Sueño en los campos de hiel. [Flaskback]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sueño en los campos de hiel. [Flaskback]

Mensaje por Josef Szymanw el Mar Abr 29, 2014 5:24 pm


En los sueños la mente vuela sobre los ejes del tiempo, volviendo la vista atrás sobre lo que fue una vez y siempre sera, pues solo los que se dan por vencidos pueden decir que perdieron la dignidad y nunca existió tal época. Nunca para Josef pudo haber época más dorada que aquella.

Sueños de vientos de ceniza y tierras de hiel...


__________


El tiempo es enemigo infame que marca el paso de la materia al estado siguiente de la transformación. la carne que hiede amontonada una sobre otra, solo es transportada por auxiliares cuyo rostro enjuto solo aciertan a tapar con pañuelos tan grises como sus ropas descoloridas.

Un pequeño escuadrón de trabajadores que debe moverse donde la muerte solo es señal de vida para ellos. Demasiado aterrados para emprender la huida, cuando la oportunidad se pinta en cada ir y venir al otro lado de la valla que hace las veces de muro en su particular prisión. Cada uno de estos hombres sabe que un paso en falso, solo es adjudicara un reposo eterno junto a los cadáveres que amontonan en las fosas, las cuales tras un baño de cal, no pierden tiempo en ocultar tras montañas de arena.

Sus observadores silenciosos, no guardan mayor amor por ellos de lo que guardarían por un trozo de basura. Su estatus, su propia raza, dicta que son superiores. A vista desde la tierra, dios les hizo iguales. A vista para el hombre, Alemania dicta que los judíos son poco menos que bestias, perros. Y los perros se sacrifican en pos de lo que es mejor para Alemania.

- Anna, ¿como estas hoy? - con las manos reposando tras su espalda, Josef hace su aparición en el pabellón de los enfermos, haciendo que sus ocupantes aparten la vista de las ventanas, donde su futuro pasa ante ellas como una premonición de un mal camino. Doce camastros en formación de literas describen un arco en el interior del habitáculo. Sus luces parpadeantes no hacen mella en el resplandor de las medallas que cuelgan de la chaqueta de Josef, cada una ganada en la batalla de la ciencia y la medicina, no en el campo sangrando junto a sus camaradas. Su mirada sonriente solo esconde la víbora que descansa en su consciencia, mientras cada paso lo separan de su nueva victima. Cada mujer olvidada tras él, respira solo cuando esta lo suficientemente lejos para no ser escuchada.

La pobre Anna, no mucho mayor que el resto de las mujeres de esta división, se pone en pie y forma al lado de su cama junto a las demás. Su juventud la hace avispada y sería atractiva de ver de no ser por la falta de artículos para tal uso y vestimentas apropiadas. Suficiente tiene con vestir el uniforme de tonos cielo, que la adjudica como una de las prisioneras integradas. Lista para las pruebas del buen doctor Szymanw. - La fiebre mejoro durante la noche - procura que su voz sea clara y firme. Sus ojos cargados de cansancio solo aciertan a mirarle una vez antes de volver la vista al suelo. Nunca encararles, nunca hablarles si no hablan primero. Es un lema que les mantiene con vida.

Josef asiente al detenerse a su lado, sus manos exploran el cuello y las mandíbulas de la muchacha con la seguridad del látex sobre su piel. Como un mono, expuesta y sin posibilidad de protestar, Anna debe esperar pacientemente el escrutinio que dictaminara si esta sana. Hecho que le permitirá un día más comer una ración extra de pan sin humus. O si empeoro, cuyo destino reza no acabe por ir a las duchas. A estas alturas, los murmullos que corren por Auschwitz entre sus hermanos y hermanas es una verdad incierta, que los nazis procuran ocultar.

- Es cierto, mejoraste - la voz del doctor, procura una espiración de aire por parte de ella. No recuerda en que momento retuvo tanto aliento.

- G-gracias - se permite una pequeña sonrisa, que cesa en el momento en que él desliza una de sus manos dentro de un bolsillo, acabando por extraer una aguja hipodérmica. Le prometieron que no habría más pinchazos.

- Remangate el brazo - ordena con la sencillez de quien se sabe obedecido. Mordiéndose el labio inferior, Anna duda. ¿Por que si esta mejor, necesita la inyección? Nunca estará mejor que ahora, que cuando le pone sus inyecciones. A visto a otras sufrir mayores recaídas días después de una puesta. Sus ojos avanzan media altura, pero no llega a atreverse a levantar por encima de su cuello.

