So... Time for fun?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

So... Time for fun?

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Vie Mar 21, 2014 9:49 pm

Finalmente la recepción Donovan había finalizado, su Reina y toda su comitiva habían partido rumbo a los aposentos que la fortaleza tenía para ofrecerles, mientras que los Raphael volvían a sus actividades diarias -y aquellas nuevas, debido a la seguridad aumentada ante la presencia de Úrsula.-

La tarea había terminado ya, en los comedores se podía apreciar el gran ajetreo de los militares, el tema principal era la hermosura de las Donovan y lo pomposo de sus actitudes; Ajenos a ellos, el finlandés se movía por los pasillos a paso firme y seguro más no apurado, llevaba un cigarrillo encendido sostenido entre sus labios y su mirada tenía un punto fijo en aquél instante: La estancia de Evans. Una sonrisa leve se dibujó en sus labios al momento que tocó dos veces la puerta, y al no escuchar respuesta, la abrió lentamente.

Con permiso, su eminencia... -Decía sarcásticamente, mientras asomaba su rostro para así, poder ver la silueta de Evans en aquél despacho, su sonrisa burlesca se acrescentó, y dando un paso se adentró al lugar, cerró la puerta a sus espaldas.-

Una vez las puertas se cerraron, un suspiro de relajo salió del vástago, acompañado de abstractas formas que provenían de su cigarro encendido. Su cristalina mirada se encontraba fija en Evans, y nuevamente, su voz hacía aparición en la habitación.-

No sabes cuanto te odio, cabrón... Creí que moriría con tanta parafernalia... Te lo dije antes, me deberías una... Ahora vengo a cobrártela -Sonrió cómplice al momento que tomaba un abrigo que había en el despacho y se lo lanzaba a Evans.- Vamos, hoy no hubieron lobos, hubieron reinas... Lo cual es igual o más estresante, por lo cual saldremos a beber algo y recrear la vista... Si sabes a lo que me refiero. -Sonreía esperando la respuesta de su actual líder, al momento que se acercaba hacia una mesa, ubicando el cigarrillo ya apunto de consumirse en un cenicero, extinguiéndole ahí.-

Si no es luchando, es bebiendo... Además... -Dijo ésta vez bajando un poco más la voz, observando hacia los rincones de la habitación, las ventanas e incluso la puerta, acercándose aún más hacia Evans para así susurrar apenas audiblemente. Su mirada se tornaba totalmente seria e incluso sombría, bastante alejado de la casual despreocupada y burlesca faceta que portaba- 
Hay cosas serias que hablar...

Dicho ésto giró su semblante y caminó hacia la puerta para así abrirla rápidamente y ver de reojo al actual líder.

¿Y bien?...


Última edición por Dennan Huhtmaki el Sáb Abr 05, 2014 11:40 pm, editado 2 veces
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Evans Cromwell el Mar Mar 25, 2014 7:36 pm

El humo de un cigarrillo volaba había lo alto del techo mientras la mano diestra de Evans cubría apenas sus ojos ambarinos mientras una taza de sangre era servida en la mesa de su nuevo escritorio por mano del mismísimo Lucius. Sangre nueva, extraída directamente de un cuerpo adolescente a medio morir, ligeramente caliente por el vapor para evitar la formación de coágulos. –Si quisiera sangre, la saldría a buscar…- diría al anciano mientras éste negaba con la cabeza y luego le acercaba la taza sin esperar siquiera una orden directa del actual Lider – Está tenso y cansado, joven Cromwell. Además, aun hay mucho papeleo que realizar y órdenes que dar, como quienes serán las parejas de guardia de la semana próxima ahora que se ha aumentado la seguridad dentro de la fortaleza gracias a la presencia de la bella Reina Donovan – empezó a decir aquél mientras Evans tomaba la taza y la bebía a fondo blanco, como si se tratase de un vaso de whisky. – No me importa. Que Carlyle se encargue del papeleo y  Mitsuhide de las nuevas formaciones…Lucius, ¡esto es una estupidez!…- exclamó finalmente, lanzando la taza a la pared con furia, rompiéndola en varios trozos mientras hacía lo mismo con el cigarrillo, echándolo al suelo y apagándolo con la suela del zapato. Lucius simplemente le observaba hacer ese gesto de molestia, como si viese a un niño de dos años haciendo berrinche por un caramelo que no puede tener –  Esa taza es de mi colección favorita de porcelana…- agregó con total calma, viendo la mancha roja en la pared y los trozos rotos en el suelo alfombrado. Evans se quedó tieso, viendo aquello y luego soltando un resoplido mientras caminaba hacia la puerta del despacho – ¡Es solo una maldita taza! ¡Tienes miles más! – exclamó cerrando la puerta tras de sí.

El anciano negó con la cabeza y sonrió apenas, acomodando sus lentes mientras veía el desastre que el joven cazador había dejado y hacía un gesto a una de las cortesanas para que se acercase a limpiar – Prepárame luego un té, Arabelle. De tilo preferentemente…- susurró haciendo una reverencia respetuosa a la muchacha y recibiendo el mismo gesto de parte de ella.

