Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Shayne Aryn el Sáb Ene 25, 2014 4:40 pm

La Licana Indomable tenía 150 años cuando todo ocurrió. La Luna llena bañaba con su eterea luz el territorio de los Ardwolf, del mismo modo en que hacía un siglo se había mostrado el día en que Shayne Aryn había nacido. Si había algo que Shayne disfrutaba era de mirar la luna en todo su esplendor y sentirse afortunada de haber sido dada a luz bajo su protección. Sin importar lo duro de sus entrenamientos, de las marcas que quedaban impregnadas en su cuerpo y alma y de que cada día que pasaba dejaba de ser la hembra que hacía años había sido, el simple hecho de mirar la Luna le provocaba un sentimiento de seguridad. Nunca sospechó que esa misma Luna que le había mostrado a los padres amorosos, estrictos e invencibles sería testigo de como los Donovan se los arrebataban.

Aquel día, los padres de Shayne habían salido de los terrenos de los Ardwolf por mandato de el líder de la manada, cosa que hacían seguido por ser guerreros de élite. La joven Licana se había quedado a continuar el entrenamiento que su padre le había ordenado terminar. "Espero que cuando regrese tengas un control completo de tu transformación" fueron las últimas palabras que le dijo al partir con una sonrisa, mientras su madre le acariciaba el cabello y besaba su frente. Shayne observó como las puertas del territorio de la manada se abrían y sus padres desaparecían en la oscuridad de la noche, disponiendose a volver al sitio donde entrenaba todos los días.



-¿Que ya no hay nadie más? Vamos, acabo de conseguir controlar la transformación en Crinos, necesito practicar... rápido, no tengo su tiempo, nenitas-
Shayne escupió a un costado. Estaba llena de sangre, rasguños y sudor, se tronaba el cuello y los dedos de las manos mientras miraba a su alrededor con una sonrisa burlona y llena de seguridad. Su pecho subia y bajaba agitadamente, en conjunto con su respiración, producto de las ya muchas batallas que había tenido ese día.

Shayne había necesitado 50 años para lograr controlar la transformación Crinos, a diferencia de algunos de sus hermanos quienes lo habían logrado mucho más jovenes. Aquello la hacía enojar mucho puesto que solían ser siempre los machos quienes la aventajaban y su orgullo no soportaba estar por detrás de ello. Sin embargo, aquel día estaba rebozante de alegría puesto que su duro entrenamiento había dado frutos y ya podía controlarla.

La musculatura que en sus años venideros era su sello característico aún no estaba del todo formada, su cabellera castaña era larga y desaliñada, sus rasgos eran mucho más suaves y finos y los mechones de cabello enmarcaban sus ojos de color azul, cuyo brillo resaltaba con la Luna. Si no fuese por su comportamiento lleno de rasgos masculinos, se diría que Shayne era tan bella como lo era su madre y una excelente candidata para se la compañera de algún Licantropo.

La joven Ardwolf secó su frente con el dorso de su mano, se aclaró la garganta y continuó mirando alrededor, a todos y cada uno de sus hermanos Licanos reunidos en la Arena de batalla para ver, como era una costumbre, quien conseguía domar a la Indomable.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Niall Ragnar el Lun Ene 27, 2014 1:08 am

Una mujer tan delicada como los pétalos del más bello lirio, ¿que hace sometiéndose al rigor de la tierra fría que abriga a los Ardwolfs?  Quizás sea el secreto que esconden cada enigmática historia que cuentas haciendo crear tal expectativa que parece que de tus labios saldrán las respuestas sobre el origen de los tiempos. Kelda, fuente de saber e historias que parecen rayar la fantasía sobre magia y espíritus ella es quien tiene enfrente ahora la dura tarea de sobreponerse a la muerte de su amado esposo con quien forjó una familia que nadie nunca pudo entender; ni a ella, ni a él y mucho menos al fruto de ese amor que fue cruelmente tachado antes de siquiera dar sus primeros pasos solo por ser su hijo. Como tantos otros sucesos antes de ese, ella también fue testigo de ese día donde la sangre de los Donovan tiñio de rojo el rostro puro de la Luna llena y vio un corazón puro consumirse por los deseos de venganza...
Su relación con el rígido guerrero aun era solo un rumor que pasaba de boca en boca de los más curiosos y ella pasaba el tiempo observando los arduos entrenamientos que se desataban en una arena de combate que recibe el azote del invierno y el beso de aquellos que son derrotados y mueren  el polvo bajo el esplendor de victoria de otros. Aquel día la débil loba observaba en su esplendor toda su carencia de fuerza inversamente reflejada en la el fiero combatir de Shayne y su mirada llena de pasión. El pecho se le inflaba de orgullo al ver como esos cachorros que vio nacer y de los cuales cuido como si fueran sus propios hijos sin soñar siquiera tener uno propio se convierten en fieros guerreros o intrépidos cazadores. Ella jamas había podido ni siquiera levantar la más ligera de las espadas y se sentía admirada de cuando de cachorros frágiles pero enérgicos y traviesos pasaban a ser como la mujer que ahora azotaba a sus enemigos contra el suelo como si los golpes que le dieran fueran simples caricias. En el momento que cayó el último oponente de la loba unos aplausos se escucharon en los alrededores de la arena y Kelda rió divertida por la actitud de esa joven. - No seas así Shayne. Dales la oportunidad de cobrar algo de valor para enfrentarte.- su voz era tranquila, de esas voces que al relatar te llevan a un mundo lejano cuando empiezan a hablar y son una caricia a los sentidos. ¿Como aquella débil ardwolf podía hablar de valor? El desdén en el aire podía sentirse con intensidad pero ella aun así seguía mirando a la joven loba tan pacífica y serena como siempre. De inmediato el lobo que la entrenaba llamó a un voluntario, con muy poca voluntad de enfrentarse a Shayne, y muy pronto se desató la contienda.

Aclaración:
NPJ: Kelda (Madre de Niall)
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Shayne Aryn el Mar Ene 28, 2014 8:31 pm

La joven Ardwolf sonrió nuevamente. Acababa de someter al último de sus adversarios y sentía la sangre llena de adrenalina. Limpio el sudor de su frente y se dejó caer al piso para descansar mientras el pobre joven Licano que la había desafiado era ayudado por algunos compañeros suyos para llevarlo a ser curado. Shayne levantó la mirada y echó un rápido vistazo a la Luna antes de que una voz muy familiar llamase su atención.

Sonrió sin siquiera mirar a la dueña de aquella voz y bajo la mirada en dirección de la Licana que le hablaba. Se levantó con el cansancio oprimiendole el cuerpo entero y arrastró los pies hasta la mujer que le había llamado con tanta familiaridad. Los jovenes Licanos que la vbieron pasar le abrieron paso sin siquiera chistar.

-Si algo me han aprendido de los Ardwolf es que nunca debes darle oportunidad a tu enemigo para que se recupere o encuentre la forma de derrotarte ¿no crees?- Shayne llegó hasta Kelda y se tumbó en el piso junto a ella. Su cabello escurría de sudor y la sangre propia y de sus enemigos corrióa por su rostro, brazos y pecho. Guardó silencio un momento mientras recuperaba el aliento para pronto continuar su charla


-Y dime ¿Que andas haciendo por acá? ¿Haz venido a ver como estos orgullosos machos caen ante una hembra?- Shayne rió un poco y observó a la loba mayor con sus ojos azules. Solo pocas personas habían visto a Shayne reirse sin terminar siendo víctimas de sus puños, y Kelda era una de esas personas.

