A long time ago...In a dark place [Priv. Carlyle]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A long time ago...In a dark place [Priv. Carlyle]

Mensaje por Úrsula Kozlova el Sáb Mar 29, 2014 1:28 pm

Con apenas 30 años con un alma inmortal, la Joya de la Raza vampírica danzaba con su casual gracia por los pasillos de la Mansión Donovan. Una edificación que antes había fungido como un teatro y que ahora distaba, incluso, de aquel adjetivo pareciéndose más a un castillo construido en siglos pasados. La cantidad de cámaras, salones, habitaciones y laberintos que se alzaban y entretejían en el edificio habían salido, en muchos casos, de la inmensa imaginación y exquisita perfección de Úrsula. Desde que Donovan la había convertido en su Reina, y por ende, la del clan; la dama rusa no había escatimado en gastos para convertir aquel lugar en el perfecto espacio para un clan elitista y basado en una enorme jerarquía aristócrata que ella misma se había ocupado en imponer. Ella había llegado como un torbellino y había cambiado el clan Donovan de pies a cabeza.

Había organizado a los pequeños grupos de vampiros que residían fuera de Viena y, evidentemente, había delegado a alguien para controlarlos. También había dado un nombre a aquellos vástagos que se ocupaban de los asuntos “humanos”, cubriendo así la existencia de los vampiros. Por supuesto, se había ocupado de establecer una Guardia Real pues Donovan sólo contaba con su sombra y ella no tenía ese tipo de protección – aparte de la de él-. Y, además, el establecimiento de la servidumbre sin denigrar a ningún miembro de la misma. La estructura aún no estaba del todo perfeccionada, todavía estaba algo imperfecta en las esquinas pero, por lo menos, funcionaba y todos conocían su lugar.

Asimismo, ella había empezado a formar su curioso séquito. En aquel entonces sólo era cercana a Francois, cuya amistad  y lealtad siempre había admirado, pues había comprendido de ipso facto quién era ella y su importancia. Los demás miembros de la alcurnia Donovan no llamaban su interés así que, debido a la gran cantidad de tiempo libre que tenía, cuando su marido estaba ocupado en otras cosas, se dedicaba a estudiar la Magia de Sangre y consumir todo libro habido y por haber sobre la historia que las Cortesanas Raphael habían escrito sobre los hitos históricos de los vampiros.

Aquel día en particular, e irónicamente, Úrsula descansaba en uno de sus salones privados leyendo un libro sobre el líder del clan Raphael, Raphael. Un vampiro guerrero cuya historia llamaba mucho la atención. Lo que más adoraba de aquel tomo era la forma de escribir de la Letrada, definitivamente, la devoción y el exquisito ritmo de la redacción que seducía al lector. En el salón se respiraba tranquilidad, equilibro y serenidad; con  sus pulidos pisos de mármol y decoración inspirada en el color del alabastro,  siendo una de las pocas y únicas estancias que carecían de la oscuridad que resaltaba en el clan de Austria.

Sin embargo, aquella aura fue interrumpida por dos toques en la puerta de madera que resguardaba a la Reina Donovan. La mirada cristalina de la joven vampira se posó en la madera con el ceño levemente fruncido pues muy pocas veces la molestaban. Cerró el tomo marcando el lugar donde había quedado y se incorporó, lo que provocó que su vestido de gasa blanca se extendiera por su cuerpo adaptándose a sus sinuosas y pecadoras curvas –Pase- La puerta se abrió con lentitud y un vampiro joven metió la cabeza por la ranura con la mirada gacha –Disculpe, mi Reina. La importuno porque ha llegado una visita del clan Raphael que solicita audiencia con el Rey Donovan- La dama rusa guardó silencio durante un par de segundos pues Donovan estaba ocupado en asuntos que ni siquiera a ella le incumbían y si ella no podía molestarlo, nadie podía. Sonrió con quietud y asintió –Yo lo recibiré, por favor, hazlo pasar al salón principal y no le molestes con aperitivos. Los Raphael sólo beben sangre- Mencionó pues era protocolo de la casa dar algo de comer a los invitados durante su llegada pero, claro, aquello era para los Oscuros que podían consumir alimentos. Los Renegados y los Iluminados carecían de aquella habilidad por lo cual podría tomarlo como un insulto y aquello era algo que Úrsula no deseaba –Menciónale que yo lo recibiré-

-En todo caso, anda a la cámara interna y dile a Stefan que cuando Donovan esté libre, me busque. Tenemos visita de un Iluminado- Aquello siempre lo hacía, la buscaba y ella a él cuando no estaban ocupados con cosas del clan pero quería anunciarle que había visitantes para que tomara las precauciones necesarias. El  Vestal se retiró asintiendo y Úrsula, una vez más, se miró en los espejos que decoraban la sala. Su cabello del color ébano, perfectamente liso caía con suavidad sobre sus hombros y se alargaba hasta su cadera contrastando con el blanco de su vestimenta. Sus labios, rojos como la sangre y la larga cadena que caía entre sus pechos de pesado oro, eran de las pocas cosas que cortaban con aquel atuendo descolorido. Aparte, por supuesto, del anillo de ópalo del Clan que todo miembro besaba para saludar. Finalmente, decidió abandonar su habitación y caminó por los pasillos internos de la mansión –aquellos que sólo Donovan y ella usaban- hasta acercarse al salón donde el vástago la esperaría.

