I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Ken Hirakawa el Mar Dic 31, 2013 5:57 am

Había pasado tres días en vela y ayunando para poder purificar mi cuerpo y sentir de nuevo, reforzada mi espiritualidad. Simplemente un ritual que hago durante la luna creciente para potenciar mi espiritualidad y entrar en contacto con Gaia y Selene. Me había funcionado, pero de un modo sorprendente e inesperado, tal y como es el tratar con el mundo espiritual. Buscaba contactar con los espíritus principales, y en cambio había pasado tres días a merced de corrientes de aire del espíritu de Byakko. Sólo podía significar una cosa: este mes tendría que tener más contacto con mi parte salvaje y licana para poder mejorar. Sería quizá la solución a muchas de las cosas que pasarían durante esta luna, y yo no soy nadie para ignorar los mensajes de los espíritus.

El cuarto día había salido a cazar como lobo y me había tirado a dormir como humano más de doce horas seguidas, y al despertar había tomado un baño frío. Había valido la pena, sin lugar a dudas. Me sentía renovado, lleno de energía, aunque algún pesaban los tres días de retiro espiritual en medio del bosque. Sin embargo, aún faltaban algunas cosas por hacer, y me dirigí de vuelta hasta el lindero del bosque, a unos minutos de donde vivo. Pese a que Likaia no está en el bosque como el territorio de los Fenrir, yo prefiero vivir cerca de él, porque ahí escucho mejor los mensajes de los espíritus.

Me senté frente al árbol más atrayente, el que sentía que me llamaba y saqué mi cuchillo. Me hice un corte en la palma y cerré los ojos. Dejé ambas manos, palmas arriba, sobre mis muslos y dejé que el viento acariciara mi rostro y revolviera mi cabello húmedo. Ajeno completamente a cualquier cosa que no fuera el sutil mensaje de Byakko.
avatar
Ken Hirakawa
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Gwen Volkova el Lun Ene 20, 2014 1:48 am

"Hubo momentos en que no sólo me olvidé de mí, sino también de lo que soy."

Samuel Beckett


La respiración agitada, la frente humedecida y un amargo sabor en la boca como quien  siente la amargura misma del aire en los momentos de tensión en el ambiente como si fuera algo similar a ese aroma a humedad que se siente antes de la tormenta. Quería recordar que había soñado esa noche como tantas otras pero sin importar cuanto esfuerzo hiciera solo un negro más oscuro que la noche. Sus sueños, o pesadillas, eran como las olas que constantemente chocan con las olas; golpean con fiereza pero su desgaste es paulatino y suave. ¿Que es? ¿que es?... Pero aun cuando se repite esa pregunta una y otra vez no hay voz ni sensación que le diera una respuesta. Es como si algo muy débil tratara de hacerse notar y luchar contra lo imposible como alguien que sigue agitando el agua con sus manos mientras es arrastrado al fondo del mar, prevalece conteniendo su aire pero la lucha no acaba y puede perecer.

Esa mañana se levantó con un buen cansancio. Su cabeza pulsaba con fuerza de la misma forma que lo hacía la incertidumbre cosa que los ojos viejos de un hombre como su padre puede notar casi al instante, con solo mirar a su hija de mente inquieta y mirada distante perdida en un mundo de dudas e incertidumbres que no le producen más que un empujón a lanzarse a los misterios que abruman la ciencia. Pero ahora es diferente… Esta duda la abruma de forma diferente y el lo sabe con total certeza. No importa qué tan básico sea aquel viejo lobo militar, la experiencia de los años brinda una sabiduría de la que muy pocos son dignos y él es uno de ellos.