Ya cuando se hubo quedado solo en la habitación contraria, viendo por los grandes ventanales mientras buscaba entre los bolsillos de su chaqueta otro cigarrillo para fumarlo en completa tranquilidad. Sin embargo, apenas lo hubo encendido, otra voz irrumpió a sus espaldas, haciendo que el cazador se voltease y levantase una ceja mientras aspiraba el humo y lograba que el fuego comenzase a consumir la parte frontal del cigarrillo formando velozmente una ceniza que no tardó en caer al suelo - ¡Oh, no me digas así, que te disparo aquí y ahora! – exclamó Evans, molesto mientras tomaba el cigarrillo con el pulgar y el índice y se volvía a Dennan con mirada de pocos amigos. El sonido de las puertas cerrándose llegó a sus oídos mientras el cazador echaba hacia atrás la cabeza y volvía los ojos a su camarada – Vaya día ¿eh?- dijo con tono agotado. Ante la queja de Dennan, mucho no podría decir. La verdad, lo entendía y de haber estado en su lugar, también le habría dedicado algunas palabras de odio al sujeto de turno. – Al menos la Reina estaba buena. Pero la que más me gustó, fue la rubia esa… ¿cuál era su nombre? ¿Victoria? – empezó a decir mientras caminaba hacia su camarada y tomaba la chaqueta de cuero marrón para colocársela encima. Con tal gesto, dio a entender que le seguiría donde sea siempre que fuese lejos de un montón de papeles y de esposas de millonarios.  –Donde sea que vayamos, te sigo. Iría al infierno con tal de salir de estas malditas paredes...- dijo volviendo a dar un sorbo a su cigarrillo mientras veía a Dennan acercarse, borrando esa sonrisa sarcástica que siempre llevaba en sus facciones.

Conocía a Dennan y habían compartido misiones y aventuras juntos. Quizas no tanto como con Eliah y Dimitri, pero entre los cercanos, podría considerarlo amigo. Sin embargo, verlo serio no era algo que soliese ser normal en el finlandés. De hecho, se rió hasta cuando supo que alguien lo había enviado a matar a manos de Galliard por lo cual verle así no fue para Evans algo que pudiese considerar como ‘buena señal’. – ¿Cosas…serias? No me propondrás matrimonio, ¿verdad? – el semblante del cazador mutó de agotado a curioso y sin decir más, asintió con la cabeza, siguiendo al vampiro de cabellos negros como el ébano mientras se acomodaba la chaqueta y el cinturón, donde descansaban sus dos armas.
-Salgamos de la fortaleza entonces. Faltan un par de horas para que amanezca. Vamos a tomar algo por ahí – diría sin mirarlo, sabiendo que él estaría de acuerdo.
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Mar Abr 01, 2014 5:30 pm

Escuchó las palabras de Evans guardandose las risas, sin embargo su rostro divertido evidenciaba la gracia que éstas le causaban.

¿La rubia? -Dijo alzando su mirada al techo intentando recordar, sin embargo al cabo de unos segundos cerró sus ojos y negó con la cabeza soltando una risa- No sé a quién te refieres... estaban casi todas buenas, da lo mismo si era rubia o no. -Soltó una risa entonces con gracia, y fue posterior a su cambio de actitud, aquella seriedad que inundó extrañamente al finlandés que notó el cambio en las palabras de Evans, el cual sin embargo de igual forma lanzó algún comentario divertido como respuesta.-

Matrimonio...? Quizás si te pones tetas y te dejas el cabello largo... Pero aún así tendrías que hacer méritos...No me gustan tan arrastrados. -Soltó una risa al momento que le dió un golpe fraternal en el hombro y comenzaba a salir de la habitación, siendo sus últimas palabras directamente dedicadas a la forma en que Evans había tratado en últimas instancias a la reina Donovan.-

No bastó más de veinte minutos para que el lugar cambiara totalmente, un bar totalmente cerrado, en un piso subterráneo fue el elegido. Las luces rojizas adornaban el lugar, el humo viciado de cigarrillo y drogas era notable, encontrándose de todo tipo de humanos en aquél lugar, de distintas tribus urbanas a incluso, hombres de avanzada edad que probablemente vaciaban sus arrepentimientos en vasos de whisky. La mesa elegida fue una de las más arrinconadas, lejos de todo el bullicio y movimiento de la gente, casi bañada por el misterio y enigma de las sombras; Desde lejos probablemente solo podrían verse dos siluetas irreconocibles charlando mientras que, la única luz viva en aquellas siluetas sería un punto rojizo, señal de un cigarrillo encendido.