Sentía una terrible curiosidad y también incluso excitación  al ser la primera interacción con un miembro ajeno al clan pero se había preparado toda su vida para jugar a hacer política. Se sentía preparada y por ende, sonrío con claridad a los guardias que custodiaban la puerta del salón asintiendo para que abrieran las mismas. Tras aquello ingresó al lugar observando al hombre que se alzaba ante ella y percatándose de que su aura era mucho más fuerte que la de cualquier Donovan que hubiese conocido hasta el momento Bienvenido a la casa de los Oscuros, Raphaelita- Musitó con suavidad mientras caminaba hacia él llegando a establecer cierta cercanía para extender su grácil mano con el anillo de ópalo  y que así la saludara como la correspondía. Después de todo, estaba bajo su techo y debía respetar sus protocolos.
avatar
Úrsula Kozlova
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 138

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A long time ago...In a dark place [Priv. Carlyle]

Mensaje por Carlyle el Vie Mayo 16, 2014 9:54 pm

El salón era enorme, bastante majestuoso. Los Donovan siempre habían vivido exquisitamente bien, al menos desde que tenía memoria. Desde antes incluso de que Ludovico se convirtiera en el nuevo Raphael, cuando lord Henry Cavendish portaba el título de líder de nuestro clan, yo hacía las veces de mensajero, hablando siempre en nombre del cabeza del clan Raphael. Y desde siempre recordé a los Donovan como criaturas fascinantes y majestuosas. Y ante todo más peligrosos de lo que aparentaban en primera instancia. Otros hermanos de mi clan cometieron el error de infravalorarlos en el pasado, pagándolo caro. Lo mismo pasaba con los Lázaro, de hecho. Siempre me preguntaba si los Raphael, aun teniendo la fama de ser el clan de vampiros más poderoso, no éramos en realidad los más desventajados de nuestros congéneres. Fuera como fuese nos encontrábamos en un momento delicado de nuestra historia. Nada que no pudiéramos solventar sin demasiada dificultad, pero un paso en falso podría costarnos muy caro. Y mi relación con Donovan debía seguir siendo de extrema importancia en los asuntos internacionales. Cierto era que los Raphael nunca se habían sentido muy interesados por la política. Debía reconocer que yo era un caso extraño dentro del clan. Quizá por mi pasado como humano, como hombre de ciencia y letras, sabía que había batallas que se libraban con la palabra, y que a veces eran incluso más importantes que las que nosotros realizábamos cada día contra los lobos. Por eso era imprescindible que siguiera con mis negociaciones y conversaciones formales con Donovan, sobre todo ahora que...

Y entonces las puertas del salón se abrieron. Me giré para ver quién entraba en la estancia. Y fue cuando la vi por primera vez. Una hermosa joven de cabellos negros y mirada de hielo que se acercaba de forma majestuosa ante mí. Quizá demasiado forzada, pero seguía siendo una figura imponente. Comencé a hacer memoria por si recordaba haberla visto en alguna ocasión anterior, pero por más que me esforzaba ningún recuerdo venía a mí de esa mujer. Y era evidente que si la hubiera visto antes la recordaría. ¿Sería quizá la tan comentada nueva adquisición de Donovan? Una joven poderosa que quizá consiguiera hacerse un hueco entre tantas alimañas. La primera impresión que me causó, desde luego, fue auténticamente genuina.

—Bienvenido a la casa de los Oscuros, raphaelita.

La joven extendió su mano, en la cual portaba un anillo bastante estrafalario para mi gusto. Aún así, me incliné ligeramente, haciendo que la armadura sonara casi escandalosamente y provocando que el sonido retumbara por el lugar. Cogí su mano con suavidad y besé el anillo. Era evidente que no se trataba de un miembro cualquiera del clan, a pesar de que todavía no la hubiera conocido.

Gracias por vuestra cálida bienvenida, mi señora. Permitidme confesaros que no esperaba conocer hoy a una mujer que iluminara de tal manera estos grandes salones. Como supongo sabréis, soy un emisario de los Raphael y debo confesaros, no sin remarcar el manto de vergüenza que me envuelve, que me siento realmente avergonzado al desconocer por completo la identidad de la bella dama que se encuentra ante mí y ante la cual me postro sin dudar. Mi nombre, para no resultar extremadamente descortés exigiendo de tal modo el vuestro sin haberos ofrecido previamente el mío... Bueno, mi nombre nadie lo sabe, mi señora. Pero todos me conocen como Carlyle. Gustoso igualmente de que me llaméis como deseéis. ¿Y vos sois...?