La joven Ardwolf conocía a Kelda de mucho atrás, sabía que era una Licana débil pero la admiraba en cierta forma porque sabía que ella no habría podido soportar aquella condición. Para Shayne, Kelda era un ejemplo de vida.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Marca del Estigio el Sáb Feb 15, 2014 4:27 pm

La luna llena brilla en su esplendor, se asoma para ver a quien nació bajo su brillo pleno ejecutar esa danza furiosa que acaba con cada obstáculo que se interpone en su camino. La mirada serena y cálida de aquella loba, débil y anciana, no es la única que te observa esta noche Shayne Aryn… Una sonrisa se forma en el rostro juvenil de una presencia que nadie más ve, pero ella nunca ha dejado de acompañarlos; no importa si son hijos nacidos de barro que ahora reemplazan con concreto, los hijos de la sangre que vio alzarse entre la humanidad más allá de la mortalidad que llega con el tiempo o los hijos que alzan su aullido a la luz de la luna proclamando con fiereza que hay seres que se deben al astro más bello y puro de la noche. Sus ojos ocultos tras una sutil y suave tela negra pueden ver más allá de lo que representa su cuerpo terrenal… Un alma es un alma y todas al final se vuelven sus niños, cobijados en un mundo tan cerca y tan distante, tan fácil de llegar…
Descuida fiera y hermosa Shayne… No es tu alma la que abandona este mundo hoy pero eres lo que ellos dejan atrás. Eres parte de esos hijos, de esos jóvenes que empezarán a entender la verdadera rudeza de esas cuestiones que escapan a tus expectativas, a tu lógica, a toda capacidad terrenal. Esa criatura divina ahora se da vuelta y se aleja luego de haber contemplado a quienes hoy sentirán el rigor del destino ejecutándose como tal. Sus pies descalzos se asoman bajo esa túnica tan negra como un cielo sin estrellas donde de tanto en tanto de sus arrugas parece verse los rostros de las algunas de las almas que ha recogido, moviéndose como el agua de un río; las aguas del río Estigio. Antes de abandonar solo unos pocos la escuchan… El tintinear de las pesadas cadenas que arrastra, el sutil siseo de las serpientes que la acompañan. Es como un ruido pasajero que se confunde con esos juegos que algunas veces parece hacernos la mente pero la realidad es esta: El segador de almas esta cerca y para algunas almas la hora ha llegado.
Su presencia no tarda en aparecer en los bosques que se levantan alrededor de la aldea Ardwolf. El olor a sangre opacaba la fresca esencia a pino y el embriagante aroma de la tierra húmeda ahora bañada no solo por la caída del agua helada del invierno. Sobre ella descansa sangre especial, sangre Donovan… La figura vuelve a sonreír. Estos hijos de la oscuridad siempre le daban trabajo que hacer. Oh Marca de Sangre, ¿que han preparado tus hijos para esta noche a los hijos de la luna? Pronto a aquella esencia se le suma la sangre de los hijos de la luna… Empiezan a caer uno tras otro, la sangre Donovan corroen su cuerpo como ácido mientras que las armas hechas con sus manos sometían a aquellos implacables guerreros, la fuerza definitiva de Gaia. ¿Les ganaban por número? ¿Por habilidad? ¿Una estrategia definitiva? Aquella presencia que empezaba a caminar entre heridas y sangre, peleas y muerte ni siquiera se giraba a ver los enfrentamientos o a cada caído, fuese del bando que fuese, que era sometido. ¿Qué hacía entonces ahí aquella deidad? ¿Que buscaba ahí que fuese digno de su atención? De repente se frena… Se arrodilla sobre la tierra húmeda, las ramas y hojas secas frente a una licana. ¿Has sido buena o mala? ¿Fuiste valiente o cobarde? ¿Fue justo o injusto? ¿Te mandaron a morir traicioneramente o haz caído fielmente en nombre de tu deber?  Solo hay una pregunta que vale aquí y ni se asoma a ninguna de ellas... Sus ojos azules como el cielo claro parecen buscar algo que no encontrara ahí. Esta muriendo, de eso no hay duda, pero aun así es como si no estuviera dispuesta a abandonar este mundo sin encontrar lo que busca.
-Shayne…-
Susurra débil mientras el aire se le escapa como la sangre que brota de su herida. Aquella figura acaricia su rostro y de repente la vista del cielo nocturno se opaca ante la presencia de quien viene a guiarla en el fin, en un nuevo principio. - Tranquila mi niña. Ya no tienes que pelear, solo descansar.- Solo una caricia basta y la licana exhala su último aliento pronunciando aún aquel nombre. -Descuida mi niña, pocas cosas son invisibles para aquellos que pertenecen al mundo de los muertos.- en sus manos sintió el fulgor de aquella alma apaciguarse, sintiendo la libertad de abandonar el peso del mundo físico y terrenal, viendo por primera vez un mundo más allá de sus ojos donde no hay humanos, ni vampiros y tampoco lobos; solo almas. Uno por uno aquella deidad va haciendo su trabajo con paciencia, con deleite. Vampiros y lobos, lo único que hacía la diferencia era si había llegado su hora o no.

Off:


- Espero que trasladarnos al lugar de la acción de pie a que algún Donovan entre si así lo desea.

- Shayne, Niall: Ambos pudieron escuchar las cadenas de Marca del Estigio, lo que se sabe de ello es solo viejas y muy antiguas historias.

- Por mi parte intervendré solo cuando sea necesario, el orden de rol sigue igual.

Espero disfruten la partida.


Última edición por Marca del Estigio el Sáb Feb 15, 2014 8:58 pm, editado 1 vez

Marca del Estigio
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 135

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Niall Ragnar el Sáb Feb 15, 2014 8:57 pm

Ver a los lobos abrirse ante el paso de aquella licana le daba una sonrisa divertida. Una sonrisa que siempre surgía cuando era testigo del crecimiento de esos lobos, esos cachorros que ella misma vio nacer. En cada generación que surgía ante sus ojos, su mirada llena de suavidad y ternura, deseaba más fervientemente darle a la manada un fruto de su vientre, un lobo que luchara con la misma ferocidad y pasión que los mejores guerreros Ardwolf. Durante esos días aquello no era más que una ilusión que no se atrevía a confesarle a nadie más aún con su posición en el clan como la débil y pequeña licana que era, con la naturaleza pacífica de un Fenrir, el ingenio de un Likaio… Pero nada tenia nada de Ardwolf más que su herencia o eso era lo que parecía cuando se la miraba a simple vista. Era muy diferente a Shayne y en esos momentos, donde estaban una licana frente a la otra, se podía apreciar con más claridad; como ver dos caras de una misma moneda… Por un lado la suavidad y la templanza; por otra la fiereza y la pasión. Cuando Shayne estuvo ya delante de ella se mantuvo tan serena y calma como en el mismo momento en el que le habló anteriormente a diferencia de aquellos que no se atreven a entorpecer con su cuerpo el paso firme de la loba. Soltó una risa divertida cuando escucho su respuesta y automáticamente pensó. “Ni una pizca de misericordia.” Era algo realmente irónico, como si su nombre solo fuera un chiste del destino…

