Las sombras del mundo espiritual (Clan Fenrir)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las sombras del mundo espiritual (Clan Fenrir)

Mensaje por Amir Daou el Dom Nov 17, 2013 6:02 am




Era una noche sin luna y una desagradable brisa fría soplaba entre los árboles. A treinta días de la masacre ocurrida en la aldea de los Fenrir, el pueblo no había vuelto a ser el mismo aún. Pero el lúgubre aura de luto era tal, que parecía que la misma vegetación y la fauna que rodeaba la zona, se encontraba en silencio. El único sonido que se escuchaba era el de las ramas de los árboles secos, siendo movidos por la ventisca helada.


Fue entonces cuando un cántico se escuchó entre las plantas y árboles. Del corazón de la vegetación salía para encontrarse con cualquier oído atento. Una melodía tristona y repetitiva en algún idioma extranjero. Pero no hacía falta entender la letra para sentir la melancolía detrás de la tonada:


-Ta.. Tajabone, dejne, Tajabone. Ta.. Tajabone, dejne, Tajabone abduh u jam mal hy ajmhal ja mahle kala. Jawe eteeko da uzee seroon. Mumun muhnida dagam du linga'n.Mumun muhnida dagam won n'ga . Ha we he ch'ticoon. Da nun ze zerun.Mumun muhnida dagam du linga.Mumun muhnida dagam won n'ga .Ta.. Tajabone, dejne, Tajabone. Ta.. Tajabone, dejne, Tajabone. wo leij, wo leij , abduh u jam mal hy ajmhal ja mahle kala. N'ga, n'ga- 

(Tajabone nos vamos a Tajabone. Abdou Jabar es un ángel que bajará de los cielos directo hasta tu alma. Él te preguntará si has orado. Él te va a preguntarte si has ayunado. Llegará hasta tu alma. Llegará hasta tu alma y preguntará si oraste y ayunaste).

Una figura apareció cantándola en uno de los senderos que reptaba por el suelo, a través de los troncos de los árboles. Caminaba a paso lento como quien viene de realizar un largo y extenso trecho. Llevaba a su espalda un saco e iba ataviado con una vestimenta bastante simple. Una especie de vestido o camisón largo, manga larga, cerrado hasta el cuello y que se extendía hasta los tobillos del individuo. En sus pies portaba unas sandalias de cuero.


Llegó al borde de la aldea cuando lo interceptó uno de los centinelas, quien bajó su lanza en dirección a su pecho. El recién llegado miró a los ojos al guardián quien pudo verle el rostro bien, cuando la luz de su antorcha lo iluminó. El rostro de este hombre, definitivamente extranjero por el color de su piel, iba pintado de blanco, como si tuviera una calavera por faz. El centinela se sorprendió tanto que casi dejaba caer el arma, o peor, casi se lo entierra en el pecho al desconocido, quien dejó de entonar su triste canción y con un dócil ademán, tomó la punta de la lanza, para moverla a un lado y decir: 


-Mi nombre es Amir Daou y soy uno de vosotros. Vengo a ofrecer mi ayuda y mis talentos en esta oscura hora aciaga. ¿Sería usted tan amable de llamar a uno de vuestros líderes para poder presentarme correctamente y preguntar cómo puedo ser de utilidad?-


El centinela titubeó pero rápidamente hizo una señal con un instrumento de viento que llevaba al cinto. Otro vigía se acercó al lugar y el primero le dijo que llevara la noticia de la llegada del extraño. Así obedeció el segundo, marchándose en búsqueda de alguien que recibiera al extraño visitante.
avatar
Amir Daou
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las sombras del mundo espiritual (Clan Fenrir)

Mensaje por Maya Khandrá el Dom Nov 17, 2013 9:35 pm

-Los líderes no responderán hoy – una melodiosa voz habla por las espaldas del guardián. El aroma del viento cambia, tornándose entre salvaje y floral, como si de repente el ambiente adquiriese otro tono y otra forma, incluso otro color a quien sepa verlo. Los dos licanos vuelven sus ojos hacia sus espaldas y no ven nada, pero reconocen aquella voz que habla. Han escuchado antes su canto y sus palabras consolando a las almas de luto que permanecían en vigilia constante desde aquella masacre que les arrancó la vida de sus cuerpos. El licano no reconoce la muerte  como fin, sino como cambio y por eso, ella seguiría cantando hasta que el odio esparcido en aquellas tierras sea mitigado del todo. La tierra virgen de Fenrir no había derramado antes sangre impura en sus terrenos. Los animales aun dejaban paso a la desesperación y las plantas en las inmediaciones habían empezado a secarse como si estuviese cayendo sobre la manada un otoño irremediable.

