In the fog... [Flashback - Priv. Haine]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

In the fog... [Flashback - Priv. Haine]

Mensaje por Alek Arthes el Jue Dic 19, 2013 4:44 pm

El bosque helado, la neblina pesada como en una pesadilla que te ahoga y no es hasta que el zarpazo de una sombra monstruosa te despierta que todo se acaba. Pero no era un sueño, lamentablemente no… El corazón le golpeaba en el pecho con furia y su respiración jugaba un juego de “a ver quién puede más” con su voluntad por mantenerse callado. Lazaros…  Lazaros por doquiera a merced de quien sabe que vampiro lunatico moviéndose como demonios en un aquelarre, acechando a las almas humanas para caer en la oscuridad. Alek se aferraba su pistola con fuerza, la única arma que le había quedado luego de que su pequeño grupo fuera rodeado por vampiros que escapaban a su capacidad de contar. ¿Eran 40? ¿Más? Las armas de fuego sonaron el bosque hasta que los likaios se quedaron sin balas o los lazarillos se abalanzaban cayendo uno tras otro sobre cada lobo. Por gracia, o maldición, de Gaia el como así otros habían conseguido escapar pero estaban dispersos e intentar establecer una comunicación era arriesgarse a ser escuchado o delatar a sus demás compañeros.
Y ahí estaba Alek, apenas unos años después de haberse transformado en licántropo, en una misión que tenía todos los aires de ser tranquila hasta que, como un mal chiste, los miembros del culto a la locura habían aparecido como si estuviesen descansando debajo de la tierra y ellos los hubiesen perturbado. ¿Y si era así? ¿Y si habían llegado a algo que era demasiado valioso para ellos? Detente Alek, haz lo que todos dicen que sabes hacer mejor con aquello que nadie te cree capaz de hacer: Deja de pensar tanto y céntrate en tu objetivo. Si realmente habían llegado a algo o incluso si tan solo era un punto más, un pequeño nido de los Lázaro, necesitaba reportarlo a la manada. Prevenirles a todos que era un punto peligroso para cruzar hasta que se encontrara alguna forma de tomar el territorio. El ir y venir de tecnología entre humanos y lobos era una empresa que se desarrollaba lentamente, pero la escasa tecnología que llegaba a la ciudadela especialmente las armas no sólo habían permitido destacar el aspecto más importante de los likaios como lo es la constante lucha por la supervivencia y la adaptación sino que también, de la mano con esto, les había permitido expandir territorio, defenderse más efectivamente de los enemigos aun sin tener la fuerza salvaje de los Ardwolf. Había rutas que asegurar, proteger a los viajeros y sus mercancías, apartarlos del peligro…
El joven lobo empezó a mirar en todas direcciones, tratando de apaciguar su adrenalina en pos de la supremacía de sus sentidos de tal forma que parecía rayar la paranoia. Trataba de concentrarse en los sonidos más ínfimos, en el menor cambio de olor, en cualquier sombra… Cualquier cambio a su alrededor que le diera indicios de sus compañeros o del enemigo a su alrededor… Miró su arma en ese momento, una pistola calibre 9 mm que no podría usar a menos de ser estrictamente necesario, pues el ruido podría traer más de aquellas alimañas. Junto con un cuchillo en uno de sus borcegos, constituían la única defensa para el licano en medio de aquella noche oscura y neblinosa. Soltó una sonrisa nerviosa, mirando hacia arriba y recostándose contra el árbol bajo el cual se había sentado.
“Soy hombre muerto…” pensó.
avatar
Alek Arthes
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 163

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.