Josef suspira. Puede ver la duda y el miedo reflejados en los gestos de la pequeña judía. Si apenas tuviera un atisbo de piedad le concedería el beneficio que busca y pasaría pagina con ella, pero no puede ser de este modo. Una vacuna no se elabora solo en los laboratorios, necesita de conejillos de indias que sustenten bajo control un desarrollo sustancial a su tesis. La guardia que las vigila avanza un paso en la propiedad del pabellón, pero Josef la detiene con un gesto de la mano. - No sera necesaria la fuerza, Fräulein - su teoría es cierta. El solo recuerdo de la porra de goma impactando contra su pecho acaba con la resistencia de Anna, quien remanga su brazo exponiéndose al gélido baile de suertes que trae el Doctor Josef.


Última edición por Josef Szymanw el Jue Mayo 01, 2014 12:55 pm, editado 1 vez
avatar
Josef Szymanw
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueño en los campos de hiel. [Flaskback]

Mensaje por Lázaro el Miér Abr 30, 2014 2:42 am



Ahí está el cuerpo de Lázaro, esa figura física que abriga la muerte con su simple presencia…su cadavérico cuerpo no hace más que yacer en aquel trono de piedra. El silencio de su habitación, todo parece vasto y abrigado en silencio dentro de ese cuarto diseñado por Mirko…ese lugar donde en otro momento del tiempo ocurriría aquel evento conocido como “El Abrazo del Padre”….pero hoy es otra la situación…

“…Raphael ha caído…”

Dice una de las voces dentro de la mente de aquel cadavérico ser…aquellos dedos se retuercen y sus dientes se pintan en el carmesí tono de su sangre…una nueva herida brota mientras las voces dentro del gobernante de la cadena rota continúa su eterno dominio sobre la mente de sus hijos...

“Padre …deberías ver esto…es hermoso...hice que esta mujer traicione a su marido con su hermano….luego…escondí un cuchillo en el abrigo de su esposo…YA VA A REGRESAR SU ESPOSO, ESTÁ POR ABRIR LA PUERTA!…ESTO SERÁ HERMOSO PADRE…ESTÁS OBSERVANDO!?…”
“Liberador...todo va de acuerdo a lo planeado…el Resurgentum está creciendo…estarás orgulloso de mí…”
“…PADRE!...SÁLVAME…SÁLVAME…DUELE….DUELE…ME SIGUEN….PORFAVOR….POR FAVOR….POR F..!!”

“Padre…la nueva sellada se niega a aceptar la verdad…aconséjame ¿qué debo hacer con ella…?”
 
Siguen llegando…el flujo de pensamientos…sonidos..imágenes y sensaciones es un interminable torrente que sólo ellos pueden someter…Lázaro …aquel ser que oculta bajo ese manto a aquella herencia de líderes.
Ese cuerpo demacrado y abrigado en mantos sufre un espasmo que le hace girar la mirada. Ahí está Lázaro…recorriendo en pensamientos lo que atestiguan sus hijos…alimentando su demencia. Con curiosidad observa a los lazarillos cuyo intelecto resalta entre los hijos de la sangre. Pero de entre todos hay alguien que ha captado su atención…no es un pensamiento activo… por el contrario… está soñando…sopor
 
- Anna, ¿como estas hoy? –

Dice este hijo de la demencia dentro de este mundo dominado por el Tercer Reich. Lázaro está ingresando en tu sueño Josef…¿puedes verlo? …¿No percibes algo extraño en ese mundo donde las barreras de lo imaginario y lo real entran en una retorcida simbiosis?


- La fiebre mejoro durante la noche –


Y es que Josef está sumido en este mundo dentro de sus sueños…aquellas praderas que el Liberador de Mentes recorre…y ahora está parado a unos cuantos metros detrás de ti Josef…al menos en este mundo de recuerdos y tu versión de la realidad…ahí está observándote…poco a poco blandiéndola a su voluntad.


- Es cierto, mejoraste –


- G-gracias –


- Remangate el brazo –


Continúa el recuerdo…este es sin duda un hijo que contó con un intelecto singular cuando existió en su vida terrenal. Pero hay algo más…algo más atrajo la atención de ese gremio de gobernantes que se hacen llamar a sí mismos “Lázaro” aquella efigie que compila sus existencias.