- Lo he oído… Supongo que has abrazado bien los saberes del arte del combate.- respondió con un dejo de orgullo en sus palabras como quien se regocija por plantar un árbol y ver como sus flores se vuelven grandes y jugosos frutos. Antes de sentarse al lado de la guerrera algo perturba llama su atención y hace que su aliento se corte de repente tan tajante como el corte repentino de un hacha. Su sonrisa se borra de repente y de inmediato sus ojos sorprendidos buscan la fuente de aquel ruido… Cadenas, cadenas… ¿Donde hay cadenas? Mujer de cuentos e historias, de fabulas que jamas se creen ciertas, de leyendas que alguna vez fueron ciertas; ella conoce muchas donde siempre ha pasado lo mismo cuando el momento ha llegado. Ese ser de varios nombres, de muchas y ninguna cara, aquel que cosecha las almas sin importar la raza. Un tintineo, otro suave siseo, luego nada… Los sonidos del va y ven rutinario vuelven a cobrar vida como si le hubiesen cedido el paso a un mensaje que no puede distinguir si es una realidad o ilusión de su mente, engañándola y traicionándola como a cada ser vivo desde el origen de los tiempos. Tarda un buen rato en recordar a Shayne y volver la mirada a la joven loba aun con la duda percutiendo sus pensamientos. - Lo siento querida. Creo que me estoy volviendo vieja.- dijo juntando sus manos frente al cuero que cubría su cuerpo y parecía tan pesado para ella. - ¿Sabes si algún grupo de lobos a salido hoy?- se quedó con la mirada expectante al cielo que se alzaba por encima de la imponente entrada de madera hecha de troncos tan gruesos, pesados y viejos como si representaran con su presencia la vieja tradición guerrera del pueblo que protegían.

De forma inconsciente Kelda se llevó la diestra al pecho y sintió una presión nacida de un instinto que solo aprendería a reconocer en los años venideros, más aún cuando se cumpliera el deseo más puro que puede tener una mujer. Trataba de calmarse a sí misma y darle poca importancia, pero algo dentro de sí le decía que no… Algo que escapaba a todo su control.
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Shayne Aryn el Vie Feb 21, 2014 8:23 pm

Quien diría que la sonrisa sincera de Shayne Aryn aquella noche sería la última que vieran los Ardwolf. No sospechaba que la noche más trágica de su joven existencia estaba sobre ella y que a las afueras de su hogar la muerte se llevaba consigo asus padres, esos seres que tanto le amaban y que le habían enseñado tantas cosas, esos guerreros que habían depositado en ella todas sus esperanzas para terminar con una guerra que ponía en peligro asu única hija pero que a pesar de todo sabáin que ella sería partícipe de aquella masacre que se avecinaba.
La Licana, tan sonriente y fresca, que parecía que no había luchado con mñás de 10 machos Ardwolf, continuaba sentada escuchando a la Licana mayor. Esa mujer, Kelda, tan frágil como una flor, bella y sabía, toda una fuente de inspiración a su manera... Shayne nunca cambiaría su modo de desenvolverse, tan pasional y agresivo, pero si tuviera la oportunidad de elegir otra personalidad seguramente eligiría la de Kelda.

- Bueno, mis padres me han enseñado bien... aunque todavía saben tantas cosas que yo desconozco, pero estoy segura de que con el favor de nuestra madre Gaia podré aprender mucho más y volverme un orgullo para ellos... - como si el destino conspirase en su contra, luego de pronunciar esas palabras, algo en su interior se movió y una extraña angustía se dejo ver y la inundo por completo. La Licana de ojos azules frunció el ceño, extrañada por la sensación que acababa de experimentar y sacudió la cabeza para olvidarse de aquello y volver a sonreirle a Kelda.

Sin embargo, la pobre Shayne Aryn no pudo deshacerse tan fácilmente de aquel sentimiento que conforme avanzaban los segundos se iba haciendo más grande. Y si algo faltaba para terminar de hacerla sentir ansiosa, un sonido, como el tintineo de cadenas que se arrastran detras de alguien se coló por sus atentos oídos. Alguna vez su madre le había contado una historia muy vieja que se contaba entre los Licanos acerca del sonido de esas cadenas, una historia que en ese momento era muy difusa en su mente y de la cual no podía recordar nada, pero de algo estaba segura...era un mal presagio.

En ese mismo instante, Kelda dejó de sonreir y buscó con la mirada algo o a alguien y Shayne supó que no había sido un truco de su mente. El corazón de la Lícana dió un vuelco ante la pregunta de la Licana mayor, la cual provocó que sus pensamientos se dirigieran hacia los dos seres que le habían brindado la vida: sus padres.

-¿P-porque lo preguntas? -la voz de Shayne se escuchaba nerviosa, algo muy poco comun en ella y que a la misma Licana le extraño- Sabes que hoy el líder envió al grupo donde se encuentran mis padres a revisar los alrededores de los terrenos como lo hacen todo el tiempo... ¿Tiene...tiene algo que ver con...ese sonido de cadenas? - Mientras observaba a Kelda, Shayne supó que la mayor también había escuchado el sonido y que sabía algo acerca de dicho presagio, algo que seguía perdido en sus recuerdos.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Niall Ragnar el Miér Feb 26, 2014 8:37 pm

"Entonces aquella sangre apareció... La sangre de los demonios, la prueba irrefutable de que esos seres nacieron para ser enemigos de nuestra raza."

Fragmento de una vieja fabula Ardwolf.

