Sangre de Lobo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sangre de Lobo

Mensaje por Galliard el Dom Mar 30, 2014 6:49 am


Sí había una sola construcción más emblemática en la aldea Ardwolf que las murallas puntiagudas del Trelleborg era la Mesnada; un silo largo dispuesto para la milicia y los asuntos castrenses, muy similar, por no decir exactamente igual al salón de la guerra que narran las leyendas de Beowulf. Ahí había suficientes mesas y bancas para recibir a todos los guerreros de la tribu; aunque en ese mismo momento Galliard solo había pedido la presencia del consejo de armas y algunos de los guerreros más destacados de la manada.

Aunque la mayoría de las mesas eran rectangulares, al fondo del almacén había una mesa de madera, redonda y aparentemente pesada, además de realmente muy poco lujosa, al igual que las sillas usadas y maltratadas. Originalmente la mesa solo tenía el lugar exacto para el consejo de armas, pero 19 lugares habían quedado vacios, así que los invitados a la reunión podían tomar lugar en la mesa.

Son libres de sentarse donde deseen.- Les dijo, mientras él mismo terminaba de decidir en que lugar se sentaría en aquella reunión. La finalidad de una mesa redonda y sillas humildes era evidente; la carencia de un lugar privilegiado ahorraba batallas de ego innecesarias entre los miembros del consejo. Galliard les había dado a todos una igualdad para el rango y la opinión, a pesar y en contraste de las antiguas leyes de la tribu.

Bienvenidos sean todos. Esta reunión será breve.- Tomó lugar solo un segundo, después pensó que lo mejor sería hablarles de pie. –Sé que muchos de ustedes estarán cuestionando mi decisión, algunos han guardado silencio, otros ya lo manifestaron.- Puso las manos en la orilla de la mesa, recargándose un poco al mismo tiempo que mantuvo cabeza agachada.- No se trata de venganza.- Suspiró, y tras un pequeño silenció que le sirvió para acomodar sus ideas, prosiguió.- Los lobos enfrentamos una época oscura como raza. Estamos orgullosos de nuestras raíces, pero miren a nuestro alrededor, nos quedamos en la edad media, mientras que nuestros enemigos se han apoderado de las ciudades del mundo.


Esta guerra ya no se trata de venganza, los lobos, especialmente nosotros estamos combatiendo por nuestro derecho a existir, y es una pelea que exigirá lo mejor de nosotros, lo mejor de ustedes. Alguna vez, hace muchos siglos atrás, juzgue y critiqué durante la decisión del líder Lakaios de llevar a su tribu hacía el seno de la evolución y tecnología humana. Pensé que mantenernos refugiados en nuestros bosques era la mejor manera para mantenernos puros y fuertes, pero ha sucedido exactamente lo contrario, nos hemos debilitado tanto que nuestros enemigos nos atacaron justo en medio del santuario Fenrir.

Sangre Ardwolf fue derramada, hoy 19 lobos que eran padres, hijos, hermanos y esposos no regresaron con sus familias. –
Enchuecó la boca al decir esto; en una mueca amalgamada entre el enojo y la tristeza.- Sí me niego a actuar nos volverá a pasar lo mismo, la próxima vez podría suceder aquí, dentro de nuestros muros. Ahora sé de lo que nuestros enemigos son capaces ¡Pero ellos no! Ellos no tienen idea de lo que ustedes son capaces. Pero Gaia lo sabe, y yo también lo sé, y cuando esta guerra termine todo el mundo también lo sabra.

Los ojos de Gaia estarán sobre nosotros durante toda esta cruzada, así que permitan que los vientos de la historia hablen sobre ustedes durante toda la eternidad. Este será el nuevo comienzo de una era para los Ardwolfs, una era de evolución. Aprenderemos a movernos en las ciudades de los hombres, aprenderemos el uso de nuevas armas. Aprenderemos nuevas formas de caza.- Al final de su discurso golpeó la mesa con su puño, haciéndola cimbrar. Y cuando levantó la cabeza, sus ojos ya no mostraban pena, ardían con rabia.-
–Esta guerra que he convocado no es contra los vampiros solamente. No pienso llevarlos a una lucha precipitada, primero superaremos las limitantes que nos debilitan ¿Están de acuerdo con esto?
avatar
Galliard
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de Lobo

Mensaje por Shayne Aryn el Dom Mar 30, 2014 4:21 pm

En cuanto Galliard les ordenó ir con él a las barracas de la mesnada, Shayne inmediatamente partió hacía allí. La pequeña cachorra que yacía tras ella de se había perdido en la multitud por lo que Shayne pensó que era mejor para ella ya que era algo impulsiva al momento de actuar. La Licana de ojos azules avanzó a grandes zancadas hacía el sitio donde Galliard los había citado.