-Gwen… - justo cuando la pelirroja estaba por salir de su casa sus ojos de verde vivo como el del césped se encuentran con la mirada cansada de su progenitor. Su voz gruesa parecía raspar como lija su garganta y la inmortalidad parecía no haber podido evitar que la edad se le marcara mas como si el cansancio se plasmara en su rostro que sus años, sus largos y pesados años. -Hija, ¿estas bien?. Te noto muy cansada.-

-Estoy bien papá… Solo… - no supo bien qué responder. Simplemente le dedicó una sonrisa y él le respondió igual. Se saludaron y la joven emprendió viaje hacia los bosques que rodeaban la amurallada ciudadela. En su espalda un carcaj con flechas y un arco, armas arcaicas para un likaio pero la plenitud que se apoderaba de Gwen cada vez que tensaba la cuerda de su arco y la flecha zumbaba ligeramente antes de volar velozmente hacia el arco era lo más cercano a lo que necesitaba y mas cuando lo hacía en el frondoso bosque donde sólo los sonidos de la naturaleza retumban en sus oídos. ¿Qué es esa duda que azota la mente de alguien que se deja guiar sólo por lo que sus ojos ven y la lógica de las ciencias que estudia? Algo aflora, algo reclama su lugar como parte de ella y su ser que mira el bosque y se siente pequeña y perdida en el, no como parte de él. Sus ojos poseen el verde del césped, de las hojas alegres, los vivaces tonos que lo cubren aún cuando el invierno parece tener una fuerza oculta que lucha, sin éxito, por cubrirlos por completo… Y aun así se ven tan apagados, tan incapaces de ver...
avatar
Gwen Volkova
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Ken Hirakawa el Vie Ene 24, 2014 6:46 pm

El sonido del viento al azotar el bosque llena mis oídos con mensajes de fuerza, de valor y de libertad. Vivir entre mundos, como me parecía hacerlo a mí a menudo, tenía sus problemas. A veces es como si se traslaparan y sólo entonces me siento a gusto y completo. Sólo entonces comprendo perfectamente el mundo terrenal, porque es como si más que navegar por él, pudiera ver más allá de lo que ven los otros. Había peleado en guerras humanas, y más de una vez, pero sus armas me parecían innobles conforme avanzaba el tiempo y la tecnología. Pero pese a mi opinión, he levantado el arma, apuntado y disparado, con el desero ferviente de que esa sea la última vez. Es cierto que a veces hay que luchar para conseguir la paz, pero tras mis errores recientes, me mantendré donde pertenezco. Para mí, este era mi mensaje. Me había distraído de lo importante, había querido tomar el papel de un guerrero sólo porque lo fui, pero este mundo es muy distinto del mundo de los humanos. Aquí carezco de ventajas, por el contrario, mi tamaño y mi fuerza no son nada comparadas con las de los verdaderos guerreros licanos.

Aceptarlo no era fácil, pero haberme dado cuenta tras mi búsqueda espiritual era un avance que no había tenido en años. El viento me arrastra con él a la libertad, y la tierra me llama a mi deber. Tengo ya una función dentro de la manada, una que los demás no pueden realizar. Y debo cumplirla, sin distraerme con labores de la guerra que lejos de reportarme un beneficio, puede que terminen conmigo y entonces sí que la manada me extrañará. No a mí, por supuesto, sino a las funciones de chamán que ahora nadie cumplirá.

Abro los ojos y miro mi mano llena de la sangre de una herida que ya ha sanado. El mensaje refuerza lo que el viento me hizo percibir: debo seguir el camino para el cual Gaia me llamó a pertenecer entre sus filas. Las líneas de sangre están pulcramente secas tras seguir el recorrido por las líneas de mi mano. Cambio la posición y me hinco, sólo una vez, con la elegancia de una época pasada y una tierra lejana, agradeciendo a los espíritus por haberme mostrado el camino.

Me levanto aún sin limpiar mi mano y me dispongo a dar por terminada mi búsqueda de esta luna. Camino por entre los árboles cuando escucho que no soy el único que hace ruido. Sigo el sonido y me topo con una chica que no recuerdo muy bien, pero que sé que pertenece a la manada.

