In medio stat virtus ( abierto )

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Yara Moldovan el Mar Abr 29, 2014 8:36 am

— Somos hijos de tiempos sin nombre. Somos predilectos de la luna y guardianes de la noche y de la naturaleza misma. Piensa en ella como a una madre, no te olvides quién eres y nunca debes permitir  que tus orígenes te encierren en una jaula. Podemos ser curiosos pero no domesticables. Ya que hijos de la naturaleza, la representamos siendo libres, indomables y feroces. Insaciables. 
El lobo es el espíritu de las selvas. Tiene colmillos, garras y muerde. Muerde muy fuerte. 
No te olvides de ello. —


Aquellas palabras se repitieron en su mente más veces en aquel día. Quedaban como indelebles en sus recuerdos. Fue su padre a hacerle aquel discurso poco antes de dejar su hogar, su familia y su gente para no volver jamás y sin una razón. Buscaba aquella razón cada día en sus recuerdos pero sin nunca encontrarla. Mientras arreglaba una pequeña avería en el motor de su moto, arrodillada en la hierba no muy lejos de la senda excavada en el medio de un bosque, repensó a aquellas palabras mientras sus manos se ensuciaban por el aceite y grasa negra. La mirada de sus ojos fija en lo que estaba haciendo pero al mismo tiempo perdida en sus pensamientos. 
¿Qué habría opinado su padre sobre su interés hacia los humanos y sus invenciones? Hasta poseía una y se cuidaba de esa invención como si fuera un ser viviente a pesar de que fuera un mero trozo de metal y engranajes. Sin duda su gente se demostraba más "revolucionaria" pero más despreciada entre las otras manadas, fieles a sus orígenes y escépticos hacia los humanos, feroces contra los no-muertos. Yara creció con enseñanzas contrastantes pero en perfecto equilibrio dentro de ella. No rechazaba la presencia de los seres humanos, ni los combatía aunque sabía perfectamente que su progreso con la tecnología empezaba en serio a amenazar la supervivencia de la naturaleza misma y por lo tanto, de su gente. Si los Likaios podían "acostumbrarse" entre los seres humanos, existían  manadas donde este fue una posibilidad inconcebible e inaceptable. Yara solo podía imaginar lo que habría ocurrido en una situación extrema. Una guerra. 
Un terrible y peor de la que ya existía entre las muchas razas, que a duras penas lograban convivir en el mismo planeta sin extinguirse, matándose recíprocamente.
El equilibrio de las cosas aparecía como un hilo muy sutil, frágil y fácil que partir. Si aquel hilo se partía, el destino habría conseguido ocasión para revelar su rostro más oscuro y eso podía llevar todo hacia el caos y la muerte. Sus ojos casi podían percibir la presencia de aquel hilo y cuanto se adelgazara con el inexorable transcurrir del tiempo. Además, Yara creía en la existencia de otro hilo. Fue una concepción humana que aprendió gracias a su curiosidad hacia aquellos seres tan frágiles pero complejos. El hilo rojo del destino. 
Cada ser es unido a un otro por medio de un hilo que une a una persona a un otra ya desde el nacimiento. Antes o después el hilo del destino cumplirá su tarea y quién fue unido a ello será destinado a ayudar, de modo inconsciente o no, haciendo que la voluntad del destino se cumpla.

El motor siguió impertérrito a provocar su paciencia y por fin eligió de tomarse un descanso, limpiándose las manos con un trapo ya sucio y sentándose en la hierba. Donde se encontraba podía  observar lo que sobrevivió a la tecnología. Una zona verde y silenciosa, un confín entre cielo y tierra. Mente se limpiaba las manos y observaba aquel horizonte verde y azul, intentó callar el caos de pensamientos en su cabeza y sencillamente escuchar el sonido más bello que aquel lugar pudiera ofrecerle. El silencio.
avatar
Yara Moldovan
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Marca del Lobo el Jue Mayo 01, 2014 5:49 pm

Michael Verkal








Estaba realmente cansado. Las ojeras bajo sus ojos delataban sus pocos deseos de continuar vigilando el Muro que bordeaba la ciudadela de Likaia. Desde que los Vigilantes volvieron, todo se había ido al carajo. Hans estaba perdido, Roderick estaba perdido y ahora, por azares del destino, debía vigilar la jaula donde se alojaba el mismísimo Lider Licano Alek Arthes. ¿Realmente era todo un acto de traición de su parte? ¿De verdad él había hecho todo aquello para romper la calma de Likaia y así, quebrarlos por dentro? Pero ¿por qué? Michael era un hombre de pocas palabras y sabía marcar muy bien su postura cuando era necesario hacerlo. Pero cuando las cosas se terminaban por entrelazar de forma que él mismo perdía la lógica, optaba por el silencio ¿qué iba a hacer? ¿Acusar a Arthes de traición sin motivos ni razón? ¡A menos que el licano se haya enloquecido, no había ninguna maldita razón para montar el circo que terminó montándose!

El camino junto al asilo nunca le pareció tan desértico. Dentro, los cachorros likaios jugaban entre ellos, desconociendo el mundo temible que se abría fuera de los muros. Y a pocas millas, ahí estaba la asamblea, con Robert buscando la forma de quebrar al líder que, en caso de ser cierto todo lo que se decía de él, merecería que le arranquen la puta cabeza y la coloquen en una pica.

