Perfumada confianza, suave mentira

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Perfumada confianza, suave mentira

Mensaje por Arcueid van Rip el Jue Abr 17, 2014 4:22 am

Otra noche, otra jornada de cacería finalizada para los hijos de Raphael. La hora de replegarse de regreso a la fortaleza para los Iluminados había sido dado y de entre los árboles del espeso bosque salieron todos los vampiro a tomar sus respectivos vehículos y regresar a descansar y, quizás, dejarse envolver por los brazos de las bellas y dedicadas cortesanas que tanta paz traían a aquellos cuyo labor estaba en el combate y la guerra. La pelirroja retomó sus tareas tan pronto se vio recuperada de las heridas hechas en los bosques del norte esa noche maldita que se había enterado que durante trescientos años el hombre que amó alguna vez consiguió huir pero nunca volvió. Estaba plenamente entregada en cuerpo y alma al cazador de mirada ambarina y confiaba en él ciegamente, aun lo seguiría haciendo si ese secreto jamás hubiese conocido la luz, pero cada tanto no podía evitar preguntarse por qué Dimitri no regresó con la familia que tanto lo habia llorado, que tanto había sufrido y cambiado por su dolorosa ausencia. Luego sacudía su cabeza y evitaba continuar alimentando un veneno dentro de ella que quizás no haría justicia a su verdadero destino o una voz amiga la sacaba de esa tormenta de pensamientos como una cuerda que la salvaba de caer a un abismo. Cuando se dio cuenta fue la voz de Rowan la que la despertó del trance de sus pensamientos... Últimamente la cazadora de rizos de ébano se había vuelto su acompañante preferido y más recurrente a la hora de salir a frenar el avance de los lobos por los territorios Raphael que por alguna razón no era tan concurrido como antes. Y aun así, pensándolo detenidamente, nadie sabía si eso podía significar algo bueno o malo. Aun así cazar con alguien que había preferido dejar atrás los rumores y la mala fama forjada por los rumores y la mala suerte se había convertido en un alivio que la pelirroja solo conoció en el momento en que se dio cuenta que el odio de Evans se iba calmando poco a poco como una tormenta que luego de desatarse sigue su curso. Al mismo tiempo Rowan McArthy se transformó en aquello que sólo conoció dentro de los muros de la fortaleza de la mano de Sophia pero cuando esa idea afloraba en su mente tenía que volver a plantar sus pies con firmeza y suavidad en la tierra. Aun detrás del rostro más gentil podía ocultarse la verdadera piel de un traidor…

Afortunadamente la desconfianza no había impedido que pudieran entablar una relación amena. Como todas las noches volvían de cazar mientras hablaban de las pequeñas novedades de la fortaleza y de la vida, de armas o trabajo, inclusive de los distintos tiempos en los que cada una había nacido y sus marcadas diferencias, entre ellas esa obsesión enfermiza de su padre por casarla a cualquier costo y, por ende, las travesuras con las que se ganó el odio de cada uno de sus pretendientes que ahora no eran más que unas divertidas anécdotas con las que podía recordar su vida como humana. La idea era más seria y más evocada al trabajo y la estrategia, pero el regreso era más ameno y relajado. -¿Y bien Rowan? - dijo la pelirroja mientras volteaba a ver a la mujer de bucles de noche mientras el jeep avanzaba por el camino de tierra. Un cielo claro como pocos dejaba ver a luna y las estrellas en todo su resplandor por lo que aun sin la aguda vista que su naturaleza le había concebido como una bendición hubiese podido ver su rostro entre la limitada oscuridad de esa noche estrellada. Cuando sus ojos se encontraron con aquella aguda mirada sonrió amplia recordando la primera cacería que habían compartido antes del incidente de la Torre de los Ancestros. - ¿Que te parece si nuevamente vamos a visitar a las cortesanas y darles el honor de atendernos?- una oferta tentadora para cualquiera que prueba el beso de la batalla y cuyo cuerpo clama paz. Levantó los brazos como si alegara inocencia.- Si no quieres esta bien, no quiero terminar como el último tipo que no entendió cuando dijiste “no”-. Con el renombre que se había hecho en poco tiempo y la belleza de la joven soldado era obvio que empezarían a caer las propuestas de la misma forma que cayo el ultimo que se animo a insistir de más. A diferencia de aquella vez esperaba, por supuesto, no solo salir ilesa sino también lograr desentramar un poco más de aquella maraña de dudas que se había tejido alrededor de esa dudosa guardia del cuerpo de Raphael y el duelo que Sophia había frenado involuntariamente pero, quizás para alivio de muchos. De no ser así uno hubiese muerto en combate y el otro declarado traidor y muerto bajo la hoja de la espada del líder del clan. Pronto atravesaron los muros de la enorme construcción y dejaron el jeep para que lo prepararan para la noche siguiente, ellas ahí no tenían más que hacer...
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfumada confianza, suave mentira

