Armas y Camaradas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Armas y Camaradas

Mensaje por Arcueid van Rip el Lun Dic 09, 2013 7:35 pm

-¿Escolta? - pregunto la pelirroja mientras miraba con curiosidad a Sophia delante de ella, con el uniforme que debería usar para el día siguiente. La joven de cabellos dorados como el alba dejo la ropa en la cama de la francesa a la cual deicidio acompañar desde aquella fatídica noche en la que  sus caminos se cruzaron antes de hacerla sentar frente a un espejo y empezar a cepillar su larga cabellera roja. Una cosa que se le daba bien a las cortesanas, según decía Arcueid, era tratar a las mujeres guerreras como unas muñequitas que podían peinar, maquillar e incluso vestir aprovechando los pocos momentos de paz que tenían y disfrazándolo como un deseo de complacer y relajar a las mujeres que habían tenido en honor de levantar armas junto a los guerreros de clan. Por supuesto Sophia y Arcueid ya tenían muchos años juntas como para querer disfrazar aquellos rituales de belleza que ambas solían compartir como una excusa del cumplimiento del deber de la rubia. En lo que ella continuaba con su labor empezó a explicarle a la guerrera cuál sería su siguiente tarea y aunque los hematomas y las heridas que el encuentro con Galliard ya estaban más que curadas no esperaba más que volver a los bosques a enfrentarse contra los lobos que cada día avanzaban más. En vez de alejarlos, por alguna razón, tanto Lazaros como Donovans habían tomado la extraña idea de concurrir al sitio más amenazado por  la sombra de los licanos dos meses después de la tragedia de la caída de Raphael. Cuando pensaba, inmediatamente la imagen de un cuervo carroñero venía a su mente… Luego recordaba la caída de la torre, recordaba la cara de su querida cortesana relatándole lo ocurrido y el hecho de que habían dejado ir  al único posible culpable como si nada como si aquella niña que tan abiertamente le había profesado su odio y aborrecimiento al clan no pudiera exponerlos y sin contar el hecho de que muchos, vampiros y vampiresas, habían sido ejecutados aun habiendo hecho más por el clan por “incompetencia”. Recordaba todo esto y ese sueño que carcomía su cabeza noche tras noche desde que regreso a Londres. Entonces alzaba la vista al techo cansada y se sentía ingenua. Necesitaba respuestas, las necesitaba con urgencia y los Donovan podrían ser esa respuesta… Una nueva oportunidad se le había presentado para lleva a cabo su plan y si esto salía mal nada le aseguraba que pudiera tener éxito a la segunda. Una  ofensa a la Reina y para lo único que vería a Donovan seria para decir sus últimas palabras…

-Por cierto, la escolta la harás con Dennan Huhtmaki. Él es el soldado que rescato el cuerpo de Raphael de la torre, por si te interesa, y dicen que también sobrevivió a Galliard.- para ese entonces Arcueid ya tenía sus ojos cerrados sobre su cama pero los volvió a abrir cuando la pequeña cortesana cerró la puerta suavemente. Galliard y el cuerpo de Raphael, dos proezas demasiado grandes como para que se trate de cualquier soldado. Evans parecía que no quería a cualquier incompetente su lado, aun cuando fuera simplemente para hacer acto de presencia delante de la realeza como simple muestra de la élite de los Raphael. Pero ella por su parte no tenía ni la más mínima idea de quien era. 

La “malvada bruja de los Raphael” se levantó de su cama y abrigándose con una chaqueta de cuero se alejó hasta el polígono de tiro de la Fortaleza donde impartía entrenamientos a los novatos que no tenían otra opción más que aprender a manejar las armas, empuñándolas en pos del clan que les había dado la nueva vida. Era un trabajo que Raphael le dio apenas hacia unos 75 años y desde entonces la tarea de supervisar la puntería de los novatos estaba bajo la estricta mirada de sus ojos fríos y níveos. Ella misma tenía que contribuir a una parte mínima de su crecimiento como guerreros, enseñándoles a empuñar un arma, a cargar, a apuntar y disparar. Ella misma veía como los tiradores que formaba salían a cazar lobos gracias a su crecimiento y así mismo como tenía que dar el visto bueno también le había tocado bajar el pulgar y dar un motivo más para que aquellos que no lograban pasar sus entrenamientos cayeran bajo el filo de la hoja de la espada de Raphael. Por suerte ese día no había nadie, mucho movimiento quizás alguna que otra cacería a las afueras pero ni una sola alma condenada disparando a los blancos inertes que se alzaban en el polígono. Su simple pistola calibre 9 mm bastaría para practicar un poco.
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Lun Dic 09, 2013 10:39 pm