La magia de un día pacífico y sereno se había roto en mil pedazos. Kelda sintió como las fuerzas la abandonaban de a poco y temblaba, levemente pero temblaba, mientras su rostro siempre apacible y sosegado empalideció al mismo tiempo que en su mente se iban eliminando todas las posibilidades. El ruido de cadenas siempre aparecía en las historias que ella conocía bien antes de que la tragedia se presentara pero aun en sus largos años de vida jamas lo había escuchado, no por lo menos de forma tan clara y consciente al punto de hacerla dudar.
La licana había empezado a caminar para calmarse dándole la espalda a Shayne mientras hablaba por unos momentos. Entonces, como ridiculizando al frío azote invernal de las tierras donde los Ardwolfs estaban asentados, un escalofrío helado recorrió cada centímetro de su débil cuerpo y su delicada piel al escuchar a la fiera licana preguntarle con temor y duda si su interrogante tenía que ver con “ese sonido de cadenas”. Los ojos de Kelda se posaron en la joven, girándose despacio con la boca semiabierta y totalmente incrédula, sin poder dar crédito a lo que sus oídos estaban escuchando. Ella, fuente de saberes e historias pero que sólo era reconocida por ser “ Castigo de los Dioses”, empezaba a orar en sus adentros y a pedir clemencia a los cielos de que sólo una fugaz locura la estuviera atacando por sus años. Pero ahí estaba Shayne, joven y vigorosa, gozando de una fuerza, una salud y una vitalidad que ella misma jamás fue capaz de conocer. Ante ella su espíritu abandonó toda esperanza al escucharla…
- No…- susurro. Se llevó una mano a la boca y sus ojos se movieron rápidos buscando una respuesta que no estaba ahí. Se dio vuelta y empezó a buscar a uno de los miembros de la guardia desesperadamente pero antes de que pudiera alzar la voz entre los suyos los  pesados muros de la aldea se abrieron de par en par. Un aullido trágico rompió la calma del día a día para el resto de los licanos de la manada y el calmo murmullo de los bosques del norte. Como si de una marcha funeraria se tratase el equipo que ese día había salido y se aventuró fuera de los pesados muros de madera que resguardaban su hogar  regresaba herido, con las miradas perdidas e idas, lejanas como si estuvieran en cualquier lugar menos ahí junto a sus hermanos y a salvo.  Tenían esa mirada… la mirada de quien ha estado cara a cara con la tragedia.
Entre aquellos rostros atormentados reconoció a su amado, el único lobo que había sido capaz de hacerse con las miradas encantadas de Kelda a pesar se que, a simple vista, era tan tosco y brutal como cualquier guerrero. Fue el primero de todos en regresar finalmente con el resto la manada cuando su mirada perdida se encontró con los ojos claros y llenos de pesadumbre de la fuente de historias y enseñanzas de la manada.  -¿Que sucedió? - Su olfato entonces lo percibió antes de que el atinara siquiera a decirle algo, cosa que nunca sucedió. Su fino olfato, sus salvajes sentidos lo sintieron casi de forma instantánea al mismo tiempo que el resto se alejaba temerosos de que aquella sangre maldita si quiera los rosara y ella se tapaba la boca con ambas manos para no gritar.
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Shayne Aryn el Vie Mar 07, 2014 12:42 am

Si Shayne buscaba alivio preguntandole aquello a Kelda, debío olvidarse rápidamente de ello porque la reacción de la Licana mayor fue tal que el corazón le dió otro vuelco. Aquellas antiguas historias, historias de un pasado tan lejano que ni siquiera sus abuelos lo habrían visto. Historias tan místicas que confundían sus sentidos y la hacían sentirse inferior.

Kelda se alejo buscando algo con desesperación y Shayne se levantó de un brinco, sintiendo los latidos de su propio corazón hasta en la cabeza. Corrió tras la Licana que fue mucho más veloz que ella. Estaba por agarrarla del hombro para preguntarle que ocurría cuando las puertas de los muros se abrieron, permitiendo la entrada de un aullido que erizó los vellos del cuello de Shyane. Había escuchado esos aullidos antes, eran una señal de que alguno (o algunos) de sus hermanos habían sufrido una gran tragedia.

Sua liento se detuvo, sintió que su corazón se hacía pedazos. Muy ene l fondo sabía lo que había pasado pero su consciencia y su corazón trataban de decirle que no, que no tenía de que preocuparse, más la razón y los hechos le golpeaban con la verdad. El grupo (o parte de) que salió en la mañana arealizar su labor entró con una espesa atmósfera de dolor y muerte. Los lícanos, agachados y con miradas perdidas, avanzaban lentamente hacia el interior de los terrenos. Shayne se abrió paso como pudo y llego hasta donde Kelda le preguntaba a su marido que había ocurrido.

Lo había olido. Desde el instante en que sus hermanos entraron a su hogar el maldito olor a sangre... y no cualquier sangre, la sangre de aquellos seres oscuros que se la pasaban  atormentando a cualquiera que no perteneciera a su raza.

Shayne busco con desesperación el rostro de su padre o su madre entre la multitud que ya se había arremolinado con los Licanos que recién llegaban, srepaso una, dos, tres veces los rostros de todos esos licanos pero no veía nada que le devolviese la esperanza. Y nadie decía nada. Cuando los demás la notaron le miraron con unos ojos llenos de tristeza, dolor, rabia y lástima, como si acabaran de ver a algun bicho que se había quedado solo como el único de su especie. Shayne los miro atodos y cada uno de ellos con la mirada llena de furia y sin darse cuenta levanto la voz:

-¿Donde están? Mis padres... ¿Donde están? - nadie le dijo nada, solo continuaban mirandola con lástima, cosa que la enfureció aun más. Estaba apunto de empujar al Licano que tenía más cerca cuando su mirada se dirigió hasta una carreta, cuya carga estaba cubierta de mantas manchadas por sangre. De ellas colgaban varios brazos inertes que, al igual que la manta, estaban llenos de sangre maldita. Temiendo lo peor, Shayne continuo observando la carreta. Desvió la mirada y se encontro con Kelda, cuyas manos cubrian su boca y su expresión era del más puro horror.

-¿Que diablos pasó aquí? Alguien... ¡DÍGAMELO!- ya no se iba acontener, la marea de sensaciones que la estaba embargando ya se había desbordado y no podía contenerla más.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Niall Ragnar el Lun Mar 24, 2014 4:41 am

Horrorizada aún sostenía sus manos blancas delante de su boca mientras gritos ahogados de horror y llanto se escapaban con la simple imagen de su amado manchado por esa sangre maldita llenando de ese asqueroso hedor los sensibles sentidos de los presentes. Las madres alejaban a sus niños obligándoos a retirarse de la comitiva con sus miradas curiosas y confundidas mientras los adultos y los ancianos fruncían sus ceños; los más jóvenes se preguntaban hasta qué punto llegaba el poder maldito de sus enemigos mientras que los más ancianos reviven ante ellos la imágenes de viejas épocas donde uno tras otro los lobos caían ante la misma sangre que ahora cubría a sus hermanos. Las visiones del pasado que nadie quiere revivir…
Ante la mirada estupefacta y horrorizada de todos la delicada y frágil mujer se acercó a aquel hombre de facciones tan duras como el hierro que forjaba envolviéndolo en sus brazos a pesar de aquella ambrosía maldita que cubría al guerrero. Úsmebu dejó caer su rostro sobre el hombro de aquella mujer y cerró sus ojos unos instante como si al fin pudiera descansar en paz. Los pocos que habían regresado empezaban a ser llevados por sus hermanos a ser atendidos mientras otros buscaban agua con que lavar las heridas. De alguna forma en la mente de Kelda había aparecido la idea de que lo peor ya había pasado y que ahora solo restaba sanar las heridas e informar al líder de lo ocurrido. Que ingenua fue… Una voz, un grito desesperado la hizo estremecerse mientras que Úsmebu no se movió un solo centímetro pero su ceño se frunció con dureza a sabiendas de que era su responsabilidad enfrentar lo que se avecinaba. Entre todos los que miraban a la licana estupefactos y en silencio fue el guerrero el que apartó suavemente a Kelda y empezó a acercarse  a Shayne. Su vista dura y rígida se clavó en aquella niña que nunca creyó que pudiera combatir con la ferocidad de cualquier guerrero. Entre la larga listas de errores en su vida siempre estuvo ese y ella misma se había encargado de demostrarle cuan equivocado estaba… Lastimosamente no estaba ahí para decirle que estaba equivocado. Cuanto hubiese deseado estarlo en ese momento.
-Shayne…- Su voz era gruesa y áspera, dura como la noticia que estaba a punto de escapar de sus labios agrietados por la resequedad y el frío. Sus ojos oscuros se posaron en la mirada clara de nieve de Shayne, lo único que parecía realmente impoluto y claro en contraste con su piel cobriza sucia y su cabello enmarañado además de su alma inocente. - Tus padres pelearon valientemente defendiendo a sus hermanos  y dieron muerte a varios de los hijos de Wyrm… Pero al final terminaron cayendo bajo la sangre de los Oscuros. Lo lamento…- Un viento frío recorrió de repente la aldea de los lobos más fuertes; donde nacían aquellos de blandir armas de la forma más peligrosa ese día el viento los hizo temblar a todos como si fueran simples bes humanos, niños a merced de un invierno más duro que los anteriores más fiero que cualquiera. Aquel que ni una sonrisa le podía dedicar a su amada, como si fuera más simple arrancar con sus propias manos el corazón muerto de un vampiro que regresarle a esa mujer un gesto tan simple de alegría, se quedó de pie ante Shayne y apretó sus puños delante de ella quedándose tan quieto y estático como una gárgola hecha de piedra o los viejos robles que parecen haber sido testigos de cada momento, de cada segundo de todo a su alrededor desde que la Tierra misma nació.
¿Quieres desquitarte niña? ¿Aquí tienes a un hermano avergonzado que no ha podido proteger a los suyos y no tuvo el honor de caer muerto entre sangre y gloria? No desates tu furia contra otro hermano que no sea con él… Sus ojos te lo piden como todo su cuerpo que se niega a moverse lejos de tu presencia...
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Shayne Aryn el Mar Mar 25, 2014 6:28 pm