Mensaje por Rowan McArthy el Lun Mayo 05, 2014 8:22 pm

La cacería había terminado y como cada noche los guerreros regresaban al que considersban su hogar, un hogar que había sido violentado, en cuyo interior germinaba un fruto amargo y mortal. Rowan conducía el jeep con pericia en los terrenos agrestes que comprendían el territorio de los Raphael, sus ojos oscuros estaban concentrados en la inexistente senda que debía seguir para alcanzar su objetivo, el amparo de los muros raphaelitas. Sus rasgos delicados se mantenían serenos, con aquella máscara de frialdad e indiferencia con que solía obsequiar a quien fuese que se cruzada en su camino, la convivencia con otros no era su fuerte y menos aún sintiendose como se sentía desde la fatídica noche que había cambiado todo, nuevamente, dentro del clan; se sentía sola en territorio de lobos, abandonada a su suerte, temerosa de un golpe por la espalda, ansiosa, casi paranoica, no podía confiar en nadie... en nadie menos en aquella que ocupaba el lugar a su siniestra y que como ella parecía padecer el cansancio de una noche más de escaramuzas, pero si algo había descifrado en aquella mirada de un azul radiante era cuando sus pensamientos la llevaban lejos, aún lugar asilado en donde ella ni ningún otro podían acceder, sí de forma imprevisible aquellas dos amazonas habían establecido una relación cercana, contra todo pronóstico.

~Estamos cerca ya~ le dijo con voz calmada, sabía que podría oírla aún sobre el rugido del motor 4x4 del jeep, esperó una respuesta que no llegó y la miró por el rabillo del ojo, la descubrió ausente y su ceño se frunció, aquello se hacía cada vez más habitual, repitió su llamado una vez más y constato que efectivamente no le había oído, levantó las cejas escéptica cuando oyó su petición y una sonrisa irónica se pintó en sus labios carnosos. Recordó al cazador que había hecho esa misma pregunta en un trayecto similar a aquel, se había limitado a rechazar la oferta mientras ocupaba la plaza izquierda de aquel otro jeep, había visto la mueca de disgusto en el fuerte rostro del cazador, le dio menos importancia que a una piedra en el camino, pero cuando el vehículo estuvo guardado y ellos fuera de él, aquella invitación se repitió en un tono más demandante; Rowan había fruncido las cejas y endurecido el rostro antes de volver a rechazarlo, giró para retirarse y una fuerte mano apresó su brazo, se volvió con los ojos completamente rojos y descargó un puñetazo directo a la garganta, sintió el cartílago ceder bajo la presión de sus nudillos y vio al vástago caer estrepitosamente, lo próximo que sintió fue la bota de la castaña sobre su cuello y justo frente a sus ojos el cañón del arma de asalto que aún portaba la vampiresa ~He dicho no, espero quede claro~ le espetó con la voz fría como el acero e igual de afilada, se movió velozmente alejándose del caído que ahora era rodeado por otros vástagos.

Volvió al presente mientras se adentraban en las murallas exteriores, llevó al jeep con suavidad hasta el garaje subterráneo y dejó que Arcueid descendiera para colocarse a su lado, le miró con una mirada dura ~¿Sabiendo cómo terminó ese cazador te atreves a invitarme?~ su voz  no delataba su estado de ánimo, plana y sin emociones brotaba de sus labios ~Tienes suerte de ser la única persona en toda la fortaleza a la que le permito una invitación de ésta índole~ esbozó una sonrisa borrando la dureza de su rostro y lo impersonal de su voz, dio una palmada en la espalda de la pelirroja y le animó con la mirada a seguirle en su camino a las habitaciones de las cortesanas.
avatar
Rowan McArthy
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfumada confianza, suave mentira