Fue entonces que pensó en Teudis. ¿Qué diría el licano raro y sabio en un momento como ese? ¿Cómo estaría dado que Hans era un amigo suyo y uno de los desaparecidos? Comenzó a caminar a los talleres cuando el sonido ensordecedor hizo que todos sus cabellos de la nuca se erizasen y se llevase en acto reflejo la zurda al oído izquierdo. Su cabeza se asomó con un destello de molestia en sus ojos claros cuando encontró a Yara ahí, con una de sus motocicletas. –Por amor de Gaia. Podemos correr y no necesitamos más que agua ¿continuas tratando de hacer funcionar esa basura? – preguntó para finalmente sonreír a la vez que su caminar le guiaba a la licana de cabellera larga y castaña, y mirada tan aguda como si se tratase de una pantera. Michael levantó las manos como si se tratase de un escudo a sí mismo. Había estado demasiado tiempo fuera de la ciudad y entendía que su llegada podía resultar chocante – Lo sé, lo sé. Amas el cacharro. Teudis y tú han de ser de los pocos licanos en toda Likaia que adoran estas cosas. – Diría a la vez que esbozaba una sonrisa galante y movía los hombros con calma. - ¿Al menos lograste hacer que funcione o solo se dedicará a seguir haciendo ruido?-







Love to LCJUNIOR @ Caution 2.0


Última edición por Marca del Lobo el Vie Mayo 09, 2014 5:21 pm, editado 1 vez


Si estás dispuesto a beber el veneno amargo de la cruel eternidad, te ofrezco mi mano...

• Guía de Inicio • Letanías del foro • Estatutos Básicos

avatar
Marca del Lobo
Admin

Mensajes : 390

Ver perfil de usuario http://guerradesangre.foro-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Re: In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Yara Moldovan el Lun Mayo 05, 2014 5:09 pm

Olfateó el aire y percibió la llegada de alguien quedando pero perfectamente inmóvil dónde se encontraba, observando aquel pequeño paisaje. Cuando oyó a alguien hablarle, la loba volvió levemente su cabeza y dirigió la mirada penetrante de sus ojos hacia Michael. Lo conocía bastante que permitirse el lujo de contestarle de modo irónico. - Deja a una loba sus momentos de locura. Ser guardián del Muro te está poniendo más irritable, Michael - riendo por lo bajo y frotando levemente las manos sobre a sus rodillas, observando el otro con curiosidad. El rostro ajeno estaba surcado por el cansacio, fue imposible no notarlo, pudo percibir que la mente del lobo estaba atormentada por mil pensamientos. La voz puede ocultar la mentira pero los ojos… no existe nada más puro dónde buscar la verdad.

- Hace mucho que no te veo pero eso no me sorprende luego todo lo que ocurrió en estos días. No me malentiendas, no extrañé el sonido de tu voz regañarme por algo - se perdió en sus pensamientos por un instante, luego negó levemente con la cabeza y volvió a mirar el horizonte una última vez antes de levantarse - La verdad es que quieres probarla pero estás demasiado orgulloso para preguntar sea a mí que a Teudis. Admítelo - bromeó soltando una risa gentil, melodiosa como el canto de un ave por luego volver a acercarse a la moto y suspirar -Mi niña - fingiendo una mueca arrepentida y sabiendo que comparar montón de engranajes a un hijo habría fastidiado el otro lobo. Volvió a negar y tomar el trapo sucio mientras observaba el motor.

- No tengo idea de lo qué se rompió esta vez - bufó y volviendo luego a mirar el otro, esperando un largo instante antes de hablar - Están cambiando muchas cosas en este lugar. Hay un muro que nos separa de lo que hay afuera de Likaia pero un muro no para el curso del destino - luego eligió el silencio sobre aquel asunto y se arrodilló al lado de la moto para volver a su trabajo con los engranajes - Si logro arreglarla y lograré sin duda, estarás obligado a probarla. No es tolerable un lobo tan tradicionalista en un lugar como este - volviendo a provocarlo con una sonrisa divertida mientras se ensuciaba las manos pero por fin encontró el problema y lo arregló rápidamente soltando un sonido satisfecho con los labios y por fin encendiendo el motor - Nada más que un capricho…. ¿Entonces, listo a dejar tu mentalidad de lobo atrasado y "evolucionarte" un poco?" - puso la punta de la lengua entre los dientes en un gesto descarado tal como sus palabras mientras el desafío brillaba en la mirada de la loba.
avatar
Yara Moldovan
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Marca del Lobo el Vie Mayo 09, 2014 5:23 pm

