La fuerza [Flashback]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La fuerza [Flashback]

Mensaje por Niall Ragnar el Sáb Feb 01, 2014 2:24 am

“Su aullido sera un cuerno de guerra y será la prueba de que Gaia no nos ha dado la espalda.”

Chaman de la manada Ardwolf


“Por favor hijo, ignóralos. Aunque sea por un día haz oídos sordos a las palabras de los necios.” Así lo repetía cada día Kelda, tan amable y dulce como siempre, anteponiendo el bien común a el orgullo que la inundaba como madre por que su hijo rebozaba de fortaleza. Pero Niall no iba a hacer caso y mucho menos cuando era con ella quienes se metían los muy imbéciles. Si eran necios como decía su madre les sacaría esa necedad a golpes y si eso no funcionaba al menos estaría entretenido un buen rato. En esos días Niall aun era un cachorro de diez años de edad; inquieto y curioso pero serio con una mirada salvaje que alejaba a casi todos los que intentaban acercarse a el. Solo los chamanes y sus maestros podían acercarse a el sin caer bajo el filo de su mirada gélida como una espada fría abrazada por el invierno.
Fue el ultimo en llegar a la arena de entrenamientos esa fría mañana en la que el otoño se sentía como si fuera invierno, aunque bien sabia que al caer el sol su luz seria mas cálida y noble que cualquier fogata abrigadora. Y parecía ser el único, por que todo el resto de los niños tiritaban de frío mientras el maestro a cargo ese día daba sus instrucciones para luego darse vuelta un solo instante. No podría decir si estaba buscando algo, hablando con otro lobo o lo que fuese pero fue el tiempo suficiente para que desoyeran su advertencia y empezaran los problemas. Eran cuatro de sus compañeros, o lo que los adultos le obligaban a llamar “compañeros”, los que empezaron a acercarse riendo y empujándolo. No los escuchaba mientras empezaban con sus idioteces… Solo decían cosas que ignoraba con la misma facilidad con la que respiraba. Como si fueran “palabras mágicas” empezaron… 
-¿Sabes que dicen de Kelda? Que los vampiros podrían matarla con solo un dedo. Después de todo, ¿quien va a llorar por un lobo que no sirve para nada?-... Pudieron seguir pero el no se los permitió. Los ojos del pequeño lobo se abrieron de golpe y le asesto un gancho a la boca del estomago de aquel tarado. Lo sostuvo firme del hombro y empezó hacerlo retroceder a golpes limpios, castigando esa misma zona. Otros dos niños lo tomaron de ambos brazos, por debajo de los hombros mientras el primero caía al suelo y el que quedaba se acercaba para pegarle. “Voy a hacer que quedes mas blando que tu madre.” Rugió molesto antes de recibir un escupitajo en medio de los ojos; usando a los otros dos de apoyo lo pateo en el pecho con los dos pies y los tres niños cayeron al suelo dándole la oportunidad perfecta para zafarse. Hecho esto corrió al boquifloja que había empezado todo y empezó a pegarle en la cara antes de que el lobo que debería estar cuidándolos  regresara corriendo y lo sostuviera a Niall mientras este se sacudía intentando zafarse. - ¡Ragnar! ¡Esta en el suelo! ¡Ya no puede defenderse!-. ¿Que no podía? Mejor aun entonces, le haría pagar cada palabra que había dejado caer como baba de su ponzoñoso hocico.
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Shayne Aryn el Sáb Feb 01, 2014 3:37 pm

Doscientos ochenta y cinco años. Esa era la cantidad de años que ya había vivido Shayne Aryn como hija de la Luna y de Gaia. Hacía mucho tiempo que cualquier sentimiento de compasión hacia otros que no fueran los de su mismo clan había desaparecido y, a decir verdad, había momentos en los que ni con sus propios hermanos mostraba aquel sentimiento. Su corazón, ya frío como un tempano de hielo, había sido apuñalado varios años atrás cuando sus padres murieron tan vilmente y no había demostrado el mismo cariño por ningún otro ser. O eso se pensaba...

Shayne acababa de volver de una pequeña misión encargada por el líder de la manada.
Al igual que a sus padres, de vez en cuando la enviaban fuera a revisar los terrenos alrededor del territorio Ardwolf para vigilar que ningun hijo de la sangre se atreviera a tomarlos por sorpresa. Había sido una tarea muy sencilla y la licana regresaba luego de varios días de permanecer fuera. Su estatura le ayudaba a destacar de entre otras hembras licanas y, si de pura casualidad alguien que no la conociese la mirara por detrás perfectamente creería que era un macho. La espalda ancha, los brazos musculosos, el cabello a la altura de lso hombros hecho un desastre, las infinitas marcas en el cuerpo que daban la prueba de las incontables peleas en las que se había metido... y su mirada, tan fría y llena inclusive de odio por aquellos que le habían arrebatado su familia. Si, Shayne se veía bastante intimidante pero no era algo que le importase mucho.

Mientras avanzaba a zancadas desde la puerta de los terrenos hasta el sitio en el cual habitaba (un lugar pequeño, bastante desordenado pero que le servía bien) se percató de que en la arena de entrenamiento había un gran alboroto. Achinó los ojos y logró divisar a varios cachorros que al parecer estaban ahí siendo entrenados como todos los pequeños Licanos que nacían en aquel sitio. Los labios de Shayne se tensaron un poco en una sonrisa sumamente extraña. Sus días de cachorra ya eran distantes y el recuerdo de aquellas peleas contra varios cachorros macho que se burlaban de ella por intentar tener un lugar entre ellos regresaron súbitamente.

