La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Mensaje por Evans Cromwell el Vie Abr 04, 2014 10:05 pm

No le gustaba en absoluto la idea de dejar a un Lázaro frente a Evans en soledad. Por supuesto, comprendía de sobremanera que ahora los tiempos volaban en un vaivén eterno dónde posiblemente, su joven protegido se vería envuelto. Una mente tan básica que debía aprender tanto y a la vez, tan negada a hacerlo. Por un instante creyo que mandar a llamar a la señorita Van Rip sería una buena idea pero no; como señor de los Raphael, así sea temporalmente, el Lider no debía tener a su lado hembra alguna; amazona o cortesana. Demasiado mal hablaba eso de Donovan, quien enviaba a su mujer para sus asuntos diplomáticos ¿Cómo  sería visto Evans si aparecía en una reunión con un emisario del mismísimo señor de los Renegados acompañado por una joven que todos conocen como ‘bruja’?

Las manos de Lucius permanecían posadas sobre su escritorio de madera de roble, trabajando en varios brebajes distintos; mezclando unos con otros mientras sus lentes caían lentamente sobre su nariz respingada. El liquido blanco se fundía con el rojo, y por un instante, ese color se volvía naranja, para volver a ser rojo al final. Un aroma embriagante invadió su olfato por un instante mientras sus ojos se clavaban en el frasco, perdiéndose en éste por unos momentos. ¿Y si eso era lo que necesitaba Evans para acallar su espíritu inquieto? Así como el color rojo gobernaba sobre el blanco, la fuerza roja que había azotado a la fortaleza siglos antes podría lograr domar al mejor cazador que había dejado Raphael para que le sucediera.

- Pero no aun…- susurró Lucius y depositó el pequeño frasco en una caja de madera, cerrado herméticamente como todos los demás. Se puso de pie y caminó hacia la oficina dónde Evans solía pasar la mayor parte de su tiempo, incluso contra su voluntad. Lo encontró peleando, para variar, con una de las cortesanas que buscaba hacerle ropas más acordes a su cargo poco grato – No me quitaré la chaqueta…- dijo firmemente mientras Lucius cerraba tras de sí la puerta e ingresaba al sitio, caminando con total parsimonia hacia su protegido y posaba su mano sobre el hombro de la señorita – Arabelle, pídele a Fiora que escolte al señor Gustave. Que nuestro Lider Evans está dispuesto a recibirlo…- sonrió a la muchacha quien se ruborizó un momento al escuchar ese nombre. Lucius volvió sus ojos a Evans quien le lanzó una mirada inquisidora y penetrante, tal como si le hubiese dado un golpe en la cara - …No, Lucius. Ya basta. Ya recibí a la señora Reina Oscura ¡No voy a recibir a otro idiota porque ese no es mi trabajo! – exclamó mientras la pequeña  figura de Arabelle se perdía rápidamente, dejando en soledad a ambos hombres. Y fue entonces que el rostro de Lucius se volvió como la piedra. Su mirada, de por sí amable, había perdido todo rasgo de calma y quietud, volviéndose atemorizantemente intimidante. Ambas miradas, de dos raphaelitas completamente llenos de la ira que embriagaba su sangre chocaron como dos tormentas, manteniéndose una sobre la otra…La del mentor sobre el protegido – Este ‘idiota’ puede meterse en tu mente. ¡Un Lazaro puede meterse en tu mente! – La voz de aquel que nunca resonaba más que la brisa del ambiente se elevó retumbando en los oídos de Evans como una bofetada - ¿Y qué verán en tu mente? ¡Tu odio y tu debilidad! No quería que fueses Líder porque no sabes siquiera controlar tu propia vida pero ahora lo eres, y como tal ¡Vas a hacer lo que te corresponde y dejarás de quejarte!-