Era el momento de confirmar si mis sospechas eran ciertas. Aunque lo más probable era que sí, que me encontrara ante la tan anunciada reina de los Donovan.
avatar
Carlyle
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 93

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A long time ago...In a dark place [Priv. Carlyle]

Mensaje por Úrsula Kozlova el Lun Jun 09, 2014 11:50 am

Sus cristalinos ojos danzaron curiosos alrededor de la imagen del guerrero raphaelita que estaba ante ella. Era increíble la diferencia entre un vampiro Iluminado y un Oscuro. Se palpaba en cada ápice de la presencia de aquel. En cada centímetro de aquel trabajado atuendo cuyo único objetivo era facilitar al asesino la matanza de los enemigos de la raza. Úrsula perdió la cuenta de la cantidad de armas que alcanzaba a ver, incluso se sintió algo mareada por la turbia aura del vampiro. ¿A cuántos licántropos habría matado? ¿Cuántos sucios humanos habrían servido de alimento? La Reina terminó mordiéndose el labio ante la inmensa cantidad de preguntas que atenazaban su mente. Sin embargo, la Rusa conocía claramente su posición y no podía dejar que la excitación del momento la llevara por un camino contrario al de ser una anfitriona perfecta. Su mirada paseó un momento por la habitación encontrándola vacía, sin aperitivos, ni copas; lo que, evidentemente, le molestó.

El sonido que provocó su armadura hizo que a Úrsula se le erizara la piel. Nunca había estado tan cerca de alguien con un poder letal tan sólido. Es decir, había estado con Donovan. Pero él era…Diferente. Su poder se basaba en otras áreas no tan bruscas ni estrafalarias como la de los raphaelita. Él era…Sublime. Aquello le robó una sonrisa antes de volver a posar sus ojos sobre el vampiro que, finalmente, empezaba a hablar. Su tono de voz le pareció agradable y se sorprendió de notar que tras aquella facha había un hombre que sabía hablar de manera delicada y casi protocolar. ¿Sería sólo un guerrero? Lo dudaba. Había más. Y Úrsula quería saber.

La Reina guardó un pequeño silencio después de las palabras del vampiro y le regaló una sonrisa dulce –Vos sois el primero en conocerme, Carlyle, así que no existe la vergüenza; sólo el honor. En el mundo humano me conocían como  Úrsula Kozlova. En las lides de la noche soy alabada como la  Reina del clan Donovan y esposa, amante y dueña del Líder Oscuro- Sus ojos adquirieron, rápidamente, un brillo carmesí que pronto desapareció. No había nada que le gustara más a la famosa bailarina de ballet que mencionar su cargo y, como no, su poder y amor hacia Donovan. Sus labios abandonaron el gesto dulce por uno más sardónico, incluso con un tinte egocéntrico pero al volver hablar aquellos labios rojos como la sangre abandonaron aquel hecho.

-Entiendo que vuestra visita es para hablar con mi esposo, según mencionó el servicio- Mencionó con aquella dulce y suave voz que tanto contraste hacia con la fortaleza de su mirada y pose. –Sin embargo, en este preciso instante se encuentra sumamente ocupado. He allí la razón que sea yo vuestra anfitriona durante el tiempo que lo espera- Finalmente, extendió la mano hacia los sofás negros ubicados en el centro del salón como un gesto de invitación para ponerse cómodos –Aparte no es mi costumbre reunirme con los emisarios sin él- No esperó a que él comenzara a caminar si no que, con la gracia que los Dioses le habían otorgado, se movió de su campo visual directamente hacia el lugar que había señalado tomando uno de los sofás individuales ubicados en el centro de aquel “círculo” de asientos.

-Ya le he enviado un mensaje para que conozca vuestra presencia. Estoy segura que en cuanto se desocupe podremos tratar los temas políticos necesarios- Úrsula, desde que se había convertido en Reina, se invitaba al 90 por ciento de las reuniones que tenía Donovan. A menos que existiera alguna audiencia programada o urgente, ella le acompañaba para dar su opinión sobre posibles acciones que pudieran afectar al clan. Y, no cabía duda, que la visita de un raphaelita era total y absolutamente tentadora. La Reina Oscura cruzó sus piernas con lentitud permitiendo que la gasa del vestido se adaptaran con suavidad sobre su piel de mármol antes de observar nuevamente al Iluminado.

-Supongo que estaréis cansado. Pero dudo que Donovan tarde mucho tiempo más- Sonrió -¿Os apetece tomar algo, Carlyle?- Cuestionó y dobló suavemente la cabeza para posar su mirada sobre una de las puertas adyacentes del salón esperando que el servicio de vestales apareciera de una buena vez.
avatar
Úrsula Kozlova
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 138

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A long time ago...In a dark place [Priv. Carlyle]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.