Michael Verkal








¿Más irritable? ¿Era eso posible? La verdad era que más allá de mostrar siempre una sonrisa en sus labios y tener la mirada calma para evitar que le vengan con preguntas, Michael era una tormenta en su interior. Rara vez peleaba con sus camaradas pero hasta había llegado a discutir con Alicia por una mala respuesta. La idea de que el Lider hubiese enviado a la muerte al capitán aun le hacía mucho ruido y odiaba realmente no poder meterse en esos líos de la asamblea por tener que estar  cuidando las inmediaciones de Likaia. Suspiró ante las palabras de la licana y sonrió de manera forzada, como siempre –Oh, Yara. Por un momento me ilusioné – diría en forma de broma, separando ambas manos y negando con la cabeza mientras sus cabellos claros se mecían apenas. Rápidamente su mirada salvaje se posó en la motocicleta de la licana y su sonrisa desapareció, marcándose el rechazo hacia esa cosa con dos ruedas. Su ceño se marcó al instante mientras negaba con la cabeza rápidamente. – Yara, muñeca…- empezó a decir mientras se cruzaba de brazos y hacía un gesto ligeramente galán, tal como su dueño. ¡Cómo irritaba a las licanas de la guardia con esa postura altiva que lo hacía parecer un perfecto cretino! Si tuviese un arma por cada golpe que Mausami le había dado, ya tendría el arsenal en su propia casa. – Yo corro más rápido que esa cosa. Y hago menos ruido…y soy menos problemático. – sonrió mientras se acercaba a la licana, poco más baja que él y pasaba su brazo por detrás del cuello de ella, directamente cubriéndole los hombros. Michael no conocía ni el espacio personal ni la prudencia al hacer sus movimientos. –Si me dedicases la mitad del tiempo que le dedicas a ese cacharro notarías que no solo no me rompo…sino que puedo funcionar durante horas – diría para formar una sonrisa abierta que mostraba sus perfectos dientes blancos. ¿Cómo era posible que ella lo soportase? Seguramente porque se conocían desde siempre. Ella era la chica que no le daba ni la hora al principio y lejos de volverse una más de sus conquistas, terminaron estableciendo una rara y compleja amistad.

Luego de un momento, la seriedad cayó sobre ambos cuando Yara fue quien tomó la palabra. Michael no pudo mantener su sonrisa ni con el mejor de los ánimos y atinó a apretar los labios y volver la mirada hacia el lado contrario, donde ella no estaba. No había que ser chaman para saber que todo se estaba moviendo alrededor de ellos. No había que ser un genio para notar que la motocicleta no era lo único roto en la manada de los Likaios. –El muro trata de frenar la guerra de afuera. Pero…¿Qué sucede cuando la guerra empieza a destruir desde dentro? –preguntó él. Quizás, en toda la tarde fue la primera vez que le dirigió una mirada desprovista de máscara. Michael estaba preocupado. Estuvo corriendo como condenado la noche anterior, cazando sin rumbo cuando supo que Roderick, un viejo amigo y Hans, su capitán, no volverían de la misión del líder. Y aun así, sabía que si se encontraba  cara a cara con éste, Alek no volvería a levantarse y por eso evitaba rotundamente esa parte de la ciudad.  

Sin embargo, el carácter abierto de ella volvieron a increparlo, haciendo que de nuevo, la sonrisa surgiese, solo que esta vez, totalmente natural – Yara, no soy un tradicionalista. Uso armas de fuego…mira…- diría sacando una pistola de su cinturón mientras se la mostraba. Rápidamente la desarmó ante sus ojos para así sacarle el cargador y lanzarla a manos de la bella mujer sin temer que ésta pudiese dispararla sin querer – Bien, chica ruda. ¿Quieres que monte tu cacharro? Lo haré. Pero dime ¿Has usado algo realmente útil como eso antes?- diría señalando la pistola. De esas, tenía muchas pero como luego del uso había que volverlas a colocar en el arsenal, solía andar con las armas que podía cargar.








Love to LCJUNIOR @ Caution 2.0


Si estás dispuesto a beber el veneno amargo de la cruel eternidad, te ofrezco mi mano...

• Guía de Inicio • Letanías del foro • Estatutos Básicos

avatar
Marca del Lobo
Admin

Mensajes : 390

Ver perfil de usuario http://guerradesangre.foro-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Re: In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Yara Moldovan el Sáb Mayo 10, 2014 12:41 pm

Estaba demasiado acostumbrada para reaccionar de cualquier modo ante de la actitud de Michael, tampoco ante sus palabras. La loba se divertía en provocarlo pero la verdad sobre la loba tenía rostro diferente. En aquellos días Yara estaba completamente desinteresada hacia cualquier cosa que no fuera su manada y la supervivencia de la misma, fiel a las orígenes de su gente a pesar de ser sociable hacia las invenciones humanas y más tolerante hacia la humanidad misma. Existían otros como ella pero no por este resultaban más listos que todos los otros. Fue complicado crear un equilibrio cuando los hijos de la luna vivían separados y casi en dos mundos distintos. Una manada podía ser un único aullido, mente, garras. Un único lobo. Cada equilibrio es no es eterno pero la loba creyó que una de las razones sobre la existencia de aquel muro, fue porque tenían también que defenderse de sus parecidos por cuanto éste fuera absurdo. ¿Vence el más fuerte o el más sabio? Imposible que decir. En aquella guerra Yara no vio vencedores, sólo el inexorable momento hacia la extinción y no únicamente la extinción de su gente. Cuando miró a Michael, a pesar de la sonrisa sobre sus labios cándidos como pétalos, su mirada refulgió de una luz que pareció expresar por completo aquel pensamiento. Fue tan fácil fingir de seguir con su existencia sin preocupación alguna, quién lograba enserio eran los cachorros que lograban oír mientras se reían y seguían jugando no muy lejos no de dónde se encontraban. Pero Yara sabía tal como el otro lobo, que un muro fue un obstáculo para detener la llegada de algo que antes o después lo habría sobrepasado o destruído. No hay salvación cuando el destino elige que tiene que cumplirse y no puede esperar. A pesar de este, la loba apreciaba aquel muro porque permitía a los más inocentes de seguir creyendo que fueran a salvo con ello y que iba a ser así para siempre.