Jamás le había llamado la atención de tal forma. Evans se quedó completamente paralizado ante esa voz que nunca escuchó levantarse ante él, ni siquiera cuando encontró a Lucius con las manos quemadas a causa de la explosión de la torre. Sus ojos ambarinos se mantenían abiertos cuando las manos heladas del anciano le sujetaron del rostro y le miraron firmemente – Eres como mi hijo. Te pusieron en este lugar porque creen que un militar con educación militar que acostumbra actuar como militar puede gobernar, pero se equivocan. Evans…- las manos del anciano, morenas como su piel y aun marcadas por los daños que había dejado la explosión, temblaban a la vez que hablaban – Eres diferente a todos ellos. Akechi es un traidor; Carlyle un asesino; Eliah un ególatra…En ti hay tanta bondad, hijo mio. Veo tanta bondad que me duele… - sus dientes estaban presionados, blancos como la noche, notando el cazador como los ojos de aquel se teñían del color de la sangre al hablar – La bondad y la lealtad que hay en ti; esa que grita que busquemos a los traidores y los matemos hará que te maten. Estos ojos que veo dicen tanto de ti…Dicen que te duele la muerte de Raphael con cada músculo de tu cuerpo; dicen que te odias cuando tocas a Arcueid porque te recuerda al hermano que la amó y dicen que aun no te perdonas el haberle abandonado allá ¡hace trescientos años! – su voz era grave y profunda, y su agarre poderoso. Pero a pesar del carácter impetuoso de Evans, éste no podía decir nada para defenderse de aquellas palabras – Si yo, que no soy más que un viejo puedo leer algo así en tus ojos; imagina lo que podrá ver un Lazaro…- finalizó.

Evans respiraba agitado, teniendo que bajar la mirada cuando Lucius le soltó, cerrando los ojos buscando el suelo. Sentía vergüenza por cada una de esas palabras, tan ciertas que dolían - …¿cómo…?- empezó a decir pero Lucius volvió a ponerse erguido, como un señor que jamás ha perdido el control de sus actos en toda su vida. Caminó hacia el escritorio de Evans y posó la mano sobre el teléfono que estaba ahí – Olvídalos a todos. Olvídate de Dimitri. Él está muerto. Olvídate de Raphael. Él está muerto. Ahora hay un hombre vivo caminando hacia aquí que puede ver más allá de tus secretos y quebrar tu mente como si se tratase de un espejo. Ese hombre es ahora todo tu mundo. Es todo lo que quiero que veas y recuerdes en este momento. Eres el Lider y no vas a dejarlo entrar a tu cabeza… - finalizó mientras levantaba el teléfono y marcaba un número interno. Del otro lado, la voz de Sophia respondió. Lucius sonrió como siempre, hablando como si nada hubiese sucedido – Querida, necesito que vengas al despacho del Lider. El Joven Cromwell y su invitado beberán sangre. Yo, por mi parte  apreciaría un té de hierbas. Acabo de almorzar. -
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Mensaje por Gustave Daaé el Jue Abr 10, 2014 7:19 pm

La noche finalmente había impuesto su oscuro reino en las tierras Raphaelitas, el ocaso llegaba y con ello un nuevo despertar para los vástagos. Las primeras horas de la noche fueron dedicadas para una ducha que se dió aquél conocido como "la voz de la demencia", tomando en cuenta que aquella ducha no duró más de unos minutos... el resto del tiempo lo pasó desnudo en el baño, frente a un espejo observando y palpando lentamente aquella mitad del rostro podrida y desfigurada mientras una sonrisa maniática era pintada permanentemente en sus labios. Cuando cayó en la cuenta del tiempo, sacudió su cabeza y se dirigió hacia la habitación en sí, comenzando a vestirse. Aquella camisa blanca y suave, unos pantalones de tela negros, botines de cuero un poco más abajo de la rodilla, un sobrio cinturón en el cual ubicó aquello que había traído escondido entre el violín: Su preciado estoque, posicionandolo así en su cinto. Finalmente aquella infaltable capa le abrazó, negra como la noche y elegante, casi como salido de las mismas historias escritas que tanto fascinaban al francés. Finalmente, su verdosa mirada se fijó en la mesa de noche, ahí se encontraba su máscara... aquélla conexión con su mundo mortal, con su maldición y a la vez bendición... Toda su vida podía resumirse en la máscara.
Se acercó lentamente hacia ésta mientras murmuraba una suave canción.