Decidió rápidamente en ir a echar un vistazo. Cuando los cachorros entrenaban no solía aparecerse por aquellos rumbos, talvez por que la nostalgia la invadía, o talvez porque no quería recordar lo que había vivido, fuese por lo que fuese nunca ponía un pie ahí. Sin embargo decidió deshacerse de aquellos pensamientos y echar un vistazo. No tardó mucho en llegar ahí y se quedó detrás de la multitud que observaba como se instruían los cachorros licano. Su altura le permitía permanecer detrás por lo que no intentó acercarse en ningun instante.

Posando sus ojos de azul intenso en cada uno de los cachorros pudo distinguir a varios pequeños que solía ver con frecuencia corriendo o jugando en la manada. No le sorprendió encontrarse con el pequeño Nial, el hijo de Kelda la licana que para ella se había convertido en una segunda madre, aún cuando no lo dijera públicamente.

Mantuvo su mirada por un buen rato en Nial, el pequeño campeón hijo de uno de los más fuertes guerreros de los Ardwolf, aquel que había logrado arrebatar una sonrisa de su padre en el momento justo en que nació... Nial representaba para la manada una gran esperanza, un prodigio que podría llevarlos a la victoria contra los vampiros... o al menos así era para la mayoría. Shayne veía en el solo un pequeño cachorro, lleno de talentos que no había explotado ni en lo más mínimo y  que así como todos pensaban podía tarer fortuna y gloria a los terrenos Ardwolf, también podía traer desgracias. A pesar de que el era un macho, Shayne lo miraba y se acordaba de ella misma cuando pequeña, destacando de una u otra manera inclusive si no era por voluntad propia.

La Indomable despegó la vista de Nial y la dirigió hacía el Licano mayor que hacía de mentor de los pequeños, mientras les daba instrucciones. Shayne sabía que aquel Licano era bueno en combate, pero pecaba de distraido y regularmente anteponía sus propias necesidades a las de los pequeños. En el momento en que el mentor se distrajo, algunos de los jovenes Licanos se acercaron a Nial y comenzaron a burlarse de su madre. 

-¿Sabes que dicen de Kelda? Que los vampiros podrían matarla con solo un dedo. Después de todo, ¿quien va a llorar por un lobo que no sirve para nada?-


Shayne observó con seriedad como reaccionaba Nial ante aquellas palabras. A ella también le molestaba mucho el como se dirigían hacía Kelda, ya que por el simple hecho de ser hembra ya le conferia una posición inferior. Shayne pensaba que si Kelda fuese un macho todos le respetarían, le llamarían un gran ejemplo para las futuras generaciones y no se dirigirían a ella como lo hacían en ese momento. Pero no. Las hembras en Ardwolf no eran merecedoras de dichos halagos.

Observando como Nial golpeaba a los chiquillos para defender a su madre, pudo notar el gran amor y respeto que el tenía por su progenitora. Esa forma de golpear, de safarse de una desventaja numerica y de someter a sus agresores le impresionaba, deseando con ansias verlo crecer para probar ella misma su valía. Nial ya había apartado a aquellos que le sometían y se había ido directo al cachorro que inició las hostilidades. Logró divisar al Licano que los cuidaba correr hasta ellos y separar a Nial que se negaba a dejar en paz al otro cachorro que yacía en el piso.

Fue entonces que, con un movimiento, Shayne se abrió paso entre la multitud y se dirigió con autoridad hasta el lugar donde se estaba dando la riña. El pobre Licano adulto apenas y podía sostener al joven Ragnar y los otros cachorros se quejaban como niñas con el mayor. Shayne llegó y tomó al pequeño que había insultado a Kelda por el pliegue de sus ropas en su espalda y, como si fuese un insignificante insecto lo levantó hasta que su cara quedara a su misma altura.

-Así que te gusta estar insultando a la madre de Nial. Dime tu ¿Acaso dirías lo mismo de tu propia madre si ella estuviera en la misma situación?. ¿Permitirías que otros cachorros le insultaran de esa manera?. Bien, si quieres continuar diciendo todo eso de Kelda tendrás que vertelas conmigo, pequeño-

Shayne lo soltó, se tronó los dedos y levanto los puños en posición de combate -Anda, ven, golpeame, veamos que tan fuerte eres y si tienes el derecho de insultar a los demás
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Niall Ragnar el Sáb Feb 08, 2014 3:25 am

Como todo niño ni siquiera recuerda cuándo fue que sus problemas con esas típicas burlas  empezaron pero lo que recordaba perfectamente es que desde el primer momento en que aquellos niños habían empezado a repetir como loros lo que él desde las sombras y sus pequeños refugios escuchaban de los adultos sus golpes habían sido solo dedicados a partirles la cara. Sin embargo la realidad era esa misma… Kelda era una mujer amable, dulce, hermosa pero tenía la fragilidad de una planta que fácilmente muere cuando la helada llega de imprevisto. Quizás esa era la definición perfecta para aquella vieja, sabia de una tribu que apenas podía ver lo valioso de ella: Una flor delicada luchando contra las heladas invernales.
Si se había calmado era algo que nadie podría decir con seguridad. Cuando Shayne apareció ya no se movía, pero su cara estaba fruncida en una expresión de ira que como un mar embravecido la idea de la serenidad era sumamente remota. El niño que había empezado con toda esa inútil discusión se quedó perplejo ante Shayne mirándola empalidecido como si un fantasma se le hubiese aparecido de repente. A esas alturas Shayne era conocida como una guerrera, de entre las más sobresalientes de las mujeres, y cuando su rostro descontento se asomaba entre la multitud eran muy pocos los que se atrevian a cuestionar su autoridad. Quizás de llegar a ese punto nadie se atrevería a cuestionar el honor de su madre otra vez… Con su padre nadie se atrevían ni siquiera a hablar mal de ella y en esa época muy pocos eran los que creían en las palabras de Úsmebu el dia Niall nació viendo en él un futuro que nadie mas veia para el. Nadie se lo había dicho; nadie quería que la arrogancia surgiera y se volviera un obstáculo para el y aun cuando creció buscar respeto de esa forma tampoco hubiese sido ni honorable ni justo. El mismo se encargaría de cerrarle la boca a todos por su propio puño…
Por unos momentos pensó en irse como siempre lo hacía. Aún hoy en día cuando algo lo fastidia, cada vez que puede simplemente se da media vuelta y se va en silencio y agradecía a los dioses tenes la cabeza suficiente para saber cuando un asunto simplemente ya no valía la pena. Mientras el pequeño se disponia a demostrarle a Shayne que era alguien digno para hablar de fuerza, Niall se zafaba del agarre de su mentor para ir a un lado de la arena, donde descansaban armas y escudos listos para ser blandidos. Como algunos ya eran muy viejos y estaban muy corroídos por el tiempo solo podían usarse para dar paso al futuro de la mano de los niños que iban llegando a la manada. Se puso a buscar  el más adecuado para el, en lo que todas aquellas tonterías que lo habían envenenado luchaban contra una conciencia aún joven y verde. Silencioso ya desde pequeño, serio como los viejos guerreros, duro como una roca, salvaje como cualquier lobo de la tundra... Dispuesto a cuidar de su madre sin importar lo que los otros dijeran sobre ella. Mientras continuaba se acerco a Shayne y le tendió el escudo cerca sin animarse a mirarla directamente...- ¿Este esta bien? - pregunto con su voz de infante libre de toda ira y resentimiento.
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Shayne Aryn el Dom Feb 09, 2014 3:33 am

