Paciente #N00122

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Paciente #N00122

Mensaje por Josef Szymanw el Dom Abr 27, 2014 9:11 pm

La humedad forma pequeñas gotas  de agua sobre las tuberías. Cada pequeña gota se desliza bordeando el metal absorbiendo parte de su frío casi glacial hasta precipitarse en el vacío. El impacto no causaría mayor impresión que el aire nocivo y hendido de la estancia, sino fuera por la causa que hace efecto en el hombre tendido justo bajo la superficie de condensación.

Sus manos perdidas del color del sol, dan muestras de crispación en cada convulso movimiento de sus ojos por captar luz, allí donde las sombras se mueven por la estancia. Las correas que sujetan su cuerpo contra la camilla hace tiempo que le fijan a esta, tanto que casi no puede recordar el paso de las horas, siquiera días. Aun con horror reconoce, esperar no llevar tanto tiempo ahí, donde quiera que signifique que esta. Desprovisto de ropa, su cuerpo acumula el paso de malestares impropios de su edad, desorientación y visiones. La sed le corroe la garganta áspera y solo atisba a tragar resecas flemas que poco o nada alivian su elevada tensión.

- ¿Por... que... me hace es...to? - su voz, apenas impregnada de valor, procura encontrar una justificación con la figura que paciente, se agazapa en la profundidad de la sombra. La respuesta se demora. Otra gota impacta contra su frente y la cordura intenta aferrarse al dique de la realidad, en lo que sus lagrimas afloran.

- Ud. sufría lo que comúnmente se denomina, tendencia suicida. - apenas un susurro, firme y distante.

La respuesta trae amargos recuerdos, sinceros. Una perdida insuperable, conductas nocivas, malas decisiones, un puente y el deseo de dejarlo todo atrás. El mundo parece girar en torno al hombre tendido mientras encaja las piezas de su mente desperdigada.

- No, no, es...espere. ¡Yo... me arrepentí y nade hacia la orilla! - reclama con un toque de ira, resonando desde lo más hondo de su incomoda situación.

Unas manos más pálidas que las suyas, sujetan con fuerza sus sienes. Una cascada de cabello acontece a la aparición de un rostro cuasi humano, en cuya faz dos orbes tan blancos como el marfil, dotan de perversa maldad al conjunto. La criatura se inclina sobre el hombre tendido y su voz, dulce como la miel trae el aliento de la muerte en él.

- Amigo mio, por supuesto que lo hizo. Y ahora es tiempo de pensar, sino habría sido mejor quedarse abajo. El agua no sirve solo para beberla o ahogarse. Me ayudara a demostrar que tiene otros usos... -
avatar
Josef Szymanw
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.