Does it fill your every sense...? Is it terrible intense...? Tell me you need it too... -Decía entonando aquella galante y entonada voz, al momento que sus manos tomaban aquella máscara y la ubicaba finalmente sobre su rostro.- Need the beauty underneath...~

Fue entonces que le interrumpieron, la puerta sonó y detuvo aquella canción, caminando hacia la misma, abrió lentamente la puerta para así fijarse en la peculiar y bella jovencita que se encontraba frente a él, ésta le miraba fijamente con las manos tomadas frente a su regrazo, pudo notar como sus ojos se quedaban clavados a los de él y la voz titubeó en sus cuerdas vocales antes de salir... ¿Estaba nerviosa?

¿En qué puedo servirle... Mademoiselle...? -Murmuró con educada y galante voz al tiempo que una sonrisa se dibujó en sus labios, abriendo de par en par la puerta para así invitarla a pasar.- Soy su humilde servidor...

La joven parecía que iba a entrar, sin embargo más pasos se escucharon por el pasillo, y aquella dama se detuvo, en el momento que Gustave alzaba su vista hacia los pasillos... Un enlace que fácilmente podía haber nacido y enriquecido a la voz de la demencia fue cortado por él mismo, al escuchar aquellos pasos... La fortaleza se encontraba más viva que nunca... ¿Por qué sería?

Señor...Gustave, vengo para informarle que nuestro líder Evans está listo y dispuesto a recibirle para una audiencia... -Murmuró suavemente y con cortesía...¿O era temor? fuése cual fuese el caso, dió dos pasos hacia un costado indícandole así el camino al francés- Por favor sígame, señor Gustave...

Y sonrió... sonrió como nunca había sonreído, finalmente tendría aquella entrevista con el líder de los Raphael... entregaría la noticia de su padre y su eventual visita... ¿Y quién sabe...? Quizás algo más...

Sus pasos se escucharon tranquilamente siguiendo a aquella dama, Gustave a medida que caminaba por aquellos pasillos los cuales había caminado en noches anteriores, y ya había guardado en su mente por su belleza arquitectónica... Ahora buscaba algo más... El rostro de aquella pura y dulce joven que acompañaba a Lucius la noche que arribó...

Al cabo de unos minutos, los pasos se detuvieron y un inminente "toc-toc" resonó en la puerta, para posteriormente abrirse, y finalmente... sus ojos verdosos pudieron vislumbrar la habitación del líder, y ahí en aquella habitación... el mismísimo Evans, al cual observó fijamente con una sutil sonrisa dibujada en sus labios.
avatar
Gustave Daaé
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Mensaje por Evans Cromwell el Vie Abr 11, 2014 2:24 pm

El sonido del golpe en la puerta hizo que Evans llevase ambas manos a su cabeza. Estaba sentado frente al escritorio de Raphael y, a su lado, el infaltable señor Lucius quien no sin antes mirar de reojo al Líder, caminó con paso decidido. Evans hubiese escuchado su corazón de poder mientras clavaba la mirada en la mesa de madera debajo de sí y soltaba un suspiro. Un Lázaro…Si la mitad de las cosas que decían de esos sujetos era cierto, joder, estaba metido, de cabeza, en un lío. Debía calmarse para poder hablar y permitir una interacción remotamente decente con aquel desconocido. -¿Y si entra a mi mente? ¿Qué demonios puede encontrar ahí? Entra a mi mente y me lo cargo...Pero ¿sabré que está en mi mente?- Pensaba una y otra vez para luego terminar por negar con la cabeza y clavar sus ojos en Lucius. Era fácil para él. Rara vez uno podía saber lo que el anciano pensaba, mirando de tal forma que parecía sonreírte o sermonearte dependiendo el momento y la situación en la cual tu estuvieses. Y ahí estaba aquel, abriendo la puerta a su invitado para así, presentarle ante el Líder – Buenas noches, Gustave. Espero que haya podido descansar bien en su habitación – dijo con una educación sublime, sonriente mientras asentía al recién llegado y posaba sus ojos sobre Evans.