Aquel niño que se encontraba ahora frente a Shayne estaba tan palido que podía hacerse pasar por un hijo de la Sangre. Shayne conocía perfectamente la reacción que los más jovenes tenian hacia ella porque todos se habían encargado de esparcir su fama como el agua. Y eso no le molestaba, al contrario, le gustaba que los demás temieran cuando al miraban porque asíí se demostraba que al menos le respetaban un poco. Ni siquiera el instructor de los pequeños se había atrevido a detenerla o a siquiera dirigirse a ella, seguía sosteniendo a Nial ya con mucha menor intensidad, observando estupefacto la escena que se levantaba frente a él.

Aún en posición de combate, Shayne siguió intentando provocar al pequeño que, con su inexperiencia cayó redondo y comenzo a alardear de su propia fuerza.

-No...no te tengo miedo... yo...yo soy un hombre y soy m-más fuerte que tu- le había casi gritado el niño con las piernas temblando y la voz entrecortada. La Licana no pudo evitar emitir una risa sarcástica

-Así que solo por ser macho  ya eres mejor que yo...interesante. Pues escuchame señor macho, puedes hablar todo lo que quieras pero para vencerme... - Shayne dio dos zancadas hacia adelante y con una velocidad sorprendente sometio al niño antes de que este pudiera siquiera meter las manos. Le había golpeado las piernas haciendolo caer boca abajo, había apoyado su rodilla derecha en la espalda del niño y había torcido su brazo derecho hacia atrás para que no pudiese moverse- .. tienes que ser mucho más rapido que yo. Ahora dime, valiente cachorro ¿Continuaras insultando a Kelda o quieres que te arranque el brazo para que sepas lo que es ser considerado un estorbo y un debilucho?

El pobre niño grito y chillo suplicando por su brazo. Nial ya se había safado del agarre de su maestro y se había retirado hacia las armas y escudos en busca de algo. Shayne dirigió su mirada al pequeño Ragnar, luego en dirección al instructor de los cachorros y por último a su pequeña victima que continuaba chillando y aullando de dolor.

-S...Shayne porfavor, ya..ya dejalo, es solo...


-¿Solo que? ¿Un cachorro? No me vengas con estupideces, los cachorros deberían aprender a defenderse desde que están pequeños y tienen la capacidad de aumentar su potencial. Además, este niño merecía una lección de modales, no necesitamos más Licanos machos que se sientan la gran cosa solo por haber nacido con un par de pelotas entre las piernas... ¡y tu! ni se te ocurra huir como el pequeño cobarde que eres ¿Me oíste? Aún no termino contigo- La Licana por fin soltó al chiquillo que se quedó tirado en el piso agarrandose el brazo que ella le había estado torciendo. Los pobres amigos del desafortunado cachorro se hallaban temerosos junto a la arena, tratando de evitar el contaco visual con la agresora de el pobre niño. 

El instructor continuaba mirando a Shayne con nerviosismo y ella simplemente escupió a un lado. Fue en ese momento en el que Nial regresó con un escudo ya viejo pero considerablemente resistente y se lo extendió sin siquiera mirarla. Ella no dijo nada por unos segundos, pero tomó el escudo y lo examinó: efectivamente, era un buen escudo, al parecer Nial tenía buen ojo siendo tan joven y eso le causaba mucha curiosidad a Shayne


-No esta mal... te servirá por ahora, pero nunca le confies tu vida aun pedazo de hojalata como este..por más bueno que sea un escudo, si te confias, estarás desperdiciando tu vida. -Shayne le regresó el escudo y dirigio su mirada a el- ¿Y ahora que piensas hacer? ¿Quieres vengarte de aquellos que se rieron de tu madre? ¿Como piensas hacerlo?
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Niall Ragnar el Jue Feb 13, 2014 3:24 pm