- No sera necesaria la fuerza, Fräulein –


Y es que con sólo usar sus palabras y haber sometido a la humana a un evento tan doloroso de recordar…logra que la mujer descubra su brazo y se someta al que podría ser el inicio de un infernal recorrido por agonizantes noches de delirio. Este hijo de la demencia ha cultivado en la mente de los humanos el miedo más puro.
Y es entonces que ocurre…Lázaro observa como la escena avanza e inclusive motiva que la aguja se incruste en la piel de la muchacha. Y en ese instante por tan sólo un parpadeo…toda la habitación repentinamente se vea abrigada por finas líneas de un río carmesí como si las propias venas de un ser vivo recorrieran el recinto.
Y es que en los sueños el tiempo pierde el patrón que conocemos…en un instante Lázaro intentaría cambiar la escena…como si volviera a presenciar el procedimiento…nuevamente está Anna ahí…


- Anna, ¿como estas hoy? –


- La fiebre mejoro durante la noche –


- Es cierto, mejoraste –


- G-gracias –


- Remangate el brazo –


La escena se repite con la perfección de un Déjà vu, puedes percibirlo Josef? …como el tiempo va a avanzando de manera irregular…como los recuerdos de nuevas pacientes ocurren…la manera en que fuiste catalogando tus avances con Anna y muchos más?…la forma en que poco a poco tus brazos van sintiendo el peso de la aguja que sostienes con tanto orgullo…y pronto percibirás que la propia Anna ha envejecido en este sueño…pronto morirá…y su utilidad como espécimen llegará a su fin…pero…aún habían tantas cosas que deseabas conocer…
En un instante la habitación cambia…el pabellón de los enfermos no es más que un antiguo local abandonado…los camastros abrigan el color del óxido y el polvo de los años…las ventanas yacen rotas y perforadas por agujeros de balas…el piso tiñe manchas de sangre oscuras…y nuevamente ves que todo el esfuerzo de una vida humana…no es suficiente…
 
Algo te motiva a mirar al frente denuevo…y es que ha cambiado la habitación…en frente tuyo sólo está una gran ventana mientras del otro lado vez al que parece ser un espécimen más de tus estudios…un hombre…pero hay algo raro…este no es un espécimen…eres tú…ésta no es una ventana…sino más bien es un espejo…ahí está Josef Szymanw en la cumbre de su existencia humana…si tocaras tu rostro verías que tu reflejo hará lo mismo...y de igual forma verás que poco a poco tu cuerpo pierde fuerzas…tu carne se arruga…tu piel pierde tonalidad…tus ojos se agotan…y tus fuerzas desvanecen…es cierto…lo inevitable…aquello que previene a cualquier amante de las ciencias y la investigación de alcanzar su cometido…la muerte…la vida de los humanos llega a su fin…y pronto parece que la tuya hará lo mismo…tu cuerpo se estremece en los espasmos del hombre que está a punto de dar su último respiro…tantas preguntas sin responderse…tantos estudios sin culminar…
 

Ahora te encontrarías en una cama de hospital…y a los pies de esta se encuentra ese tétrico ser…su piel con ese pútrido color le hace asemejarse más a un cadáver…sus delgadas y esqueléticas manos le dan la apariencia de la mima muerte…los espasmos que recorren su cuerpo son lo único que trae animación a esa presencia que te ve postrado en tu lecho de “muerte”. Su delgada mano se extiende a ti…como si deseara salvarte de las agujas del reloj…del inevitable final de tu vida mortal…extenderás tu mano a él?...sólo tú sabes la respuesta Josef…lo que sí es cierto es lo que ocurrirá a continuación…Un violento ataque…unos filudos colmillos…unas fauces que parecen intentar devorar tu rostro… es todo lo que logras observar mientras Lázaro intenta engullir tu cara por partes…






Josef...Despierta.... mi hijo...