La situación se estaba poniendo muy tensa, los hijos de la sangre habían decidido atacar nuevamente a los Ardwolf (y con ellos a sus hermanos Fenrir). La muerte de Úsmebu y de los demás valientes guerreros por causa de aquella sangre maldita le hicieron recordar inmediatamente la muerte de Shane y Minerva, sus padres, que habían caído de igual forma bajo las garras de los Vampiros.  También pensaba en Kelda, la ahora viuda de Úsmebu y lo doloroso que debió haber sido para ella saber que su marido había muerto. Kelda había sido testigo de como años, muchos años atrás, Shayne había perdido a sus progenitores y ahora era el turno de Shayne para ser testigo de la pérdida de Úsmebu tanto para Kelda como para Nial. La licana habría querido ir a ver a Kelda para tratar de reconfortarla, pero sus deberes con la manada y con Galliard tenían prioridad. Sin embargo, decidió que, al terminar aquella reunión iria a visitarle para ver como se encontraba.

Aquel sentimiento amargo la inundó nuevamente, como cada vez que veía o escuchaba que uno de sus hermanos caía ante aquella plaga. El deseo de vengarse de aquellos que tanto daño le habían hecho (y no sólo a ella, sino a sus hermanos ya fuesen Ardwolf o Fenrir) crecía como una marea furiosa esperando el momento de descargar su ira.

Una vez que el líder y los demás entraron al sitio, la licana los siguió rápidamente. Galliard les pidió sentarse, y Shayne se apresuró a tomar el primer asiento que vió: una silla al fondo del recinto. Con agilidad se movió y alcanzo su lugar y esperóa  que los demás se acomodaran. Recorrió con su fría mirada a cada uno de los presentes, tratando de  leer lo que cada uno pensaba. Todos tendrían diferentes intereses en aquella reunión y con respecto a la guerra misma que ya los aquejaba. No había tiempo para llorarle a los hermanos caídos, había que actuar cuanto antes.

Shayne escuchó atentamente lo que Galliard les decía, sin interrumpirlo en un momento. Más su ceño fruncido era una señal de que algo no le gustaba: la tradición milenaria de los Ardwolf, los lobos guerreros que decidieron aislarse del mundo que los rodeaba para mantenerse fuertes y capaces estaba demasiado presente entre ellos, más entre los veteranos que llevaban ya años de vivir bajo una misma tradición. Para Shayne, quien había nacido y crecido en esa situación le costaba pensar en un cambio tan radical. Si bien sus hermanos de Likaios habían decidido por cuenta propia mezclarse entre los hombres y hacer uso de susarmas y su tecnología, los Ardwolf nunca antes se habían planteado esa posibilidad. Eran orgullosos de sus raíces, de sus costumbres, de su forma de vivir, y querer cambiar siglos de una vida aislada para salir al mundo y adaptarse al lugar en que sus enmeigos ya se habían posicionado...

Los murmullos entre los miembros no se hicieron esperar, más ninguno se levantaba y hablaba acerca de eso. Shayne se levantó de inmediato y habló, haciendoq ue su voz se levantara sobre los cuchicheos de los demás:

-Debo ser franca respecto a este asunto. Si entendí bien lo que pretende con esta propuesta es que, al igual que nuestros hermanos Likaios, nosotros los Ardwolf nos volvamos una manada que comparte usos y costumbres con los humanos allá afuera... para alguien como yo, que ha crecido y vivido bajo las viejas costumbres es algo inaceptable. Vivo orgullosa de mis origenes y no los cambiaría por nada ni nadie...


Shayne hizo una pausa y observó a todos antes de dirigir su mirada a Galliard. El respeto que le tenía era algo evidente, tanto en la forma de hablar como comportarse frente a él. Para Shayne, Galliard era el único macho licano de los Ardwolf que merecía su respeto, ni siquiera Úsmebu, un poderoso guerrero que durante años la conoció y la vio crecer antes que a su propio hijo, se había ganado el respeto de ella. Sólo su padre, Shane, había gozado de aquel privilegio.