Vaya noche eh...? -Murmuró el finlandés en aquella mesa, al tiempo que daba un largo sorbo al schop de cerveza que había pedido. Aquella noche se alimentaría definitivamente, antes de retirarse a la fortaleza; Sin embargo como "apertura" no podía dejar pasar el placer de una buena cerveza acompañada de un cigarro.-

Luego de ver a todas esas muñecas Donovan... -Dijo mientras su cristalina mirada se dirigía hacia el escenario que tenía aquél bar, donde en aquél momento se encontraban tres jaulas separadas, con atractivas mujeres bailando al son de la música, despojándose poco a poco del casi nulo vestuario que traían.-

Incluso ésas bellezas quedan cortas... -Soltó una risa, dando una lenta aspiración a su cigarrillo para luego, fijar su mirada en su camarada.-

Las cosas comienzan a ponerse feas... ¿No crees...? -Dijo ésta vez adoptando nuevamente una faceta más seria, su mirada permanecía fija en los orbes de su compañero, al momento que arqueaba una ceja esperando la respuesta en silencio.-
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Evans Cromwell el Lun Abr 07, 2014 8:51 pm

El humo de su cigarrillo subió en forma de hilo hacia el techo, perdiéndose en éste, deshaciéndose en una nube que parece soplada por el aliento de una persona. Sin embargo, la mirada de Evans continuaba puesta al frente, perdida en las mujeres que iban y venían trayendo alguno que otro trago a algún que otro cretino. Recordaba tiempos en los cuales la visión de una mujer lo era todo y apostaba con su hermano quien lograba llamar la atención primero para luego terminar en una cama desconocida con una resaca del demonio. El tiempo pasó tan rápido  y aun la mirada de su hermano menor estaba en su mente, perdiéndose con cada día hasta volverse una nube extraña y nebulosa de su recuerdo. La mirada ambarina de Evans permanecía perdida, con la oscuridad extraña de las sombras debajo de sus ojos mientras escuchaba a Dennan. ¿En qué momento se habían vuelto tan cercanos? No sabría decirlo. Es raro cómo funcionan los militares y más, como funciona él. La lealtad de quien pelea a tu lado no se compara con nada y eso fue algo que Raphael le explicó y Dimitri le demostró. Aquel que pelea a tu lado en una batalla será tu hermano hasta la tumba y sabes que su vida depende de la tuya y viceversa. Eso los volvió amigos al instante en que se enfrentaron a la muerte juntos y le ganaron. Así funcionan las cosas…al menos para alguien como Evans.

La visión de la silueta de piel blanca moviéndose en un baile lento, casi hipnótico en el escenario hizo que por un instante, sus colmillos se asomasen y tocasen apenas su lengua hambrienta. Sintió en su compañero el mismo anhelo y supo que esa noche era de cacería, solo que no de licanos. ¿Hacía cuanto que no cazaba su comida y devoraba a su gusto? ¿Hacía cuanto que le servían sangre de sabe Dios dónde y la bebía en copa como si fuese más exquisita? Malditos modales, formalismos y tradiciones. Estaba a punto de volar el mismo una torre si no salía de la fortaleza. ¿Cómo Raphael había aguantado por tanto tiempo el sonreír como un cretino ante los imbéciles pomposos que llegan a mostrar sus saludos que bien se pueden dar por teléfono o carta? – Las donovan no pueden morderse…y si las muerdes, seguramente beberás soberbia y egocentrismo – dijo ligeramente agotado, mientras daba un sorbo al vaso de whisky que se había pedido y lo bajaba sin dificultad- Esa reina se mueve como si sus pedos oliesen a flores…¿sabes? Odio eso…lo odié como humano y ahora lo odio mas como vampiro. Si le arrancas la cabeza, será un cadáver pudriéndose como esa chica que baila ahí…solo que esa chica tiene sangre que sí puede tentarme a beber- susurró mientras dejaba el vaso en la mesa y aspiraba el humo del cigarrillo – Las cosas se pusieron feas cuando me eligieron líder. Dennan, jamás creí que dudaría de todo y heme aquí, pensando que no sé en quién confiar. El General apresa  a Carlyle. Carlyle me pide que sea el líder que Raphael quería que fuese y Lucius me dice lo mismo pero…¿Cómo? ¿Cómo ser líder de un clan en el cual no confio? Ni siquiera sé si Raphael murió o lo mataron. Ni siquiera sé quien voló la torre y ni siquiera sé cargar conmigo…¿cómo demonios esperan que arregle todo esto cuando me hacen perder el tiempo besándole el culo a los reyes de nomeimporta dónde?-
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Arcueid van Rip el Sáb Abr 19, 2014 11:43 pm