Diría una voz que parece provenir de todos los  costados de tu guarida…Lázaro desea ver lo que tus ojos ven…el padre llama a este hijo a terminar su sopor… a este umbral cuya tóxica mente embalsama a los que le rodean con locura…y genera nuevos seguidores de la cadena rota…nuevos sellados esperando la liberación que sólo Lázaro puede otorgar…nuevos hijos al servicio del padre…
Es cierto Josef…esto ya no es un sueño esto es la “realidad”; sin embargo…esa presencia ancestral ahora ha fijado su atención en ti…las puertas de lo real y lo imaginario acaban de fundirse…el torrente de demencia empieza a envolverte y empiezas a observar cosas que no tienen un cuerpo físico….


...La salvación de nuestra estirpe requiere de tus dones...



Comentará aquella voz cuyo origen parece provenir del interior de la propia cabeza de Josef mientras espera su respuesta...y cooperación...


Última edición por Lázaro el Miér Abr 30, 2014 9:34 am, editado 1 vez
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueño en los campos de hiel. [Flaskback]

Mensaje por Josef Szymanw el Miér Abr 30, 2014 7:40 am

…Josef...Despierta.... mi hijo...

Los sueños, sueños son. Nunca como humano pudo recordarlos bien completamente. El sopor es distinto, todo un tumulto de emociones y vivencias que atormentan o refrescan la mente de Josef. Desde los campos de su Auschwitz, donde la mente joven rememora sus buenos tiempos hasta la matriz donde las pesadillas se funden en su nuevo ser.

Existe la voz, por encima del reflejo de su transformación, incitándolo a caminar una vez más. Queda tanto por hacer, es cierto. Cientos, sino miles de investigaciones pendientes de su aprobación. No pueden quedar sin supervisar.

...La salvación de nuestra estirpe requiere de tus dones...

Sus ojos se abren de golpe y observan su alrededor. Dentro de lo que el llama su cámara de éxtasis, un gran tubo contenedor de liquido amniótico, sellado desde de su lado y controlado por un resonador, dando el aspecto exterior de ser una criatura muerta, nada lejos de la realidad, sellada para ser conservada y admirada. Deslizando los dedos por encima de su cabeza, Josef da con la manivela que gira en sentido horario procurando la apertura de la cámara. El sonido quejoso del acero procura una acertada reacción en la habitación.

La conservadora, una de sus dos arcos, como el gusta de llamar a esta Lazarillo hace su aparición portando una palangana y raídas toallas. Sobran las palabras mientras Josef se adecenta, su inmaculado cuerpo avanza desnudo por la estancia, cuyo suelo plagado de cables no aciertan a entorpecer su paso hasta la vitrina en donde aguarda su ropa. A simple vista cuero viejo y huesos entretejidos con elegante delicadeza, para él representa la sabana de su propia resurrección. Blasfemias de un mortal contra dios, solo existe la ciencia.

- ¿Cuanto tiempo esta vez? - había pasado solo en otra ocasión, en el tiempo de Simon Wiesenthal y su cacería. Nada más allá de una semana. Anotar y contabilizar cada estado no es irrelevante. Toma cuenta de ello mentalmente y pone sus pasos en marcha, por el pasillo contiguo.

- Un... m-mes. Umbral - la voz de la conservadora se esfuerza por ser precisa por encima de su faz desfigurada, siguiéndole los pasos. Allí donde los puntos cosidos de su garganta supuran una bilis enfermiza, haciendo que cada palabra sea un recuerdo doloroso, la mujer aclara su frente de sus raídos cabellos y procura pensar en cada movimiento, esmerándose en hacerlos tan silenciosos como los del maestro.

La nueva sala desvela el paso de sus investigaciones. La biblioteca da acceso permanente es un nexo de dobles pasillos, por un lado a su cámara de éxtasis y su laboratorio privado, de otro para su cámara de maculas y el laboratorio general. Cada investigación, cada documento ha sido laboriosamente registrado, anotado, documentado y ordenado con la seguridad y meticulosidad de un guardián. Las estanterías rebosan de antiguos métodos como papel y disquetes de plástico ennegrecido como las nuevas etapas para el proceso de convertir la información en datos integrados de un ordenador y en Cds. Los estudios de más de una vida descansan sobre estas estanterías.

- ¿Habéis registrado alguna macula nueva? - estas son recientes. Mortales o licanos en los que según Josef reside potencial material para investigaciones muy precisas. Cada dato sobre ellos reside en la cámara de maculas. No solo en forma de información sobre el papel, cualquier aporte físico de pelo, sangre o heces que los lazarillos hayan podido aportar también son almacenados con celo.