Y fue entonces que el cazador se puso de pie, acomodándose la chaqueta para caminar hacia el lazaro. Lo primero que notó fue que parte de su cara estaba cubierta por una máscara o lo que parecía ser una máscara al menos. Tuvo que contenerse de preguntar pero, los Rafael lucian las cicatrices como ornamentos de guerra y eso, de entrada, le hizo pensar que trataba con una rara cosa parecida más a un Donovan que a un lazaro ¿Por qué? Los Lazaro que había conocido estaban, como bien decía Eliah, ‘chalados del coco’. Solían oler como el demonio, siempre hacían cosas extrañas y cuando menos lo esperabas, terminaban saltando solos al sol como si fuesen ratas sin cerebro. Pero ese sujeto no era así. De hecho, sus ropas se veían muy finas y, de no ser por la máscara, podría haber dado su mano derecha y jugado a cualquiera que el extraño no era un renegado.

Se acercó al mismo y estiró la mano para estrechársela con formalidad – Bienvenido a la fortaleza Raphael. Soy Evans Cromwell. Estoy encargado de la organización del clan – dijo a la vez que sus ojos ambarinos se posaban en la mirada oscura de Gustave – Como bien sabrá, también hemos sido visitados por la Señora de los Oscuros, Ursula Koslova – comenzó a decir mientras caminaba, nuevamente hacia su asiento y le indicaba al desconocido que podía sentarse- Actualmente los Iluminados estamos reorganizándonos luego de lo sucedido con nuestro Lider, así como el atentado en la torre de las cenizas. Imagino que Lucius le ha puesto en sobre aviso de nuestra situación… - comenzó a decir, esperando que aquel extraño cortase el silencio. Había dos cosas en las cuales Evans era malo: La diplomacia y los monólogos. Y en ese instante, estaba acudiendo, o rasguñando, todas sus habilidades para llevar ambas lo mejor posible. Y lo llevaba bien de no ser por el final de su soliloquio - ¿Y… cómo anda Lázaro? -
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Mensaje por Gustave Daaé el Jue Abr 24, 2014 3:39 pm

Cerró sus ojos en una sonrisa y asintió con una reverencia de su cabeza ante los buenos modales de Lucius, para luego observar a Evans, y caminar lentamente hacia el lugar que éste le indicaba. Se sentó tranquilamente, sus verdes ojos se encontraban fijos en la figura del líder... leyendo cada uno de sus movimientos... ¿Se encontraría nervioso? Ridículo sería que no lo estuviera. Pocos son los que no entran en paranoía ante la presencia de un Lázaro... Nunca se sabe si quien tienes al frente esta viendo realmente tus ojos... o más allá de ellos, mucho más allá...

Algo he escuchado sobre los terribles sucesos que se han llevado a cabo... -Respondió con tranquilidad mientras su mirada permanecía fija en Evans, quien ahora tomaba asiento frente a él.- Y no solo yo... la cadena rota está muy preocupada con todo ésto, y es por eso el verdadero motivo de mi visita... -Sonrió ligeramente y sabía que con lo próximo a decir, un cambio en emociones rotundo se llevaría a cabo, el cual aprovecharía.-

Nuestro padre, Lázaro me ha enviado para darles la noticia que saldrá de nuestro hogar, y traerá el estandarte de la salvación a nuestros hermanos Raphael... Viene de visita también, aquí a su fortaleza, Monsieur Evans... -Sonrió ligeramente, y al dar aquella noticia actuaría, su mirada, fija en los ojos de Evans, intentaban traspasar aquello, aprovechandose del cambio emocional... la fuerte sorpresa que se daría a cabo tanto en su cerebro como en sus emociones... sería el momento perfecto para ver más allá... y ver qué y quién era realmente Evans Cromwell.-
Es realmente una bendición que una mujer tan importante, representante de los Donovan se encuentre aquí, también...