Hubiese sido todo un deleite para el finlandés el poder ver la reacción de la joven de rojizos cabellos al darse cuenta que aquél lugar que debía estar vacío y libre, se encontraba invadido por alguien a quién probablemente, no conocía bajo ninguna circunstancia. 
El joven, de largos cabellos lisos y azabaches se encontraba lanzando tajos al aire, esquivando ataques inexistentes, y girando de vez en cuando sobre su mismo eje, a medida que utilizaba gran parte del lugar. Una mente creativa e imaginativa podría casi haber visto los múltiples objetivos imaginarios con los cuales el joven se encontraba "entrenando". Las cadenas de su arma enrollada en su torso sonaban con cada movimiento -Cuya arma se encontraba al descubierto puesto que, la gabardina de cuero que le cubría se encontraba tirada en el suelo- Al cabo de unos segundos, con una destreza increíble dió un salto entre dos muñecos de prueba, al tiempo que de un solo tajo, girando en su propio eje, cortaba lo que sería la "cabeza" de dos de éstos, los cuales volaban por los aires hasta caer con un seco sonido. El corte: impecable. Se encontraba ensimismado en sus pensamientos, sin embargo sus sentidos agudizados por sobre los humanos debido a su vástaga naturaleza, le revelaron los pasos cercanos de alguien, por lo cual, en el momento que enfundaba lentamente su katana, su mirada se dirigió hacia la entrada al campo de entrenamiento. No bastó de muchos segundos para que sus cristalinos ojos dieran con los de aquella joven. Unos segundos de silencio, su mirada pudo denotar el arma en las manos de la joven, sonrió sardónicamente para así romper el silencio con su voz.-

Son pocas las ocasiones en las que se puede disfrutar de un campo como éste... y por si fuera poco, vacío...-Dijo con aquella voz tranquila, pero que a la vez denotaba el sarcasmo innato del vástago en su tonalidad-

No te preocupes por mí, tu solo haz como que no estoy aquí... Procuraré no ponerme en el camino de tus balas... -Sonrió burlescamente mientras cerraba lentamente sus ojos y se sonaba los huesos del cuello, para luego, girar lentamente su semblante, fijando su mirada en más muñecos de entrenamiento-


Última edición por Dennan Huhtmaki el Sáb Dic 21, 2013 11:45 am, editado 1 vez
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Arcueid van Rip el Sáb Dic 21, 2013 12:58 am

El polígono de tiro consistía en un lugar bastante amplio, dividido en dos secciones: uno espacioso donde blancos al azar aparecía para el tirador y sus reflejos y otro estático de varias estaciones individuales con un blanco inerte ya fuera una estatua pequeña o un blanco dibujado. Para llegar al segundo Arc pasó por el primero y fue ante la ventana con cristal blindado que vio al muchacho de cabello negro que le hablaba de forma altanera y sarcástica. La pelirroja se quedó mirándolo unos momentos extrañada sin recordar si lo había visto antes o no. Frunció el ceño extrañada ante sus  palabras y señalando en otra dirección le respondió. -Ahh… No iba a usar este de todos modos.-  se encogió de hombros se fue algo confundida.
Al cabo de un rato estaba descargando su pistola 9 mm en una de las estaciones cuando una nueva presencia la hizo mirar atrás. Ahí estaba Sophia, tan firme como cualquier soldado pero con una arrogancia que es tan poco común en las cortesanas como lo es la nieve en un desierto cálido como el infierno. Entre sus brazos tenía una especie de ficha como las que albergaban los datos básicos de cualquiera de los soldados de la fortaleza. - Aquí tienes la ficha del tarado de pelo largo.- la agresividad a la hora de hablar de los guerreros, incluso de la misma pelirroja no era algo que se pudiera decir “poco frecuente”, pero fue tanta la seriedad con la que la rubia lo dijo que no pudo evitar extrañarse por eso. Se sacó la protección de los oídos con expresión extrañada y mientras abría la ficha, aun posando su mirada en ella no puedo evitar preguntárselo. -¿Por qué lo llamas así?- se sentó en una silla cercana, encontrándose con la sorpresa de una fotografía del mismo muchacho que estaba en la otra sala. Sophia la mirada con la cabeza en alto, de brazos cruzados y arqueando las cejas como si no se la hubiese esperado. Incluso Evans tenía que tolerar su carácter insolente solo tolerable con el tiempo. Sophia después de todo había sido hija de mafiosos y llevar una actitud que parece hacer querer llevarte el mundo por delante era algo que ni con los años había podido cambiar. En cuanto a Arcuied, a ella siempre le dio exactamente igual… Quizás por eso se entendían tan bien.
-Luego de la explosión lo pusieron a cargo a él y a Rowan McArthy a cuidar el cuerpo de Raphael. Nose que habrá pasado entre ellos dos pero cuando llegue ambos estaban con las espadas y la guardia en alto. - Cuando dijo esto la cazadora frunció el ceño de inmediato y le dedico una mirada a la inmensidad de los pasillos: La puerta que daba al otro polígono estaba cerrada y la del otro extraño también. Ambas se acercaron la una a la otra con mas confidencialidad…-¿Y nadie vio ni escucho nada?- ver a la cortesana negando con la cabeza era como reafirmar en su interior lo fácil que una insubordinación o, peor aún, una traición podían surgir como las flores abriéndose ante los primeros rayos de sol como una excusa interna para darle más peso la posibilidad de que las desgracias del Clan hubiesen empezado por obra y gracia terrenal, no divina. - Lo único que se es que vieron a Carlyle entrar y salir. La verdad dudo mucho que hayan empezado antes o durante su visita. Posiblemente habrá tenido que ver con la razón.- dijo arqueando las cejas con una mirada expectante  a la francesa. Sus palabras eran susurros inaudibles a menos que compartiera su cercanía pero a medida que pasaban los días ambas por sus respectivos caminos habían llegado a la misma conclusión sin saberlo y es que no podían confiar más que la una en la otra. Entonces aparecía este muchacho en escena con poco tiempo pero con un historial que invitaba a pensar: Pelear con Galliard y salir con vida además de salvar el cuerpo de Raphael de entre las llamas como parecía, según la cortesana rubia, nadie se había animado a hacer. Y ahora se enteraba que había chocado armas con Rowan, cosa que de haber sido lo que Sophia llamaba “otra estúpida prueba de fuerza típica de guerreros” no se lo hubiese resaltado con la seriedad en que lo hizo siendo más entendible por qué tan seriamente ya lo estaba tratando de “tarado”. Mucho que pensar y pocas eran las conclusiones que podía sacar por su propia cuenta… Se dejó caer en la silla soltando un suspiro que hizo volar los mechones rojos que caían delante de su ojo sano mientras le entregaba la capeta cerrada a la cortesana. Esta lo guardo dentro de otra más grande con otras fichas que de seguro incluían gastos generales por parte de las dedicadas trabajadoras del Clan, cuestas, listas y demás, obviamente para que la ficha pasara desapercibida ante los ojos curiosos y desconfiados. Era bueno contar con un aliado con su cerebro y perspicacia…
-Si es todo, "my Lady"-. se inclinó con un sarcasmo que le arranco una sonrisa  a la cazadora antes de marcharse y apresurarse a seguir con su tarea y dejar esa ficha donde la había encontrado antes de que alguien se diera cuenta de que faltaba.  Salió por la otra puerta y la misma que había ingresado, abandonando el polígono de tiro directamente. Ella en caso contrario regreso a la otra habitación donde vio que Dennan aún estaba entrenando. Espero a que terminara y el estruendo de sus balas dejaran un hueco de silencio en el que pudiera hablar.- ¿Dennan, cierto? - dijo en voz alta y firme cuando noto que había terminado. Si era algo común entre soldados era la molestia que podía llegar a causar ser interrumpido en un entrenamiento, más cuando este forma una comunión con los pensamientos que agobian aun cuando pudiera ser una forma de no pensar en ellos. -Me contaron por ahí que te enfrentaste a Galliard, ¿es cierto?-
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Sáb Dic 21, 2013 12:48 pm