Pero ella ha nacido en esa época con una misión y con lo sucedido, comenzaba a comprender cuál. Un mensaje traído directamente de Gaia, tan puro como la misma y a la vez, tan distante. Alguien que pudiese ver los muertos con la misma facilidad con la cual se ve a los vivos y llevarles paz para evitar que se vuelvan implacables espíritus sedientos de odio y venganza. Volver a bendecir, a limpiar esa tierra es un trabajo pesado pero ya casi no hay chamanes para llevarlo a cabo. La visión del recuerdo permanece en su mente como un estigma que se niega a ignorar y su rostro, antes completamente terso como los pétalos de las rosas da una señal ínfima de cansancio. El ambiente que bordea los bosques ahora también le ha llegado a abrazar a ella, y con el golpe certero de una fuerza maligna, vio por primera vez lo que es el mundo que vive afuera de los arboles azulinos de Fenrir. – Eres diferente a nosotros…- su voz vuelve a hablar, esta vez, no detrás de los guardias, sino de él. Una voz femenina, marcada y extraña que parece tan melódica como un canto y a la vez, tan mística como un sueño. Las hojas de los árboles se mecen con lentitud a la vez que el suspiro del viento susurra entre los presentes. Tal palabra de parte del Oraculo hace que los dos guardianes levanten sus armas al instante pero entonces, el aroma inconfundible de las rosas se apodera de sus olfatos y, en medio de ellos, ven aparecer una figura de tamaño inferior al de ellos y silueta femenina  cubierta por telas tan suaves que parecen hechas de flores, algo tan simple que cae sobre su cuerpo como una prenda etérea. Ella no ve a nadie más ambos guardianes le sigue con la mirada, incapaces de dar crédito a sus ojos. Así de desconocida era y así de respetaba la volvían sus mitos. Pero ella no quiere respeto, tampoco miradas. Sus ojos están puestos en el hombre que ha sido pintado de blanco a pesar de tener la piel oscura. El hombre que canta en lenguas que ella no conoce, así sea un canto dedicado a su misma deidad.

Sus pasos lentos le ubican frente a él y su cabellera roja como los rubíes se mece como cascada de sangre, como la sangre que ha sido derramada antes de su llegada – Por fin has venido… - le dice, y en su mirada hay un brillo emocionado que envuelve las gemas azules de sus ojos, anhelante y curiosa como una niña que ve aparecer después de tanto tiempo a aquel que ha esperado Ella te llamaba. Ella decía que vendrías con la sangre… ¿Es la sangre de mis hermanos la que te trajo de nuevo a tu hogar? – pregunta, no reclamando, jamás lo haría. Conoce tan poco de él como del mundo del cual viene. Pero los espíritus hablan y los que a él le acompañan cuentan tanto como los que le acompañan a ella.

Spoiler:
Permiso. Espero no te moleste que sea yo quien responda. Si es así, dime y edito.
avatar
Maya Khandrá
MANADA DE FENRIR
MANADA DE FENRIR

Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las sombras del mundo espiritual (Clan Fenrir)

Mensaje por Amir Daou el Lun Nov 18, 2013 12:33 am





El cielo pareció despejarse de nubes para mostrar las estrellas, como escarcha derramada en una mesa de ónix. El aroma se tornó floral, meloso y dulce con la llegada de la oráculo de cabellos colorados como las brasas en llamas.


El recién llegado dejó en el olvido a ambos guardianes, ignorándolos por completo una vez que la loba de ojos azules, cabellos encendidos y piel de blanca porcelana se presentó ante él. La miró como si la estudiara, como si en realidad, no la viese a ella sino, todo aquello que ella representaba, todo lo que era y su trascendencia en este mundo y en el espiritual. 


Sonrió. Amir Daou sonrió viéndola y sus dientes brillaron en la noche como si fuesen perlas iluminadas por las antorchas de los guardianes. Para aquellos que podían ver tras el velo que cubría el mundo espiritual a los que moraban el plano material, la escena debía ser impresionante. Ella, una figura de luz, blanca y brillante, con la mirada de azul refulgente y las llamas rojizas que salían de su cabeza. Ella que despedía un cálido y brillante aura de color verdusco, rojizo y azul claro. Naturaleza, vida, calma, serenidad... La oráculo representaba una fuente de esperanza en aquella hora de tinieblas. Él, sin embargo, una figura oscura, de sombras, absorbiendo toda luminiscencia a su alrededor. Su ser despedía un aura opaca de colores violetas, naranjas y azul oscuro. La soledad, la individualidad y la frialdad. El bokor o sacerdote vudú representaba una alternativa más sombría. Entre ambos, un espacio gris.