La ronca voz de Úsmebu rompió la atmosfera silenciosa que había enbargado el lugar. Se había separado de su amada Kelda y se había dirigido a Shayne, que temblaba de ira y el odio escapaba por sus ojos. La joven ojiazul se imaginaba parte de la historia: sus padres, Shane (de donde provenía el nombre de la joven) y Minerva, fuertes y poderosos guerreros Licanos, cayendo a manos de los bastardos hijos de la sangre... la simple idea la repugnaba, le rompía el alma en pedazos y su corazón comenzaba a ser llenado por un simple deseo: venganza. Fueron las palabras de úsmebu, aquel gran Licano con mirada rígida y ceño fruncido, las que terminaron de llenar de pura bilis el corazón de la joven. Las pulsaciones de su corazón se elvaron a mil por hora, su sangre hervia y la adrenalina comenzaba a subirsele a la cabeza. La luna llena estaba haciendo efecto en ella.

A pesar de que Shayne recientemente había logrado controlar su transformación en Crinos y podía suprimir al máximo la necesidad que tenía un joven licano inexperto de transformarse apenas la luna llena se asomara, aquellas palabras habían despertado en ella la parte salvaje que todo Licano tenía. Sin embargo, la joven usaba toda su fuerza d voluntad para suprimir ese sentir.

Shayne continuo mirando a Úsmebu que, sin moverse le devolvía la mirada. No sabía se estaba llena de ira, de tristeza, melancolía, culpa o una mezcla de ambas. No sabía y no le interesaba; lo que sí sabía es que en su propia mirada el odio se desbordaba tan intensamente que con solo mirar a alguien más sentía que podía asesinarlo. Sus labios por fin se movieron y habló con el odio más intensoq ue nunca antes le hubiera escuchado

-¿Me estas diciendo que fuiste testigo de como caían y no hiciste nada para salvarlos? ¡¿Eso es lo que me quieres decir, Úsmebu?! -Shayne terminó gritandole al enorme Licano frente a ella, que apesar de su tamaño y sus facciones no inspiraba ningun temor en la joven. La joven apretó los puños y se giró en torno a la carreta. Arrancó la sábana de golpe sin importarle si se manchaba o no de sangre de vampiro y se encontró con ellos: los rostros de sus progenitores, cubiertos de sangre y con la mirada pérdida. Sus pieles eran pálidas, las heridas en todo su ser eran grotescas y solo observaban a Shayne com una mirada que nunca olvidaría y que se haría presente en sus más horribles pesadillas.

En el instante en aquella visión inundó su mirada, sintió como le escocían los párpados, como las lágrimas brotaban de sus ojos y recorrían sus mejillas; sintió como temblaban sus rodillas. Ahí estaban, ese hombre y esa mujer, tan amables y estrictos, tan comprensivos y exigentes, los dos seres que le habían brindado el regalo de la vida y la habían formado tal cual era... yacían sin vida sobre una pila de cadáveres, víctimas de los vampiros. Shayne no pudo contenerlo más, así que simplemente cayó de rodillas y gritó de una forma espeluznante, un grito de ira y tristeza, como una súplica y una declaración de guerra. Su corazón clamaba venganza, pero no contra sus hermanos, ni contra Úsmebu, sino contra aquellos que habían errebatado la luz en los ojos de sus padres.

El control sobre su transformación se agotó. Sintió como nuevamente la adrenalina la golpeba, comenzaba asentir dolor físico en todo el cuerpo, sus ojos azules se habían inyectado en sangre y su cabeza palpitaba intensamente, sin dejarla escuchar otra cosa. Ahí, arrodillada, sintió como su cuerpo comenzaba  a sufrir cambios: su musculatura aumentaba al igual que su tamaño, su cabello castaño y enmarañado se alargaba hasta cubrirle todo el cuerpo, en sus manos las garras se hacían presentes y en su boca los colmillos que podían asesinar a cualquier mortal de un simple mordisco se hacían presentes. Y mientras la transformación en Crinos ocurría, sus gritos de dolor se transformaban en aullidos y gruñidos que deseaban saciar la sed de sangre que la aquejaba. Necesitaba ser detenida de alguna manera, porque estaba apunto de salir de la manada para buscar y destruír con sus propias manos a los culpables de su dolor.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Friedrich Kramer el Vie Mar 28, 2014 1:40 am

Aquella noche Friedrich había decido no estar en la aldea de su manada, había preferido salir un rato de cacería. Sus criadores le otorgaron el permiso para hacerlo pero le pidieron que no se alejara de la zona puesto que aún estaba en su entrenamiento además de que por su disciplina ya estaba en 85 % de control de su fase crinos que era la que más había decidido trabajar. La noche era fría y un poco lejos se podían observar las luces de la aldea y lo que sea que estuviesen celebrando, Friedrich se alejó lo suficiente y se empezó a dejar llevar por sus sentimientos más animales, estaba en un claro junto a un lago, sentía el palpitar en su cabeza, sus músculos se agrandaban, sus huesos se estiraban y hacían gritar al joven licántropo. Comenzaba a parecer cabello por todo su cuerpo, sus uñas se alargaban hasta convertirse en garras y un hocico con grandes colmillos aparecía en su rostro.

Había completado su transformación, jadeaba pues aún no se acostumbraba de a mucho a lo dolorosa que esta era. Comenzó a andar por el bosque, oteando con su mirada alguna presa de la que pudiese sacar provecho, en el aire habían varios aromas mezclados, pudo identificar el de unos venados, un oso y no más, desconocía los otros olores. Decidió ir tras los venados pues esta noche no quería batalla alguna, solo quería su presa e irse a descansar a casa.