-Sin embargo- continuó ella- estoy consciente de que la nueva era ya nos ha superado. Yo no he ido más allá de los terrenos más cercanos a este lugar, desconozco como es el mundo exterior, aquel mundo en el que los Likaios se desenvuelven como si fuera su propio mundo. Galliard, lo ha planteado muy bien: somos cazadores, necesitamos aprender el medio en el que nuestros enemigos se desarrollan. Somos cazadores pero estamos siendo cazados por aquellos seres que tanto daño nos han hecho durante años y años. No podemos permitirnos el continuar así. -la licana suspiró y dejó que sus palabras hicieran efecto. - Ya lo he dicho antes y lo reafirmo: Galliard, usted es el líder de esta manada, mi respeto y obediencia hacia usted es absoluto. Y si cree que lo mejor es que los Ardwolf nos renovemos y sigamos el camino que siguió Likaios... yo lo seguiré. No importa si es al mismisimo infierno, yo seguiré a su lado y acataré las ordenes que nos dé.

Shayne continuó mirando a Galliard con tanta intensidad, haciendole ver que sus palabras eran ciertas. Si, Shayne se sentía algo incómoda ante la posibilidad de vivir en el mundo que los Likaios habían adoptado, pero también quería derrotar a sus enemigos, proteger a sus hermanos y salir victoriosa de aquella batalla. Shayne estaba con Galliard, ahora faltaba ver que opinaban los demás.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de Lobo

Mensaje por Friedrich Kramer el Dom Mar 30, 2014 5:41 pm

Friedrich acató en el acto la orden de dirigirse a las barracas de la mesnada, le dolía en el alma escuchar a las esposas, bueno, ahora viudas llorar la muerte de sus esposos, los nobles guerreros que partieron hace ya varias lunas, atacados por aquellos que regresan de la muerte, aquellas con su sangre maldita que no tienen nada, no viven por nada en absoluto, seres vacíos de alma.

Al llegar no se quitó el sombrero, tan solo tomó el puesto que daba en el lugar más oscuro de todos en donde encendió uno de sus cigarros y observaba callado a los demás mientras se acomodaban. Las palabras de su líder no se hicieron esperar, en un principio lo que expresó acerca de actuar como sus hermanos, los Likaios le había parecido algo totalmente loco, demente pero no dijo nada y siguió escuchando atentamente a su líder.

Cada palabra que decía, cada acción de su cuerpo, de su rostro expresaba la furia que sentía, el deseo por ir a la guerra y no era el único, Friedrich había estado deseando esto hace mucho tiempo, la oportunidad "abierta" por decirlo de alguna manera para acabar con aquellos que portaban la maldad en sus muertos corazones. Luego de las palabras de Galliard las cuales podrían decirse como acertadas para Friedrich no lo eran de a mucho pero seguiría las ordenes de su líder, así los llevase a la misma muerte.

Habló una gran guerrera, aquella que se enfrenta con cualquiera demostrando que por ser una hembra no le temería a nadie, una noble e intrépida Ardwolf. Friedrich acabó el cigarrillo, botó la colilla al piso y al levantarse la apago, se levanto soltando la última calada que le había dado -No soy quien, ni me siento catalogado para hablar frente a todos ustedes nobles guerreros y ante usted Galliard, el más fiero y noble pero no podía quedarme callado ante lo que se ha expresado con respecto a hacer lo que han echo los Likaios, siempre nos hemos caracterizado por ser los más tradicionalistas y no digo que debamos seguir tan cerrados...-Hace una pausa para aclarar sus palabras, se quita el sombrero -Las armas las podemos usar pero no creo que debamos empezar a mezclarnos entre ellos.- mira a todo el mundo con seriedad pero al dirigir la mirada ante su líder deja ver en sus ojos la mayor de las sinceridades posibles -Sé que pasamos por malos tiempo y sé que debemos cambiar algunas cosas pero hay otras que, digo yo, se deben mantener intactas.-

Se puso de nuevo el sombrero, encendió otro cigarro esperando no haber molestado a alguien con sus palabras, aunque realmente solo le importaba no molestar a Galliard -Creo que no era necesario decir que a la final la decisión que tome la acataré con el mayor de los placeres, creo que sabe bien usted como soy.- dijo dándole una sonrisa a su líder y fumando de nuevo desde las sombras, prestando suma atención.
avatar
Friedrich Kramer
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de Lobo