- ¿Antes muñeca y luego llamas chica ruda a una loba crecida en los bosques? Sigo con mi teoría que estar solo por demasiado tiempo se haga mal. Ay tengo que ser precisa, solo con tus pensamientos. No existe peligro peor que eso - riendo por lo bajo, pero si Michael la conocía  bastante, habría supuesto que aquella actitud aparentemente tranquila y hasta descarada fue "su" muro para afrontar toda aquella situación. - ¿De verdad? ¿Corres más rápido? Me encanta… - levantando una ceja y con una sonrisa de medio lado, bajando su rostro sólo un instante por luego negar levemente con su cabeza sin perder aquella media sonrisa hasta que sus ojos no volvieron a encontrar la mirada de los ajenos - Si también te dedicara sólo la mitad de mi tiempo quedaría sin nada que hacer después del primer minuto, al menos esta niña me distrae por mucho más - acabando de limpiarse las manos con el trapo sucio mirando el otro de reojo con otra sonrisa. En otras situaciones fue lucido un repertorio menos agraciado y risas más sinceras seguían luego de palabras como aquellas pero a pesar de las sonrisas sobre los labios de ambos, pareció no existir una razón para hacerlo enserio.

Miró la pistola y paradójicamente ahora fue la loba a mirar aquella invención con cierto escepticismo - Prefiero las armas que me recuerden mis garras, no soy tan “revolucionaria”. Un trozo de hierro capaz de disparar otros puede poner distancia entre tú y tu enemigo y si también tienes una buena puntería… matarlo, pero lo que puede lacerarlo y dejarlo en agonía creo que despiertes un miedo recóndito, inconsciente y mucho más grande. Además ofrece una satisfacción mayor por quien está ansioso de recordar porque un tiempo los que no nacieron en la oscuridad, la temían y mucho. Cuando el simple sonido de un aullido en la noche, les helaba la sangre en las venas. Yo nací cuando estos tiempos ya fueron nada más que leyenda pero no por este perdón su atractivo ni la posibilidad que un día vuelvan - sus ojos lo miraron fijo y por fin los entrecerró cuando volvió a hablar - Somos la razón  de nuestra misma extinción, Michael. En el afán de seguir más rápidamente por el recorrido que está delante nuestras patas, nos olvidamos lo que dejamos por atrás y hasta olvidamos quien somos y lo que somos. ¿Entonces me pregunto si está también en nuestra naturaleza llevarnos hacia la extinción, erguir muros, ver nuestros hermanos y hermanas vivir en manadas diferentes, cuándo nacidos bajo la misma luna? Más el tiempo pasa y más veo que cada uno de nosotros se vuelve más parecido a los humanos, pero si por ellos es aceptable porque en su naturaleza desde el principio, en cambio para un hijo de la luna es como hacer un paso hacia atrás y no hacia adelante como deja creer - levantó su barbilla y sus ojos brillaron levemente - No hablo únicamente de este lugar sino de todo lo que está mas allà de aquel muro. Mi preocupación es para mi gente, ésta está en mi naturaleza pero no significa que sea justo para el equilibrio de las cosas. Estás cansado, lobo - concluyendo por fin y luego apartar la mirada, observando aquel trozo de hierro sin interés alguno. Yara prefería la funcionalidad en el combate. Nada les permitía de poner distancia entre ella y el enemigo si no los pequeños puñales que la loba llevaba siempre consigo, y lanzaba moviéndose con una agilidad tal que hacer pensar que no poseyera peso y que el viento la levantara mientras aquellas hojas agudas herían mortalmente al enemigo. Hojas lanzadas como si ejecutando una danza macabra. Mejor de eso, aunque una loba de Likaia, Yara quedaba fiel a las mejores armas que la naturaleza le hubiera ofrecido. Si misma y su naturaleza como loba.
Aparecimos como lágrimas de luna sobre esta tierra.
Somos su canto en la noche.Somos sus colmillos y sus garras.
avatar
Yara Moldovan
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Marca del Lobo el Dom Mayo 18, 2014 8:30 pm

Michael Verkal








Una sonrisa directa y un suave movimiento de hombros es la respuesta a las primeras palabras de ella. Claro que siempre tenía apodos para Yara, era casi una costumbre para él y sabía que si bien antes podían irritarle, ahora lo tomaba con humor. – El muro no es exactamente ‘solitario’ pero…digamos que sí, a veces uno extraña estar aquí dentro…- diría. ¿Quién pensaría que los licanos, hijos de la luna, se acostumbrarían a vivir dentro de una ciudad amurallada como lo era Likaia? Los Fenrir estarían trepándose en las paredes y los Ardwolf golpeándose como fieras contra éstas…Pero ellos no; ellos lentamente empezaban a olvidarse de lo que era la vida al aire libre…