- N-no, desde el ul-timo que... tu-tuvisteis... - hablan mientras sus pasos les conducen al laboratorio general. Un diseminado grupo de quirofanos improvisados en mesas y camillas recuperadas de viejos hospitales, separadas entre si por la intimidad de cortinas de plástico cubiertas de sangre seca y otros fluidos de otras tantas operaciones. Todas poseen de fuertes correas para sujetar el amarre del paciente y evitar que se haga daño o se procure una huida, en un estado poco precario para si mismo. Los goteros y vías, descansan cuando su uso no es necesario a un lado de la sala, dispensados en linea visible junto al armario donde se almacenan toda clase de agujas, medicamentos y otros enseres de la ciencia y medicina moderna y algunos de las pasadas, que un paciente no querría volver a mirar.

- Doctor... - el siempre vigilante arco que guarda esta sala, sale a su encuentro en cuanto divisa su acercamiento. Su cuerpo apenas visible bajo las capas de su habito polvoriento es un recuerdo constante de contracciones y espasmos fruto de los deseos de Josef por procurarse un nuevo prometeo, con hilo, aguja y un par de miembros que no pertenecían al cuerpo original. - Tus agujas han procurado nuevos especímenes... - sus palabras se detienen al ver el hambre en sus ojos. Josef controla bastante bien a la bestia que ruge sobre sus impulsos, pero negarse a la alimentación es caminar por el filo de su propia destrucción.

- Muestramelos, celador y haz que traigan más. Temo que a estos, les de otro uso -


La conservadora (Arco):

El celador (Arco):

avatar
Josef Szymanw
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueño en los campos de hiel. [Flaskback]

Mensaje por Lázaro el Miér Abr 30, 2014 7:40 pm



Y esos ojos te observan, no tienen forma física pero están ahí…viendo a través de ti Josef…escuchando a través de tus oídos…deleitándose en todo lo que has creado y todo lo que has alcanzado…meditando en todo lo que …alcanzarás…

- ¿Cuanto tiempo esta vez? –
- Un... m-mes. Umbral-


Y es cierto …Her Doctor…Lázaro es espectador de la escena…ahora que tu mente está envuelta en esa masiva presencia que pronto también deberían percibirla los arcos y las agujas en tus alrededores…el padre está en este santuario de la investigación…

- Muestramelos, celador y haz que traigan más. Temo que a estos, les de otro uso –


La demencia se hace más fuerte… y por un instante tal vez y estás empezando a verlo…de pie en frente tuyo…esa figura cadavérica que se mantiene estática y desaparece después de un parpadeo para aparecer en otro espacio de la habitación…tal vez es tu ardua pasión por tu trabajo que no te permite alejar palabra de tus hermanos…tal vez es tu orgullo como científico y tu profesionalismo que ya te ha preparado para controlar tu semblante…o simplemente…de manera inconciente…disfrutas la presencia de tu padre…la manera en que recorre este templo de la ciencia…la manera en que no escatima en ver con detalle cada uno de tus actos…la forma en que estos nuevos hijos resemblan lo que ser un lazarus representa. La demencia crece...y por un instante tal vez crees haber visto las camillas llenas de cuerpos estrepitándose en gemidos de dolor y violentos espamos...pronto desaparecerán...

“…Aliméntate hijo…”

Dice aquella voz como un eco espectral.

“…Renueva tus fuerzas…y dedica todo tus energías a lograr la sagrada misión de nuestra estirpe…”





Por un instante verías nuevamente aquella tétrica imagen en frente tuyo…su rostro oculto bajo la oscuridad de su manto …

“Viajaré a las tierras de Londres Josef…prepárate…recuerda mi presencia….recuerda esta sensación…y síguela cuando esté en tu ciudad…tu misión es sagrada…la LIBERACIÓN”

Y es que la presencia de Lázaro en la habitación se vuelve mayor…esa es la mística conexión de los lazarillos con el padre... aquella que ningún otra familia de la sangre podrá entender…y ahora el mensaje se materializa en un mundo que sólo Josef puede observar…

El laboratorio cambia…el reino que te rodea se amplía y el laboratorio ahora abarca hasta la infinidad que tus ojos pueden contemplar…frente a ti aguardan filas innumerables de humanos…al menos sus pieles coloridas dan señal de ello…en sus ojos no hay más que la viva imagen de la palabra…obediencia.