Con el pasar de los años Niall empezaría a comprender, quizás la gente que lo vería más rápido que el, que había nacido con unos ojos que parecían poder más allá de lo que un Ardwolf normal puede ver así como su padre vio en él algo que el resto no. Sin embargo no se tenía que ser dueño de una gran percepción para darse cuenta de la presencia que imponía Shayne, de lo implacable que podía llegar a ser cuando algo le molestaba de sobremanera. Lo que tuviera ella con Kelda era cuestión suya, pero al menos le agradaba saber que había alguien que tenía más ventaja que el a la hora de defender a su madre. Una fuerza que ahora sólo podía admirar de lejos…
Escuchó toda la conversación anterior, pero nunca fue propio de él ni siquiera incursionar un poco en las cosas que no eran de su importancia aunque su intervención significara haber salvado momentáneamente al niño que antes había iniciado con toda esa pelea. Una breve mirada de reojo le bastó para mirar al niño, pálido como la nieve que en unos meses empezaría a caer como si se hubiese encontrado con un vampiro frente a frente. Los otros solo estaban inmitandolo, yendo a buscar lo que necesitaban para  el entrenamiento, a la vez que el viejo lobo y maestro se cruzaba de brazos y suspiraba pesadamente. Varias veces había ya dejado en claro que no admitiría estupideces de aquel tipo de nuevo y eso incluía tanto las burlas como las explosivas reacciones de Niall a palabra que, al fin y al cabo, termina por perderse como la intensidad de un eco. ¿Entonces por que esto seguía siendo historia de todos los días? En lo que a él le concernia simplemente era algo que no podía evitar, como si de repente la sangre le hirviera de la misma forma que el fuego se extiende por la madera seca buscando sólo consumir lo que esté a su alcance… Una idea y comparación que preocupaba a los chamanes y sabios de la tribu mientras veían a ese pequeño y débil bebé fortalecerse a cuesta de una furia ciega hacia sus hermanos.

La voz de Shayne y sus interrogantes le hicieron volver despacio una mirada que no tardó en bajar hacia el escudo nuevamente. No lo vio en ese momento, pero el instructor prestó especial atención a ese momento en particular entre la guerrera y el pequeño. Su mirada se quedo perdida en la madera y el metal de aquel artefacto mientras en sus facciones salvajes pero inocentes aún se podía ver como la calma iba reclamando su lugar. - No.- dijo levemente antes de negar con la cabeza. -Mamá dice que no hay que guardar rencor a nuestros hermanos. Ya no estoy enojado.- se acomodo el escudo en el brazo y se aseguró de que estuviera firme, de no ser así si llegaba a verlo su padre se ganaría un buen golpe bien merecido. 
-Shayne…-  el licano mayor alzó la voz acercándose a la guerrera entonces.- Estos niños deben aprender además de modales como llevar una pelea decente. - le dedico una mirada al grupo que empezaba a juntarse. - Niall ya me mostró que no necesita repasar nada pero no quiero que pierda el tiempo. Si alguien más tiene una tarea para el…- dicho esto le palmeo el hombro al pequeño y se alejó con el resto de los niños. El hijo de Úsmebu suspiro y fue a dejar el escudo en su lugar… ¿Que iba a hacer ahora el resto del día? Los ojos claros del muchacho se volvieron a la licana nuevamente; si no encontraba una labor con ella siempre podía alejarse de la aldea e ir a los bosques, donde solo era el y el Gaia bajo el Sol o la Luna con su arco y su flecha… De ser por el hubiese salido corriendo hacia el bosque de buenas a primeras desde que todo comenzó pero aún a sus diez años de edad Niall ya tenía el sentido del deber tan fijo como el más viejo de los árboles del bosque. ¿Que hacía de ese pequeño de mirada seria y oraciones cortas tuviera ese tipo de conceptos tan arraigados? Por supuesto, recordando quien era su padre las dudas se despejaban al imaginarse la dura disciplina con la que se lo educaba mientras que la calidez maternal de Kelda terminaba por derretir el hielo que parecía envolver su corazón logrando un equilibrio perfecto en su crianza… Por supuesto, aún había un largo camino que recorrer.
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Shayne Aryn el Vie Feb 21, 2014 7:56 pm

Shayne miro con curiosidad al pequeño Nial, cuya mirada expresaba calma pura. Aquella curiosidad que sentía era principalmente por el hecho de que el pequeño pudiera pensar de una forma tan...madura para su edad. Pasar de la ira a la completa calma era algo que hasta a ella aún le costaba trabajo, gracias a su sangre guerrera combinada con los efectos de la Luna Llena bajo la cual había nacido.



-Bueno, Kelda es muy sabia, por algo te habrá dicho esas palabras- comento la Licana mientras volteaba a ver al instructor que se acercaba a ellos y le hablaba. Era cierto que Nial ya iba muy avanzado respecto a los demás chicos y, a decir verdad, ella estaba muy interesada en que tanto podía dar ese pequeño niño. Shayne sabía perfectamente que, cuando un cachorro se adelanta a su grupo suelen pasarle dos cosas: ser llevado aentrenarse con un Licano más fuerte que le enseñe cosas que en la arena no se les enseña, o dejarlo a su suerte para ver que podía hacer por su cuenta. A ella le había tocado esta última debido asu condición de hembra, lo que había provocado que ningun macho Licano quisiera tomarla como aprendiz. Aún así, Shayne no hebía necesitado de un instructor personal que le ayudara aconocer muchas de las cuestiones que aprendió por su cuenta y con las enseñanzas que su padre y madre le brindaban.