Con respecto a mi padre... él se encuentra de maravilla... aunque... -Su sonrisa se acrescentó más, y sus ojos se abrieron con éxtasis.- ¿Por qué no se lo pregunta ustéd mismo...?  -Sus palabras sonaban ridículas... ¿Cómo podría estar ahí? No había nadie más en la habitación a excepción de Evans, Lucius y Gustave.-

Padre... estoy frente a Evans Cromwell y he dado la noticia de tu llegada... Como me pediste, acudo a tí en éste momento...
avatar
Gustave Daaé
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Mensaje por Josef Szymanw el Vie Mayo 09, 2014 8:57 am



La sinfonía nunca abandonaba los oídos de Josef. Cada tono, cada pase, lo empujaba a través de los pasillos del submundo en pos de un destino que no conocía mientras su cuerpo captaba las sombras y las miradas de los moradores nocturnos que escondían su cuerpo y su alma del inmortal. Ratas y otras alimañas le huían bajo el chapoteo de sus pasos, girando y bailando, estirando los brazos alrededor de una dama invisible a la que hacia danzar junto a él.

- Ya estamos cerca, Elisabeth... - murmuro a la figura que solo sus ojos veían. Una sonrisa modesta y coqueta devolvió la gracia de sus pasos desde el reflejo de una sucia catarata de agua y heces. Las campanas del exterior repicaban al cielo entre los lazos de hierro del techo, produciendo una mezcla de sonidos que mezclados a la sinfonía, impulsaron a Josef a elevar a su dama por encima de su cabeza.

Su vista se percato de las olvidadas escaleras entre huesos y polvo, hundidas y cubiertas del pasado distante. Ahí era. Podía sentir la melodía filtrándose, cual viento en pos de un hueco de aire fresco. Las letras flotaban a su alrededor al igual que Elisabeth, quien paciente esperaba sin que sus pies tocasen el agua, tan pura como siempre. - Hasta aqui puedes acompañarme... - la palabra "amor" no salio de sus labios, pero la caricia con la que su mano rozo el fantasmal rostro expuso el cariño de la esencia con que se justificaba.

Sin mirar atrás, Josef comenzó la ascensión a través de los maltrechos peldaños, repasando con sus manos la pared denotando cada grieta, cada brote y cada telaraña. Cada señal que en la oscuridad indicase la vuelta por el mismo lugar, sin peligro a errar el camino. Sus ojos puestos en el camino ante si buscaban las notas saltarinas hasta que estas comenzaron a desaparecer tras una pesada losa del techo.

Cada vez que hacia fuerzas en ella, una cascada de polvo caía sobre sus cabellos y hombros, demostrando el estadio de la maniobra hercúlea hasta el momento de ceder. De sus goznes temporales liberada, pudo al fin Josef exponerse a través del espacio abierto solo para encontrarse en mitad de un pasillo tan ricamente adornado que bien le recordó a uno de los muchos castillos que el Führer prestara para sus reuniones de capitanía. Con suaves golpes de la mano alejo la suciedad de si, mientras los pasos alertaban de la cercanía de quien no conocía. Apresurados y celeres, cruzaron su vista con él, en el pasillo. Dos muchachos en la sorpresa de su intrusión por donde no debía ser una entrada muy formal.