...¿pero cómo?...

Puedes sentir que este nuevo mundo es tan real…tu laboratorio ahora abarca una instalación digna de tus ambiciones…la manera en que todos ese “ganado” espera a ser administrado…categorizado…y analizado. Puedes ver como parte de los humanos cuales obediente ganado caminan a otra habitación donde lo abrazan hambrientos hijos de la cadena rojiza…como otros pasan a una habitación donde las eternas herramientas que has usado para tus estudios aguardan para iniciar el incisivo análisis…

Si vieras atrás tuyo contemplarías a aquel ser aguardando de pie….observando hacia ese eterno horizonte…Es tan …real…tan sublime y perfecto…

¿Pero…cómo?...la respuesta yace dentro de tu mente Josef…

En ese instante y sin aviso ocurriría...Lázaro incrusta violentamente sus esqueléticos dedos en tu sienes...esa presión que parece hundirse en tu cráneo...la escena perdura por unos segundos en la mente de Josef...

Y este es el mundo de los lázarus, un reino que se oculta en la mente…más allá de lo físico o la magia…este es el reino donde sólo los hijos de la demencia pueden romper las cadenas que atan su conocimiento…así es Josef…Lázaro está liberando tu mente…abriendo tu conocimiento a un nuevo nivel…lo que demora años en estudiarse ahora parece tomar segundos…las conclusiones que se obtienen después de extenuantes estudios y procesos de prueba y error parecen resumirse…

En ese instante podrás percibir la mirada de terror en uno de esos humanos…en sus ojos yace el terror sin duda…pero la viveza con que observa los costados indica lo que está a punto de hacer …el estremecimiento de alguien que forcejea por un futuro distinto…sus pies dan inicio a una carrera por escapar de ese mundo ...perfecto…

Lázaro se detiene y extiende uno de sus esqueléticos brazos hacia aquel joven muchacho…

Atrápalo Josef…rompe las cadenas de tu mente…aquella pieza que falta en esta divina misión yace dentro de tu mente ...Atrápalo Josef…ordénale que se detenga…analízalo…averigua quién es este humano dentro de tu mente…averigua qué es lo que hace la diferencia entre aquellos que forman los obedientes especímenes que te permiten estudiar sus existencias…y este que se opone a los deseos de tu mente curiosa…

Y cuando lo hagas….habrás hallado la respuesta…

¿Cómo lograr…esa sumisa…obediencia?

“Aviva tu intelecto…afila los colmillos de tu mente hijo mío…pues nuestra sagrada misión ya ha empezado…el futuro...depende de nosotros…”
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueño en los campos de hiel. [Flaskback]

Mensaje por Josef Szymanw el Jue Mayo 01, 2014 9:52 am

Cuando los dedos mentales de Lázaro penetran en la mente de Josef su mundo muta alrededor del hilo que les une. La consciencia unida del clan es una voragine tormentosa que arremete contra él, amenazando con arrastrarle a su paso.

El conocimiento es un inmenso mar sobre el que flota agarrándose con la voluntad de los que solo conocen el paso por continuar en la existencia. Su sola presencia, merece la reverencia de las palabras mudas, mientras la obediencia brota con un asentimiento de cabeza.

La cacería comienza. La excitación provocada por el terror a la persecución produce la fuerza que impulsa a las presas a buscar una salida donde no existe. Hombre y mujer se encuentran entre las sombras grises del refugio de Josef. La vida y la muerte se unen sobre el tapiz del mundo, improvisando un terciopelo de luces que no resisten el paso de los inmortales cuando persiguen los sueños que solo existen en la mente de los dioses.

El silencio se rompe bajo la oscilación de los brazos que aciertan a detener la carrera prolongada, haciendo tropezar y negando el avance. La musculatura del hombre le lleva a luchar una batalla perdida, procurándose de herramientas, puños que nada tienen que hacer contra la fortaleza del cuerpo muerto que tiene delante. La traición de su cuerpo se adelanta inexorable, haciendo que retroceda cuando, como un piojo se encuentra contra la bota de la presión metal del Carnicero de Varsovia. El imperio de su voluntad se marcha a la deriva, perdiéndose en la consciencia de la caída, vértigo, sangre y al fin muerte. En las manos de Josef queda su cuerpo prendido de un fino agarre mientras el corazón palpitante es extraído de su pecho, para ser degustado entregado al placer que produce la adrenalina mezclada con las lagrimas carmesíes que de su cuerpo caen.