La Licana dio media vuelta, dándole la espalda al instructor y con voz autoritaria le comentó al pequeño Ragnar:



-Deja esa chatarra de escudo y sígueme, hay algo que quiero que hagas- y sin decir más continuo caminando a zancadas hasta alejarse de la Arena y abriendose paso entre sus hermanos quienes, curiosos, le observaban avanzar de forma tan rápida. Era bien sabido que, cuando a Shayne Aryn le emocionaba algo, sus ojos azules emitían un brillo muy peculiar, un brillo que justamente ahora todos podían ver.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Niall Ragnar el Lun Feb 24, 2014 9:39 pm

En ese momento, más bien a esa  edad, Niall no llegaba a entender bien porque Shayne lo miraba de esa forma. Una mirada que entre Ardwolfs orgullosos y toscos, que habían visto hermanos caer bajo las espadas raphaelitas y la sangre de los Donovan y sentían que ya más nada podía sorprenderlos en este mundo era sumamente rara. Su padre era así de hecho y habiendo pasado todo aquello más de una vez y más aún a lo largo de toda su vida le costaría mucho a Niall, al hombre joven que es ahora, recordar si alguna vez lo vio así. Sin embargo Shayne aún era joven tosca y directa como la fiera guerrera que era pero en esa mirada, en su reaccionar, quien tiene los ojos de los sabios podrían ver que era alguien que aún podía apreciar lo mejor de la vida como ella ya había sufrido, quizás, lo peor. Un día el pequeño, cuando estaba apenas abrazando sus cinco años, preguntó el porqué aquella fiera guerrera jamás sonreía y en su inocencia la simple idea de pasar por lo mismo que Shayne le estrujaba el alma y le provocaba un dolor punzante en el pecho… Entonces ahí empezó a admirar  a la joven guerrera, a observarla desde lejos apreciando el su belleza tan salvaje como su espíritu, libre y fuerte, inquebrantable incluso ante la peor tragedia que él podía imaginar. Igualarla a sus diez años, incluso superarla no era un sueño, era un desafío auto-impuesto...

“Es el ciclo de la vida mi pequeño… Humanos, lobos o humanos. El Río de Estigio no conoce de razas cuando nos recibe en sus aguas.”

Las palabras de Kelda le había quedado más marcadas de lo que se podría esperar de un niño común, pero nunca fue ese un adjetivo justo para identificarlo a él.

Cuando escucho a Shayne su boca se deformó en una sonrisa que borró al instante por vergüenza. - Lo es. - afirmo seguro, como quien afirma que el Sol brilla imponente en el cielo durante el día y la Luna resplandece serena durante la noche. ¿Porque Shayne podía verlo con claridad y los demás no? Ella era guerrera como los otros, más fuerte que muchos y aun así era de las pocas que podían apreciar algo que el, siendo hijo de uno de los más fuertes guerreros con el mismo orgullo que el resto y siendo apenas un cachorro, podía apreciar con claridad. Durante muchos años, más aún cuando Niall se volvió adolescente, esto se volvió el eje de una rebeldía que luego se transformó en algo más sutil como cuando las aguas de la costa se agitan, el mar se calma pero la costa se transforma en mayor o menor medida.

Apenas reaccionó cuando Shayne le hablo y comenzó a alejarse a zancadas ante las miradas impresionadas y expectantes de los licanos por esa muchacha, enigma hecho guerrero y mujer para toda la tribu Ardwolf. Tan pronto despertó de su sueño se apresuró a tirar el escudo sin siquiera prestar atención donde y empezó a seguir a la guerrera abriéndose paso por donde ella misma lo había hecho. La mañana era helada y seguramente, sabiendo bajo el cuidado de quien estaba ahora, seria un día duro y largo, lleno de retos que lo pondrían a prueba, lo harían fuerte, útil para la manada y para proteger a su amada madre; por lo que rápidamente ignoró las miradas de los demás licanos, hombres y mujeres, jóvenes sorprendidos y ancianos curiosos. Sin saberlo el hijo de Úsmebu, aquel capaz de enfrentarse a cualquier amenaza pero incapaz de sonreír abiertamente -o eso se creía-, había logrado algo que nadie más había logrado hacer con la joven Shayne Aryn una mujer azotada por la tragedia que servía para una manada de la cual se mostraba reacia y sería: Captar su atención.

Cuando finalmente alcanzó a Shayne le dedicó una mirada curiosa, tratando de parecer más maduro y adulto que pequeño.- ¿Que voy a hacer entonces hoy señorita Aryn?- esperaba que Shayne no le recalcara que era un tonto por llamarla “señorita” o que aquello no le ofendiera y las expectativas que tenía para el resto del día se vieran arruinadas por hablar. Pero sus padres lo había educado bien, con todo aquello de “por favor y gracias”, aun que con el tiempo eso se le fuera olvidando...
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Shayne Aryn el Vie Mar 07, 2014 2:37 am

Mientras avanzaba por la aldea, Shayne se abría paso con la simple mirada y sus hermanos se apartaban sabiendo lo que les esperaba si le estorbaban. Nunca antes Shayne se habría ofrecido a instruir ella misma aun pequeño licano, pues parte del pasado amargo que había sufrido le impedía en cierta medida hacerlo. Llámalo retribución, venganza, karma.. pero Shayne no tenía la intensión de hacer algo que con ella no hicieron.

Sin embargo, Niall era un caso aparte. En primer lugar era hijo de Kelda, la licana aquien Shayne respetaba e inclusive quería como si fuese parte de su familia. Úsmebu le era indiferente. Era un macho, un macho orgulloso y fuerte que no veía en ella otra cosa que una hembra queriendose pasar por macho... y eso la enojaba. Los lícanos de su manada podrían predicar que al ser hijo de úsmebu, Niall tendría muchísimas habilidades y sería alguien muy fuerte e importante para la manada. Pero Shayne le atribuía sus habilidades, su forma de pensar u de ver el mundo gracias a su madre, quien era inclusive -y según su percepción-, más fuerte que ella, no físicamente, si no espiritualmente. Shayne quería regresarle un poco de lo que Kelda le había dado y que mejor manera que ayudandole a su hijo a ser alguien más fuerte incluso que su padre, para que la proteja cuando ni Úsmebu ni Shayne estuvieran ahí para hacerlo.

Pronto, Niall alcanzó a la joven Licana que había avanzado hasta el lugar más remoto de la aldea, donde ella vivía y se detuvo enfrente de un arbol grande y anciano que daba una gran sombra que los protegía del sol. El árbol era bastante alto -mucho más alto que el más alto de los Ardwolf- y sus ramas se extendían como un manto sobre ellos. Shayne sacó su cuchillo de caza, el cual siempre cargaba metido en una de sus botas y jugueteo con el unos instantes mientras Niall la observaba curioso y la llamaba señorita. Shayne volteó averlo con una ceja levantada y con la mirada de ojos azules intensos penetrando los del niño.