Mensaje por Arcueid van Rip el Lun Mayo 12, 2014 12:10 am

Una risa sonora salió de la boca de la pelirroja mientras escuchaba a su compañera. La acción la había visto desde el interior de la fortaleza con su casi inseparable cómplice rubio a su lado que se había acercado para decirle o avisarle algo que en ese momento ya estaba olvidado. Cuando se volteo hacia la ventana alcanzo a ver el momento justo en el que el soldado, un soldado que entendía mucho de cortesanas pero nada de amazonas, solo para recibir el puño de Rowan en su garganta antes de que Arcueid y Sophia entrarán en un leve ataque de risa. Aun con un poco más de trescientos años las amazonas seguían siendo algo relativamente nuevo incluso para los más veteranos y entre tantas cortesanas tan predispuestas y serviciales encontrarse con una mujer que dijera “no” de la forma en que la vampiresa de bucles de ébano lo había hecho. La docilidad no era una característica muy propia de las amazonas de Raphael… De ninguna.
-Es que yo si soy encantadora. Y no te intento llevar de la muñeca...- bromeó sonriente mientras llevaba ambas manos a su espalda y se balanceaba como si fuera una simple colegiala bromeando con su amiga. Y en cierta parte el sentimiento se le asemeja… Incluso Raphael mismo le había dado un camino que debía recorrer sola, silenciosa, entre las sombras que no admitían ese compañerismo y honor que los soldados normalmente tenían. Aunque no fuera una cortesana para intentar comunicarse con Marca de la Sangre la pelirroja se había abrigado en los mantos oscuros de su dominio y se lo agradecía con cada víctima que manchaba el filo de sus cuchillas o cada muerte que hacía en su nombre y en el nombre de los Raphael. Pensar en otro rumbo era difícil con tanto odio y miedo rondando la leyenda de la “Bruja de Raphael” aun ante las nuevas y escépticas generaciones que al ver la realidad, la existencia de vampiros y licanos, no cerraban su mente a creer que esa mujer fuera capaz de usar artimañas salidas del infierno y embrujar incluso al soldado con fuerte de voluntad. Realmente es increíble como vuela la imaginación y el escepticismo se hace mil pedazos ante esta cuando el miedo entra de por medio… Con todo aquello plasmado a flor de piel en sus trescientos años en la fortaleza era inevitable que en esos meses que pasaron y sin quererlo empezara a ver a Rowan casi de la misma forma en que veía a Sophia; de alguna forma Rowan empezaba a volverse para Arcueid lo que Dimitri fue para Evans alguna vez y eso era algo que temía, que no podía permitir interferir en su labor.
Esas ideas chocaban constantemente en su cabeza sin que dejara ese semblante sonriente y relajado que tanto la caracterizaba como una máscara perfecta que ocultaba todo cuanto pudiera: intenciones, planes, incluso aquellas emociones de dolor y tristeza que sus entrenamientos le hicieron suprimir a la fuerza. No podía permitirse a arriesgar cualquier tipo de confianza que aquella mujer de fría mirada hubiese llegado a tener a su persona; como mujer, como amiga, como guerrera, lo que fuera servirá y era demasiado valioso ahora si quería saber que demonios había ocurrido esa noche, al menos por su parte. Llegaron a un cuarto con una pesada puerta de madera donde Sophia las esperaba ya con una habitación acomodada por una cortesana amante, tan habilidosa y hermosa como la misma Isis. Isis… ¿Que había ocurrido con aquella mujer de sensual mirada y cuerpo deslumbrante capaz de obtener las miradas deseosas de cualquier hombre y las envidiosas de cualquier mujer? Desde hacía tiempo su cuerpo complaciente había dejado de pasearse por los pasillos de la fortaleza a diferencia del rumor entre soldados de que algo en ella había cambiado; como si buscara satisfacción en vez de satisfacer. “Una mala época…” fue lo primero que pensó la pelirroja cuando Sophia le comentó su situación. La crisis de los Raphael había golpeado con demasiada fuerza como para que ella no la sintiera y era entendible que necesitase su espacio. Después de todo estos años había servido bien y no había mejor cortesana que ella. Aún sentía que le debía algo después de los cuidados que le dio a ella y a Rowan la primera noche que salieron a cazar juntas. Esta noche la rutina sería parecida… Un baño entre hierbas y suaves aromas para alivianar la tensión con fruta o alguna copa que les trajeran en ese momento. Mientras la amazona empezaba a deshacerse de su vestimenta Sophia se tomó unos momentos para salir con la otra vampiresa dejando a ambas guerreras para relajarse en el baño. 
-Y dime… ¿Como llevas tu repentina fama? Cuando volví de a la Fortaleza ya todo el mundo te admirada o por lo menos te conocía.- su voz sonaba despreocupada y tranquila aunque empezará a hondar en un tema tan turbio como ese. Se acercó a Rowan y le dio un pequeño golpe con el codo. -Siendo la nueva heroína del Clan no deberías culpar a los que quieren salir contigo.-
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfumada confianza, suave mentira