Fue corriendo en la dirección del olor de los venados que en realidad era uno solo pero era un macho de grandes astas, un magnífico ejemplar. Decidió trepar un árbol, le caería desde arriba. Se subió a un árbol lejano, estaba a unos cincuenta metros de su presa y comenzó a moverse rápidamente por entre las ramas, espero arriba de este, goteando algo de saliva pues desea su carne, sus ojos se centraron en su presa, el olor de aquel animal hacía que Friedrich se deleitase.

Cayó del árbol justo encima del venado, lo tomó por las astas y de un zarpazo le arrancó medio cuello a su presa. Ahora esta se hallaba agonizando, tratando de respirar y Friedrich sonría mientras que aún estando viva comenzaba a desgarrarle el torso en busca de su corazón, el cual comió con suma alegría. Tomó el cuerpo y emprendió su regreso a la aldea, ya era la madrugada pero antes de llegar escucha gritos y sentía como todos corrían de un lado a otro, corrió rápido hasta la aldea y solo cuerpos por doquier, dejó caer su presa al suelo.

A lo lejos pudo ver a una chica que se hallaba junto dos cuerpos, comenzaba a gritar. Estaba empezando su transformación pero esta llevada por sentimientos de ira "Familiares" pensó Friedrich, sabía de lo que era capaz un licántropo en esa forma y lleno de ira así que corrió rápidamente donde la chica y unos metros antes de llegar a ella saltó para caerle encima y poder someterla antes de que cometiese alguna locura.
avatar
Friedrich Kramer
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Alexander Sveengard el Lun Mar 31, 2014 6:29 am

Spoiler:
Cómo leí que querían un Donovan por aquí, y por ser un flashback se ajusta perfectamente a los parametros de mi historia personal, me doy el pequeño privilegio de intervenir. Sí molesta de alguna manera, o parece inapropiado estoy dispuesto a borrar el post.



Que predecibles.- Un murmullo se escapó en la oquedad del bosque, mientras unos ojos rojos brillaban con la misma intensidad de una estrella roja sobre el cielo de esa noche; Antares, el corazón del escorpión. Un tonó de arrogancia podía percibirse en su voz aspera.

Han hecho lo que esperaba my lord, el señor Donovan estará satisfecho.- Otra voz apareció a su espalda, y de un momento a otro un centenar de ojos resplandecieron en medio de las penumbras. No había duda al respecto, las armas en sus manos delataban su papel en esa noche; se trataba del grupo de vampiros que habían asesinado a los centinelas Ardwolfs, cobijados por la oscuridad que fluye hacia ellos como amante protector, y ahora observaban desde un distancia prudente. Su líder era más que un general, un Duque Donovan que había sido caballero durante las luchas de liberación Húngara contra los otomanos, y por lo mismo estaba familiarizado con tácticas de guerra y de guerrillas.  
Sí, son como hormigas, tarde o temprano regresan al nido. Y ahora sabemos dónde se encuentra.- La supervivencia de Usmebu y otros de los vigilantes no era obra de la casualidad o de la habilidad, se había planeado así, el autoproclamado “Galán de la Oscuridad” supuso que sí dejaban algunos vivos, eventualmente recogerían los cuerpos para llevarlos a la Aldea. La Atalaya Ardwolf que había permanecido oculta durante muchos años ya no sería un secreto para los Oscuros.

Hemos cumplido con nuestra misión, el rumbo del viento comienza a cambiar, debemos movernos ahora o nos detectaran con su olfato.- Nada pasaba desapercibido, habían sido meses de planeación durante los cuales envió diferentes grupos suicidadas para detectar la mayor zona de seguridad dentro del bosque, lo que reduciría el campo geográfico a explorar durante esa misión final. También investigó el clima, de modo que las corrientes de aire fueran apropiadas para la incursión, así como la oscuridad de la noche.

Nos vamos.- Ordenó en silenció, levantando la mano en señal de retirada. Se irían como llegaron, cobijados por las sombras más espesas y el silencio absoluto, dejando cadáveres como única prueba de su presencia aquella noche, o ese era su plan original, hasta que sucedió lo imperdonable, uno de los vampiros más novicios pisó una rama seca. En medio del silencio que habían guardado, ese inesperado y tonto crujido estalló con la estridencia de un trueno en los oídos de Lord Sveengard, quién inmediatamente hizo una nueva señal para que todos se ocultaran.

Se fundieron en las tinieblas de los árboles y los matorrales, esperando que en medio de la conmoción en frente de las puertas de la aldea nadie notara el ruido de aquel ramalazo, o que por lo menos lo confundieran con el paso de alguno de los animales de la zona que pisa las hierbas y las ramas secas al andar.

Aguardaron con expectación, empuñando sus armas por si era necesario desenfundar y salir de ahí peleando. “Sí nos descubren ahora no saldremos con vida, y toda esta misión será un fracaso”, dibujó una mueca de molestia e insatisfacción mientras esa idea se iba deslumbrándole como una decepción, y todo por el error de un solo hombre; al que seguro matará él mismo en caso de que los lobos no los descubran en un acto de suerte maravillosa.
avatar
Alexander Sveengard
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Niall Ragnar el Dom Abr 06, 2014 11:49 pm

"Eris se paseó como quiso ese día por la aldea, se hizo presente en forma de sangre maldita y muerte y sembró los más oscuros deseos en los más puros corazones."

Kelda, sabio de la manada Ardwolf.

Un roble no hubiese llegado a equiparar la firmeza de Úsmebu ante los gritos y reproches de aquella licana que él no veía más que como una niña que apenas estaba empezando a florecer y dar sus pasos en este mundo lleno de oscuridad y tragedia. Su rostro era pétreo como el de las estatuas que no cambian nunca sus facciones y hubiese sido totalmente imposible leer en esas facciones tan rígidas el interior tan caótico dentro de sí mismo. El ya había vivido pérdidas, miles de veces y como un músculo que se golpea hasta el hartazgo parecía haber perdido todo sentimiento ante la partida de aquellos que se van de la mano de la Marca del Estigio. Pero aun asi el daño existe y el dolor baila ante las miradas de aquellos que no pueden ver más allá; la verdad queda eclipsada ante esa imagen de duro y tosco guerrero al que no le queda más que ver hacia adelante. Ninguna palabra hubiese valido la pena ante tanto dolor y excusarse era en vano… Solo se quedó mirándola con aquellos ojos negros como el abismo mientras se disponía a dejar que esa cachorra dejará vaciara en él toda su ira.