Su concentración era total, sus movimientos letales y certeros en aquella batalla ficticia que estaba llevando a cabo, cuando sus movimientos cesaron, una voz le llamó desde la retaguardia, lo cual hizo que tanto su semblante como mirada se dirigieran a aquél lugar, clavando aquella diamantina mirada en los ojos de aquella chica que momentos atrás había pasado por ahí.

"¿Dennan, cierto?".

Asintió con su rostro en silencio mientras la observaba fijamente; "¿Cómo sabes mi nombre?" cruzó su mente en aquel momento, sin embargo al escuchar las siguientes frases de la pelirroja todo quedó claro.

"Me contaron por ahí que te enfrentaste a Galliard, ¿es cierto?".

Cerró sus ojos mientras suspiraba, aquello por lo que había venido principalmente a entrenar y olvidar momentáneamente volvía a hacer aparición: Aquella misión aparentemente suicida.
Pues... "por ahí" no te mintieron. .-Dijo tranquilamente, mientras lentamente enfundaba su katana.-

Si la joven había devuelto su camino hacia la ubicación de él, y había empezado una conversación de la nada, por algo sería y obviamente la cháchara no terminaría ahí, por lo cual comenzó a acercarse hacia la pelirroja para no estar alzando la voz demás debido a la distancia; Se detuvo a unos cuantos metros de ésta al tiempo que su mano lentamente se introdujo en uno de sus bolsillos y sacó una cajetilla de cigarros, ubicando uno entre sus labios, su mirada permanecía en la joven, intentando comprender sus intenciones. Luego de encender el mismo, liberó lentamente el humo entre sus labios y extendió la cajetilla hacia la pelirroja en un mudo ofrecimiento. 

Nuevamente su mente se vió inmersa en aquél desagradable pensamiento de haber sido enviado a morir. En cierta forma le molestaba su propio desconocimiento frente al tema, aunque sin duda alguna el hecho que más le alteraba era la repetida forma en la que se referían al tema, "¿Sobreviviste a Galliard? , "¿Te enfrentaste a Galliard y viviste para contarlo?", aquellas maneras de expresarse le llevaban a pensar que aquello se veía casi como un logro, aunque bien podía haber estado equivocado. Para el finlandés aquello había sido un fracaso: Se enfrentó al líder Ardwolf y no logró poner fin a su existencia.

Al menos, aquella mujer que tenía frente a él no había hecho referencia a palabra alguna de "sobrevivencia", lo cual ya cambiaba un poco las cosas, sonrió ligeramente al tiempo que aspiraba nuevamente del filtro de su cigarro.

Ahora, si me permites preguntar a mí... ¿Por qué el interés? -Sus ojos se entrecerraron con astucia, liberando posteriormente el humo de entre sus labios, el cual danzó con abstractas formas frente el rostro de Dennan, antes de dispersarse a medida que adquiría altura.-

A mi gusto, no fue más que una misión "repentina" la cual no pude concretar... -Finalizó así, mientras alzaba su rostro y su mirada se perdía por segundos, las cuestionantes sobre el tema seguían poniendo al finlandés incómodo. Por mucho que le preguntaran, no era mucho más lo que el podía entregar como información.-

Offrol:
No sé por qué los espacios entre parrafos se ven tan grandes al enviar el post, cuando es solo uno... -0- En fin... espero no sea molestia. Saludos!
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Arcueid van Rip el Mar Ene 14, 2014 12:24 am