Mensaje por Rowan McArthy el Lun Jun 16, 2014 9:04 pm

Una de sus fina cejas se elevó con diversión al oír las palabras de la amazona pelirroja; solamente el eco de las pisadas de las dos mujeres rompía el silencio que las acompañó hasta la habitación que tan puntualmente Sophia y otra cortesana habían preparado para ambas; su mirada cansada recorrió la habitación trayendo a su mente su primera noche ente los cuidados de aquellas hermosas y delicadas mujeres que fungían como amantes de otros guerreros del clan; una mueca de incredulidad se dibujó tenue en sus labios al encordar que eran justo aquellas las únicas en recibir los mensajes de Marca de Sangre; una más de la cosas que había ido descubriendo en el tiempo que llevaba en la fortaleza; la misma Marca de Sangre era un misterio para ella, que era tan poco inclinada a la fe ciega en deidades; pero había leído con avidez los escritos de las letradas acerca del tiempo en que la Madre de las Casas de Sangre se dejaba oír por medio de las suaves voces de las cortesanas raphaelitas, un tiempo ya lejano, anterior a la Guerra de las Cenizas.

El sonido de los pasos de las cortesanas saliendo de la habitación le hizo volver a poner atención en algo más que las cavilaciones que, ocasionalmente, fluían incontrolables en su mente frenética; se sacó el atuendo habitual que solía llevar en sus cacerías; telas fuertes y resistentes tal como lo hubiesen sido las usadas para el uniforme de la milicia humana; aún conservaba el hábito de llevar ropas como aquellas en contraste con las prendas de piel que el común delos guerreros raphaelitas usaban, únicamente portaba una chaqueta de piel que cayó con pesadez en una silla cercana junto con el resto de su ropa.

~Me hizo tanta ilusión que los hombres al fin me notaran~ Espetó sarcástica mientras sujetaba su largo cabello rizado en un chongo alto y desordenado ~Es justo lo que había estado esperando toda mi vida~ Continuó con el mismo tono y rodando ligeramente los ojos como evidencia de lo insufrible que había sido soportar todo aquello; sobre todo cuando colmaban su paciencia y tenía que contenerse para no repartir golpes y balas a los molestos admiradores que la abordaban.

Cuando la última prenda cayó dejando su blanca piel al descubierto cubrió la distancia que la separaba de la tina llena con aquellas esencias relajante cuyo aroma inundaba la habitación; se introdujo lentamente en el agua sentándose con los brazos rodeando sus piernas flexionadas ~Estoy segura que a Dennan no lo acosaron como a mí, o tal vez sí; en todo caso ambos hicimos lo que tenía que hacerse cuando debía hacerse~ Dirigió su mirada a la pelirroja y dibujó una sutil sonrisa antes de continuar ~De haber estado aquí habrías hecho lo mismo~
avatar
Rowan McArthy
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfumada confianza, suave mentira

Mensaje por Arcueid van Rip el Lun Jul 07, 2014 9:22 pm

Orquestando el ambiente propicio para lograr sus objetivos mostrando ante la respetada guerrera de Raphael una máscara que no le permitiera ver más allá de ese rostro mentiroso que se había armado con el pesaroso y lento pasar de los años. Una directora moviéndose en los oscuros dominios de Marca de Sangre, suave y sutil como una serpiente observando e investigando; buscando desde las sombras las respuestas entre aquella maraña de secretos y desconfianza que los raphaelitas se habían armado entre de un dia para el otro. El clan entero caminaba buscando un destino pero sin encontrar el camino justo y mientras la desgracia le pisaba los talones en vez de avanzar se quedaban; como ese tipico cliche de la pareja que discute si pedir indicaciones o seguir fiel a su mapa.