- Buen día, hermana. ¿Vienes de cacería? Lamento si asusté tus presas.
avatar
Ken Hirakawa
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Gwen Volkova el Jue Feb 13, 2014 4:48 pm

Muchas son las almas que se preguntan día a día porque a pesar de sus vidas perfectas, o aparentemente perfectas, algo les carcome en la cabeza diciéndoles que algo no esta bien. Que no tienen el trabajo que deberían tener, no están con la persona correcta o simplemente no tienen la vida que deberían estar llevando. La pelirroja tenía una buena vida, un trabajo decente y un padre amoroso que cuidaba de ella como lo que era: lo único que le quedaba de valor en este mundo. Sin embargo, ahora más que nunca, en la mente de Gwen esta idea golpeaba con más fuerza como si dentro de ella hubiese un mar que ahora se agitaba intensamente, golpeando con sus olas cada recoveco de su mente tan llena de lógica y conocimiento. Lo único que la tranquilizaba era esos instantes tan breves para otros pero tan plenos para ella en los que preparaba un tiro certero con su flecha… Esos eran los momentos en los que lograba una comunión total y el mar de su mente se convertía en un llano espejo, como una laguna que ni el viento se anima a quebrar.

Pero dónde fue a buscar serenidad y soledad se encuentra el. La joven lo mira extrañada; casi preguntándose el porque de su presencia en un lugar en el que abiertamente podría estar cualquiera. Sería difícil saber si se debía a su deseo o a esa egolatría de genio, una cosa que algunas veces la hacía chocar con el resto del mundo cuando la Gwen se imponía ante este como una científica pura, escéptica y racional; tratándose de una misma persona aspectos así llegan a filtrarse a otros aspectos de la vida y en su caso este era uno de ellos pero lo ignoraba por completo como para pensar en cambiar su actitud algún día. Fuese como fuese y ante todo pronóstico, más suposición que pronosticó, había alguien delante de ella y ahora se disculpaba por algo que ella jamás pensó hacer. - No vengo de caza. - contesto con la misma rapidez y sensibilidad que una computadora sin saber cuánto tiempo había pasado entre su disculpa y su respuesta tan inconscientemente tajante y abstraída del mundo. Jamas había cazado en su vida, pues lo más cercano a un blanco en movimiento eran unos discos que su padre solía lanzar para desarrollar una reacción más rápida en comparación al tiempo que se tomaba cada vez que se quedaba un largo rato apuntando a un árbol inmóvil. - Esta…- volvió a hablar unos instantes pensando bien lo que iba a decir. - La arquería es una forma de meditación para mi.-

¿Meditar era la palabra que buscaba? Ciertamente, desde que el ambiente a su alrededor, o en su misma cabeza, empezó a cambiar ni la quietud de su trabajo en el hospital ni sumirse durante sus largos estudios y lecturas podían equipararse en efectividad a la paz que le daba la arquearía; tensar la cuerda del arco lentamente, cada respiro mientras va haciendo retroceder la flecha que firme apunta a su objetivo. Eran sensaciones simplemente indescriptibles pero todas la llevaban  a lo que ella llamaría “la calma  la serenidad de un Buda”, todo porque un día su padre consideró que había aprender con qué defenderse aunque sea con algo mínimo.
avatar
Gwen Volkova
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Ken Hirakawa el Mar Feb 18, 2014 12:08 am

Me topo con una joven, algunos dirían que por accidente, pero las cosas no son casualidad jamás. Son designios de los dioses, y esto era seguramente lo que había ocurrido ahora. Al verla más de cerca, puedo percibir que ella le es grata a los espíritus, hay algo que me hace sentir identificado con ella, como si fuéramos similares. Sin embargo, tiene un arco, y eso me hace pensar que vino de cacería y yo asusté sus presas. ¿Por qué si no, tendría un arco?