“Creo tu cara ya me lo dice todo.” Aquella expresión de “otro que me viene con lo mismo” o “estoy cansado de que me vengan con la misma historia” fue suficiente para saber que había dado en el blanco. Seguramente estaba cansado de tener que aguantar la misma pregunta una y otra vez. “El peso de la fama.”pensó divertida la francesa. No parecía de los que hablaran mucho e hicieran gran alarde de sus aventuras, por que cualquier otro estaría incluso escribiendo libros acerca de tan tremenda “hazaña”, alardeando con las cortesanas y los guerreros sobre cómo había visto la muerte cara a cara y sobrevivió… Considerando que tuviera razón, ¿como se había extendido el rumor entonces? Parecía que alguien dentro de la fortaleza lo tenía bajo su mirada vigilante y atenta…

Aún estaba sonriente como era casi costumbre en ella, de pie cuando Dennan le ofreció la cajetilla que rechazó con un leve movimiento de cabeza y levantando su diestra adelante. Fuera de toda ironía era algo normal verla a la pelirroja como si el mundo a su alrededor siempre fuese color de rosa, como si siempre tuviera una razón, un porqué. Cuando pregunto por que el interés en aquella historia se separó del muro en el cual estaba recostada y le tendió la mano como a cualquier camarada de armas que acaba de conocer:

-Arcueid van Ripper, la otra escolta del nuevo Líder para la llegada de los Donovan.- una vez que lo saludo se incorporó nuevamente en su firme posición solo para escuchar lo que creía eran expectativas algo altas. ¿Matar a Galliard? Eso si hubiese sido una “anecdota” para el recuerdo. -Y descuida. Con los tiempos que se avecinan creo que oportunidades habrá de sobra.- aun cuando fuera una promesa que invitaba a la fantasía de ser uno quien diera fin a la vida del legendario licano muchas veces era lo que invitaba al esfuerzo, el sacrificio del dia a dia que no si no se daba por el clan por lo menos se daba por el deseo puro de renombre. Algunas veces la pelirroja pensaba en eso y reía por dentro ante tanto idealismo y esperanza viniendo de su parte. Y es que era inevitable cuando miraba a los soldados ya hechos y derechos desde que ella estaba a cargo de parte de los entrenamientos y veía a aquellos vampiruchos que apenas comprenden su propia naturaleza transformarse en hombres, en verdaderos soldados dignos de portar la insignia de la espada clavada en el hierro. Un simple pensamiento que evocaba los recuerdos, ahora no tan lejanos pero nada tenían que ver con el finlandés o eso quería pensar. Nada tendría que ver con un hombre capaz de acercarse tanto al lejano cazador más que ese simple hecho: Conocer el enemigo número uno de tu gente y desear su cabeza en bandeja de plata. Algo muy bueno siempre que no tuviera intenciones que pudieran afectar al Clan…

- Simplemente me sorprendió. Creí que llamarían a Eliah Amsias, Evans no es de tener esas actitudes con cualquiera.- cuando menciono a Eliah hizo un gesto con la mano y la cabeza, a sabiendas de que al menos un par de veces había escuchado el nombre del llamado “Caballero Blanco”. Sin embargo lo que lo unía a cazador no era su renombre, si no su amistad corroída a través de los años por su sola presencia. Lo que hubiese dado por ver al Eliah que todos dicen que fue…
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Miér Feb 05, 2014 1:13 am

Observaba en silencio a la pelirroja, mientras guardaba lentamente la cajetilla en su chaqueta, escuchó su presentación y sonrió ligeramente, extendiendo su mano y estrechándola con firmeza y seguridad.

Así que tu serás la otra escolta... Mucho gusto, Arcueid, te diría mi nombre en respuesta pero ya lo sabes... -Sonrió juguetónamente al tiempo que soltaba su mano y tomaba el cigarrillo de entre sus labios, el cual había atrapado entre éstos momentáneamente mientras saludaba a quién sería su compañera en aquél momento.-

Aunque... no uses la palabra "escolta" o a Evans le dará un ataque... -Soltó una risa recordando las palabras que éste le había dado en el momento que le pidió que le acompañase en el recibimiento de los Donovan.-

No dudo que oportunidades no faltarán, después de todo somos la espada empuñada de nuestra estirpe vampírica... -Dijo con seguridad mientras su cristalina mirada permanecía fija en su interlocutora.-

Ante aquellas palabras por su mente corrió la idea de ¿Cuánto pasaría hasta que volviese a ver a Galliard? O aún peor ¿Tendría la oportunidad de volver a ajustar cuentas? Fuera como fuera, tenía una sola cosa segura: No le importaba. Tal como dijo Arcueid, oportunidades habrían... Y mientras no fueran misiones en secreto, o asumiendo que en dicha misión la cabeza del finlandés rodaría... Todo estaría bien. Su única y verdadera preocupación en el momento era dar con el ser que le había menospreciado, subestimado y enviado a una "muerte segura". Y Dante... ¿Habría sabido aquél ser sobre la misión? De no ser así, esperaba que al menos se enterara que su Childe había mejorado en sus habilidades, y había "sobrevivido" a una amenaza la cual todos consideraban en una palabra: mortal.

Volvió en sí al escuchar nuevamente las palabras de la joven, haciendo referencia a Eliah... Vaya, ¿Cuánto tiempo llevaba en la fortaleza y aún no conocía los nombres de las personas importantes...? No le sonaba ni siquiera por azar...