Levantó ambas cejas y dedicó una mirada de desdén a la motocicleta, sintiendo el hedor de gasolina que soltaba por uno de esos tubos de metal -¿crees que no? ‘Regla numero uno de la guardia: Si no puedes correr más rápido que un cacharro con dos ruedas, dedicate a ser bibliotecario’- sonrió y luego la señaló de forma amistosa, con una sonrisa clásica que se formaba cuando estaba por hacer un chiste – Yara…No me pongas a pruebas. Sabes que soy de los que adoran demostrar las cosas y nunca me quedo en mis palabras – empezó a decir mientras sacaba una manzana de adentro de su chaqueta y empezaba a moverla entre sus manos, primero de una a la otra y luego lanzándola hacia lo alto para tomarla sin problema en un movimiento lleno de gracia y calma. Era hábil con las manos. Todos los de la guardia sabían que ahí era donde estaba el lado fuerte de Michael Verkal. Podría estar mirando hacia otro lado y su cuerpo reaccionaba rápido para enfocarse en el sitio donde el enemigo esperaba. Hábil, rápido y casi perfecto…¿Quién diría que podría ser tan despreocupado e infantil cuando no estaba de centinela en el muro?

Esperaba que dijese algo así como ‘Que interesante es esta arma’. De hecho, la mirada de Michael le devolvió una mueca cuando escuchó de la licana una negativa sensación respecto a la pistola que estaba en sus manos. – Yara…Esa arma…Este tipo de armas son lo que nos permiten mantenernos con vida. Los no-muertos las usan. No usarlas equivale a un grupo de hormigas peleando contra un titán. – Sabía que los ancianos aun estaban en contra del uso de armas. Lo entendía porque sus tiempos pasados no permitían aquello, pero los más jóvenes sabían que eso era lo que evitaba, junto con las murallas, que los likaios estuviesen totalmente desnudos. –Tener una de esas apuntándote en el rostro te genera el mismo miedo que los aullidos en la noche. Gracias a algunos…muchos de nuestros secretos se han contado entre los no-muertos y los humanos mismos. Ya no gozamos de las sombras para escondernos…¿Puedes comprender lo que te digo?- Estaba confundido. Realmente lo estaba. En la guardia, los licanos tenían un pensamiento mucho más hermético y radical. Sabían que si no existiesen las murallas, los vampiros podrían atacar en grupos y destruir a los pequeños. Sabían que si no existiesen las luces ultravioletas ubicadas en las cimas de Likaia, en un ataque de vampiros, éstos barrerían con toda la ciudadela. Eran más poderosos, sí, pero eran menores en número y a hora, esas bestias colmilludas habían aprendido a usar la plata como arma – Yara…Todo lo que dices es muy bello pero en estos tiempos que corren, es inútil. Mira a los Fenrir…Están encerrados en un sitio secreto. Son menos que nosotros y es cuestión de tiempo para q ue se extingan. Mira a los Ardwolf, que se apegan tanto a sus tradiciones que también bajan en número de forma terriblemente rápida…El concilio es una prueba de ello. Fueron 150 licanos de todas las manadas…Volvió Alek, nuestro líder…Solo él. – diría de manera casi doliente mientras buscaba apelar al pensamiento más práctico de la licana. Sabía, en el fondo de su alma, sabía que ella tenía razón y aun así, por alguna razón que él desconocía, se negaba a dársela. Soltó un suspiro finalmente y negó con la cabeza, cayendo sobre su frente el cabello ligeramente sucio por el polvo – Lo estoy, Yara. Realmente estoy cansado. Ya no puedo escuchar a Gaia…Ya no la siento. Solo siento que debo mantener esto funcionando y…debo consumir mi deseo de asesinar a Alek por lo que ha hecho. Nuestro propio líder es el único que regresa del concilio…nuestro propio líder es el que manda a mis amigos a una misión suicida…Nuestro líder se imprima con una hembra que ha gritado a los cuatro vientos nuestros secretos…Dime una palabra, Yara…solo una que me detenga de tomar esa arma e ir a meterle un disparo en medio de los ojos…Detenme, por favor…-









Love to LCJUNIOR @ Caution 2.0


Si estás dispuesto a beber el veneno amargo de la cruel eternidad, te ofrezco mi mano...

• Guía de Inicio • Letanías del foro • Estatutos Básicos

avatar
Marca del Lobo
Admin

Mensajes : 390

Ver perfil de usuario http://guerradesangre.foro-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Re: In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Yara Moldovan el Lun Mayo 19, 2014 4:56 pm

Bromear seguía pareciendo el único modo para no pensar en todo lo que estaba ocurriendo, pero la broma no pudo durar por mucho tiempo. Fue suficiente una mirada para permitir que cada sonrisa desvaneciera y los dos lobos se encontraran nuevamente ante la realidad. Por años Yara huyó ante la posibilidad de conseguir cualquier tipo de unión emotiva, vivía en una manada sin embargo fue como si viviera completamente sola. El muro que irguió entre ella y quién se acercaba demasiado no era algo menos de lo que ahora separaba Likaia de todo el resto. La loba protegía a si misma ante el peligro de volver a vivir un recuerdo. Con el tiempo aprendió a afrontar desilusiones, dolor …pero también sabía  de lo qué estaba capaz si percibía algo amenazar el poco que todavía consideraba como suyo. Pudo ser parte de aquella manada pero siempre quedaba un lobo, un ser que reaccionaba por instinto y como piensas que reaccionaría un animal salvaje si mínimamente amenazado?