Su respuesta me hace preguntarme qué otro uso puede dársele a un arco y el único que se me ocurre es practicar. Aunque ella es tajante al respecto, y me pregunto si considera que lanzarle una flecha a un animal está mal.

- ¿Practicas entonces?


No me afecta su actitud, por el contrario, ya que creo que si le soy desagradable, me lo dirá o directamente se marchará. Eso es algo bueno de las personas directas. En todo caso, tenemos un punto en común con el arco, aunque tiene mucho que no disparo una flecha.

Enterarme que medita gracias a la arquería es una sorpresa. Me hace recordar tiempos pasados, personas que ya murieron y reencarnaron seguramente, y quizá más de una vez. Pensar en los arqueros de mi padre era volver a un tiempo en el que las batallas se libraban de una forma muy distinta. Un tiempo en el que uno fabricaba sus propias flechas y disparaba muchas veces montado sobre un caballo. En definitiva, otro mundo, y una época en la que estaba dispuesto a cortarme el vientre antes que terminar en manos del enemigo. Aunque de todo esto, si acaso me veré con una expresión nostálgica.

- Entiendo, yo practiqué arquería hace mucho tiempo. Aunque sí cazaba y luchaba. Tiene muchos años, ya ni siquiera lo recordaba. Es todo un arte, la arquería. Seguro eres buena.
avatar
Ken Hirakawa
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Gwen Volkova el Sáb Feb 22, 2014 1:46 am

Paz… Una paz envidiable, como la que transmite el olor de los pinos frescos o el ruido murmullante, contante pero inexplicablemente calmo de la lluvia al caer. ¿Que es esa paz que emana el lobo que se para ante Gwendoline? Más importante aun, ¿por que el la tiene y ella no? La pelirroja sintió de inmediato como una envidia, aunque sana y sutil, empezaba a aparecer en su cabeza mientras el joven hablaba. Ella no entendía por que se mostraba diferente a el resto de las personas que ante sus primeras palabras ya fruncen el ceño como si algo de lo que había dicho estaba mal. ¿Mal ella? 
-No suelen juzgarme a menudo.- Respondió cuando el muchacho acabo de hablar. ¿Si era buena? Hacia mucho que eso había dejado de preocuparle… Se había vuelto algo tan natural, tan propio que incluso su egolatría y sus deseos desaparecían logrando una plenitud de mente que su ella misma desde la rutina, rodeada de la ciencia y el trabajo, envidiaba. Amaba la ciencia, cada nuevo descubrimiento, cada cosa aprendida, cada avance venga de la mano humana o licana. Pero si era así, ¿que le pasaba entonces? ¿Por que luego de leer un largo rato no se sentía de la misma forma? ¿Se estaba aburriendo? ¿Se fatigaba? O era algo más… Un llamado que ni ella misma lograba entender que provenía de su sangre misma de esa parte a la que renuncio por vivir entre los muros de licaia; un llamado de los bosques, del agua del río, de la luz cálida de sol o el susurro del viento. Todos hablando con voces y palabras diferentes pero al mismo tiempo diciendo la misma cosa. Luego de un rato en el que no supo que decir mientras jugaba con una cuerda de su abrigo en el que se quedo pensando que decir, pues había que recalcar que la joven nunca fue muy buena socializando, pareció sacudir su cabeza como si algo se le hubiese venido a la mente. Algo tan simple y básico… Presentarse.
-Soy Gwendoline, Gwen si prefieres.- dijo extendiendo su mano a cierta distancia mientras se encogía de hombros, dando a entender que le daba igual como la llamara. Quiere irse en realidad pero ella buscaba respuestas… En su mente chocan constantemente la casualidad y el destino sin saber que lo mismo que la llama de manera incesante es lo que ahora la trae hasta Ken. Es el llamado de su Madre, el llamado de que necesita los el don de su niña… Su pequeña dividida.
avatar
Gwen Volkova
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Ken Hirakawa el Dom Feb 23, 2014 3:43 am

