Wake up, my Childe [Mitsuhide Akechi]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Wake up, my Childe [Mitsuhide Akechi]

Mensaje por Zhynta el Jue Nov 21, 2013 2:42 pm

Iré, siddi. Llegaré cuando tenga que hacerlo, no antes.~ Zhynta a Mitsuhide


Octubre 26, 2013
Dhanteras, primer día del Diwali [Festival de la Luz]
Sikkim, provincia de la India

Volver ahí es remover el pasado, es purgar en la herida abierta un galón de feni* mientras observas la historia repetirse ante tus ojos una y otra vez. Visitas la opulenta tumba de tus padres y también la modesta tumba de tu hermana Pathi y su esposo, vigilas de cerca por las noches, el sonido dulce de las voces femeninas que llevan la sangre que no compartes con ellas, pero sin embargo, son tan tuyas como lo son de tu "melliza", la Hija del Sol. Generaciones que en trescientos años han evolucionado y sin embargo no han cambiado; los rasgos delicados de Pathi son visibles en ellas -desde la sonrisa fácil y traviesa, hasta la nobleza del alma- y sabes que el legado de tu familia seguirá vivo por mucho tiempo más. Sikkim, la moderna provincia-ciudad que siglos atrás era un simple lodazal después de su caída. Sikkim, el lugar que te vio nacer y crecer para abrirte paso al destino siniestro que Visnú te ha hecho cargar sobre tus hombros.

La familia Il-Mwhari sigue siendo importante, a la muerte de tus padres todo pasó a manos de la única familia que les quedaba: Pathi y sus hijos; agradeces a los dioses que ni ella ni su esposo se dejasen embriagar por el hechizo de la riqueza, gracias a ellos, Sikkim pudo crecer hasta ser lo que es hoy, gracias a ellos, tu amada provincia dejó de ser el lodazal que recuerdas, para elevarse como la delicada pieza faltante del saree de la India. ¿Cuántas generaciones han pasado desde que tu hermana y tu jugaban en esas mismas praderas ahora fértiles y hermosas?, escuchas un llamado en la noche, desde una de las ventanas abiertas de la gran casona que alberga al grupo de jovencitas que felices cual bandada de pajarillos cantando, revolotean al rededor de una mujer no mayor que tu cuando te casaste, con los ojos del color del cielo sonriendo a su reflejo mientras le pintan las mano con henna ritual; el corazón te da un vuelco cuando escuchas su nombre: Zahynta -como tu padre solía decirte en ocasiones, de forma cariñosa-; una mujer de poco más de cincuenta años lleva entre sus manos una caja de madera primorosamente adornada, tu curiosidad puede más y entre las sombras te acercas a la ventana entreabierta, sonriendo con una emoción similar al orgullo materno al mirar que de ella, sale un adorno para el cabello, una especie de tiara -por llamarle de alguna forma- hecha de oro y lapislázuli que te trae el recuerdo efímero del mismo momento, con otra perspectiva: Es el mismo adorno que usaste el día de tu boda, y el que tu madre adoptiva usó en la suya, y que seguramente, las generaciones subsecuentes han usado para ese feliz día.

Sonríes mientras nuevamente, te hundes en el velo de las sombras. Ellos están bien. Tu familia ha sobrevivido a las peores tragedias. Puedes ir libremente, al encuentro de tu Sire sin preocupación alguna.


Noviembre 3, 2013
Octavo día del Diwali [Festival de la Luz]
Pune, Antigua capital del Imperio Hindi


¿Qué te llevó hasta ahí?. ¿Por qué tus pasos te dirigen una y otra vez al sitio donde todo comenzó?. El Mausoleo del Thākura sigue siendo tan espléndido como recuerdas, el mármol continúa siendo de un blanco níveo e impoluto, las joyas que adornan el interior siguen siendo las mismas que hace trescientos años e incluso, te encuentras con una caja de madera lacada -un viejo souvenir que creíste perdido- y en su interior, dos piezas de joyería única en el mundo: Un brazalete de intrincada filigrana de oro que representa a una serpiente hecha nudo, con dos rubíes por ojos y el lomo coronado por brillantes que tu bharta* te regalase la noche de bodas, y el otro, un simple brazalete grueso de cuero trenzado, con un ópalo negro engarzado en la cima. Tus orbes de luna brillan al mirar la perfección de tal joya, tu diestra toma el brazalete entre tus dedos y la frialdad de la gema te hace sonreír. Proviene de la tierra, del mismo centro oscuro como la piedra que ahora reluce en tu muñeca mientras la serpiente de oro y rubíes sigue descansando en la caja. No es el material, si no lo que encierra en sus aristas, lo que es invaluable.

Indudablemente tus pensamiento vagan hasta ese último día de mortalidad, hasta el momento mismo en el que Mitsuhide apareció de entre las sombras y separó de tus manos esa misma caja que aferrabas con firmeza. Aún recuerdas la delicadeza con la que sus palabras acallaron tu espíritu atribulado, incluso recuerdas que el único pensamiento que cruzó tu mente, fue que Shiva descendía para llevarte a lado de Madhav. Apoyas la cabeza en una de las columnas, mirando la luna llena que se eleva sobre el tragaluz, escuchando el jolgorio del exterior proveniente de la algarabía del Festival de la Luz. Un día como aquel, trescientos años atrás -años más, años menos-, fuiste abrazada durante el Diwali para despertar a la nueva vida convertida en una Raphael, arrancada de tu tierra natal, de los dulces aromas y los sonidos vibrantes de la India, para ser llevada a los fríos páramos yertos de una Europa hostil.