El licano hizo una reverencia ante Maya y viéndola a los ojos, sin dejar de sonreír dijo:

-Es un honor estar frente a usted... oráculo. Los espíritus me han hablado... me han hablado de su existencia. Y sí, supongo que puede decirse que soy distinto a vosotros. Ahora bien, así es. Ha sido la sangre la que me ha llamado y ha hecho venir.-


Amir se volvió a poner de pie, erguido y una brisa volvió a soplar en el bosque, agitando las ramas y haciendo que algunas hojas se desprendieran y se unieran a las del suelo que eran barridas con la ventisca. El africano se llevó la diestra a un collar que pendía de su pecho y encerró el dije en un puño mientras pronunciaba unas palabras en su lengua natal. A ojos de los guardias, no pasó nada más que el hecho de que repentinamente la brisa se detuvo, pero a los ojos de Maya, alrededor de Amir, unas sombras parecieron girar en espiral, despegándose de los árboles y las demás formas del bosque, para adentrarse en el collar, por lo que el mundo en su entorno pareció adoptar un poco más de luz. El bokor había replegado los espíritus oscuros que había desplegado a su alrededor mientras caminaba en dirección a la aldea, para que lo protegieran. Podría decirse que esto podía significar una muestra de confianza o de que, suponía que estaría a salvo en las tierras de los Fenrir. Miró a Maya y preguntó:



-¿Sería mucho pedir un poco de alimento y un lugar para descansar? El viaje ha sido, verdaderamente largo.-



Off:
No tengo ningún problema con que hayas sido tú quien me recibiera Smile
avatar
Amir Daou
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las sombras del mundo espiritual (Clan Fenrir)

Mensaje por Maya Khandrá el Mar Nov 26, 2013 9:56 pm

¿Cuánto tiempo ha esperado Gaia para ver tal escena en la tierra de los licanos? La morada que ha sido tocada por la sangre de los muertos aun palpita en dolor constante, atrayendo hacia sí seres que , en otras circunstancias, no podrían pisar los bosques. Fenrir aun llora la caída de sus hermanos, perdida de la visión de su manada, pero los chamanes no consideran el tiempo como opción ahora que muchos de ellos velan por la seguridad de los licanos místicos desde la tierra de los muertos; ahora que los susurros de la guerra ensalzan  un futuro terrible para los hijos de la Luna.

La sirena de la muerte mantiene sus ojos posados firmemente sobre el extraño, escuchando con respeto su presentación. Su piel es como un pétalo apesadumbrado por el cansancio, y aun así su mirada se mantiene poderosa ante él. O más allá de él. Es que no ve al brujo frente a sí, sino las tres sombras que caminan a su alrededor. Cierra los ojos por dos segundos y vuelve a abrirlos, a la vez que la caricia del viento mece con parsimonia los bucles rojos de sus cabellos. Un instante de quietud y las voces hablan de nuevo, buscando el canto de su oráculo.

-Corrupto…-

-Ser de otras tierras….-

-Hermano aun asi…-

-Hijo pródigo de Gaia …- responde Maya a las voces que se pierden en el aire, volviendo su mirada a posarse en la misteriosa forma del rostro de aquel. Corrupto, sí ¿Pero maligno? ¿Qué alberga el corazón de aquel que viene con la noche, atraído al mundo de Fenrir como un guardian que recién despierta de un largo letargo?

Pero lo más fascinante que la loba de plata hubiese visto jamás se da en el instante en el cual los dedos de ese hombre se posan en un amuleto que cuelga de su pecho. No retrocede un paso. En su mirada curiosa permanece el real interés por su acción futura cuando, ante una orden dicha en lengua desconocida, las sombras que les rodeaban se ven consumidas por el objeto que él porta cual talismán protector. Las sombras que siempre aparecen, aquellas que pertenecen a espíritus desconocidos que danzan alrededor de Maya desde que ella tiene memoria se echan hacia atrás en un grito y se consumen con el aire. Huyen de él…temen de él. –Yo les canto a ellos para que me ayuden…¿Tu les obligan a que lo hagan? – pregunta con voz tranquila puesto que no juzga acción alguna al desconocer motivos. ¿era posible condenar a un espíritu a hacer aquello que no planea hacer? Los viejos chamanes hablan del control. De posar la mano mística por encima del velo y manipular a esos pobres descarnados para realizar la voluntad egoísta de los vivos. Dicen que esa fuerza genera otra, un ser tan macabro que su nombre no es dicho ni nombrado en las tierras sacras de Fenrir.


Uno de los guardias extiende su mano para buscar detener a Maya, tomarle de la mano y llevarla hacia atrás, cubrirla con su cuerpo de aquel extraño recién llegado. Pero ella vuelve su mirada antes incluso de que él tocase su hombro con sus dedos desnudos, mirándole con determinación y una calma tan perpetua que nadie es capaz de interrumpir – No…- ordena. ¿No? ¿Desde cuando la sirena que se dejaba llevar por la marea de las órdenes conocía ese vocablo que manifiesta voluntad?