-¿Un lugar poco apropiado para una señorita? - repitió con una sonrisa luego de que la ceremonia entre el líder temporal de los Raphael y aquella reina que alguna vez fue esclava de las miradas del mundo hubiese acabado. Se había retirado con tanta prontitud que no cruzó palabras ni con el finlandés ni con su querido cazador de rostro de piedra, como si en ese durante aquella reunión fuera Ares mismo viendo una de las cosas que más podía llegar a aborrecer. Se tomó su tiempo para respirar hondo e ir hasta la reunión donde llevaría a Evans a propósito. SI alguien llegaba a enterarse de eso los acosarían de conspiradores de seguro… Y con su largo prontuario y el peso del titulo de la figura que se levantaba contra el finlandés de seguro a nadie le costaría acusarlos de intentar manipular la mente inocente de aquel guerrero. No necesitaba de grandes excusas más que un simple y llano: “Estoy sedienta”. Pero nunca falta que a aquellos que justo quieres engañar sean iluminados por la diosa de la perspicacia y se den cuenta, aun desde el más mínimo gesto que hace que rayen en una comprensible paranoia, todo lo que uno esconde. Se colocó un pequeño audífono en oído, si alguien la seguía fuera de la fortaleza Sophia se lo haría saber de inmediato…
Las situaciones de la fortaleza y sus heridas, cortesía del líder Ardwolf, le habían negado un placer tan básico para los vampiros cuya ausencia, según decían, podía enloquecerlos de la misma forma que la falta de la luz pura de Selene y el pesado encierro hacía con los licanos. Su forma de vestir distaba mucho del grueso y tosco cuero que protegía su piel nívea, cubierta por un una chaqueta que la protegería del frío así como unos guantes del mismo color negro que el resto de su vestimenta. Lo único que llegaba a destacar mucho más era su pantalón ceñido y unas botas largas desprovistas en un taco exageradamente incómodo. Tomó de entre los vehículos una motocicleta agradeciendo que entre todas las tendencias del mundo moderno los Raphael no se hayan negado a los vehículos modernos y su valiosa utilidad. Su larga melena pelirroja quedó oculta dentro dentro del casco antes de partir hacia… “El lugar poco apropiado para señoritas”.
-Debí haberlo supuesto.- dijo mientras se llevaba las manos a la cintura luego de bajarse de la moto y entrar chocando de golpe con la imagen de mujeres bailando al son de la música mientras se iba desvistiendo de la misma forma que una flor va despojándose de sus pétalos. Algunas mayores de lo que ella aparentaba con una experiencia que se notaba no solo en sus cuerpo sino también en lo movimientos que encantaban a los hombres y los atraía como perros halados de una correa, otras más pequeñas incluso que apenas parecían saber donde era que se había metido pero con esa típica encantadora inocencia que atrae de igual manera e incluso puede olerse en la sangre cuando los colmillos se hundían en la tersa y suave piel y de esta empezaba a brotar la ambrosía pura de los vampiros por excelencia. Se metió las manos en los bolsillos de su abrigo antes de comenzar a caminar buscando a sus queridos soldados mientras admiraba, como Dennan de seguro supuso, la muy no grata vista que complementándose con las bailarinas estaban los hombres de esas miradas lascivas que ahora iban entre las bailarinas y la rutilante dueña ese cabello que caía largo como una cascada de sangre por su espalda. Incluso una mano atrevida quiso rozarle antes de que la apartara de un golpe que estiro hacia atrás todo el brazo del aquel tipo, perplejo ante la rápida reacción de lo que a el le pareció una mujer poco peligrosa . Finalmente cuando se detuvo, se cruzó de brazos con una sonrisa amplia. - La próxima vez Dennan, yo escojo el punto de reunión. Un club para mujeres seria justo por hacerme venir hasta aquí-. Llevo su cabeza hacia atrás y se volteo a ver a su anfitrión y al cazador preguntándose si solo Dennan sabia que ella vendría a este lugar.
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Jue Abr 24, 2014 4:20 pm

Escuchó las palabras y el desahogó de Evans tranquilamente, bebió un sorbo de aquella cerveza para así, soltar una risa ante la forma de hablar del mismo.-
Todas cagan hediondo Evans... Todas... Te entiendo muy bien Hahaha... -Sonreía levemente, mientras su mirada observaba a las mujeres bailando en el lugar, sacaba la cajetilla de cigarrillos y la dejaba encima de la mesa, y fue entonces que prendía uno nuevamente, ubicándolo entre sus labios.- Son tiempos difíciles... sí. Ya no se sabe en quién confiar... no sé realmente si estás hecho para ser líder o no, Evans... pero en éste momento lo eres, y es la única misión que debe ser importarte...Eres un guerrero no?  Cumple tu misión...Y deja de quejarte como una nena, ya pareces a ésa bola de mariquitas Donovan...Hahaha -Murmuraba con el cigarro entre los labios, para luego sostenerlo entre su dedo índice y corazón, y liberar lentamente el humo apresado dentro de sí.- Yo mismo no confío en nadie a estas alturas... -Sonrió observándole fijamente, y fue entonces cuando nuevamente su sonrisa desaparecía, y aquella actitud totalmente fría y serena, que Evans había podido presenciar solo una vez antes, hacía su aparición.- Bueno... casi nadie. Confío en tí y por eso te traje aquí... y confío en alguien que te seguiría hasta el mismo infierno, por lo cual también es de mi confianza... Quizás me equivoque, pero a estas alturas ya no hay mucho que perder... -Suspiró y fue entonces que sonrió al ver la figura de Arcueid acercarse al lugar, notoriamente incómoda por el lugar, asintió entre risas.- Eramos mayoría Arcueid... pero si gustas, en la sala de al lado tienen un show explícito para féminas... aunque sinceramente no quiero ir ahí -Soltó una nueva risa y corrió una silla para que ésta se sentara, observó de reojo a Evans, y casi pudo imaginar el rostro de molestia y perplejidad por haber traído a una dama ahí, especialmente a Arcueid. Por lo cual tomó la palabra nuevamente y abordó lo importante sin hacerse esperar, las explicaciones mundanas del porqué trajo a Arcueid quedarían inválidas una vez empezara a hablar, y eso fue precisamente lo que hizo.-

Antes que digas cualquier cosa Evans, escúchame... y escúchame bien, y tú, Arc... ¿Puedo llamarte así, no? -Sonrió levemente, aunque aquella sonrisa se antojaba fría y desganada.- Lo que diré probablemente responderá las preguntas que me efectuaste anteriormente, y aclararan muchas dudas...