-Ni creas que por hablarme así seré suave contigo, Ragnar- Shayne jugueteo un poco más con el cuchillo, observó al árbol y dijo entre dientes algo que parecía una disculpa para la madre Gaia. De pronto lo lanzó hacia el árbol, pero lo lanzó de tal forma que quedó casi en la copa del inmenso ser. Apenas se notaba el brillo de la hoja afilada del cuchillo, incrustada en el tronco.

-Lo que quiero... es que trepes hasta allá y me traigas ese cuchillo- Shayne se sentó sen el piso y lo observo sin decir nada más. Sus ojos azules se posaron nuevamente en los de Nial, esperando a que hubiese alguna reacción del niño.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Niall Ragnar el Jue Mayo 01, 2014 1:10 am

Ella era capaz de dividirlos con respeto y presencia. Aun siendo tan pequeño buscaba alguna falla en su altivo caminar que rompiera la visión inocente, esa mirada que tenía que inmediatamente esconder ante los ojos gélidos de Shayne cada rara vez que volteaba a verle. Y aun así cada día la admiraba más y más al punto de hacer que en él naciera algo que con los años se transformaría en un recuerdo que bastaría para sacarle una sonrisa. Shayne era la única licana por la que había despertado aquello que guardó para sí como si fuese el precio por admirar cada día como iba fortaleciéndose de la misma forma que los árboles: Belleza y fuerza en una misma imagen, con la voluntad de las leyendas y el pasado de los más tristes héroes.

En todo ese trayecto hasta ese anciano árbol que había presenciado generaciones y generaciones de lobos nacer, crecer y entrenar bajo su sombra no se había vuelto a verle, el pequeño Niall no había mencionado ni una sola palabra mientras su mirada en ella se mantenía fija como si no hubiese nada más a su alrededor, ni siquiera la belleza matinal de aquella mañana de invierno con el sol brillando en la nieve y sólo los pasos de Shayne abriéndose un camino en ella como si nada distaran de sus hermanos que admirados la dejaban pasar sin creer que ella mostrara interés por un insignificante cachorro como el hijo de Kelda. Ese árbol que se levantaba ante él, según le había contado su madre, solía ser el confidente y único compañero de la indomable guerra durante largos ratos desde que sus padres habían muerto bajo la sangre infame que a tantos se habían llevado. Muchas veces también le advirtió que no molestara su meditación… Según decía: “Nada debe sacudir el mundo de un alma corrompida por tanto dolor”.

-¡No es por eso! - contesto molesto y avergonzado. Sin embargo Shayne no le regreso ni la mirada mientras lanzaba ese cuchillo a un punto del árbol donde apenas brillaba con el resplandor del sol. La miro unos breves instantes preguntándose si estaba bromeando aunque no se atrevió a decirlo en voz alta. El niño la respetaba pero el árbol era inmenso; necesitaría varios niños de su misma edad para rodearlo siquiera y no había ramas de las cuales balancearse hasta las más altas. Sin embargo poco le duró esa cara de desconcierto hasta cambiarla por una resolución digna de los guerreros que él deseaba emular. Demasiado se le había metido en la cabeza esos discursos de los maestros que te dicen que eres el futuro, que algún día el líder dependerá de ti y tu fuerza para pelear a tu lado y esa fortaleza sería la que hiciera la diferencia algún día contra los hijos de la sangre como para retroceder y decirle a esa figura que había apresado su mirada durante largos ratos a escondidas que lo que le pedía era imposible. Si lo estaba haciendo tenía que ser por algo. -¡Lo haré!- contestó resuelto mientras se lanzaba contra el tronco como si fuera un enemigo que se inmutaba ante su embestida y clavo como pudo sus pequeñas garras a la vez que con sus piernas abrazaba inútilmente la gran corteza de un salto que lo había elevado del suelo, mucho para un niño pero nada en comparación a la distancia que le quedaba por recorrer. En todo sentido…

Irremediablemente terminó por azotar el suelo con su espalda y su cabeza. Sus ojos claros se posaron en aquel destello tan inalcanzable como la luz de Selene en la plenitud de la noche pero aun así no deja de ser anhelante, no se deja de buscar su iluminación. Con la misma determinación que antes se lanzó una y otra vez hacia aquel árbol en busca del cuchillo de Shayne. No le importaba incluso si le llevaba toda una vida alcanzarlo...
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Shayne Aryn el Sáb Mayo 03, 2014 11:41 pm

La licana se limitó a observar al pequeño Nial mientras intentaba una y otra vez subirse al árbol. Shayne no mostraba ninguna expresión mientras lo veía: ni decepción, ni enojo, ni alegría, simplemente lo miraba caer y levantarse una y otra y otra vez.

Le había sorprendido que Nial no le refutara la orden, pero siendo hijo de Úsmebu no podía esperar menos. Nial, por lo que sabía, había sido bombardeado con frases como "Tu seras el futuro de nuestra manada" o "Tu herencia es muy grande, no nos decepciones" y aquello le habría formado un carácter fuerte y le había brindado un gran sentido de responsabilidad, algo súmamente díficil de encontrar en otros cachorros. El peso de los Ardwolf estaba en los hombros de aquel niño que, a tan corta edad, ya estaba sufriendo las consecuencias que implicaban haber nacido en una manada de guerreros.

Shayne no estaba de acuerdo en los entrenamientos que les daban alos cachorros en la árena de combate. Les habían enseñado demasiado a depender de cosas como escudos o armas, en lugar de hacerlos confiar en sus garras y dientes, que eran las mejores armas que tenían. Y no sólo eso, también creía que el vínculo que los Licanos tenían con la madre Gaia les daba una gran ventaja sobre los Hijos de la Sangre, solo había que encontrar esa ventaja a tu alrededor.