Yara paró de ser cachorro hace mucho tiempo, sin embargo seguía eligiendo de no tener compañeros  de ningún tipo por esta razón y por miedo…

Eso ya ocurrió. Sólo una vez. Sólo una y fue suficiente para permitir a la culpa de perseguirla y atormentarla por años. Como hoja de cuchillo que parte un hilo frágil y sutil con extrema facilidad, ella perdió todo en un parpadeo. La unión afectiva con otros seres ofuscaba la razón y permitía al instinto más primordial de prevalecer también actuando de modo desconsiderado y aunque Yara lo evitara no siempre pudo rechazarlo por completo y quizás tampoco podía huir para siempre ante de ello.

- Lo haré - sentenció luego de algunos segundos y con la mirada de sus grandes ojos fija sobre el otro - No porque pienso que no sea justo que esta hembra muera sino porque no quiero que pagues para haber cometido un acto imprudente y del que podrías arrepentirte luego. Demasiados inocentes pagan por las culpas ajenas, no quiero que seas uno de ellos. - la loba habló en un tono que no dejaba lugar a dudas, tampoco la sombra de temor en la mirada que seguía quedando fija en la ajena. - Te conozco hace demasiado tiempo para permitirte el lujo de morir como verdugo, mártir o como héroe - en aquel entonces el tono fue levemente sarcástico pero no faltaba de convicción. - Es imposible parar de percibir lo que nos ha creado, podemos ignorarlo quizás pero no para siempre. Cada imperio se derrumba, cada raza puede extinguirse. Gaia sobrevivirá, siempre. Sin embargo tenemos una elección. Elegir si extinguirnos y desvanecer como polvo en el viento, o sobrevivir. A pesar de que creo que tres clanes serían más fuertes si uno, yo quiero la supervivencia de mi gente y por lo tanto la tuya también. Tomar aquel trozo de hierro y acabar la vida de aquella hembra no va a asegurar la supervivencia de nuestra gente, no cambiará lo que ya ha ocurrido pero conseguirás tu venganza, lobo. Puedo asegurarte, no existe nada que cuando probado te vuelva más sediento que antes y también sea capaz de atormentarte por el deseo de conseguir otro de ello, hasta olvidar cuando empezó todo. La venganza nunca puede ser saciada. Si presionarás el gatillo sólo tendrás la ilusión pero volverá a ti...antes que puedas darte cuenta - Yara la percibió sólo una vez. Aquella sed. Cuando vio que todo le fue sacado. En aquel tiempo su "todo" fueron un par de ojos puros y gentiles que la miraban y le hacían creer que no existían diferencias entre un mundo y el otro , que dos seres pudieran ser uno. Un poder enorme en las manos de un alma mortal. Nunca volvió a ver un ser humano tan puro. Jamás.

La loba empezó a creer en aquellas palabras, en aquel ser, hasta convencerse que todo fuera posible pero los cuentos quedan cuentos y pagó el precio de su error viendo la muerte en aquella mirada tan gentil. Todavía se acordaba de la caricia en su rostro, caricia que le pedía de no culparse de nada aunque el tormento ya estaba visible. También exhalando su ultimo aliento la mirada de aquel ser quedó pura y inocente mientras dejaba quel mundo en un charco de sangre, abandonando la loba a ser presa entre las manos del odio. La venganza y la rabia arriesgaron de consumirla pero en cambio de permitir a aquella sed sin fin de transformarla en lo que habría acabado con detestar, permitió al tiempo de aliviar aquella profunda herida hasta plasmar todo y dejar que el destino siguiera cumpliéndose. Ahora, el punto dónde recibió aquella caricia parecía quemarle como antigua marca en la piel. Lo que el tiempo hizo en Yara, Michael podía observarlo en aquel mismo entonces ya que la loba le estaba permitiendo de entrever algo ocultado por mucho tiempo. Su dolor.

Existía una razón por la que la loba odiaba aquellos trozos de hierro. Pistolas o fusiles le daba igual, detestaba aquel tipo de armas.

Fue justo un disparo salido de una pistola y dirigido hacia ella, a destruir aquel pequeño y frágil mundo y en cambio un otro pagó con su misma vida con tal que salvarla. Todavía recordaba el terrible sonido del metal que perforaba la carne y los huesos hasta traspasar el cuerpo y salir encajándose en el tronco de un árbol con un horrible "crack." El ruido de aquel cuerpo que se aflojaba en la hierba. Su grito de rabia y dolor.

Odiaba aquel maldito trozo de hierro. Los odiaba todos.