Miro a Shayne alejarse hacia la carreta donde estaban apenas algunos de los cuerpos que habían podido rescatar para cremarlos y darles un funeral digno y ahí fue cuando se desató la furia de la joven licana. Sus músculos se tensaron e inmediatamente empezó a mutar ante las miradas horrorizadas y dolidas de hermanos que lloraban sus mismas lágrimas y sentían su mismo dolor. Uno de los guerreros se lanzó a detenerla con muchos otros luego después de ella ante el temor de algo que casi era una certeza: Shayne se transformaría y enceguecida por la ira y los deseos de venganza iría tras los asesinos de sus padres solo para unirseles en el reino de los muertos. Aquel que era incapaz de sonreír quiso hacer igual pero tan pronto empezó a moverse las manos suaves de aquella licana de piel tan blanca y suave como el pétalo de una flor lo detuvieron posándose con firmeza y dulzura sobre su pecho. Incrédulo la quedó mirando, percatándose en ese momento de que la sangre maldita que había acompañado a la muerte a sus colegas ahora estaba sobre aquella delicada mujer y a pesar de quemarle como ácido resistía poniendo por encima de su dolor lo que ella creía más importante.

- Vas a lastimarla con esa sangre si te involucras-. Sus palabras fueron tan firmes como suaves aunque el temor estaba plasmado en sus ojos. Úsmebu no se movió ni un solo centímetro de su lugar y solo vio expectante como Kelda se iba acercando poco a poco a esa licana dolida, desgarrada por el dolor de una escena que seguramente volvería a vivir como la guerrera que era. Ese es el destino de ese guerrero que sobrevivió a las batallas y resiste el paso del tiempo… Ver caer a aquellos que han llegado su límite en la batalla, que aun tienen tanto que dar pero los dioses no le permiten continuar. Los padres de Shayne eran así: Tenían tanto que dar aun en el campo de batalla como amor y cariño para dar a su hija. Sin embargo el cauce del río Estigio decidió llevarse sus almas dejando esa escena que ahora se alza ante los ojos de todo ardwolf y todo lo que ello podía llegar a significar.
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Shayne Aryn el Vie Abr 11, 2014 1:20 pm

La furia de Shayne aumentaba conforme su dolor físico debido a la transformación también lo hacía. Sin embargo, aún no había terminado su transformación cuando alguien se lanzó sobre ella y la sometió. Muchos otros guerreros ayudaron a ese licano, Shayne se retorcía, gruñia y trataba de lanzar zarpazos pero la habían sometido bien... la estaban deteniendo y eso lo odiaba.

Su ira la había cegado y el dolor de haber perdido a sus padres también, solo quería terminar con aquellos que la habían hecho tan infeliz. Su Transformación se detuvo, comenzó arespirar un poco más despacio y con varios guerreros sobre ella no pudo hacer más que resignarse. Un doloroso aullido rompió el silencio de la noche, el cual fue reemplazado por los sollozos de la joven. Sin embargo decidió calmarse y dejar de llorar, no iba a permitir que todo su orgullo se viniera abajo. Con la ropa hecha girones y sin la más mínima pena, Shayne se levantó mientras empujaba a los Licanos que la habían detenido, los miró atodos con la mirada más gelida que pudo dedicarles y se detuvo en uno: el primero que se le había aventado encima para detenerla.

—Friedrich Kramer— dijo con un odio infinito, fulminandolo con la mirada— ¿Regresas solo para entrometerte en lo que no te concierne?— Luego miro a Kelda que se había acercado hacia ella, los demás Licanos -incluído Úsmebu- también la veían fijamente.Shayne suavizo su expresión al mirar a la Licana pero a los demás los fulminó de la misma manera— Bien, ya consiguieron lo que querían ¿no? Pero escuchenme bien, no pienso quedarme cruzada de brazos después de esto, voy a darles caza a esos tipos hasta que todos y cada uno de ello caiga y sus huesos sean destrozados por el poder de mi bota.

En ese instante, un ruido llamó su atención. Algo que, para otros habría pasado desapercibido, para los Licanos era como una señal, un indicio de que el enemigo aun estaba cerca. Aquellos seres habían cometido una estupidez. Shayne giró rapidamente en dirección hacia la entrada de los terrenos Ardwolf y la sorpresa en su rostro se transformó en una sonrisa burlona.

—Parece ser que nuestros enemigos no se han ido de este lugar— La joven ojiazul volteó a ver a Úsmebu y dijo con voz firme y desafiante — ¿Vas a permitir que se te vayan impunes, Úsmebu? Los Hijos de la Sangre siguen aquí, han sido lo suficientemente estúpidos como para hacerse notar... escuchame de una vez, si no piensas ir tú lo haré yo sola— luego volteó a ver a los Licanos que la detuvieron, entre ellos Friedrich— Y ustedes ¿Piensan intervenir de nuevo o van a darle caza a esos bastardos malnacidos que nos han hecho tanto daño?

La ira en sus ojos estaba presente, pero el entusiasmo de una noche de caza también resplandecía en ellos. La emoción por poder cazar a aquellos seres que le habían arrebatado a su familia era sumamente grande.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Niall Ragnar el Sáb Abr 12, 2014 12:48 am