Y precisamente ese era el motivo por el que Shayne quería que Nial le llevase el cuchillo. Al parecer era una tarea imposible, algo que sin la altura necesaria no era una tarea ndigna siquiera de considerarse. Pero eran precisamente esas tareas, aquellos retos que parecían imposibles, los que ayudaban alos Licanos a forjarse. Alguna vez su madre, Minerva, le comentó a la licana de ojos azules "Puede parecer algo imposible, Shayne, pero recuerda esto: lo imposible solo te va acostar un poco más de esfuerzo, eso es todo" .

Y vaya que ella había logrado cosas que parecían imposibles. El simple hecho de darse a respetar como guerrera en una manada plagada de machos que se creían la gran cosa era digno de considerarse. Muchas otras Licanas se habrían rendido, o solo pensarían como la mayorís: ser una buena compañera para un Licano fuerte y poderoso que me proteja. Shayne podría escupirles en la cara y darles una bofetada, ese no era un destino para ella, no quería ser la sombra de un macho, no era una opción vivir para solo críar a los hijos de alguien... Shayne Aryn estaba destinada a dejar huella en los Ardwolf y, aunque pareciera imposible, solo iba a costarle un poco más de trabajo.


—No estas viendo más allá de lo que tus ojos tienen enfrente, Nial— dijo con voz alta y llena de autoridad— Tienes una desventaja física, no eres lo suficientemente alto y grande para poder escalar así ese gran árbol. Si sigues así lo único que conseguiras es fastidiarte y botarlo— la licana se levantó y caminó hasta Nial con paso firme. Su imponente figura se colocó delante del cachorro y lo observó con su mirada fría y penetrante— Dime ¿Cual es tu motivación para obtener ese cuchillo? ¿Para impresionarme? ¿Para demostrarme que eres digno?— Shayne esperó la respuesta del niño, su mirada brillaba con intensidad y le transmitían un claro mensaje al cachorro: de su respuesta dependía que Shayne no lo botara y lo regresase a entrenar con los demás cachorros
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Niall Ragnar el Lun Mayo 26, 2014 1:36 am

La perseverancia desmedida y ciega es algo a lo que cualquier Ardwolf se acostumbra desde pequeño. Basta una razón por la que pelear para que esta llama resplandezca vivaz y altiva aun cuando la naturaleza inquieta de los niños se apacigua con la edad y solo puede verse su resplandor cuando se ven envueltos en la ferocidad de la batalla, blandiendo sus armas y garras contra sus enemigos. Niall no era la excepción, con todas las predicciones, buenas y malas, que residían sobre él la simple y llana realidad era que el joven hijo de Úsmebu era un pequeño como cualquier otro cachorro adrwolf dispuesto a convertirse en otro guerrero ardwolf exactamente igual al resto y que así como había crecido con las canciones y las historias de viejos y antiguos guerreros también se cantaran canciones y se contaran leyendas sobre sus hazañas junto con el resto de los demás guerreros que día a día iban creciendo a su lado. Algo en eso de cumplir expectativas y enorgullecer lo fastidiaba y con el tiempo aprendió a ignorarlo desde que Kelda, sabía lectora de los vivos, le dio una lección simple para un niño que buscaba la simpleza de un típico niño ardwolf que busca la simpleza de crecer y convertirse en un guerrero más que sirviera a su gente. Cumplir solo el deber con uno mismo y el afán de su espíritu... Cosa que en cierto punto no distaba tanto de las expectativas ajenas a cumplir o a acallar, solo la humildad se ponía en medio.

En ese entonces seguía siendo un niño terco e impulsivo, con la carga de la expectativa sobre sus hombros. Mucha energía pero poco saber y en lo que a el respectaba Shayne iba a enseñarle una especie de estrategia de combate o le estaba dando un ejercicio con el cual entrenar su fuerza, sin embargo cuando volvió a hablar ya no estaba tan seguro… Su rostro infantil y curtido por las violentas y heladas brisas invernales se endureció con la duda que lo atacó de repente. ¿Mostrarle que era digno? Bien, ¿qué niño no quiere ser el mejor ante alguien que admira como lo era para él la salvaje y poderosa guerrera licana? Con todos los ojos puestos en él desde un principio en su temprana edad le hubiese gustado cumplir la mitad de las expectativas que tenían para con el. Pero para eso tenía que ser algo que aún  no era y eso lo sabía bien: Tenía que ser fuerte. No, tenía que ser un guerrero. Tenía que pelear como uno, tener la fuerza de uno, pensar como uno, vivir como uno…

Estaba jadeando aún en el piso mientras miraba a Shayne y sus ojos gélidos como el cielo invernal sobre el, cansado y bañado en sudor y tierra. - Quiero ser fuerte.- respondió de forma entrecortada por no tomarse el tiempo de no recuperar su aliento como es debido. -Quiero aprender… ¡Y ser fuerte!- en su mente no podía encontrar bien las palabras para definir exactamente lo que sentía y recurría a las enseñanzas del pasado para encontrar las palabras que correctas que lo habían llevado a esa situación. Una vez Úsmebu lo encontró en la herrería con las armas y herramientas con las que el guerrero Ardwolf trabajaba. Su padre lo corrigió con dureza asestandondole un buen golpe en la cabeza que le hubiese sacado una lagrima si no hubiese sido el hijo de su padre; demasiado terco y orgulloso como para demostrar abiertamente que le había dolido.