-Su mirada entonces viajó hacia Evans, totalmente serio, dió una aspirada  su cigarrillo y lo dejó en el cenicero, para así tomarse ambas manos y apoyar su mentón en éstas.- No sé si sabes ésto Evans, pero en la guardia que tuve del cadáver de Raphael, junto a...Rowan terminó en una lucha, la cual fue interrumpida por Sophia -Sonrió observando a Arcueid, como si ésta pudiese afirmar lo que sucedió.-

Te preguntarás por qué sucedió aquella batalla no? Me encanta bromear... y me encanta luchar, pero nunca iría con la intención de matar a un camarada... Sin embargo te diré que aquella vez si tenía la intención... ¿Por qué?...Verás.
Carlyle nos visitó... quería despedirse de su viejo amigo...ya sabes, un adiós al cadaver, convencerse a si mismo de la partida de alguien... Bah... hizo lo suyo. -Tomó aire unos segundos, y luego prosiguió.-

Al momento de salir, nos ofreció una misión... a Rowan y a mí... quería que trabajáramos para él en secreto... ¿Cuál era la misión...? -Su mirada cristalina entonces se clavó en los ojos de la pelirroja.- Y aquí viene el por qué te dije de cuan probable era que le creyeran a un joven... -Sonrió levemente, y su mirada volvía a viajar entre Evans y Arcueid.-

Quería que robáramos el cuerpo de Raphael... y lo escondiéramos en algún lugar donde nadie supiera... Ni Lucius, ni tu Arcueid...ni mucho menos tu, Evans... Solo nosotros tres debíamos conocer el lugar... -Suspiró y cerró los ojos.-
A mi me pareció una estupidez... Si bien no se puede descartar un segundo ataque con el traidor entre nosotros... pensar que atacaría tan pronto sería subestimar su inteligencia... con un clan entero buscándole, y con las seguridades aumentadas más que nunca... sería ridículo. Más aún me llamó la atención el especial énfasis en que nadie supiera de su paradero... Si, está bien... hay un traidor entre nosotros, o quizás varios... Pero hacerlo de ésa forma me pareció erróneo... -Soltó un bufido de molestia.- Así que me negué... una vez Carlyle se fue, claro está... Rowan y yo nos quedamos solos y ya saben lo que debía suceder al yo manifestar que no entraría en el juego... o Rowan me eliminaba y se llevaba el cuerpo...Puesto que yo era el único que conocía el plan... o yo la mataba a ella, no había más salida.

Y ahí fue donde tu querida Sophia entró... -Sonrió levemente observando a Arcueid.-  Y detuvo la pelea... en cierta forma fue oportuna... yo podría estar o bien muerto, o con una caza de sangre encima por ser declarado "traidor" al eliminar a Rowan...

Tal como dijiste, Evans... no se puede confiar en nadie más en éstos momentos, pero yo confié en ustedes dos al contar ésto... Algo turbio hay ahí... estoy completamente seguro de ello. No confío en ése tal Carlyle para nada... ¿Aparece y hay una explosión? Vaya forma de llamar la atención... Sea como sea, soy el único que sabe la "misión" que ése maldito calvo nos dió, y por ende soy una amenaza... Ustedes dos ahora también lo sabe... -Les guiñó un ojo entonces, juguetonamente.- Pero él no lo sabe...

Ahhh... -Dió un suspiro, bebió el último sorbo de cerveza que le quedaba y finalmente la última aspirada su cigarrillo, el cual apagó en el cenicero.-  Espero ésto resuelva tus dudas Arcueid, si me crees o no...adelante. En cuanto a tí, Evans... eres el líder, y te considero un amigo, un camarada... de esos que solo nacen en batallas, las verdaderas amistades... ¿Sabes a lo que me refiero, no? Te lo cuento a tí no esperando que me creas, sino que tengas cuidado y tengas los ojos abiertos...muy abiertos. Planean cosas a tus espaldas Evans... y eso, definitivamente no me gusta. ¿Y a tí?
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Evans Cromwell el Vie Mayo 02, 2014 11:24 pm