Todos en el pueblo eran testigos de la fuerza de la que es capaz Shayne cuando aquel lado tan fiero de ella reluce de la misma forma que la luna bajo la que nació y aun asi un licano se animo a abalanzarse sobre ella esperando calmarla y evitar que caiga víctima de su propio odio y furia enceguecida.
Kelda la mirada preocupada sintiendo su corazón desgarrado al ser testigo de cómo un corazón tan puro y noble se iba corrompiendo con un sentimiento tan vacío y corrosivo como el deseo de venganza. Escuchar las palabras de Shayne la hicieron avanzar a paso determinante y firme hacia aquella licana que había visto nacer y crecer. Aquella que había superado como nadie cualquier prejuicio estúpido acerca de las hembras demostrando que pueden golpear más duro que cualquier hombre y rugir más fuerte que cualquier otro animal. Su paso era más firme y constante que el de un soldado… Era el paso de una madre.
El estruendo de su mano contra el rostro sucio de sudor y combate de aquella niña, esa bella y fuerte cachorra, sono ante el silencio estupefacto de que cada lobo presente en la aldea. La respiración de Kelda habia que su pecho y sus hombros subieran y bajaran con intensidad mientras sus ojos centelleaban pidiendo algo que solo la indomable podría comprender. Hasta ese dia y por muchos años más esa mujer fue y seguira siendo testigo de sucesos tan alegres como desgarradores. Imagenes que nunca más abandonarian su mente y sonidos que atormentarian sus noches por horas hasta llegar el amanecer… Vería las generaciones ir y venir, nacer y morir como si en ella; fuente eterna de lecciones e historia, estuviera el deber de ser testigo de cada hecho y cronista para que algun dia todo lo ocurrido llegue a oídos de alguien que tome la iniciativa y sea capaz de romper el ciclo eterno en el que parecen vivir.
-¡¿Acaso haz enloquecido de dolor?! - la voz de Kelda se alzó como si esta misma rompiera por dentro su garganta. Desesperación, miedo, clemencia… ¿Cuantas emociones pueden leerse a la vez en una mujer como ella. - ¡Míralos! - señaló a Úsmebu y a aquellos que ante toda esta situación habían pasado desapercibidos. Algunos tenían su edad, otros eran incluso más jóvenes que Shayne y el lobo que se había abalanzado a ayudar solo para recibir los fonemas de su nombre con odio. Todos heridos por esa sangre maldita como si fuera veneno, corroyendo su piel como si la estuviera comiendo con voracidad. Mientras todo eso ocurría seguían entrando más carretas, más muertos que llorar, más familias destruidas y todos clamando en su mirar la misma venganza que Shayne reclamaba a los dioses y a los cielos. La licana sintió sus ojos aguarse mientras trataba de encontrar fuerzas de donde sacar sus palabras. -¡¿Crees que ellos tampoco quieren venganza?! ¡Todos quieren ir a cobrarse lo que se les ha sido arrebatado niña! Pero como guerreros saben reconocer cuando han perdido la batalla… ¡Saben levantarse para pelear un día más y hacer la diferencia en la guerra!- Luego de una breve pausa gritó con todas sus fuerzas como si sus palabras no sólo debieran llegar a Shayne, sino a alguien más. Tomó el aliento perdido y con una suavidad de la que no es capaz ningún otro Ardwolf la mujer sostuvo el rostro inmaculado de aquella bella y fiera licana para asegurarse que sus palabras hicieran el más mínimo eco en su alma si es que no lograban evitar que cruzara las puertas de la aldea a su perdición. - Vive un día más, levántate como te enseñaron tus padres a levantarte. Recibe el golpe de la vida y úsalo para fortalecerte como haces con el de tus contrincantes y levántate con esa fuerza contra aquellos que se proclamen tus enemigos... Se quien tome las armas para cambiar el rumbo de la historia Shayne…- sin que pudiera contenerlo más tiempo las lágrimas de Kelda empezaron a surcar sus mejillas de la misma manera que lo hacen las estrellas en el cielo. No podía siquiera imaginar a esa pequeña cayendo ante la sangre de los Oscuros aun teniendo tanto que dar…- O sal y muere. No voy a detenerte…- de un rostro firme pasó a convertirse en uno que tenía que asumir la realidad: Si Shayne iba a salir era solo elección suya y no podía ni tenía la fuerza para detenerla aun si su vida se iba en el deseo de seguir viéndola crecer fuerte y audaz dentro de los muros de la aldea. También había heridos que atender y muertos que cremar, familias a las que avisar y tristes noticias que dar… En todo ello estaba su esposo que miraba a Shayne fijamente, tan penetrante e impulsivo como siempre aunque el amor de su vida pudiera leer con naturalidad lo que sin mostrar expresaba.
-Ven, limpiare tus heridas-. Llevado por Kelda empezó a alejarse de la multitud. Nada ya tenían ellos que hacer ahí.
avatar
Niall Ragnar
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Shayne Aryn el Sáb Ago 02, 2014 6:03 pm

Lo último que Shayne Aryn hubiese esperado en ese momento era un golpe, y no de cualquier otro Licano. Tenía que ser de Kelda

El eco del golpe fue lo único que sonó y el silencio cayó sobre todos los Ardwolf. Shayne terminó con el rostró hacia un lado, sintiendo el ardor en la mejilla por aquella cachetada de parte de una Licana que la gran mayoría consideraba debil e incluso un estorbo. Todas las ansias, la emoción,la ira, todo lo que la Indomable sentía hasta hace unos instantes se esfumó de repente. Ahora lo único que sentía era el ardor en la mejilla y un dolor que no era físico, sino algo mucho más allá.

Shayne permaneció en la misma posición, con el rostro hacia un lado, llevandose la mano a la mejilla golpeada. El cabello enmarañado le caía sobre el rostro y no permitía alos demás mirar los profundos ojos azules que ella poseía. Por instantes solo la respiración agitada de Kelda y la respiración inquieta de Shayne se escucharon. Era como si los demás Licanos hubieran contenido la respiración al ver dicha escena.

Las palabras de Kelda resonaron derepente, como un aullido solitario en la oscuridad que le reclamaba a Shayne e intentaba hacerla entrar en razón. Más la joven de ojos azules no podía pensar en otra cosa que no fuese venganza. Mientras estaban ahí, discutiendo, las presas se les irían y tardarían años en volver a tener una oportunidad así. Quizás era el impetu, el deseo de venganza, la juventud e inexperiencia que todavía Shayne experimentaba. Una joven guerrera, que buscaba alzarse sobre todos los machos de la manada, una licana que acababa de conseguir controlar una de sus formas bestiales. Una chica que solo buscaba vengar la muerte de sus padres estaba ahí, de pie, escuchando sin escuchar realmente las razones que la licana mayor intentaba que ella entendiera. Shayne bajó la mano con la que se cubría la mejilla recien golpeada y apretó el puño, frustrada, al grado de que sus nudillos se volvieron blancos y la ira que contenía estaba apunto de desbordarse.

Sin embargo, Kelda podía ser tan fiera como una gran guerrera pero al mismo tiempo podía ser tan abable y cuidadosa como solo una madre era capaz de ser. La mano de la licana mayor se acercó al rostro sucio de Shayne y la obligó a verla. La otra no tuvo más remedio que voltear la cara. La cortina de cabello que curbría su rostro dejaba entrever aquellos ojos azules llenos de fiereza, frialdad pero también otra cosa: dolor, tristeza, la perdida de sus dos seres amados era claramente visible en sus ojos. Las siguientes palabras de Kelda le hicieron recordar algo que su madre le había dicho hacía muchas lunas "Aprende de la caida y luego levantate, mucho más fiera, hermosa y radiante, como una bestia indomable y orgullosa que vivirá bajo la protección de la luna".

Un nudo se formó en su garganta. Shayne bajó los hombros, abrió la mano que ya prácticamente sangraba por clavarse sus propias uñas de tanto apretar el puño. Las lagrimas que rodaron por las mejillas de Kelda fueron inclusive más dolorosas para ella que cualquier golpe dado por el Licano más fuerte pero en un solo instante, el rostro de Kelda cambió y se volvió firme y lleno de determinación.

Shayne miró alrededor, dirigiendo su mirada fría acada uno de los Licanos que se arremolinaban alrededor de ellas, y terminó clavando su vista en Usmebu, el esposo de Kelda. La mirada del Licano le parecía tan confusa, tan penetrante pero no por ello iba a ceder tan fácilmente. Le sostuvo la mirada a Úsmebu y sin dejar de verlo levantó la voz, para que todos la escucharan:

—No se queden aquí pasmados, tenemos trabajo que hacer. Hay que cremar a los muertos y avisar a las familias. Los heridos, vayan a ser atendidos... yo misma me encargare de la fogata donde se quemaran a nuestros hermanos caídos. ¡ANDANDO! ¡No tengo todo el día!—

Shayne avanzó a sancadas en dirección a úsmebu y Kelda, pasó aun lado de ellos ya sin mirarlos, siendo seguida por un pequeño grupo de Licanos que ni tardos ni perezosos la siguieron llevando la carreta donde yacían los cuerpos de sus padres y demás Licanos caídos en batalla. Aún su mente era un revoltijo de pensamientos y sus sentimientos eran otro aún más confuso, pero Kelda tenía razón, si no vivía no podría vengar a los suyos y ahora, loq ue importaba, era darle una despedida digna a sus progenitores.
avatar
Shayne Aryn
MANADA DE ARDWOLF
MANADA DE ARDWOLF

Mensajes : 45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adiós a mis padres [Flashback Shayne Aryn]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.