Uh... lamento decepcionarte pero... no sé a quién te refieres... -Sonrió algo divertido ante su propia ignorancia, mientras daba una lenta aspirada a su cigarrillo.- Pero asumo por tus palabras que ha de ser el mejor amigo de Evans o algo así ¿No? -Su diamantina mirada permanecía en la joven, mientras aquella ladina sonrisa se dibujaba en sus labios, mezclada entre juguetona y sarcástica, esperó con paciencia la reacción de Arcueid.-
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Arcueid van Rip el Dom Feb 16, 2014 9:09 pm

Entre más avanzaba la conversación más en claro le quedaba que el joven no era exactamente del tipo de personajes que le caerían bien a su querida, pequeña y rezongona cortesana. En esos días la rubia se arrepentía de no haber indagado acerca del porqué  y es que era tanto su enojo en ese momento que poco lo pensó y muy poco aún le importo si era algo más que una simple tontería entre guerreros. Pero entre más pasaron los días se preguntaba si había algo más y Arcueid caía en ese mismo estado meditativo cada vez que el problema salió a la luz.
-Aw, es adorable que lo cuides tanto, pero va a tener que acostumbrarse.- le contesto primero entrecerrando los ojos a la vez que sus labios se deformaban en una mueca, luego arqueaba las cejas con una sonrisa divertida en sus labios carmesí como si el mismo Cromwell fuera a escucharla y estuviera segura de que el comentario le fastidiaría. En los días que pasaban, parecía que poco a poco la pelirroja iba recuperando el humor tan propio de ella mientras las esperanzas de levantar al clan se renovaban como se reavivan las llamas débiles cuando se les echa leña seca. Sin embargo pensar en Galliard significaba que no había situación diaria en la que pudiera estar sin tragar y sentir un dolor en la garganta por más pequeño que sea. Esa noche los dioses le habían dado un regalo que sus compañeros no pudieron tener; una fortuna y suerte que probablemente no volvería a tener…
Sin embargo lo único que hizo ante las palabras de Dennan fue asentir con la cabeza de inmediato y encogerse de hombros como si diera por sentado lo que el finlandés acaba de decir por más obvio que fuese. Obvio… Quizás luego de los últimos sucesos no era algo tan obvio. No seguramente para aquellos vampiros jóvenes que tenían la desgracia de nacer en el seno del caos que azotaba a los Raphael; ni tampoco para el resto de los clanes que iban a llegar en algún tiempo. Raphael… ¿En que se ha convertido este clan sino en el blanco de las desgracias?
-Ojala yo pudiera decir lo mismo.- respondió casi de inmediato más para sí misma que para el guerrero finlandés, girando los ojos en otra dirección.- Amm… “Algo así” más bien.- desconocía las razones pero no le fue difícil notar que desde hacía un tiempo Evans y Eliah se tenían muy poca paciencia el uno con el otro, más que de costumbre. Cada vez que se encontraban duraban poco y nada antes de irse cada uno por su lado como si de repente volvieran a esos tiempos en los que recién había llegado a la Fortaleza y aquel que conocían todos como el Caballero Blanco no pasaba una oportunidad de chocar con el cazador por aquella batalla donde supuestamente Dimitri había caído. - Cambiado de tema…Me dijeron que también protegiste el cuerpo de Raphael, con Rowan.- 
“Veremos si podemos despejar dudas por el momento.”
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Lun Feb 17, 2014 4:38 pm

Rowan... .-Sonrió ladinamente al escuchar aquella nueva temática, y le dió la espalda unos segundos para así, botar el cigarrillo al suelo y luego, volver a fijar su mirada en ella.-
 Así es... Rowan estuvo conmigo cuidando el cuerpo de Raphael junto a mi... -Dijo tranquilamente, aunque la acentuación sarcástica en su hablar era notable; ¿Cómo diferenciar la sinceridad en las palabras del finlandés?.

Fue una larga noche, aunque no alcancé a hablar mucho con ella... Se retiró junto con una bella mujer... amargada como ella sola...En realidad se veía mejor calladita... Hahaha... -Le guiñó un ojo juguetonamente.- Por lo cual el resto de la guardia lo hice solo... Iban a hacer un reporte sobre el ataque... o algo así.

No me gusta mucho hablar a espaldas de los demás... Pero tengo cierto interés en mantener un ojo encima en Rowan... -Dijo ésto acercándose un poco más a la pelirroja, como buscando un poco de confidencialidad, posterior a eso volvía a alejarse, su mirada entonces se fijó en el cigarrillo que había dejado caer segundos atrás, y su mente viajó por lo sucedido aquella noche; La visita de Carlyle... luego su extraña petición de esconder el cuerpo sin que nadie supiera... Nisiquiera los altos mandos, la aceptación de dicha misión por parte de Rowan y posteriormente la pseudo batalla que tuvo con la joven, que de no haber sido interrumpida... o terminaba con Rowan muerta, o con el cadaver de Raphael desaparecido... Ninguna de las dos opciones le gustaba; Con Rowan muerta podrían tildarlo de traidor, sobre todo si Carlyle ponía su opinión y negaba todo aquella noche.

Suspiró algo frustrado... Ya tenía suficiente con querer saber la verdad sobre la misión contra Galliard, y ahora debía preocuparse por ésto otro... ¿Cómo no lo había pensado antes...? Incluso había olvidado la última amenaza que hizo Rowan antes de retirarse en aquella fatídica noche.

