mal. Pero ante el comentario de él, la mirada de la muchacha cambió, abriendo ambos ojos con sorpresa a la vez que su  tez empalidecía como si la sangre hubiese dejado de llegar a sus mejillas - ¿Qué? No. – replicó en seguida – Vamos con la manada. Algun chaman va a curarte – explicó rapidamente ¿Cómo podía estar tan tranquilo? ¿Qué tal si…llovía y le caía en su único ojo vivo?

Claro, sus quejas cayeron en un frasco abierto porque a él pareció importarle nada lo que dijo. Sin embargo, por alguna razón que ella no comprendía, el hombre que hacía horas hablaba lo justo y lo necesario, ahora le ofrecía su chaqueta y la golpeaba con su índice en el hombro ¿Qué era lo próximo? ¿Iba a despeinarla? De hacerlo, ella lo mordería, ya se había decidido a eso. Trataba de mantenerse enojada con él, o mejor dicho, distante, pero esa soltura con la cuál él se explicaba hacía que su guardia bajase demasiado rápido y con ésta, su empatía aumentase. Con cada palabra que él contaba; con cada relato que escapaba de sus labios, Leona le miraba completamente absorta. Era como si él guardase muchos secretos y a la vez, no se avergonzase de contarlos. Ella tenía sus secretos, seguro, pero nada tan profundo como aquel que él ahora compartía con completa sinceridad con la muchacha. ¿Qué era lo que Leona escondía? Sus peleas con otros lobos; sus escapadas; sus sueños. Pero, aquel que estaba frente a ella tenía otro tipo de problemas realmente más remarcables que los que ocupaban la tierna mente de la joven que, por mucho que lo intentase, no dejaba de ser joven. - ¿Por qué los ardwolf te querrían lejos? – preguntó sin ocultar la curiosidad que eso despertó en ella. Sus manos sostenían la gabardina desde dentro porque incluso pasando sus brazos por las mangas, quedaba estúpidamente pequeña en ella. Las palabras de él continuaban quebrando el silencio y con eso, Leona comprendió que él no era un estúpido lobo cualquiera con una máscara. Había en él sabiduría. ¿Qué fue lo que la llevó a dudar eso siquiera? – Tus ideales y tú me parecen realmente extraños – afirmó, con su entrecejo marcado por finas líneas paralelas a la vez que se hincaba frente a él, viéndole como si indagara en su interior,  casi como si fuese la primera vez que notase su verdadero rostro -¿Por qué una manada que respeta la vida, como lo es el ardwolf, te querría lejos? Solo quieren lejos a los traidores y tu no eres uno. ¿Qué pudiste hacer, tan malo, para que te quisieran como un lobo solitario y no como un hermano de manada? Y lo que es más importante ¿Por qué quieres salvar vidas luego de eso?-
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Problema de máscaras (Lysad)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.