Mensaje por Leona Boadicea el Jue Abr 03, 2014 10:12 pm

La cachorra, así era como todos le llamaban. Pero Leona mantenía una postura firme sentada junto a su padre, el gran Leon y lejos de su madre. Su mirada impetuosa y salvaje ahora estaba ligeramente bañada en la calma que solo precede a la tormenta. Ojos fieros al frente, escuchando con profunda atención al Lider de Líderes quien, según podía entender, comprendía que era posible que fuesen a una guerra sin cuartel. Pero gracias a Gaia veía más allá que los ojos tradicionalistas de otros lobos, sugiriendo que el ardwolf diese un paso al frente y buscase armarse con lo necesario con tal de destruir los peligros que aquejaban a los miembros de la manada. Pero, esa no era la única manada en riesgo. Todos eran uno y uno eran todos. Sabiendo que luego de ver al líder Likaio corriendo como una hembra en apuros y de ver a la actual Fenrir esconderse de los dedos que señalaban su falta de acción, Galliard aun no olvidaba a los caídos. Suspiró por un momento y bajó la mirada cuando su padre se puso de pie y llevó su diestra al pecho en un gruñido ahogado al recordar a sus fallecidos mientras asentía con la cabeza, volviendo los ojos a los presentes. – Somos los guerreros y es nuestra sangre la que debe  caer. Pero esto ha dejado de ser así desde hace ya mucho tiempo. Los Likaios se esconden en sus ciudades y los Fenrir en sus bosques…- Al ponerse de pie, demostró que su tamaño apenas era inferior al de Galliard y que en su cuerpo aun residían marcas de guerra que tardaban en sanar - … Las demás manadas temen a la muerte y a la guerra. Fenrir, hija de nuestra propia sangre levantó su voz cntra los dioses y contra Gaia misma luego de ver cómo sus propios hombres eran destajados ante sus ojos. Y Alek Arthes…cachorro incapaz…- un gesto de asco recorrió sus labios mientras negaba con la cabeza para ahora dirigirse directamente al gran líder –…Ni siquiera sus trucos humanos y su mestizaje pudo hacer que actuase como un verdadero lobo. Mi señor, morir en la guerra por su causa es la razón de mi propia existencia. Seré honrado si me atraviesan una flecha en el corazón con tal de ser su escudo pero…Por favor, no me pida confiar en los Likaios luego de lo que los sobrevivientes han dicho de su líder… - Jamás aprobó el mestizaje con humanos y ahora eso se demostraba aun más. Si había algo peor para el gran León, un licano que poseía el tamaño y la fuerza para ser uno de los principales guerreros de Galliard, era la cobardía. ¿Esos serían sus estandartes de guerra? ¿Con esos líderes ineptos caminarían a la guerra?

Leona escuchaba con atención las palabras que se decían en la reunión y su mirada permanecía completamente impasible. Recordó las últimas palabras de Oren y sus ojos se cerraron por un mísero instante. Recordó la ira que le invadió cuando notó que él estaba tan poco dispuesto a ir a la guerra, tildándolo de cobarde pero ¿Había sido un cobarde realmente? –Somos familia… - dijo su voz una vez que su padre detuvo su discurso. Leona no le miraba, tampoco a los presentes, sino al gran Lider Galliard ante ella – Si no confiamos en nuestra propia familia…¿Cómo vamos a ganar una guerra no declarada? Va más allá de armas y planes y estrategias….Si la casa de la sangre cae, todos los licanos viviremos en paz. Separarnos es…una estupidez – diría mientras pensaba sus palabras luego de escuchar cómo estas palpitaban en sus oídos y tenía que tomar aire para continuar – Yo soy fruto de la unión entre un Fenrir y un Ardwolf. No entiendo a los Likaios y definitivamente creo que su líder no merece serlo… Pero si vamos a recurrir a ellos, debemos aprender lo que ellos saben y enseñarles lo que nosotros sabemos…- su mano se cerró mientras volvía sus ojos esmeraldas a su líder quien estaba de pie al frente – Nosotros sabemos pelear y no huir. Nosotros conocemos el lenguaje de la tierra y el cielo. Sabemos cazar. Ellos se han olvidado que son licanos y actúan más como humanos…Pues, como familia  ¡Debemos recordarles que son licanos también y que entre los licanos no hay espacio para la cobardía! -
avatar
Leona Boadicea
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de Lobo