La agonía de un grito resuena brotando en eco hasta los oídos de Josef. La mayoría de las mentes fuertes habrían actuado huyendo, en la mujer no queda más que el pánico silencioso que da muestras de debilidad. El pensamiento es único, la oveja que teme ser usada, desgarrada y desechada por los lobos de ojos rojos. Con la sangre prendida de los colmillos, Josef desafía a la presa a correr y poner espacio entre ellos con un gruñido que nace desde lo más hondo de su hambre por saciar. La ineptitud con que se pudre su valor, enoja al depredador que da rienda suelta a la correa de su miedo desde el mundo de la irrealidad.

De un golpe, aferra su cabeza por sus cabellos, la luz refleja las lagrimas perdidas entre alientos de pavor perdidos de la vida, mientras el monstruo expone su cuerpo al desgarrar la poca ropa que la cubre, el golpe contra la mesa la deja sin aliento lo suficiente para sentir su corazón corriendo desbocado en su pecho. La chica en su miedo murmura por un paso rápido de este mundo al siguiente, ignorante de que esta sola y solo el tiempo es amante de su dolor hasta que las fuertes manos de un monstruo se apoderan de sus caderas. El inmaculado aparece ante él, su visión hace por encontrarla. Doctor y paciente se encuentran, mientras la osadía del que la domina a sus espaldas, se introduce dentro de ella, echando por tierra con ímpetu cualquier resistencia.

Contraría a la respuesta, su cuerpo se emociona allí donde la naturaleza amenaza de forma inusual, mientras su atacante se desliza sobre ella haciendo de la lujuria del momento, arte de dolor y placer. Su mente es presa injusta de la mirada capturada del ser que tiene delante, mientras siente el avance imperturbable del objeto que se aloja en ella. Rojo acero, intruso fuera de lo que debería ser, avanza perforando a través de la carne, creando temblores en su cuerpo mientras sus manos se aferran al borde de la mesa con las manos crispadas, su carne cede mientras su mente acorralada no obtiene el permiso del viaje al olvido, capturada por el flujo de una mente más vieja que devora cada chispa de esa vida que se acaba, cuando al levantar su cabeza el objeto da asombro a los ojos de la muchacha, solo hace un momento provocaba placer que no era suyo, sino de esta malvada criatura que roba de sus labios el ultimo aliento con un beso ceniciento.

A través de un beso de sangre, Josef se alimenta de la joven empalada, hasta que su cuerpo torna tan blanco y gris como las colillas que pisan los hombres sobre la acera. La paz del silencio vuelve a su refugio mientras sus ojos detectan el movimiento de la "Aguja" que le ha ayudado en esta improvisada obra de arte y muerte. En manos de este hijo ciego, la sangre de la joven se enfría y Josef acierta a permitir que la deguste con inusual paciencia. Siente en su mente el apogeo de la voz de Lázaro resonando entre los tonos de sus hermanos. El mensaje es un amigo que llega desde el vació de mil voces que cantan a la vez.

- ¡Padre... llevare tu mensaje! - gira sobre sus pasos, envolviendo su cuerpo en la melodía de los muertos - ¿¡Sobre quienes ha de caer!? ¡Yo seguiré la música! - haciendo de cada paso una espiral descentrada, la danza de los locos no es sino una armonía de encantamientos, que vista por el observador ajeno no acierta a describir nada más que una pizca de la realidad, envuelta en tormento, dolor y misterio que es la vida de un lazarillo sujeta en las correas del tiempo.
avatar
Josef Szymanw
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueño en los campos de hiel. [Flaskback]

Mensaje por Marca de Sangre el Sáb Ago 30, 2014 11:55 am


TEMA FINALIZADO
Todo lo que inicia tiene un final, éste lo han marcado ustedes.

Pero no os confundáis, no siempre tendrán la misma libertad...




Tus derechos terminan donde comienzan los del otro
●Guía de Inicio 《》 ● Letanías del foro  《》 ●Estatutos Básicos

avatar
Marca de Sangre
Admin

Mensajes : 231

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sueño en los campos de hiel. [Flaskback]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.