-Sacudió su rostro para alejar aquellas ideas y volver a la conversación, fijando su diamantina mirada en Arcueid, le sonrió levemente.- 

Sea como sea... el cuerpo de Raphael sigue seguro y es lo que importa... ¿No? Tuve suerte de no quedar rostizado aquella noche, por lo demás...
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Arcueid van Rip el Miér Mar 05, 2014 1:06 am

En cierto momento de la conversación la pelirroja olvido lo que era mantener una conversación casual por tanto tiempo con alguien que no fuesen Evans o Sophia. El resto del tiempo que no estaba en servicio o con alguno de ellos se la pasaba en la más completa y profunda soledad de esas que dicen que es capaz de hacer que la locura venga con más premura que lo normal pues en sus largos años de vida nunca hubo posibilidades de una buena relación con el resto de los demás vástagos del Clan: Al caminar por los pasillos de aquella fortaleza se cruzaba con las miradas llenas de visceral aversión, otras llenas de temor ante el hechizo y maldición que podría soltar esa arpía roja sobre sus almas para terminar peor que Evans o aun peor, que Dimitri. A medida de que los vástagos iban cruzando la situación no simulaba cambiar y muy pronto sus miradas se sumaban llenas de incredulidad de que esa mujer había sido la condena del heredero del clan. Y durante los días que siguieron a la muerte de Raphael este pensamiento, esta cruz había cobrado más fuerza que nunca…
Inmediatamente soltó una suave pero sonora risa cuando escucho a Dennan a la vez que ladeaba la cabeza y se imaginaba la situación. -Sophia. Lo siento, es una buena cortesana pero su amabilidad no es su mayor cualidad-. Aun luego de tantos años la pelirroja seguía preguntándose cómo era que podía llevarse bien con semejante niña con carácter de amazona. Por una cuestión que se reservaba para el resto y a ella no le sabía explicar bien sin rendirse en el intento Sophia tenía una especie de rechazo a los guerreros de Raphael que le impedía socializar debidamente muy a diferencia del resto de sus congéneres. Cuando la rubia llegó a la fortaleza apenas había pasado un año de la tragedia que se llevó a los Brodde y Arcuied aún era dueña de las miradas de odio de Evans y Raphael y ella había decidido hacerse cargo de esa guerrera que apenas estaba dando sus primeros pasos en este mundo. Ni Raphael, ni ella misma, ni nadie en toda la fortaleza sabía nada de su pasado pero no importa por donde se la mirase siempre le daba la sensación de que su nueva vida empezó con el pie izquierdo. Y ella se mantenía así: Angelicalmente bella, con una expresión de niña frágil e inocente que a muchos cautivo pero firme ante todo con una mirada tan feroz, una voluntad y un sentido del deber como los de cualquier soldado. ¿Como es que termino siendo cortesana con una personalidad de amazona? La Espina de Raphael no lo sabia…
De forma fugaz de Sophia pasaron a Rowan, la mujer de bucles de ébano con la que compartió una cacería y una relajante sesión entregando sus cuerpos fatigados a los cuidados de Isis. Pero aun desde su posición pensar en la traición surgiendo de un hijo de los Iluminados y cubriéndolos a todos como la maleza le es difícil y no se acostumbra. Esperaba poder saber más de lo que Sophia ya le había dicho y parecía que Dennan le daba el pie para ello. Aunque el finlandés intentó retornar la conversación a un punto menos denso con una pequeña broma y diciendo que lo que importaba era que el cadáver del anterior líder estaba a salvo eso no bastó para aplacar su curiosidad. -¿Mantener un ojo encima? - la piel marmórea de su frente se arrugó en una expresión de duda. Hasta donde la conversación había llegado la pelirroja era una creyente de que ambos guerreros habían compartido una gran hazaña con la que se habían ganado el respeto del clan y ahora le decía que debía desconfiar de uno de ellos. Advertencias así nunca se hacen a la ligera…-¿A qué te refieres?-
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Miér Abr 02, 2014 9:08 pm

La juguetona sonrisa que se había marcado en su rostro, asumiendo una victoria en el cambio de tema se borró repentinamente en el momento que las cuestionantes de Arcueid hicieron aparición. La seriedad en su rostro fue fiel evidencia de lo delicado del tema. Dió un resoplido entre una débil sonrisa mientras su cristalina mirada se alejó de los ojos de su remitente, evidenciando así que el lugar permaneciera vacío aún y que, los únicos presentes en el lugar fueran ellos dos. Aquel simple gesto le daría el tiempo suficiente para pensar qué hacer.

Una noche... una simple noche había bastado para hacerse con dos enemigos; de Rowan la preocupación era menor, si bien era una extraordinaria guerrera y destacaba en sus artes... Era un rostro casi tan nuevo en la fortaleza como la de él mismo, el problema real era Carlyle, un pedante anciano cuya ausencia era remarcable, sin embargo aún su palabra debía tener algún peso en el clan y, al haber sido Rowan la única que siguió la tránfuga orden que dió aquél anciano... La alianza se daba por asentada y Dennan, era aquél que sabía, pero que no cooperó. El punto más grave era precisamente su posición tan parecida a la de Rowan... un rostro nuevo en la fortaleza y si palabra, con poco peso... Aunque contara lo sucedido ahora... ¿Cuántas probabilidades habrían de que aquella pelirroja frente a él le creyera...? Su duda no quedaría en un simple pensamiento.

