Ingrid "Engel" Schultz || ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ingrid "Engel" Schultz || ID

Mensaje por Ingrid Schultz el Jue Mayo 08, 2014 8:26 pm

Ingrid Elise Schultz


Datos básicos
Nombre completo: Ingrid Elise Schultz
Apodos: Engel.
Original o Predeterminado: Original.
Edad aparente: 26 años.
Edad real: 112 años.  
Fecha de nacimiento: 17 de Octubre de 1902.
Lugar de nacimiento: Berlín, Alemania.  
Raza: Humana. Ghoul de Liam Volt.
Rango: Ghoul lazarus.



Descripción Psicológica


Oh, ¿Ingrid? Es una chica encantadora. Inteligente, avispada, directa y carismática. Si alguna vez temes que una fiesta que organices puede aburrir a tus invitados llámala. Convierte cualquier acto benéfico mediocre en toda una noche de la que los periódicos hablarán por semanas. No es que haga nada en particular. Es que es buena anfitriona.
- Robert S. Ámbar. Propietario de Perfumes Ámbar.

Elise es una mujer seductora. Esa mirada ardiente y helada al mismo tiempo. Casi te reta a derribarla a tus pies y si alguna vez lo consigues, comprenderás que solo está allí porque ella así lo desea. Terrible áspid que envenena tu mente y hace que te olvides del resto del mundo. Pero claro, no hablo por experiencia propia. Es lo que uno de mis... allegados me ha dicho. Yo estoy felizmente casado, caballero.
- Lucian Smith. Consultor empresarial.

Si tuviera que definir a la señorita Schultz en una palabra sería enigmática. Es tan perfeccionista que raya la obsesión. Con el teléfono en la mano no para quieta. El estrés es algo que marca su semblante cuando no está en algún evento o alguna fiesta. Parece siempre calmada, ¿verdad? Toda una fachada que mantiene su inseguridad guardada tras una personalidad bien hilada. Podría decirse que su personalidad raya la sociopatía. Extraño para alguien tan encantador, ¿cierto?
- Oliver A. Knight. Psicólogo.
Actualmente está preso acusado de varios crímenes de manipulación de información, aportar falsas pruebas e incitar al asesinato de más de uno de sus pacientes. Pendiente de condena.  


Historia


El repiqueteo de unos tacones se escuchaba por el pasillo del Hotel Ritz-Carlton de Nueva York. Pasada ya la media noche cuando los trabajadores abandonan sus puestos de trabajo para descansar y volver al día siguiente. El sonido suave de la tela envolviendo un cuerpo que se mecía con cada paso. Una respiración pausada, el crepitar de un cigarrillo que se consumía en su mano cuando echaba una calada en la larga boquilla. Esos eran los sonidos que plagaban la noche en el pasillo. Porque… tras puertas cerradas, la cosa era muy diferente.

Al llegar al final del pasillo, aquellos pasos siguieron sonando tras escucharse el leve pitido y rascado de una tarjeta abriendo una de aquellas puertas. Dentro, el aroma a flores recién cortadas y la calidez de una ducha recién usada daban la bienvenida a una mujer que cerraba la puerta detrás de sí con un leve y grácil gesto. Otra puerta que ahogaría los sonidos nocturnos que se provocarían en aquella habitación ajena al resto del mundo. Aquel era su mundo.

Sus ojos azules recorrieron la estancia aprobando la decoración tal y como lo había exigido. Porque ella no pedía. Hablaba y esperaba que todo se hiciera exactamente como había indicado. El tiempo le había dado ese privilegio. ÉL se lo había dado. Tres jarrones de capuchinas y caléndulas ambientaban la habitación. Cualquiera que entendiera su significado podría ser más avispado a lo que ocurriría en aquella estancia.