Mensaje por Galliard el Dom Abr 13, 2014 7:23 am

Habló, y como un líder flexible y justo también escuchó, sabiendo lo que encontraría. Su tribu jamás lo había cuestionado, finalmente todos veían en él a un líder nacido de las profecías, consagrado en una victoria frente a un clan de vampiros a los que llevó hasta la total aniquilación en una batalla que hizo eco y mella en la historia de las razas. Pero más importante que apoyaran incondicionalmente su decisión, todos y cada uno expresaron su desagrado por los lakaios o su líder.- Leona a tocado un punto importante. Somos hijos de una misma madre y eso nos convierte en hermanos.-

Se sacó el yelmo y lo puso sobre la mesa. Pocos entendían la necesidad de Galliard por llevar una cimera partida por la mitad, con marcas sobre el acero que señalaban interminables batallas. - Leona y Friedrich son muy jóvenes para recordar lo que fueron los Lakaios hace más de 400 años atrás, pero tu Leon, y tu también Shayne… ¿Ya lo han olvidado?- Arrugó sus cejas en una expresión dura.

El antiguo líder Likaio fue un amigo que salvo mi vida el día que un antiguo vampiro albino quebró mi yelmo con el golpe de su espada en una guerra contra el avance Raphael por la Europa Medieval. En ese tiempo era joven y arrogante, me acababa de convertir en líder derrotando uno por uno a los guerreros más fuertes de la tribu y al antiguo líder. Estaba seguro que no había ser viviente o no-muerto que supusiera un peligro para mí.- Golpeó la mesa con la parte inferior de sus puños.- Llevó este yelmo como recordatorio de que estaría muerto si un amigo no hubiera estado ahí para salvarme. Me hizo comprender que no puedo cumplir mi deber con Gaia yo solo, que los lobos nos necesitamos unos a otros y que nuestra fortaleza es la unión. Me niego a creer que los Lakaios han perdido su vieja naturaleza.-

Los miró uno a uno, especialmente a Leon sobre quién dirigió la vista de forma más prolongada.- Sí ese lobo declinó el liderato frente a Alek por decisión propia, y no en la palestra, es porque algo debió ver en él. Detrás de esa cobardia ese lobo tiene una misión con la raza, y tal vez es esta, transmitirnos su conocimiento. Tengo la esperanza de que nuestros hermanos encuentren su vieja naturaleza y se unan a nosotros en la cacería..- Su voz fue clara en todo momento, pero había más de lo que sus palabras expresaban.- También rezare por el bienestar de los Fenrir, son ellos los que más desconcertados y heridos están por estos hechos.-



Tomó el yelmo entre sus manos, y se lo colocó de nuevo tras levantarlo con lentitud.- Partiré a Lakaia dentro de 7 días, una vez que hayamos cumplido con el duelo pertinente. Después de lo que ha sucedido, y bajo el entendimiento de que nuestros enemigos nos pueden atacar en cualquier momento y en cualquier lugar ¿Alguno de ustedes desea acompañarme? No los obligaré, y si es necesario haré el viaje solo.
avatar
Galliard
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de Lobo

Mensaje por Shayne Aryn el Lun Abr 14, 2014 5:14 am

Shayne escuchó los comentarios de los presentes. Mientras más lo pensaba más extraña se le hacía la idea de seguir a los Likaios. Sin embargo, la cachorra Leona dijo algo que la hizo comprender varias cosas: Likaios, Fenrrir o Ardwolf, todos ellos podían comportarse diferente y tener costumbres que chocaban entre sí, pero al final del día todos eran Licanos, hijos de Gaia, en sus venas corría la misma sangrte Licana y cuando se transformaban sus diferencias se desvanecían para volverse uno solo.

La licana se sintió culpable por sus pensamientos anteriores, estaba olvidandose de todo lo que alguna vez Minerva y Shane le inculcaron: la hermandad de los Licanos.