La actitud de la joven es algo que he terminado por asociar a los licanos jóvenes, a medio camino entre cachorros y adultos. Adolescentes, si hablaba en términos humanos, aunque cuando yo fui humano no había tiempo para esas cosas. Eras un niño, un casi hombre, y un instante después, la vida te convertía en un hombre porque se necesitaba de un guerrero más. Nunca he entendido ni la actitud de los mayores con los jóvenes, que se desesperan ante el primer signo de pensamiento distinto; ni la actitud de los jóvenes, que desprecian cualquier cosa que venga de un adulto. Quizá fui adolescente en una época de guerra, o quizá sólo es que jamás he sido así. Nunca he sido aguerrido ni he tenido una personalidad explosiva. Yo soy como un río, fluyo y me adapto. Y así es como ahora no me molesta el incipiente mal genio de la joven, y también es así como empiezo a hablar de un pasado que quizá ni siquiera le importe. Un pasado que antaño creí que haría que me vieran como un inferior porque no nací licano.

- No parece que te importe tu destreza en términos de puntuación. Y me pareces afortunada por ello. Cuando necesitas una valoración, ya sea en puntos o en el hecho de que si disparas bien, sobrevives, no puedes disfrutar tanto del uso de un arma. Te conviertes en arquero y no disfrutas en realidad de tensar el arco. Ese es mi caso, y estoy seguro de que no lo he disfrutado tanto como tú.


Sonrío ligero, quizá envidiándola, pero más que eso, admirando lo hermoso que es que pueda existir alguien que tenga como pasatiempo, como herramienta de meditación algo que para mí era una obligación que me permitía continuar con vida. Agradezco a Gaia en silencio que haya la suficiente paz para que esto sea posible. Cierro los ojos por un momento y junto las palmas mientras agradezco en silencio a Gaia, y al tigre Byakko y al dragón Seiryuu porque su pelea constante se ha librado lejos de los jóvenes.

Vuelvo a abrir los ojos, separo las manos y las dejo caer a mis costados, justo cuando ella se presenta. Le sonrío afable y le hago una reverencia antes de tomar su mano y estrecharla. Firme, pero sin un exceso de fuerza.

- Yo soy Ken, soy el chamán de los likaios. Encantado de que el dios del destino me haya hecho coincidir contigo.

Hay quien los llama espíritus solamente, pero yo vengo de una cultura donde se afirma que hay nueve mil dioses. Para mí, cada espíritu es uno de esos nueve mil dioses, y podía tener un nombre distinto al cual uso yo. Todos crean nuestro mundo, y con suerte, alguno susurrará a mi oído cuando lo necesite.
avatar
Ken Hirakawa
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Gwen Volkova el Miér Mar 05, 2014 1:41 am