Bien...Arcueid seamos sinceros. -Dijo hablando en voz baja, a pesar que había ya rodeado el lugar con su mirada para verificar la soledad de ambos.- Si... hipotéticamente hablando, tuviera información que pusiera en jaque a algún anciano... ¿Cuantas probabilidades habrían de que le creyeran a éste nuevo rostro...? -Sonrió sarcásticamente mientras arqueaba su ceja, pensando en lo ridículo que sería aquella situación, no esperó mucho para luego continuar y responderse.-

Lo sabes y lo sé... es nula. -Negó mientras cerraba sus ojos y aquella débil sonrisa permanecía dibujada en sus labios.- e incluso... Si te respondiera a tu pregunta... ¿La creerías? 

Si, te dije que tengo cierto interés en mantener un ojo encima... pero los motivos no puedo asegurar que los creerías... es una encrucijada bastante incómoda, ¿Sabes? -Soltó una burlesca risa, al tiempo que sacaba lentamente un nuevo cigarrillo y lo ubicaba entre sus labios, para luego con un mechero darle vida al aspirar, provocando que el tabaco se convirtiera lentamente en simple ceniza.-

Entonces su mirada se tornó sagaz y su sonrisa ladina, observando fijamente a Arcueid a través del humo que su cigarrillo elevaba. Su mente viajó por la conversación que habían tenido, en un comienzo habló de un tal Eliah, y de que Evans no tendría esa actitud con cualquiera... La duda asaltó al finlandés, y tal cual su personalidad es, no se lo tragaría.

Hablaste de que pensabas que llamarían a Eliah en vez de a mí... dijiste que es "algo así" como el mejor amigo de Evans... -Comenzó así a hablar, sus palabras salían lentas y serenas de sus labios mientras se acercaba al punto que le interesaba en la conversación.- También dijiste que Evans no es de tener esas actitudes... ¿He de suponer que le conoces bien, eh...? Serán amigos también, de casualidad...?

Y entonces calló, su dedo pulgar golpeó con sutileza el filtro del cigarrillo provocando que la ceniza acumulada cayera al suelo...esperando así una respuesta que para él podría significar en una sola palabra: Decisiva.
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Arcueid van Rip el Sáb Abr 05, 2014 10:00 pm

El rostro del guerrero cambió drásticamente. Le sostuvo la mirada en todo momento mientras las facciones marmóreas de Dennan mutaban mientras hacía un drástico esfuerzo por evitar que lo mismo ocurrieran en las suyas mientras un simple pensamiento aparecía en su mente: “Bingo”. ¿Había dado por fin en el blanco? En silencio le pidió a Dennan serle totalmente sincero y aguardo por su respuesta mientras este desviaba la mirada, meditando. Cuando volvió  a hablar se incorporó con los brazos cruzados y sin ninguna intención de ocultar que estaba interesada en escucharlo.
“Información que pusiera en jaque a un anciano”… ¿En que clase de lío se había metido el finlandés? No puedo contestarle a su primera pregunta, a su supuesta pregunta hipotética, pues la sonrisa leve que solía tener en su rostro se borró casi tan rápido como la suya al mismo tiempo que su mirada se endurecía, incrédula. Lo escucho seriamente, cada una de sus palabras asumiendo que si realmente quería saber exactamente qué ocurrió esa noche debería atravesar una dura coraza que Dennan se había hecho y con buena razón. Si alguien llegara a usar lo  que le estaba diciendo o lo podría decir en su contra fácilmente pasaría a ver como Evans debía cortarle la cabeza a quien parecía ya considerar un camarada. Entonces fue inevitable pensarlo… ¿Cuanto tiempo paso sin un verdadero hermano, un amigo de verdad? Quizás sin que él mismo tuviera conocimiento de ello, Dennan había empezado a hacerse paso en un mundo que desde hace años se cerró casi a todo. Tanto Lucius como ella se hicieron su espacio mientras las circunstancias mismas y la paciencia los unían a cada momento.
Con aparente calma hizo una pregunta que de estar en otra situación la atribuiría solo a la curiosidad. Lo miro fijamente y sonrió al fin… Fuese o no la respuesta correcta en ese momento, la pelirroja se jugó por la verdad. Una que no le costaba en lo absoluto admitir ante todo el clan y los líderes pasados y futuros de ser necesario pero que por su posición muy pocos estaban dispuestos a creerle.  - Evans es el único hombre por el que estoy dispuesta a morir.- su respuesta fue firme y su voz suave como los susurros confidentes que se habían dedicado hasta ese momento. Luego se apartó unos pasos mientras media sus brazos como si buscara, de alguna forma, como apartar la tensión que tenía acumulada hasta ese momento dándole la espalda al guerrero por unos instantes. A su mente llegaron esas escenas tan lejanas pero tan vividas como lo era el calor del sol sobre su piel cuando estaba viva: Las llamas consumiéndolo todo, la figura de Dimitri perdiéndose en la lejanía y Evans ahí. Protegiéndola aun en contra de su voluntad, manteniendo ante todo su palabra. - Si lo conozco bien. El me trajo al clan hace trescientos años y desde entonces nos hemos vuelto... cercanos.- inclinó la cabeza mientras meditaba su última palabra antes de terminar su frase y girarse sobre sí misma vagamente. Se quedó ahí, delante mirando a Dennan con expresión expectante esperando que esa respuesta bastará para ganarse, aunque sea, un poco de su confianza.
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Sáb Abr 05, 2014 11:34 pm

Su mirada permanecía fija en su interlocutora, intentando leer cada facción que ésta demostraba a medida que él mismo hablaba. Pudo notar como la seriedad ya no le asalataba solamente a él, sino que aquella pelirroja adquiría claras señales de incredulidad y seriedad misma.