-Trescientos años, siddi*, y aún conservas el mismo paso inquieto de siempre, el mismo aroma a piel y acero que es inconfundible-

Musitas quedamente sin moverte ni un poco, clavando los orbes en la luna llena que ilumina el firmamento, tocando con la diestra la gema del brazalete trenzado, como si ésta te diese parte de su serenidad al contacto con la piel. Teniendo aquel brazalete, lo tienes a él en el recuerdo, antes de todo, antes de nada. Giras suavemente y haciendo una profunda reverencia hacia un punto en medio de las sombras, sonríes ante el hombre que te regalase el don de la inmortalidad, tu Sire, tu padre, tu creador: Mitsuhide Akechi.

-Namasté, siddi Akechi. Ruego me disculpe el tener que obligarlo a hacer este viaje después de mi despertar-



*:
* Feni: Bebida alcohólica preparada a base de coco fermentado
* Bharta: Esposo

* Siddi: Señor
avatar
Zhynta
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wake up, my Childe [Mitsuhide Akechi]

Mensaje por Mitsuhide Akechi el Sáb Nov 23, 2013 3:39 am

La algarabía y el jolgorio en el exterior del mausoleo enmarcan al júbilo con el cual el General Mitsuhide Akechi se reencuentra con su chiquilla. Dos siglos y medio, casi la mitad de su propia existencia desde que la vio por última vez y aún así, verla ahí, en ese lugar, era como si esos doscientos cincuenta y ocho años no hubiesen pasado. Ambos estaban ahí, con los mismos rostros y los mismos cánticos resonaban alrededor de la cripta.


El que tan bella vampiresa del clan iluminado hubiese nacido durante el festival de la luz, no podía ser más apropiado, de igual modo, el que su Sire y ella se reencontraran por fin durante esta festividad, era igualmente acertado. Mitsuhide necesitaba la luz que sólo Zhynta podía traer consigo. Necesitaba que lo iluminara como la luna la iluminaba a ella en este momento, en la búsqueda tan difícil que estaba realizando el General dentro de su clan.


¿Pero qué otras cosas haría relucir el brillo que traería la Hija de la Rosa con su retorno a Europa? El General Akechi no había vuelto a saber de Madhav, aún cuando se dedicó a cazarlo sin cuartel. Nunca más había vuelto a verlo desde aquella batalla en Madhya Pradesh, en la que Zhynta y su amor de antaño se encontraran frente a frente en medio del furor de la lucha, en bandos contrarios. El Samurai sólo podía esperar que el lobo se hubiese arrojado a un tonel de plata derretida por el dolor que esto le había causado.


El resplandor de la luna entraba por el tragaluz y se refractaba en las piedras preciosas, mientras era reflejada por la plata y el oro tan abundante en la tumba del antiguo esposo de Zhynta. Esto, formaba un espectáculo lumínico que le quitaría el aliento a cualquiera. Sin embargo, el nipón tenía los ojos clavados en su vástago. 


Sonrió y caminó hacia ella, diciendo: -priy beti! en doscientos cincuenta y ocho largos años, no ha habido visión que llene de regocijo y júbilo mi ancestral corazón.- 

Mitsuhide iba vestido de forma simple. No con los trajes que había aprendido a usar en los últimos cien años, sino con un kimono de su tierra natal. De hecho, muy parecido al que usaba la noche en la que le otorgó a su hija el don pasado mediante el abrazo. Un kimono sencillo, color verde tan oscuro que casi parecía negro, con relieves en tela satinada con diseños ornamentales.


Al llegar donde ella le tomó las manos y las unió entre las de él. -Mi querida Zhynta, me temo que no he podido respetar más tu deseo de dormir por toda la eternidad.- Dijo con completa honestidad y luego, mientras una nube comenzaba a disminuir la luminosidad del satélite natural en medio del cielo, añadió.


-Te necesito a mi lado para combatir al más peligroso de los enemigos a los que me he enfrentado durante toda mi existencia. Sólo en ti puedo encomendarme para que protejas mi espalda. Sólo en tus habilidades confío para que tu talwar rasgue aquellos que nos atacan desde las sombras. Sólo en tu astucia me fío para que con tu luz, me ayudes en esta batalla.-


Cuando Mitsuhide terminó de hablar, la luna se había ocultado por completo detrás de una nube negra y pesada, lo que había dejado el mausoleo completamente a oscuras. Curiosamente, el bullicio fuera del mausoleo también se había apagado, dejando a ambos antiguos vampiros en medio de las silenciosas tinieblas de la casa de la muerte.
avatar
Mitsuhide Akechi
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wake up, my Childe [Mitsuhide Akechi]

Mensaje por Marca de Sangre el Lun Sep 01, 2014 12:10 pm


TEMA CERRADO
Los protagonistas de esta historia dejaron su destino en manos de las Marcas.
Sus caminos aún no finalizan, lo harán cuanto nosotras decidamos.




Tus derechos terminan donde comienzan los del otro
●Guía de Inicio 《》 ● Letanías del foro  《》 ●Estatutos Básicos

avatar
Marca de Sangre
Admin

Mensajes : 231

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wake up, my Childe [Mitsuhide Akechi]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.