Aunque sea pieza por pieza, Arcueid estaba dispuesta a ser quien acabara con esa situación y pusiera aunque sea un poco de orden en la fortaleza, por muy irónico que esto sonara. Si por ella fuera, hacía mucho tiempo que se hubiese ido a la mismisima mierda…

Con una optimista cautela estaba preparada para despejar gratamente sus dudas acerca de la guerrera de rizos de ébano o recibir como un baldazo de agua fría el hecho de que su simple presencia podía resultar una amenaza o incluso algo peor. Mentiría si negara que con el pasar de las noches no le tomo cariño a Rowan; ella tenía a Sophia sí pero ella era una cortesana y como si las amazonas no fueran pocas ya el mayor cruce de palabras lo había tenido con Layla y jamás fueron muy agradables que digamos. Layla… Pensar en ella solo le traía a la mente pensamientos y recuerdos fastidiosos. Aquella amazona que habría puesto de rodillas al actual líder en el pasado de haberlo querido y cuyo amor ante sus ojos se había muerto tan fácil como se rompe una fina capa de hielo entre sus dedos. En sus primeros años, siempre a la distancia y empezando a tomar las sombras como su velo eterno, esperaba ver en su gélida mirada y sus facciones marmóreas un vestigio de aquel sentimiento del que tan seguro estuvo el hijo de Raphael que quedaba. Pero nada se asomo ni siquiera por descuido o casualidad ante su guardia atenta y curiosa… Una mirada, un suspiro, una palabra, nada; como si todo lo que sabía de antemano fuese mentira. Por supuesto sabía por demás que aquella gélida mujer la odiaba como todos con la intensidad de pocos y siempre le recrimino ser la causa de la decisión que Evans había tomado con tanta constancia que solo se volvio algo típico de la rutina diaria. Lo mismo ocurrió con cada mirada de odio, tristeza y miedo; con los intentos de Eliah por humillarla y hacer mella cada aspecto de su ser hasta reducirla a nada. Pronto en aquella gran cárcel de hierro y piedra la idea que esa niña ilusionada que alguna vez fue se cayó a pedazos, las palabras de Dimitri se consumieron como se suponía fue consumido el hasta quedar solo una Bruja Roja que los miraba cansada y aburrida.

Los nuevos vástagos no eran algo frecuente en los clanes hasta donde sabía pero cuando entraba alguien como Rowan que escapaba a las historias que giraban entorno a su persona parecían un respiro de alivio aunque lamentablemente tuviera, ahora, que tomar parte de esa figura manipuladora y viperina que era parte de ella aunque fuese en otras dimensiones que los raphaelitas no entenderian. En silencio, esperaba no tener que pasar más allá de eso…

-Quién sabe- respondió con aire meditativo mientras entraba a la bañera llena de quien sabe que plantas o aceites que de sentirlas en solitario se permitirá relajarse y divagar libremente un rato. Tan pronto había escuchado a Rowan un dato viejo apareció en su mente como por reflejo. -Se dice que los Raphael cuando desean algo o tienen su objetivo fijo nada los detiene, ni siquiera las llamas aunque vengan del mismo Infierno.- jugó con el agua manteniendo su vista fija en las llamas de una de las velas que ondeaban a lo lejos desprendiendo un dulce aroma sin que viciara el sereno ambiente. Aun con toda esa paz que brevemente se daba para los guerreros era inevitable que muchos cayeran en la locura que venía con tantos años sirviendo como soldado… Con una sonrisa acostumbrada en sus labios se volvió a la guerrera. -Quizás eso es lo que les gusta de ustedes. Que hicieron honor a una leyenda, que ni siquiera las llamas que envolvían la Torre de los Ancestros los detuvo y todo simplemente por el bienestar de su clan. Supongo que ya alguien te habrá dicho que el nuevo líder debe beber la sangre de su antecesor o de lo contrario nunca podrá asumir. Nadie lo reconocería como líder ante los otros clanes, básicamente seria el fin del clan.- Se encogió de hombros como si lo que acabase de decir implicara algo tan simple y poco catastrófico solo para romper con la mirada fija que le había dedicado mientras le contaba aquella pequeña historia que Dimitri mismo le había contado hace años atrás. Tomo una copa de vino y antes de beber acarició el cristal con delicadeza tomándolo desde el cuello y rozando su dedo con el borde mientras lo miraba con aire distraído. - No puedes culparlos por ello. Aunque las cosas no hayan terminado del todo bien entre ustedes, ¿verdad?- sus ojos de hielo entonces volvieron a ella dedicándole una sonrisa cómplice, de esas que se ven a menudo en sus rutilantes labios de rojo sangre en la máscara que acompaña con su eterno velo de sombras.
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perfumada confianza, suave mentira

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.