Sin embargo la música nunca lo llevaría a donde no tendría que estar. Por lo que solo quedaba hacerse entender con los aparentes pajes - Mis disculpas por la intromisión caballeros, el ascenso desde el submundo a veces nos muestra que el tiempo es indigno compañero de las entradas conocidas - puntualizo procurando sensibilizar su paso al otro lado del hueco abierto, como un percance menor a su estancia entre ellos - ¿Podrían llevarme ante su amo? Él y mi padre, Lázaro, me esperan -
avatar
Josef Szymanw
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Mensaje por Lázaro el Dom Mayo 11, 2014 9:10 pm


 
Padre... estoy frente a Evans Cromwell y he dado la noticia de tu llegada... Como me pediste, acudo a tí en éste momento...
 
Lázaro se encontraba en uno de los carruajes..es cierto…la bestia emergió desde Budapest y tenía su rumbo decidido. A medida que los carruajes ingresen en Austria, sin duda serían percibidos por los hijos de Dónovan, el mensaje de Belle ya debería haber llegado para entonces a los oídos del Oscuro aunque tal vez su adelantada presencia daría más de qué hablar.

En un instante Gustave podría sentir la presión de Lázaro abarcando toda su existencia, su mente retumbando en el sonido de su voz…su cuerpo envuelto en las más ardientes flamas y su vista cambiaría por completo…por un instante…al menos por un instante…Gustave tal vez podría verlos…aquellos seres cuyos cuerpos están encadenados a tronos…cada uno en un escalón cada vez más alto…hasta llegar al más elevado de todos…esa efigie cuyo cuerpo está cubierto en las más horripilantes quemaduras…aquel cuyo ser parece seguir agonizando ...

“Gustave…mi hijo…has complacido a tu padre…ten este regalo...refresca tu mente en nuestro eterno manantial”

Dicen las voces en unísono…mientras el torrente de demencia que acompaña a Lázaro se haría huésped dentro del cuerpo de Gustave…así es…esta es la función del mensajero…la voz de la demencia…así es la forma en que los lazarus hacen llegar sus misivas…no es escribiéndolas sobre el papel o mediante un medio electrónico…el mensajero es realmente…la voz de los lazarus…de su padre…

El cuerpo de Gustave arquearía con violencia contra el mueble sobre el que ha tomado asiento, su cuerpo empezaría a tiritar y los espasmos tan singulares que abominan el cuerpo de Lázaro, ese cuerpo cadavérico que alguna vez perteneció al joven Kamber…Kamber quien ahora forma parte del gremio de líderes que forman a Lázaro, ahora esos espasmos se apoderan de Gustave.

El color de los ojos del hijo de la cadena rota también alojan otra tonalidad…las venas en sus orbes enrojecidas sus írises del más profundo rojo de la sangre.

“…Ra..phaelhijo de la espada

Susurran los labios de Gustave con una voz distinta…como si sus cuerdas vocales sufrieran una inesperada atrofiación…como si dos voces hablaran al unísono… su rostro sufre inhumanas expresiones….sus dedos retorciéndose y aferrándose al mueble intentando contener los violentos espasmos que le apoderan como un océano que no detiene sus imperdonables olas contra la orilla.

El elegante rostro de Gustave a causa de los espasmos dejaría caer su máscara…el terrorífico mundo que se esconde bajo ese adorno es ahora descubierto…esa otra mitad lacerada del rostro de Gustave expuesta mientras Lázaro habla a través de él nuevamente..

…Los eslabones rotos han escuchado el susurro del mundolos hijos de la copa y de la espada deben conocer estas palabras…”

Esa última frase mencionada antes que otro espasmo se apodere de Gustave…la mano del amante de la música se alza  temblorosa y poco a poco intentaría posarse sobre el rostro de Evans…sin embargo la distancia entre Gustave y el cazador evitaría esto…

Viajo a las tierras del Oscuropara dar profecía de este mensajerelatar lo que nuestros ojos han visto..lo que nuestrosoídoshan escuchado...acude a nuestras palabrasel encuentro de la sangreescúchanos y salva a nuestra estirpe de otra guerra de las cenizas…”

La mano de Gustave aún se encontraba extendida hasta que aquella frase terminó…su cuerpo finalmente libre de toda posesión mental…pronto el hijo del Fantasma de la Ópera volvería al mundo físico…al reencuentro con Evans Cromwell…