Los ojos ambarinos del vampiro se paseaban a lo lejos, en las siluetas a medio vestir que movían sus sutiles y amplias curvas dejando poco o nada a la imaginación del cazador. Una mujer de cabellos de oro volvió sus ojos a él por un instante y un cruce de miradas se dio entre ambos mientras el vestigio de una sonrisa se dibujó en sus labios. Rubias…¿Hacía cuanto que no estaba con una rubia? La verdad, nunca le habían gustado particularmente y eso se notaba en sus elecciones a la hora de convertir mujeres a la raza de los Raphael: Layla tenía el cabello del color castaño oscuro e Isis igual. Seguía un patrón que demostraba preferencia por las castañas hasta que…bueno, la vida le jugó una mala pasada haciendo que se envolviese por los encantos de una mujer prohibida con el cabello rojo como la sangre. Estiraba la mano hacia la caja de cigarrillos que su camarada había dejado frente a él sin quitar la mirada del encanto rubio que estaba a pocos metros, moviendo su cuerpo como si éste fuese un ritual prohibido del averno creado, a la vez, para hacer que uno se sintiese en el cielo. Llevó un cigarrillo a los labios y lo mantuvo unos segundos. Algo le decía que esa damisela sería su cena antes de volver a la Fortaleza puesto que, mientras apretaba el filtro del cigarrillo con los labios cerrados, sentía como empezaba a hacerse agua en su boca, cual fiera que comienza a sentir hambre. A pesar de no mirarle a los ojos, escuchaba con claridad las palabras de Dennan. Claro que no podía seguirse quejando. Todos se lo decían pero ¿Alguien tenía que cargar con esa cruz? Siempre es más fácil ver las cosas desde el lado contrario del camino – Bueno, si vas a darme un sermón acerca de cómo debo ser Lider, Dennan, no te molestará que coma algo antes...– diría mientras sonreía con galantanería a la vez que acercaba el encendedor de plata al cigarrillo, encendiéndolo y aspirándolo al instante – Sí, bueno, te agradezco pero…De verdad me gustaría…- empezó a decir cuando un nombre hizo que su enlace visual con la hermosa efigie rubia se rompiese como si fuese atravesado por una bofetada invisible. El humo que se mantenía en sus pulmones estalló en forma de tos, liberando una bocanada en forma de nube en su propio rostro, mientras clavaba sus ojos en Dennan para luego volver la mirada hacia Arcueid.

Su voz grave se perdió en sus cuerdas vocales mientras su mirada aun parecía no dar crédito a la visión de la pelirroja. - ¿Qué haces aquí? – exclamó sin entender nada, mientras veía a lo lejos a varios tipos con sus ojos puestos sobre la recién llegada – Ya, en serio ¿qué hace ella aquí? –preguntó pasando de la sorpresa a la molestia. En ese lugar las mujeres eran objetos y si había algo que le fastidiaba más que ahogarse con el humo de su propio cigarrillo era que un montón de cretinos pensasen que ella era algo que podían observar a su antojo. Tan feroz como veloz, el apetito de Evans cambió al instante, dejando de lado a la rubia y anotando en su mente quienes iban a conocer el mundo de los muertos antes de él salir de ese antro –Ah, no me jodas. –empezó a decir mientras se aclaraba la garganta y veía a Dennan con mirada inquisidora – A la que voy a la sala de al lado y uno de esos maricones me pone un ojo encima, se lo vuelo. Como haré con aquel sujeto…- diría volviendo la mirada sobre el hombro y clavando su mirada felina en uno de los multiples imbéciles que la pelirroja había logrado envolver con sus encantos. Sí, la noche de chicos había muerto cuando esa gente apeló a algo que Evans no podía controlar: Sus celos.

Sin embargo, la seriedad de Dennan volvió a centrarlo en la plática, notando que toda esa reunión era más que un simple deseo de hacerlo enfadar. Su ceño se frunció al instante mientras escuchaba cada una de las palabras que salían de la boca de su camarada. El rostro de Evans empezó a ensombrecerse con cada oración que éste decía, mientras sus ojos se abrían de manera amenazante. El cigarrillo aun seguía en sus labios, presionado como si quisiese romperlo. La sangre de sus venas brotaba en su interior como si fuese agua hirviendo y su mandíbula se había remarcado de tal forma que realmente demostraba que su humor se había ido directo al carajo. No había palabra que saliese de sus labios, pero su mirada ambarina posada en Dennan, el caballero asesino de ojos de hielo había cambiado. Los tintes carmesíes de sus irises empezaron a verse bordeados por el tono rojizo de la sangre misma.

¿Carlyle? ¿La mano derecha de Raphael? ¿Aquél que le había pedido que sea Lider y señor, que sea el hijo de Raphael quería? ¿Acaso él podría…? Pero si no fuese él ¿qué sentido tenía que Dennan le mintiese? De Rowan poco o nada sabía, quizás lo suficiente para verla alguna vez como la mujer parecida a Layla que no era Layla. Fría, distante…leal ¿Leal? Sí ¿pero a quién? Ya Lucius lo había dicho pero no esperaba realmente que debiese temer que Carlyle fuese a traicionarle. En tal caso, si él deseaba ocultar el cuerpo de Raphael del clan, alguna razón habría de tener… ¿pero mandar a matar a un camarada? ¿A un hermano?