Aunado al comentario de Leona, Shayne escuchó atentamente aquello a lo que Galliard les decía. La miró fijamente y luego a León, padre de Leona, cuestionandoles sobre aquel yelmo. Shayne desvió la mirada: ella recordaba perfectamente esa ocasión. Galliard acababa de convertirse en líder y Shayne todavía era menospreciada por ser una hembra. Curiosamente, ella había sido uno de los Licanos que Galliard derrotó con una extrema facilidad y un gran talento. También fue la primera derrota de Shayne desde que había decidido convertirse en guerrera y fue ese hecho lo que provocó que la Licana admirara en demasía a Galliard.

Y como olvidar el hecho de que su nuevo líder casi cae a manos de un vampiro. De no haber sido por aquel Likaios...

Shayne frunció el ceño y agachó un poco la cabeza—Me disculpo por eso, y no, no he olvidado ese hecho...—  la voz de la Licana era calmada, algo que muy raras veces ocurre.— Más creo que mi ira contra los hijos de la noche ha nublado mi pensamiento— Sintiendose como una cachorra regañada, Shayne suspiró y miróa todos asu alrededor: observaban a su lider con fervor.

Entonces Galliard hizo aquella pregunta. Sin dudarlo ni un momento, Shayne se levantó por segunda ocasión:

—Me gustaría ser parte del grupo que lo acompañe, Galliard. Quisiera...— la voz de Shayne temblo unos momentos pero pronto recobro su habitual tono de seguridad y frialdad— Quiero ver con mis propios ojos como viven los Likaios para poder, o más bien, tratar de comprenderlos. Usted Galliard, y también Leona, tienen razón sobre este asunto, así que me gustaría enmendar mi error siendo yo misma quien visite a nuestros hermanos Likaios, claro, si usted me lo permite.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de Lobo

Mensaje por Cid Kefa el Dom Abr 20, 2014 8:49 pm

-No eres quien y no te sientes catalogado…- su voz fue tan llena de cizaña como la mirada que se clava en el licano de menor estatura, viéndole como si le atravesase con los ojos negros cual manto nocturno. Grave como si le costase abrir las cuerdas vocales y despiadada como el mismo dueño de que las emitía. Demasiado humano le parecía ese lobo conocido como Kramer y sus palabras lo dejaron aun más en evidencia a pesar de nunca haberse cruzado con aquellos que viven más allá de los bosques – Usas armas cuando tomas en tus manos un hacha de punta de piedra. Y usas armas cuando haces de un palo una punta para cazar. ¿Has ido a una guerra, cachorro? ¿Tú fina y tradicional mente sabe lo que es pelear con aquello que golpea de lejos y quema tu piel recordandote que no eres más que grasa y músculos? – desprecio fue aquello que transmitían sus palabras, escapando la saliva mientras marcaba cada una de ellas y se erguía cual colosal bestia de forma tal que mostraba la diferencia de tamaños entre él y Kramer.

Otros hablaban, entre ellos la que era el puño derecho de Galliard. Mujer según muchos, capaz de ganar en combate a hombres sin dificultad. El miedo al cambio latía en cada licano como si fuese una muestra impetuosa de que por mucho tiempo estuvieron aferrados a tradiciones tontas. Él por encima de todos. Pero él comprendía que si había armas hacía trescientos años capaces de matarles con facilidad, eso significaba que con el tiempo que había pasado, todo había empeorado. Una cachorra habló cual adulto y supo al instante por qué: Era hija de León, hermano en combate. Las mujeres podrían ser mal vistas en su mayoría, pero tanto ella como Shayne se habían ganado el honor del respeto.

-Alek Arthes no es más que un cachorro recién destetado. Galliard, asegúrate que tu confianza en él es digna y va más allá de lo que le debes a quien le eligió. Cambiar nuestras tradiciones para unificar manadas es una cosa, pero perder lo que nos hace licanos es perdernos a nosotros. Jamás respetaré al líder que es líder porque lo eligieron y no por una victoria. Mándalo a una guerra y ahí notarás si vale o no la pena como licano y como hombre tambien.– decretó a la vez que sus grandes brazos se cruzaban en una perfecta forma dando más volumen a sus hombros y fiereza su rostro el cual, a pesar de todo, se mantenía inquebrantable - El anterior Likaio era digno y este no lo es. Si logras ver en él un mínimo de gracia que no signifique su ejecución, házmelo saber, hermano. En los tiempos venideros no hay lugar para la debilidad. Aquel que no pueda con el liderazgo debe entregar su vida a un verdadero guerrero capaz de proteger la manada.
avatar
Cid Kefa
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de Lobo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.