Durante el envío de este mensaje Gustave recibió otro dentro de su mente, en ese reino donde todo lo que se desea se vuelve realidad…Gustave podía sentir esa voz envolviéndole…

“Gustave…llegará un hijo de la locura a ti…guíalo…guía a  tu hermano Josef hacia mí…”

Josef habría de sentir esa presión envolviendo el cuerpo de Gustave…aquella que seguro le guiaría con mayor facilidad hacia donde se encontraba aquel amante de la música…

“Josef…sigue mi presencia…y encuentra a Gustave…él te guiará a mí…sigue a la Voz de la Demencia”

A pesar que los mensajes variaban un poco en su inicio…pronto aquella ancestral presión mental abrigaba sus corazones con el más intenso amor paternal...intentando emular ese sentimiento en sus pechos...una intoxicante sensación como una araña que envuelve a su presa y e inyecta su ponzoña…infestándoles desde el interior de sus existencias...

“Viajen a Viena mis hijos y reúnanse conmigo…el tiempo apremia…afilen sus colmillos...y mantengan cautela….la hora de la liberación se acerca…”
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Mensaje por Eliah Amasias el Dom Mayo 11, 2014 10:46 pm

Situación: Exteriores Con Josef

La seguridad de la Fortaleza había aumentado un doscientos por ciento desde el ataque a la torre. Y luego de la plática que había tenido con la armada y varios de los soldados, se podía entender que dentro de todo, los Raphael empezaban a levantarse. Sin embargo, esto significaba que Evans seguiría en el poder y esa sola opción le dolía como una daga que le atravesase el pecho. De pie, sus ojos agudos se mantenían en el suelo, viendo sin ver el marmolado cuando, el sonido proveniente de la parte exterior de la fortaleza hizo que el cazador se moviese tan veloz como las sombras. Y entonces, el hedor a Lazaro le golpeó la nariz y en un gesto de repudio, Eliah negó con la cabeza. ¿Dónde estaba? Necesitaba ver a Lazaro, no a sus condenados enviados. No necesitaba ver a los mensajeros, sino al padre ¡Él había hecho su parte!

Sin más, su movimiento fue veloz cuando uno de los soldados notó al extraño, levantando y señalándole con su arma - ¿¡Quién eres, fenómeno?! – preguntó el soldado, rugiendo su voz como si fuese un león. Eliah clavó sus ojos en él mismo, y veloz como una pantera, saltó desde la parte superior del segundo piso para caer entre los soldados y el desconocido – Caballeros. Bajen las armas. Él es un Lazaro como el mensajero que fue traído de Budapest – diría, mirando a ambos soldados y entonces, volviendo el rostro al recién llegado. Segundos pasaron mientras los ojos claros de Eliah analizaron al desconocido. No estaba demente como Saskia…Y le recordaba peligrosamente a aquel enviado que había usado Lazaro para terminar de dar vida al plan que entre ambos habían forjado. Apretó los labios y luego, la sonrisa hipócrita de su rostro se formó en sus labios – Los Raphaelitas no tenemos amo, camarada. Solo un Lider y actualmente, está con uno de los tuyos…- diría. ‘Yo debería ser el líder, yo debería estar ahí. Lazaro debía rendirme cuentas a mí, no a Evans… ¡Yo hice mi parte!’- Decía en su mente pero no había el menor vestigio de esa duda en su rostro. Solo una sonrisa mentirosa y , posteriormente, una elocuente reverencia – Permítame escoltarle y darle un consejo…- diría a la vez que volvía a levantar la mirada, luciendo sus atípicos ropajes blancos, tan poco normales en los soldados, pero que marcaban en demasía su particular personalidad – La próxima vez que entre por un sitio  que no sea la puerta, su cabeza caerá antes de decir palabra. El tiempo puede ser un compañero indigno, pero la muerte es la peor amante a la que puedes aspirar, Lazarillo.- finalizó, haciéndole un gesto a los soldados con la cabeza. Ambos atrajeron sus armas en un movimiento veloz y Eliah se dispuso a caminar, buscando que el desconocido le siguiese -Pensé que la llegada de su compañero era el preludio a la visita del Gran Lazaro... – empieza a decir a medida que camina por la tierra, abriendo una de las puertas de metal pesado para así, ingresar dentro de la Fortaleza.
avatar
Eliah Amasias

