Leona Boadicea

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Leona Boadicea

Mensaje por Leona Boadicea el Mar Sep 03, 2013 8:24 pm

Leona Boadicea


Datos básicos
Nombre completo: Leona Boadicea
Apodos: Leo.
Original o Predeterminado: Original
Edad: 24 años
Fecha d  e nacimiento: Día/Mes/Año
Lugar de nacimiento: Gran Bretaña Francesa, en el seno de la manada Fenrir
Raza: Licano.
Luna en la cuál nació: Luna Llena



Descripción Psicológica



"Según la sociedad, la mujer ha de ser reprimida en sus instintos más salvajes. Segun ella, la mujer o es virgen o es ramera, estigma que cae sobre el género como una cruz pesada que amenaza con quebrar en mil partes el espiritu aventurero de la dama solo por su genero. Hace milenios, la figura de la mujer salvaje era benerada en silencio por numerosas sectas que se escondían de la mano opresora del machismo; porque la mujer puede correr como un lobo; puede golpear como un martillo y atacar con la feroz garra del felino. ¿Qué pasaría si, en esta época consumida por el machismo, una mujer naciese con el espiritu libre de las más salvajes mujeres?

Dicen que la represión crea bestias. Pues no hay bestia más fiera que la sombra creada por el espíritu de numerosas mujeres que pelearon hasta la muerte para hacer valer su gloriosa posición en la tierra. Las mujeres que derramaron su sangre y cubrieron con esta la tierra, regando con su propio liquido vital a pocas iluminadas de las generaciones venideras para que la mujer sepa que su género no es limitante, sino sagrado. Que puede hacer lo mismo que el hombre.

Pero por desgracia, el odio que han acumulado las hijas de esta secta por el macho ha sido remarcado y no por nada injustificado. Llegando al punto de limitar hasta el quiebre las relaciones entre hombres y mujeres, exigiendo la castidad absoluta a sus hijas y amenazando con la muerte a todo aquel incauto hombre que ose verlas como objeto de dominio sexual. "– El libro perdido de la hermandad de la Luna.




¿Su caracter? Difícil. Cristal siempre dijo que tenía el carácter difícil. Efectivamente, tenía el temperamento de su padre. Burlista cuando alguien no podía vencerle e introvertida si alguien la hacía sentir incomoda. Varias veces fue separada de lobos de su edad a los cuales golpeaba por tratarla de inferior, y muchas veces lloró en el hombro de su padre por no tener el tamaño de los machos ardwolf. A veces, pensaba que ser hembra era una maldición y por eso, se esforzaba el triple para probar que ella no necesitaba ser chaman; que ella iba a ser guerrera y sería la mejor guerrera que existiese. Orgullosa, altiva y enérgica, no respetará a un hombre que no le demuestre ser más fuerte que ella. Pobre del débil que pierda bajo su mano. Será victima de sus burlas hasta que simplemente olvide que existe.

Pero también tiene un lado tierno que muchos piensan, ha sido gracias a la cercanía que desarrolló con Cristal. Su madre impidió que Leona se convirtiese en un lobo más de la manada. Le exigía que mantuviese sus periodos de meditación, los cuales le aburrían como ver secar la pintura de una pared. También, como buena narradora de cuentos, le contaba muchos y le enseñaba historias del mundo de los hombres y de los vampiros.



Historia



Todos sentimos el anhelo de lo salvaje. Y este anhelo tiene muy pocos
antídotos culturalmente aceptados. Nos han enseñado a avergonzarnos
de este deseo. Nos hemos dejado el cabello largo y con él ocultamos
nuestros sentimientos. Pero la sombra de la Mujer Salvaje acecha todavía
a nuestra espalda de día y de noche. Dondequiera que estemos, la sombra
que trota detrás de nosotros tiene sin duda cuatro patas.



Leona es la hija de la dualidad. Su padre es un Ardwolf, seguidor fiel de la tradición, asesino de vampiros y defensor de su linaje. De él recibió su nombre, Leona Boadicea, puesto que él siempre quiso que su pequeña cría tuviese la fuerza de las grandes mujeres que habían dado forma al mundo. Además, su nombre era León, y siempre anheló que su heredero llevase ese vínculo con él para toda la vida.
-El nombre es importante, León – la voz de su madre era como un canto. Tan diferentes ambos: Él, un guerrero bravo de postura maciza y rostro impetuoso; ella, delicada como las criaturas que adornan los cuentos de hadas celtas. Ambos lobos, pero tan diferentes uno del otro que nadie entendía qué tipo de lazo o vinculo les había unido. Cristal era una chamán Fenrir, y en el instante en que tomó a Leona entre sus manos, le dedicó su primer sonrisa – Tiene tus ojos, mi adorado León – el licano se mantuvo distante viendo a la pequeña niña que se movía en los brazos de Cristal - ... Y también tendrá tu nombre: Leona.- Cuando escuchó eso, el guerrero Ardwolf se acercó aun más, observando con cuidado los movimientos de la niña lobo. – ¿Estás segura? – preguntó con grave voz mientras su el revés de su mano limpiaba la frente transpirada de su delicada esposa. Ella sonrió – Tan segura como que heredó también tu carácter.- Cuando ambos se miraron y él besó los labios de Cristal, las lobas de la manada Fenrir acudieron a ayudar a la madre primeriza a limpiarse, tomando a la niña en sus brazos. La líder del clan se acercó al padre de Leona, con curiosidad en sus gestos. El nacimiento de un Ardwolf cruzado con un Fenrir no era algo que se diese todos los días - ¿Han decidido qué manada va a educarla? – preguntó. León le miró con seriedad puesto que no acostumbraba que una mujer sea líder pero el respeto a las jerarquías le enseñó que debía ser prudente: Debía respetarle de la misma forma que respetaba a su señor Galliard. La voz de Cristal volvió a hacerse oír como un canto, tan diferente a la voz grave de León – Ella es una hija de la Luna pero no puedo pedirle que se esconda en los bosques como yo lo he hecho toda mi existencia. Ella tiene el carácter y los ojos de su padre, pero ha heredado mi espíritu. Leona no será Chaman, estoy segura. No habrá fuerza que logre convencerla de serlo.-