Tantos años lejos de los chamanes de la tierra Fenrir le hicieron olvidar esa parsimonia que sus almas parecen expulsar a cada instante como si fuera el único componente que mantiene en pie aquel conjunto de materia y energía que son los seres vivos. La joven pelirroja aun lo miraba como si no lo entendiera, como si Ken fuese de aquellos resultados de los experimentos que salen de tal forma que parecen evadir y eludir cualquier explicación o método conocido. Tan alejado de la realidad no era, pues el joven era diferente a cualquiera que hubiese conocido dentro de los muros de Likaia aunque ella no fuera la representación y viva imagen de la vida social. Durante años se apego a los estudios y abrazo el saber de las ciencias humanas con un amor y una pasión que muy pocos habían logrado comprender. Los pocos libros que llegaban del mundo de afuera y que lograban terminar en sus manos solo la atrapaban mas y mas mientras dentro de ella crecía una visión las lógica y exceptica sobre la vida. Como si se tratara de un principio de la alquimia puesto en practica Gwen gano algo, pero perdió algo en el proceso. Lo cual no significa que esto le sirva a quienes manejan los hilos pero rara vez intervienen en el desarrollo del destino.
-¿Por que?- lejos de dejarse llevar por el inocente cumplido del chaman tan pronto escucha su ultima frase la duda aparece y ella no hace nada por ocultarlo. Su curiosidad florece como los Rayitos de Sol tan pronto el imponente astro se asoma para gobernar el día. Todo en Ken no hace más que generarle duda y cuando junta sus palmas con gesto meditativo no es la excepción. Así que chaman de likaia, eso explicaba mucho y si no contestaba todas sus dudas si la gran mayoría. - Así que chaman.- esa palabra siempre le genera nostalgia y se nota. Algo dentro de su ser lo añora, lo pide a gritos y la confunde… ¿O es que sabe bien lo que quiere pero no tiene el suficiente valor para reclamarlo? Luego de estrechar su mano la joven rusa se sienta en el verde césped mientras larga una buena bocanada de aire.
-Dígame… ¿Acaso usted es de las tierras Fenrir? ¿Aprendió ahí a ser chaman?-. Lógica Gwen, exceptica Gwen que ahora se somete a su instinto y a sus corazonadas. ¿Por que que él este ahí significaría algo más que el producto de la más fortuita casualidad? ¿Por que crees que los espíritus y tu madre lo envían si tu ya no sirves a ellos, no como antes? Pero te reclaman, más allá del mundo en que te mueven tus pasos y tus ojos hay algo reclamando por tu intervención y servicio… Solo que no eres capaz de entenderlo ahora. ¿Que harás joven Volkova? ¿Escucharas al fin a aquellos que te llaman o huirás del llamado que palpita en tu espíritu y en tu sangre?
avatar
Gwen Volkova
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Ken Hirakawa el Dom Mar 09, 2014 1:37 am

No sé qué hace que cuente un poco sobre mí. Siempre he sido muy reservado y si bien es cierto que no estoy contando mucho, la pregunta de la joven incita a que cuente más. Es imposible resumir en pocas palabras el horror de la guerra y cómo esta es la razón verdadera para que yo no haya disfrutado en realidad de haber sido un guerrero, si bien no uno excelente, al menos uno capaz en su momento.

- Porque nací en medio de una guerra. Aprendí a luchar porque era mi deber y aprendí arquería porque como puedes ver, no tengo la corpulencia del guerrero promedio. Pelear cuerpo a cuerpo debía ser mi último recurso. Y había prisa, así que no tuve tiempo de disfrutar del entrenamiento cuando tuve que sumirme en una batalla tras otra. No soy tan sádico como para disfrutar de matar a alguien.

Noto su desconfianza, y aunque yo sé que tengo mi aura de misterio, también es cierto que no miento. No cuento mi vida simplemente porque no me preguntan al respecto y me parece de mal gusto ir contándolo todo sólo por llamar la atención.

Me presento y no esperaba que Gwen pareciera incluso algo triste y bastante nostálgica.

- Sí, chamán. Nací como hombre y renací como lobo durante la luna apropiada y siempre he sido muy espiritual. No veo otro camino para mí, así que me convertí en chamán.

Se sienta, así que hago lo mismo. Me siento con una pierna encogida, mirando al frente y dejando que el viento despeine mi cabello. Gwen tiene más preguntas para mí y siento que rompí una de sus barreras.

- Soy japonés y fui lobo solitario hasta que los likaios me dejaron entrar en su manada. Aunque sí, aprendí muchas cosas en las tierras Fenrir, pero mezclo el chamanismo licano con mis conocimientos de cuando era humano. A veces voy de nuevo a Fenrir, como una especie de retiro espiritual y para aprender de ellos.

Le sonrío. En realidad ella me intriga, particularmente porque de repente se puso triste, aunque no preguntaré directamente sobre eso.

- ¿Y qué hay de ti, Gwen? ¿De dónde vienes?
avatar
Ken Hirakawa
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I dance to the heartbeat of the world [Gwen Volkova]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.