Vuelve a su mirada oceánica a Amir y sin sonrisa en sus labios rosados como los pétalos de las rosas, asiente en un gesto con la cabeza.

-Ni el alimento ni el descanso se le niegan a un hermano – su voz determinante no pierde fuerza a pesar de ser suave como el susurro del viento. – Pero llegas a una tierra que está aun de luto …- se voltea con delicadeza cual flor que se mece con la caricia del viento. Con una mirada le invita a seguirle, a pesar de la mirada severa y desconfiada de los guardianes.  Con la brisa, los cabellos de la loba parecen arder como llamas en la noche, resplandeciendo sobre su piel blanca y sus ropas de tonalidades níveas – Aquellos que vemos lo que hay mas alla no podemos dejar de ver lo que pasó hace pocas lunas. Este bosque jamás ha sido atravesado por la desgracia…Ahora no es solo la desgracia del pasado la que camina entre nosotros sino la que se acerca…- sin mirarle le guía por caminos hechos de tierra y piedras. Un árbol grande alcanza a divisarse a escasos metros, con sus ramas gloriosas, abiertas como dando una bienvenida. Su tronco tenía una apertura en forma de entrada y en el interior se pueden ver las tonalidades naranjas de una llama que se ha encendido hace poco.


Un anciano asoma su cabeza. Sus ojos están velados por los años pero su postura es fuerte como la del árbol que le sirve de hogar –Ella previó tu llegada para la luna menguante…- su voz rasposa arrastra las palabras, dirigiéndose al extraño y volviendo a entrar en el lugar- Su nombre es Thuam. Es uno de los antiguos chamanes. Uno de los pocos que quedan – explica con humildad la sirena, extendiendo su mano hacia Amir, de forma que le invita a ingresar al árbol. Pero cuando él da su primer paso por el umbral, notaría que el suelo está cubierto de hojas secas. Es como si el ocaso de la vida estuviese atravesando el bosque en ese momento. Y ahí, los arboles de hojas cuyos tonos variaban entre azul y verde comenzaban a secarse. –Esta tierra no está hecha para impíos. Hay cosas que las manos de los vivos no deben tocar…- dictamina el lobo de cabellos grises, sin mirar a Amir.
avatar
Maya Khandrá
MANADA DE FENRIR
MANADA DE FENRIR

Mensajes : 37

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las sombras del mundo espiritual (Clan Fenrir)

Mensaje por Amir Daou el Sáb Nov 30, 2013 6:14 pm

–Yo les canto a ellos para que me ayuden…¿Tu les obligan a que lo hagan?–


El licano proveniente del continente africano volvió a sonreír ante la pregunta de la oráculo de cabellos en llamas y respondió afablemente con tranquilidad y parsimonia: 



-Obligar es un término muy fuerte, hermosa oráculo. Yo prefiero el sinónimo compeler. Sí, digamos que los estimulo a que me hagan ciertos favores. Algunos lo hacen gustosos... otros... bueno, a veces hay que incentivarlos.-



La seriedad se adueñó del rostro de Amir mientras era testigo silencioso de la interacción entre los guardianes Fenrir y Maya. Sin embargo, la sonrisa retornó a su faz cuando ella le invitó a seguirla.



Para cualquiera, la visión de la cara pintada como una calavera sonriendo, parecería que la muerte había regresado a la aldea a deleitarse con los estragos de su obra, mas sin embargo, los licántropos no veían la defunción de esa forma. Amir tampoco. 


De hecho, la sonrisa se borró de sus labios cuando la loba que le guiaba le explicaba que seguían de luto, mientras comprobaba lo que ella decía, con las condiciones en las que la villa se encontraba.


Amir la siguió hasta adentrarse en el árbol tras Maya y vio las hojas secas en el suelo. La muerte se expandía por el bosque, como si de una enfermedad se tratara. ¿Estaría el bosque muriendo de tristeza? ¿Sería ese el efecto de el llanto de Gaia por sus hijos asesinados en medio de sus tierras?


Se estremeció ante las palabras del anciano chamán: –Esta tierra no está hecha para impíos. Hay cosas que las manos de los vivos no deben tocar…- definitivamente algo había en ese territorio, una fuente de energía, conectada directamente con el mundo espiritual. Era esa posiblemente la causa por la que los Fenrir habían establecido su hogar ahí. El acto de corromper ese lugar, perpetrado por los que habían planificado la matanza del concilio, seguramente estaba teniendo efectos en el plano etéreo de igual modo.


Miró a su alrededor y detalló el aposento en el que se encontraba. Todo le parecía tan extraño y a la vez tan familiar... Amir lo observaba todo con detenimiento, analizándolo todo. Sin duda la tierra de los Fenrir era todo lo que esperaba.
avatar
Amir Daou
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las sombras del mundo espiritual (Clan Fenrir)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.