-Jodido hijo de puta…- suspiró a la vez que bajaba la mirada, ocultando su nuevo tinte rojizo, enojado y hambriento, de los presentes. –Por eso insistiría en que yo fuese líder, en tal caso…No soy más que un cachorro…que un militar que puede manejarse con correa – diría de manera envenenada, rompiendo su propio orgullo a la vez que formulaba esos vocablos y clavaba sus ojos rojos en Dennan. –Quitarle el poder a Mitsuhide…Ganarse mi confianza…y ver quiénes iban a estar de su lado del juego y quienes no...-

El hambre…Podía sentir el hambre palpitando dentro de él como una fiera que araña el interior de una jaula enloquecida por soltarse. El hambre del vampiro mezclándose con la fiereza del hombre. El hombre que toleraba cualquier cosa menos la traición entre hermanos de sangre.
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Arcueid van Rip el Lun Mayo 12, 2014 8:15 pm

No pudo contestarle nada al cazador que acompañaba a Evans esa noche. Tan pronto este último exclamó a lo único que pudo atinar fue a llevarse la zurda a la boca en un intento de que su risa no se elevara más allá de tono a pesar de lo evidente que era que le daba gracia y goce verlo así. Mucha alegría, mucho cariño pero si había algo que disfrutaba aun y seguramente no dejaría de disfrutar con el paso del tiempo era ver enojado al gruñón Cromwell. Las consecuencias de aquello era un caso aparte pero afortunadamente y desde una perspectiva tan retorcidamente conveniente como la suya esta vez no era su culpa. Le resultaba increíble que las cosas hubiesen cambiado tan poco a pesar de que la verdad saliera a la luz esa noche de tormenta que volvió a la Fortaleza creyendo que de saberlo o no seguramente hubiese reaccionado de la misma forma y con la misma excusa que anteponía al verdadero motivo como lo estuvo haciendo todos estos años hasta que finalmente el motivo cambio: “Eres la mujer de Dimitri y nadie va a tocarte un pelo.” Al girarse ver al sujeto que se refería, no muy diferente al resto de los tipos que se hallaban en el lugar giro los ojos y levanto las cejas en una rara combinación de su cara de admiración y hastió. -Todo un príncipe azul.- Comento con amplio sarcasmo antes de tomar el asiento que Dennan le ofrecía y tan pronto como tuvo la palabra, lento pero visible su rostro fue cambiando…
Primero sus suaves expresión se mantuvieron serias con la ayuda del previo conocimiento de que Dennan la había citado ahí para algo más que sentirse incomoda entre tanto hombre baboso y mujer desnuda luego de que le dedicara una sonrisa por su pregunta que tardo en llegar y se torno extraña al notar que el desgano se apodero de las facciones del guerrero. ¿Que tanto pesaría para el lo que iba a decir? Cada vez que recordaba o le recordaban que Sophia había frenado la batalla no podía evitar sentir un poco de orgullo que, en ese momento, se vio rápidamente opacado por la realidad que habían envuelto las circunstancias. Confirmaba las palabras de Dennan mientras sus ojos de gélido azul se mantenían fijos en el fínlandes y aunque su expresión no mutaba al enojo no dejaba de pensar en que estaba exponiendo unas muy buenas razones como para creer que Carlyle los había mandado a una misión suicida. En una breve pausa de toda esta explicación la mente de la pelirroja le jugo una mala pasada cuando ideas de lo que hubiese pasado llegaron a ella sin contar si el enemigo aun rondaba por la zona en aquel momento deleitándose con el fuego mientras el resto perdía el tiempo con una inofensiva cortesana. La francesa dio un profundo suspiro de alivio cuando escucho el nombre de Sophia, la pequeña salvadora de aquellos dos, y no pudo evitar curvar detrás de su mano una pequeña sonrisa que tan pronto como apareció, se fue.
Al terminar sus ojos se desviaron a Evans con cierta preocupación. Más allá de lo que Carlye planeara o no, había todo un clan que si confiaba en el y aun cuando aquella votación no fuera del agrado de nadie era prueba cabal de ello. Pero sin importar cuánto o quien se lo dijera el único que parecía no pensar lo mismo era el cazador; estaba totalmente convencido de ello y de seguro, ahora más que nunca, cualquier animo o confianza que hubiese podido llegar a existir cayo en picada libre y se destrozo antes de siquiera dar a conocer la luz. Extendió su mano hacia el y apretó fuerte su mano viendo sus ojos teñirse de aquel color carmesí de la sangre que ahora sus instintos sobrestimulados por aquellos sentimientos, los únicos que con certeza tocaban el corazón de cada Raphael, pedían a gritos. Regreso la vista al cazador que tenia del otro lado sin poder negarse a creer en sus palabras con las de Sophia de por medio. 
-Te creo.- Volvió a suspirar como si la noticia misma le costara parte del aliento que alguna vez le fue vital. Una vez alguien le pregunto si la razón de estar en ese clan había sido solo Dimitri. Si ella estaba ahí por él o todo ese mundo que el representaba ante sus ojos, tan diferente a la basura de la que ella había surgido; si lo que sentía era por el o por el clan… - ¿Que crees que podemos hacer?-
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Jue Mayo 15, 2014 3:41 pm

Una vez culminó de hablar, su mirada viajó intermitente entre Arcueid y Evans. De todos los momentos de tensión que había tenido en su vida, gran parte de ellos tenían su porcentaje de diversión y que en cierto modo le daban un peligroso sabor dulce... Sin embargo en ésta ocasión no fue así, cualquier cosa podía suceder. El lugar no importaría, menos aún los débiles mortales que les rodeaban, si no le creían la verdad que él les estaba entregando. Nada hubiese evitado que en aquél bar una pelea se llevara a cabo, en la cual intentarían apresar a un "traidor" por levantar calumnias. Su mirada entonces se clavó en especial en los ojos de Evans, pudiendo notar como el color de sus ojos en totalidad se iban tiñendo en sangre... ¿Cómo leer si aquella furia era en contra el mismo Dennan, o era una totalmente explicable furia por lo recién contado? Entonces vinieron sus primeras palabras... Todo tenía sentido ahora para Evans. El finlandés cerró sus ojos y con una débil sonrisa sacó un cigarrillo de la cajetilla y lo exendió hacia su compañero, para luego sacar uno y ubicarlo en sus propios labios.