Solo una madre conoce tan bien a su hija y con cada año que pasaba, sus palabras se volvían más y más ciertas. Cristal siguió al padre de su hija a la manada de Ardwolf donde ella fue criada como una guerrera. Sabía pelear, le gustaba hacerlo. A pesar de su género, su padre jamás permitió que se la tratase como algo inferior o menor. Y con el tiempo, ella empezó a exigir el respeto de los machos. Tuvo pretendientes pero pocos eran dignos de Leona, al menos, para ella. Cristal decía que esa niña solo volvería la mirada a alguien más fuerte que ella, y como todas sus predicciones, eso le dio algo de calma a León. Eso significaba que no tendría que soportar enamoramientos de Leona con hombres que no la merecieran.
Leona efectivamente era un espíritu salvaje. De niña jugaba con los demás cachorros como si fuese un pequeño macho. Era víctima de bromas de parte de los Ardwolf puros por ser más pequeña en tamaño puesto que si bien tenía el carácter de su padre, su cuerpo mantenía la delicada figura de su madre. Sus cabellos eran cobrizos, ni castaños ni rojos, casi como si estuviesen en el punto medio exacto. Sus ojos eran celestes, tanto que uno debía de mirarle intensamente para asegurarse que había un color en su iris. Bonita, y particular. Si algo define a Leona son esas dos palabras.

Tenía dieciséis cuando vio el primer vampiro. Estaba fuera de los bosques, cazando con armas hechas por sus manos. Era un intento de lanza con punta de roca. Cuando una fiera se lanzó sobre ella, la muchacha no supo cómo reaccionar. Trató de sacarse de encima a ese ser con la lanza pero éste la rompió a la mitad sin esfuerzo. Leona estaba aterrada. En su vida vio una criatura tan espantosa. Le faltaba un ojo y de su boca salía un aliento asqueroso capaz de revolver el estomago del más fuerte. Trató de morderle y ella alcanzó a gritar. Pero apenas dio el primer alarido, la figura de su padre se lanzó contra aquella criatura. Apenas cayó al suelo, vio como la garra de su padre le había arrancado la garganta y continuaba destrozando sus partes sin cuidado. “¡Te alejaste demasiado!” le regañó mientras la llevaba de nuevo a la manada “Esos son los vampiros. Tu madre te ha hablado de ellos”. Ella estaba sujeta al brazo robusto de su progenitor mientras éste caminaba – Quiso matarme – sentía ganas de llorar al recordarlo. Por un momento dejó de sentirse loba para volver a sentirse niña “Sí. Y tu debías matarlo a él. Si yo no hubiese llegado…”Su padre se detuvo y posó ambas manos sobre los hombros de la muchacha, alcanzando sus ojos transparentes  “Leona, esas son las criaturas que yo cazo. No son conejos; no son ciervos. ¿Entiendes entonces por qué no quiero que salgas sola? Aun no estás lista”

Aquellas palabras se marcaron en su mente. Ver a ese vampiro fue lo que necesitaba para entender que lo que había más allá de los bosques era realmente peligroso. Pasaron los años en el mundo y también en ella. Empezó a obsesionarse con esos seres: Como vivían, por qué vivían y lo que era más importante…Como matarlos. Desafiaba a los hombres cazadores y guerreros a peleas iguales y se ganó poco a poco el respeto de la jauría.
Aun así, sigue siendo joven. No domina las transformaciones de los licantropos más antiguos. Además, sigue siendo una mujer; y la curiosidad es una de las características que suele dominarle con más facilidad.




Diseñado por Elektra para Guerra de Sangre.


Última edición por Leona Boadicea el Miér Nov 20, 2013 5:28 am, editado 1 vez
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Leona Boadicea

Mensaje por Marca del Lobo el Mar Sep 03, 2013 8:53 pm

Si sabes lo que te conviene, nunca te acerques a una hija de la luna. Su salvaje espíritu puede quemar tus ojos y hacer arder tu carne sin piedad. 

Artemisa castigó al oráculo Tiresias cortandole los ojos por verla bañar su piel desnuda. Sus hijas no son más piadosas. Solo un lobo puede ver a la luna y enfrentar con ella una batalla de titanes para doblegarla. La hija de la luna no acepta al macho débil. El macho débil no es macho; no es hombre; no es nada.

Se bienvenida a este mundo de tinieblas, hija de la Luna. Mantente salvaje como la raza que representas. 


Si estás dispuesto a beber el veneno amargo de la cruel eternidad, te ofrezco mi mano...

• Guía de Inicio • Letanías del foro • Estatutos Básicos

avatar
Marca del Lobo
Admin

Mensajes : 390

Ver perfil de usuario http://guerradesangre.foro-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.