“Primero tienes que aprender. Tienes que observar  y escuchar, luego practicar. Luego así podrá darle verdadera forma al metal…”

A su manera, su padre le había demostrado que no podría correr sin aprender a gatear antes. Que para llegar a algo se requiere esfuerzo, que no podía ser un guerrero ni nada si antes no se volvía fuerte, no aprendía, no se dedicaba… Ahora la imponente guerrera que había conquistado  e intimidado por igual con su presencia, desbordando valor y fiereza, le mostraba que había algo que no sabia, que en algo estaba fallando y como lo seguiría haciendo el resto de su vida el pequeño ardwolf se levantó solo para escuchar, dejar los errores atrás y avanzar. -Solo quiero aprender Shayne-.
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Shayne Aryn el Jue Jun 05, 2014 2:16 am

Las palabras del joven Ardwolf provocaron en ella una pequeña sonrisa. Si. No era común verla sonreir pero hasta ahora Nial Ragnar había provocado dos veces la sonrisa en aquella mujer. Definitivamente era como estarse viendo asi misma en su infancia, y aunque la diferencia de géneros era obvia, Shayne también había deseado ser fuerte desde cachorra y más aún cuando sus padres murieron. Tener la fortaleza para poder defender el hogar donde vivía, fuera de demostrarle a todos que ella valía la pena, la sensación de proteger aquello por lo que sus padres murieron de manera tans anguinaría era lo que la movía. Sin embargo, quería que Nial aprendiese algo diferente.

Shayne asintió y se volvió a sentar en el piso, observando el cuchillo sobre el árbol—  Aprender es algo que vas a hacer el resto de tus días. Nunca vas a dejar de hacerlo, ni siquiera cuando seas el más experimentado de los Licanos. Nuestra madre Gaia siempre tiene algo que enseñarnos, pero no todos son lo bastante inteligentes u observadores como para darse cuenta de ello. Sólo mira ese árbol.—dijo señalando el enorme ser que se alzaba frente a ellos— Desde antes de que yo naciera lleva plantado ahí. Cuando tenía tu edad era un poco mas pequeño pero desde que yo recuerdo se ha mantenido firme en ese sitio. Años y años de ser testigo de lo que los Ardwolf han hecho aquí y lamentablemente no puede hablar para explicarnos o contarnos sobre aquellos aciertos y errores que nuestros antepasados han hecho. Sin embargo, este árbol es una fuente de sabiduría misma Nial. Tienes mucho que aprender de él.

Al parecer las palabras de Shayne no tendrían sentido pues ¿que podía un Licano aprender de un árbol?. Eso había sido algo que de cachorra, la joven de ojos azules no había comprendido cuando su padre se lo había enseñado.

—¿Que puedo aprender de un ser que solo está ahi parado todo el tiempo, no puede pelear ni nada?. 

Era lo que le había dicho a su padre años atrás. El licano Shane había sonreido ante el cuestionamiento de su hija, pero con seriedad le había contestado:


—Este árbol es muy grande y ancho. Le tomó años llegar a ser así, muchos más de los años que yo tengo. Puedo decirte que hasta más años de los que tu abuelo tenía antes de morir. Pasó de ser un pequeño y escualido arbolito al fuerte e imponente roble que ahora estas viendo. Dime Shayne, si yo te dijera que vas a ser tan grande y fuerte como ese roble, pero que para eso falta mucho ¿Que pensarías?.

En aquel tiempo Shayne era  pequeña e inocente, pero igual de aguerrida que Nial. Se sentía orgullosa de ser la hija de dos Licanos tan fuertes, pues sabía que en sus venas corría sangre de elite. Sin embargo, también era desesperada y hacía todo de forma precipitada. La pequeña Shayne había dirigido su mirada a su padre y fruncido el ceño

—Diría que no es justo ¿Porque debo de esperar tanto tiempo para eso? Yo solo quiero ser fuerte, y quiero serlo ahora, no denstro de muchos muchos años, quien sabe si viva tanto...


—Nunca serás fuerte si estas tan ansiosa en serlo. Si sigues siendo impaciente solo te vas a bloquear. Ya te lo dije Shayne, al árbol le tomaron muchos años para ser lo que es ahora.Quizas entonces habría sido imposible pensar que alcanzaría ese tamaño pero ahora que lo ves sabes que la espera valió la pena. La paciencia es una virtud, recuerdalo, quien no es paciente, quien se lanza al ruedo sin aprender de sus errores o intentando terminar lo más rapido posible, no tiene un futuro muy brillante. Y ahora...


Shane había tomado un cuchillo, el mismo que ahora la Licana usaba como propio, y lo había lanzado a lo más alto del árbol.

—Traeme ese cuchillo. Y recuerda, no importa el tiempo que te tome, debes aprender de tus errores y usar esa experiencia para mejorar. Cuando puedas bajar ese cuchillo sabré que has aprendio a ser paciente...


Para un Ardwolf, el ser fuerte era lo primordial. Sin fuerza no podías ser nadie en la manada. Pero había algo que no todos los ardwolf tenían: paciencia. La paciencia que un cazador necesitaba para acechar a sus presas. La paciencia para entrenar y entrenar y entrenar y así volverse mas fuertes. La paciencia para noc aer en las provocaciones. La paciencia para saber cuando atacar y cuando no. Si bien Shayne no era la Licana más paciente de todos, sabía que debía serlo y se entrebnaba para ello. Aun debía trabajarlo pero sabía que cuando lo lograra no podrían detenerla. Y era algo que quería enseñarle a Nial pues, al ser  un cachorro con el peso del mundo en sus hombros, la paciencia debía ser una de sus principales armas.

—Ser fuerte esta bien— había dicho Shayne luego de unos momentos— Todos los Ardwolf buscan ser fuertes, y eso no es malo pues esta manada es una manada guerrera. Sin embargo existe algo más que debes aprender. No pienso decirtelo porque no tendría chiste, solo te dire una cosa: no me importa si te toma horas o meses bajar ese cuchillo, pero cuando lo hagas habrás aprendido algo que  más de la mitad de los Ardwolf carecen.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La fuerza [Flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.