Bajó la mirada sobre la manzana todavía entre las manos del otro y con un gesto rápido golpeó el codo para hacerle soltar el agarre y atrapar el fruto entre sus dedos con una sonrisa descarada - Tienes lugar de honor como bibliotecario, más que yo - volviendo a aliviar aquella frustración con la ironía que caracterizó mucha de sus conversaciones - Es porque sé que no esperarías tampoco un segundo para demostrar algo, que te dije eso. No hay nada que tienes que demostrar a nadie, tampoco a ti mismo. Sabes perfectamente de ser capaz de presionar el gatillo y matar a ambos pero también sé que estás perfectamente consciente que una vez hecho, no te sentirás mejor que ahora. Te ensuciarás las manos y quizás más que eso por algo que no va a ayudarnos. Ni en entender cómo cambiar las cosas ni ayudará Likaia en quedar a salvo - volviendo a mirarlo a los ojos - Un muro queda un muro, Michael. Son los lobos que eligen vivir tras aquel muro a tener que demostrar una verdad que sigue existiendo. O sea ademàs que un montón de piedras construido para protegerlos, en ellos sigue existiendo algo más fuerte y que son capaces de algo más que empuñar una pistola y acabar una vida con un proyectil - su mirada quedó en la ajena y una leve sonrisa de medio lado se le dibujó en los labios.

- Y como dejé entender muy claramente, eres demasiado lento. - exordiendo luego de haber desviado su mirada y haber dado un mordisco a la manzana, volviendo en su sólida armadura de ironía y sarcasmo mientras apagaba el motor todavía con la manzana entre los dientes - Tampoco quieres hacer una tentativa y conducir una moto - masculló mientras agarró el manillar y caminando la empujó, encaminándose tranquilamente hacia la senda ante de ellos.
avatar
Yara Moldovan
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Marca del Lobo el Vie Jun 20, 2014 1:17 am


Don´t go by the river

Madame Luciare



 

Le detendría, por supuesto que lo haría. Sin embargo, no por piedad a Satinne y el infame líder al que debía proteger. Ella no deseaba que ellos viviesen más que él. Solo lo hacía para protegerlo. ¿En qué momento, Michael, dejaste que una hembra que se dedicaba a salvar cacharros a los cuales les hablaba como si fuesen personas  te protegiese a ti? Los ojos de aquel licano bajaron un par de centímetros para así evitar la mirada ajena mientras sentía el aroma del líquido que alimentaba la motocicleta quemándose lentamente. Un aroma extraño que nunca había llegado a desagradarle del todo. Era como el aroma de las armas al dispararlas…la pólvora quemándose y, así, perder lentamente lo que los hacía salvajes. Pasó saliva mientras escuchaba como Yara explicaba la razón por la que le detendría y fue entonces que volvió a verle, esta vez frunciendo el ceño como si alguna de las palabras de la joven hubiesen golpeado su ego masculino. – Hablas como un Fenrir- dijo con desdén, casi como si lo estuviese escupiendo en su cara. Volvió a bajar su rostro mientras apretaba los labios y volvía la mirada a la puerta abierta del lugar, respirando con profunda molestia mientras sentía como si en sus puños estuviese en cuello de esa licana o del Lider, prontos a ser presionados con la furia de mil bestias – No es mi interés volverme en el próximo líder… - dijo secamente, sin dejar de mirar la puerta abierta – ...Por eso no lo he matado. Y a ella no la he ejecutado porque…- empezó a decir y entonces notó que no tenía respuesta a aquellas palabras. Realmente no sabía qué evitaba que fuese al lugar donde Satinne estaba encerrada, abriese la puerta, la sacase a rastras del sitio tomándole por los cabellos y le dijese ante todo el pueblo likaio que gracias a su estupidez, moriría por la ley marcial. De hecho, podría hacerlo puesto que la misma ley le daba pie a ejecutar a cualquiera que revelase los secretos de los licanos al mundo externo. - ¡Tú no sabes nada, Yara! – exclamó presa de la furia cuando notó que no tenía nada que frenarle en ese momento. Podría matar a Satinne y dejar todo atrás…Y aun así, por alguna razón, no lo había hecho ¿Qué se lo impedía? ¿La loba amante de las maquinas? – Alek volvió como un cobarde y porque no lo ejecutamos antes, mira lo que acaba de hacer ¡Mandó a morir a los nuestros a un nido de vampiros! ¿Con qué estúpido hippie has hablado para pensar que el castigo por las acciones no es algo que debe realizarse? ¡Si hubiésemos matado a ese cabrón la primera vez, Hans estaría vivo! ¡Roderick estaría vivo! ¡Hablas de salvar una raza y no vez que lo que puede salvarnos es ejecutar a los que están matándonos desde dentro! – rugió al voltearse, clavando sus ojos ambarinos en ella con el ceño fruncido y su respiración agitada. Sus puños estaban tan rojos como el hierro candente que se pone a hervir antes de forjar un arma. Sentía la sangre correr en sus venas como un río de aceite hirviendo sabiendo que podría rugir cual bestia sedienta, alimentarse de esos dos traidores y seguir caminando como si nada ¿qué sabía Yara de la vida del guardian? ¿Había visto ella morir a algun compañero? ¿Sabía lo que existía fuera de los muros? Seguramente no. ¿Qué podía saber la chica de los cacharros de lo que Michael había visto? Ella no conocía a Hans…Ella no conocía a Roderick…Ella no conocía a ninguno de los que Alek abandonó en el concilio de los Fenrir.

Mantuvo su mirada desafiante con la de ella, mientras sentía el aliento entrar y salir de sus pulmones como toro embravecido. Sin embargo, con cada inspiración y exhalación más lograba calmar sus músculos. Ella no tenía la culpa de nada. Él se estaba descargando con la persona equivocada.