Cálmate un poco, si te dejas llevar así de fácil nada más que cagarla es lo que conseguiremos... -Dijo y luego extendió la cajetilla de cigarros hacia Arcueid.- ¿Gustas...? A éstas alturas es un vicio que obviamente no puede matarnos... -Volvió a sonreir y encendió su propio cigarrillo, para luego escuchar las palabras de Arcueid. "Te creo", sus ojos se abrieron y sonrió por primera vez de una forma sincera y no burlesca o sarcástica.

Estarás molesto Evans, por todo lo que sucede... Quizás debí decírtelo antes. Pero las circunstancias no se dieron...
-Dió una larga aspirada a su cigarrillo mientras observaba a su alrededor, tantos rostros denigrados y superficialmente felices, se sentían seguros. Qué fácil es sentirse seguro en la ignorancia... Si aquellos mortales tan sólo supieran... Pero bueno, ¿Quién podía culparlos? El mismo finlandés alguna vez vivió en ésa ignorancia, y en sus días de inmortalidad hay veces que aún lo extrañaba. Nuevamente su atención se fue hacia la pelirroja, en el momento que ésta exponía la gran cuestionante: "¿Qué crees que podemos hacer?".

Pues... ésa es una buena pregunta mi querida Watson... -Soltó una juguetona risa mientras liberaba lentamente el hubo del cigarro entre sus labios, observando como aquellas abstractas figuras danzabn frente a su rostro.- En un comienzo pensé en matarlos a ambos, pero era algo arriesgado, más aún con casi un clan entero lamiéndole las botas a ambos... -Su mirada entonces se volvió aguda y astuta, observándo a la pareja de compañeros que tenía ahora frente a él, murmurando con tono juguetón.-

No sé sinceramente bien que podemos hacer... Algo ya se nos vendrá a la mente, pero por ahora lo único que sé bien es que tenemos una jugada adelantada. Como dije antes, él sabe que yo soy conocedor de su plan y lo que intentó o intenta hacer. Pero él no sabe que... -Y entonces les guiñó un ojo, marcándose aún más su sonrisa.- ustedes saben lo mismo que yo. Y tampoco lo sabrá...
¿Es un inicio, no?
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Evans Cromwell el Mar Mayo 20, 2014 10:08 pm

Jamás había sido bueno para controlar sus impulsos y en esa ocasión, la cosa no era diferente. La imagen de Carlyle hablándole de tomar el poder y casi al instante, la de Lucius diciéndole que necesitaba ser menos crédulo, llegaron a su cabeza al galope. ¿Había sido una marioneta al final? ¿Era por eso que lo había elegido para ser líder de los Raphael? Extendió su mano para tomar uno de los cigarrillos que Dennan le acercaba pero sus ojos ya habían perdido la tonalidad ambarina para tornarse del color escarlata. Llevó el filtro del mismo a los labios y lo sostuvo con la fuerza de estos mientras echaba hacia atrás la cabeza, clavando en el cielo sus ojos rojos. Sentía el palpitar de su corazón y esto hacía que la vena que subía por su garganta palpitase también – Diré algo que nadie se ha atrevido a decir en voz alta. Nadie porque la sola idea de pensarlo es herejía pero… - empezó a decir mientras encendía el cigarrillo y soltaba la nube de humo, pasando su brazo poderoso por detrás de la amazona a su lado, casi como si la cubriese con el gesto – Raphael no se suicidó. No es de militares el arder, sino la ejecución por su propia arma. No somos los Brodde…Raphael no estaba loco. –susurró y en sus labios se dibujó el bosquejo de una sonrisa enfurecida mientras volvía a bajar la mirada a Dennan – Hay traidores en el clan. No solo han matado a nuestro líder, sino que también, volaron nuestra torre en nuestras narices. ¿Qué hacer? ¿Me preguntan qué debemos hacer…? – su voz estaba agotada. Se le notaba cansado ante la sola exhibición de ideas – Vamos a hacer lo que mejor sabemos…Cazarlos a todos. Sabemos que Carlyle quiso ocultarme la verdad y no hay peor deshonra que mandar a matar a un hermano del clan. Ahora mis dudas van más allá ¿Quién te mandó a pelear contra Galliard? ¿Quién te mandó, Dennan? –

Bajó la cabeza y observó la parte de atrás de su arma, reluciente y oculta en su cinturón -¿Quién te quiere sacar de la jugada? ¿Solo Carlyle o hay alguien más?
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: So... Time for fun?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.