Esperó tranquilamente por su respuesta, mientras ubicaba nuevamente el cigarro entre sus labios para sí aspirar con cierto éxtasis del filtro, recibiendo así el humo de su -ahora- no mortal vicio. Las palabras de Arcueid sonaron tan suaves y amigables en sus oídos, que una tensión pareció abandonar los hombros del finlandés, al momento que una sonrisa un poco más sincera se dibujó en sus labios.

Dispuesta a morir... -Esas palabras fueron las que más le gustaron, puesto que si en algún momento compartiría su información con ella... Sin duda entraría en aquél peligro ella también. Tomó un lento respiro para responder, cuando Arcueid añadió el tiempo que llevaba conociendo a Evans... y la "cercanía" entre ellos... lo cual le hizo arquear las cejas y sonreír... no diría nada más, sin embargo en silencio la observaba, como intentando autoconvencerse de que lo que haría, sería totalmente lo correcto... La pelirroja le daría la espalda, y fue en aquél momento que pensó: Con lo que ya había dicho simplemente, Arcueid ya podría estar dudando de algo extraño con respecto a su persona, sin embargo se atrevió a darle la espalda... La sonrisa que tenía en sus labios permanecía ahí, serena y tranquila... Y fue entonces, cuando aquella mujer se giraba nuevamente para observarlo expectante que se convenció.
Dió unos pasos acercándose hacia la joven y, observando hacia sus costados se acercaba  su oído, murmurando una dirección y una hora aquella misma noche. Es un club algo... "grosero" para una señorita, espero no te moleste... Iré ahí con Evans... espero verte.
 Posterior a eso como si nada hubiese pasado comenzaba a alejarse del lugar, alzando la mano en señal de despedida; Su largo cabello azabache danzaba juguetonamente con cada paso que el finlandés propinaba hacia la salida del campo de entrenamientos, alzando su voz esta vez totalmente audible dijo con aquél burlesco y sarcástico tono que le caracterizaba siempre, la seriedad había desaparecido ya, como si no hubiese existido en aquélla conversación.-

Nos vemos en la escolta, Arcueid...! Es un placer conocerte!~
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Arcueid van Rip el Mar Abr 08, 2014 9:06 pm

El silencio que los envolvía en el aislamiento de aquellas paredes recubiertas apenas se rompió como un espejo de agua cuando el viento sopla sobre el cuando Dennan susurro sus mismas palabras. No pudo evitar pensar en la curiosa forma en la que trabaja la casualidad cuando el guerrero sonrió y se acercó a paso lento hacia ella. Un punto y un lugar de reunión en que, únicamente, estarían más seguros para conversar que en la fortaleza que en un principio fue una cárcel, luego un hogar y luego… Y luego la pelirroja se recorría los pasillos de sólidas parecer, miraba las torres en pie y admiraba la fortaleza durante largos ratos desde la lejanía del bosque preguntándose que era ahora. ¿Como debía mirarla? Ahora se encontraba con este guerrero, en una posición tan dudosa como la suya que lo dejaba en una suerte de cuerda floja que parecía nunca tener fin.
Soltó una risa encantadora cuando escucho que llevaría ahí a Evans y un abanico de posibles escenas se le vino a la cabeza con la velocidad de un rayo. Tanto Dennan como ella volvieron a ser como se mostraban en un principio incluso uno frente al otro hace apenas unos instantes. La pelirroja lo saludo con la diestra levantada con una sonrisa en sus labios rojizos. Ella por su parte pensó en seguir con la práctica que se había pospuesto por apenas unas palabras con él el finlandés pero nuevamente la presencia de Sophia cambiaría su curso previamente impuesto. Pasó un buen rato hasta que volvieran a sonar los pasos de esa rubia altiva que parecía que solo Arcueid podía tolerar sin que el resto pudiera entender como. Dennan ya lo había dicho: “bella, pero amargada como ella sola”. No hizo ninguna pregunta al respecto, solo espero a que a la pelirroja se le terminara el cargador y se diera cuenta de que estaba allí cuando fuera a recargar. Así sucedió y aunque la seriedad de la rubia era como su estandarte su cara y un paquete cuadrado que llevaba en sus manos llamaron su atención de inmediato.
-¿Qué sucede?-. Frunció el ceño mientras se sacaba los protectores que evitaban hacer mella innecesaria en sus agudos sentidos antes de que Sophia abriera el paquete y tirara sobre la mesa un libro que al principio no tenía nada de diferente a cualquier libro de hoy en día. Sin cambiar su expresión ojeo el libro y su tapa antes de escuchar nuevamente a su cortesana con la preocupación y el miedo plasmados tanto en su voz como en sus angelicales facciones.
-Arc, debes leer eso.-
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Marca de Sangre el Sáb Ago 30, 2014 11:56 am


TEMA FINALIZADO
Todo lo que inicia tiene un final, éste lo han marcado ustedes.

Pero no os confundáis, no siempre tendrán la misma libertad...




Tus derechos terminan donde comienzan los del otro
●Guía de Inicio 《》 ● Letanías del foro  《》 ●Estatutos Básicos

avatar
Marca de Sangre
Admin

Mensajes : 231

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Armas y Camaradas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.