-Lo lamento – susurró mientras bajaba un centímetro la mirada para así dejar en claro que estaba apenado. Su carácter explosivo era algo que rara vez mostraba y quizás, solo quizás, lo hacía con quienes realmente le despertaban confianza. Michael era, para todos, un tipo al cual pocas cosas le preocupaban. Pero con Yara había discutido varias veces por diversas razones. Ella era…diferente en muchos aspectos a varias licanas con las que había cruzado antes. Ella no temía detenerlo y él no temía gruñirle por eso.

-Si tomo tu cacharro, Yara…lo romperé – dijo finalmente. No esperaba tener equilibrio en esa cosa. Sabía que en el momento en que lo encendiese, él y el cacharro terminarían estampados en el árbol más cercano.




Si estás dispuesto a beber el veneno amargo de la cruel eternidad, te ofrezco mi mano...

• Guía de Inicio • Letanías del foro • Estatutos Básicos

avatar
Marca del Lobo
Admin

Mensajes : 390

Ver perfil de usuario http://guerradesangre.foro-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Re: In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Yara Moldovan el Lun Jun 23, 2014 5:32 am

Luego de un primero instante de perplejidad y asombro, quedó en perfecto silencio a escuchar aquellas palabras que fueron lanzadas en el aire con brutalidad, fue peor que recibir un golpe en la cara pero ella quedó perfectamente inmóvil. Sus ojos luminosos que lo miraban fijo y brillaban como estrellas mientras escuchaba la furia de un lobo obligado a quedar a observar impotente mientras le sacaban algo que le pertenecía y todo había ocurrido por culpa de un error. Un grave error. La vida ajena no nos pertenece pero igualmente acabamos con pensarlo cuando por mucho tiempo compartimos nuestra existencia junto a otras personas. En una manada esto tiene más sentido que en otras situaciones. Si nos sacan lo que es parte de nuestra existencia, nos convertimos en animales irracionales, llenos de rencor, de odio y nuestra boca se pone árida. Una sed inesperada que nos guía a condenarnos para siempre con tal que satisfacerla.

Ella entendía, aunque sin decir una palabra, entendía perfectamente. Porque aquel día lanzó un aullido feroz contra el mundo y algo en ella se partió y nunca volvió a resanarse. Jamás.

En aquel entonces supo de ser el "cielo" contra el que Michael deseaba gritar, la paciencia que llegó al límite, porque nada se puede callar por demasiado tiempo. La loba aceptó ser lo que el lobo necesitaba en aquel momento, sabiendo que probabilmente iba a aliviarlo por un rato. Cuándo Yara necesitó aquel cielo contra el que dirigir toda su rabia, Michael no estaba, aún no se conocían pero estaba segura que habría hecho lo mismo, quedándose a escuchar mientras gritaba contra el destino y sufriendo ante su naturaleza caprichosa, mezquina y terriblemente injusta.

Pensaba en él cada día. Pensaba en su ánimo gentil, su ser inocente, único. Cada día pensaba en la vida que le impidió vivir. Nunca habría tenido que acercarse a él, nunca habría tenido que volver a verlo. Ahora estaría vivo, probablemente casado, con hijos, habría envejecido o sencillamente habría vivido su existencia como merecía hacer. Yara seguía con su vida y en cambio deseaba haber muerto con tal que permitir a él de vivir. Si ahora iba a dejar que Michael se matara para conseguir su venganza, habría sido como permitir que el pasado volviera a repetirse.

Luego de algunos instantes de silencio Yara se rozó la oreja con una mano y levantó una ceja, minimizando todo con sutil ironía como siempre. Deseaba proteger a si misma cuando se acercaba a algo ya experimentado en pasado y amenazaba con volver a dolerle - Mi óptimo oído te agradece por esto- friccionándose la oreja derecha y luego suspirando pacientemente, pero la mirada de sus ojos quedaba luminosa, profunda y a pesar de la expresión tranquila sobre su rostro, aquella mirada pareció comunicarle: "Óptima tentativa, pero mi palabra queda."

No era la primera vez que el lobo le gruñía contra y amenazaba con morderla y no era la primera vez que la loba con testarudez hacía lo mismo para impedirle de cometer alguna idiotez.

Subió a su moto y sus largas piernas la mantenían en perfecto equilibrio mientras esperaba - Vamos, sube - sentenció - Y si también veo un sólo arañazo te daré una buena razón para gritar como hiciste antes -   sonriendo descaradamente, esperando que el lobo subiera y tomara el manillar de la moto mientras ella habría quedado sentada detrás de él, lista a impedir que chocaran contra el primer árbol. Esperó para poderle susurrar muy claramente a la oreja - Vivir detrás de un muro de mierda es no vivir, Michael. Es ser esclavos de un par de ladrillos. Yo no hablo como un Fenrir, un Ardwolf, ni un humano. Hablo como lo que soy, una loba de Likaia. Queda un muro de mierda y los que han muerto más allá de aquel muro fueron lobos que probablemente habrían muerto con o sin aquel muro de mierda y por mano de un lobo incapaz de demostrarse un líder y defenderlos. Queda el hecho que han muerto siendo lo que eran, lobos. Eso es lo importante -
avatar
Yara Moldovan
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In medio stat virtus ( abierto )

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.