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Mensaje por Evans Cromwell el Jue Mayo 22, 2014 1:44 pm

Raro…Realmente raro. La mirada de Evans transmutó cuando la voz de aquel emisario cambió ante sus ojos, haciendo que todo su ser se volviese una especie de…teléfono humano retorcido y extraño. Lucius se movió hábilmente, llegando a colocarse junto al cazador mientras éste clavaba su mirada de ámbar en lo que estaba sucediendo.
El peso de la mano de Lucius en su hombro refrenó el instinto primero, un acto reflejo que sería sacar un arma de apuntar a aquel extraño ser. Por supuesto, el actual Lider no había tenido contacto con los Lazaro de los eslabones más altos y por eso jamás les había visto como piezas del ajedrez que pudiesen jugar como algo que no fuesen viles peones. Con cada espasmo, la mirada de Evans se vuelve más y más aguda. ¿Qué le estaba haciendo? No fue hasta que la voz adquirió otro tono, completamente diferente, que el Raphael comprendió lo que estaba sucediendo: Lazaro ya no era solo un nombre sino algo más. Ahora Lazaro estaba presente en esa habitación a través de los ojos, las cuerdas vocales y la carne del desdichado emisario.

El miedo primero, así como la alerta pasaron al instante, volviéndose curiosidad con cada palabra que aquel ser decía ante él. ¿Qué estaba sucediendo? ¿Era normal que se sintiese…extraño? - ¿Otra guerra de las cenizas? Lazaro ¡Dijo que vendría a Londres! – susurró confuso, volviendo sus ojos a Lucius quien tampoco parecía dar crédito a aquello que estaba escuchando. Algo les amenazaba y por eso se sentía extraño. Él, que veía a Lazaro como un ser inferior; que  veía a Ursula como una estirada cualquiera, empezaba a notar que los verdaderos enemigos no eran hermanos de sangre, sino lo contrario. ¿Acaso Lazaro veía peligro en Londres? ¿Por qué? ¿Por la explosión? Rapidamente se puso de pie, con una mano sobre su escritorio, viéndole fijamente. Sabía que Lazaro no tiraría a menos esa explosión ¿Habría traidores involucrados? ¿Quiénes? ¿Él lo sabía? – Lazaro ...¿Por qué este cambio? ¿Qué está sucediendo? – su voz estaba realmente envuelta en el deseo de saber más y notar que aquél que podría darle las respuestas deshacía el vinculo con su emisario – Gustave…Por favor…dígale que…- empezó a hablar pero la mano de Lucius volvió a hacerse sentir en su hombro para atraer así su mirada y negar con la cabeza – Es suficiente, Joven Cromwell…-

Evans estaba de pie, sosteniendo el peso de su cuerpo en sus manos posadas sobre el escritorio mientras los cabellos caían sobre su frente transpirada. Lucius comprendía que no podía presionar aquel mundo que desconocía y si Lazaro había pospuesto el encuentro…Si Lazaro pedía que los Raphael fuesen a Viena…así se haría.
-Así se hará entonces…- diría, notando entonces que sentía como su piel temblaba. Tal como un crío en medio de la oscuridad, Evans había vuelto a sentir el miedo en carne propia después de tantos siglos. -Lucius, por favor, prepara un grupo de Guerreros para que nos acompañen. Escoltaremos a Daaé y a Kozlova a Viena…Y será ahí el punto de reunión de los clanes de sangre. –
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La voz de la Demencia - Entrevista con el Lider

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.