Pasó los dedos por la mesa escuchando la puerta abrirse a su espalda. Sonrió para sí sintiendo unas manos frescas, aún húmedas por las gotas de la ducha recién tomada. Aquellos dedos hábiles bajaron la cremallera del ajustado y pequeño vestido negro que portaba dejando su esbelta figura ante el frescor despiadado de la noche. Una respiración profunda, recordando un gruñido de un animal enorme era la marca del ansia que crecía en el interior de aquel ser a su espalda. Si hubiera sido otra, se habría estremecido. Si hubiera sido otra, se habría girado rápidamente para ver qué hombre podía producir aquel sonido tan gutural. Pero ella no.

Pegó su espalda a su pecho. Era tan menuda que se reía a veces viéndose envuelta por sus brazos. Llevaba un perfume suave de aromas cálidos. Le gustaba cuando olía ardiente y fogosa. Echó la cabeza hacia un lado dejando que el olor captara su nariz. Una risa oscura. Había acertado de pleno. Sus manos pasaron de su espalda a su cintura apretándole contra él con firmeza. Una sola palabra se escuchaba saliendo de su boca con ansia:


“Mía…”

Eso decían sus gestos, eso mismo decían sus movimientos, su respiración, sus latidos. Cada fibra de su cuerpo que ansiaba fundirse con ella en uno. Pero ella sabía alimentar aquellas ansias sin embotar la mente. Poco a poco. Fibra a fibra iba hilvanando una detallada red tejida para satisfacer sus deseos siempre dejándole con ganas de más. Aquel era el secreto que pocos conseguían dominar pero ella había tenido tiempo más tiempo que otros para lograrlo. DÉL se lo había dado.  


“Por esta noche… Hasta el amanecer…”

Los pasos calmados volvieron a llenar el pasillo. El sol asomaba tímido por entre los rascacielos dándole la bienvenida a la hija de la noche y del día. El anochecer y el amanecer eran sus dominios aunque ellos tuvieran la noche. Llegó al ascensor guardando un sobre oscuro en su bolso con disimulo ante la mirada indiscreta del camarero de piso que ya estaba en aquel habitáculo. Bajó en la recepción internándose en un taxi que esperaba en la puerta. Sonó el teléfono y sonrió mirando aquel aparato descolgando tras quitarse uno de sus guantes.


-Lo tengo. Te veré esta noche en Sonnenuntergang.

Entró en el vehículo dejando el bolso a su lado. Se colocó las gafas de sol y sonrió al conductor.

-Al aeropuerto.


Diseñado por Elektra para Guerra de Sangre.
avatar
Ingrid Schultz
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 5

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ingrid "Engel" Schultz || ID

Mensaje por Marca del Lobo el Lun Mayo 12, 2014 8:31 pm

Oh, dulce mujer sin rostro ni nombre. Identidad perdida en los parajes más profundos de la nada. Cual estrella en lo alto, desconozco tus intenciones pero tu radiante personalidad deja una marca en aquellos que se han cruzado en tu camino ¿Cómo has podido, hermosa Ingrid, ceder tu belleza a un hombre que no te da siquiera el placer de la eternidad? ¿Al menos él te confesó lo que significaba tal pacto tácito de placer momentaneo?

Una Ghoul se alimenta y existe por la vida de su Señor...El Lazaro es un ser iluminado o esa es la idea. La mente humana es finita para contener la cantidad de pensamientos que galopan en sus cerebros constantemente en movimiento. La demencia comenzará a aferrarse a tu ser con cada momento y cercanía. Ya no eres dueña de tu propia mente, Ingrit. La cediste junto con tu libertad.

Se bienvenida a este mundo de sombras, dulce estrella. Continua brillando incluso luego de que la locura te consuma...


Si estás dispuesto a beber el veneno amargo de la cruel eternidad, te ofrezco mi mano...

• Guía de Inicio • Letanías del foro • Estatutos Básicos

avatar
Marca del Lobo
Admin

Mensajes : 390

Ver perfil de usuario http://guerradesangre.foro-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.