Fuego y Muerte, Sangre y Destrucción

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fuego y Muerte, Sangre y Destrucción

Mensaje por Helena el Mar Nov 12, 2013 9:24 pm

-Entonces todo va acorde al plan.- preguntó la Hija del Sol.


El vampiro envuelto en túnicas asintió con la cabeza. -Así es. Las ruedas de la maquinaria se han puesto en marcha. Fuego y muerte, sangre y destrucción.-



La vampiresa apretó los labios en una sonrisa. Su mano izquierda acarició la piel que cubría la silla en la que estaba sentada, mientras que la mano derecha, levantó la copa de sangre que cargaba, a modo de brindis. El líquido carmesí brilló al ser iluminado por la luz de las velas y otras once copas resplandecieron al ser levantadas al unísono en respuesta. La mesa estaba repleta de frutas y alimentos exóticos, bebidas, algunos humanos amarrados acostados sobre la tabla de madera e incluso dos vampiros. De sus cuellos cercenados manaba sangre que era recogida en fuentes de oro.



Sentados a la mesa, un grupo de doce criaturas, cubiertas en túnicas y con máscaras en el rostro, que dejaba sólo sus bocas al descubierto, disfrutaban del festín. Algunos comían, otros bebían. Un sentimiento de victoria acompañaba al orgullo de los presentes.


-Los indignos serán destruidos. El mundo será limpiado mediante Fuego y muerte verdaderamente y tomaremos lo que es nuestro por derecho.- dijo con voz ronca y casi gutural, otro de los presentes. -Ni la magia, ni la tecnología, ni Gaia, ni la fuerza ni las espadas ni la disciplina, ni la locura ni ningún Liberador, podrá evitarlo.-

Los presentes alzaron las copas nuevamente y brindaron una vez más. Helena repitió en su mente esas dos palabras, como saboreándolas con deleite: "Sangre y Muerte". La venganza se acercaba. Pronto, llegaría el momento de cobrar.


Las puertas del salón se abrieron de par en par y un individuo caminó para dejarse ver en el umbral. La Reina Jaguar se puso de pie y dijo: -Voy a tener que excusarme. Debo poner otra de las "ruedas" a girar. Disfruten del resto de la velada camaradas.-


Se despidió con una reverencia que fue respondida por los otros once y se alejó de la mesa para llegar a la puerta. Miró al recién llegado a los ojos y siguió de largo hasta sus aposentos, a donde el individuo la siguió. Dentro de la habitación, Helena se retiró la máscara del rostro, mientras el otro, se detuvo frente ella y se arrodilló: -Mi Reina.-

La vampiresa lo miró desde lo alto y sonriendo lo tomó del rostro, acariciándole las facciones con ambas manos y luego, levantándolo dijo: -Al fin has llegado querido. ¿Cuántos años? ¿Cuántos siglos?-


-Pensé que había muerto mi Señora- dijo viéndola a los ojos el individuo -Admito que me llena de gozo y júbilo verla nuevamente.-


-Aún no es tiempo de gozo, júbilo o celebración.- respondió Helena. -No todavía, pero pronto. Muy pronto.-



Él sonrió y dijo: -Así es. Pronto la venganza caerá como una lluvia inclemente de fuego sobre aquellos que los traicionaron y sobre aquellos que los golpearon sin tregua. Entonces, vuestro escudo volverá a brillar bajo el sol-


La hija del Sol rió perversamente y dijo: -Así es querido, así es. Tenemos nuestros tentáculos metidos dentro de las entrañas de cada familia, corrompiendo lentamente cada una desde adentro. Sembrando el miedo, el pánico y la discordia en cada una. Debilitándolos poco a poco. A ti te aman como a uno de ellos. Así mismo, a cada uno de nuestros agentes. Cuando al final los golpee nuestra venganza, estarán tan débiles que no podrán siquiera entender lo que los ha destruido por completo.-



Ambos rieron y se arrojaron el uno hacia el otro, atacándose a mordiscos y garras, arrancándose las ropas y fusionando sus cuerpos de modo salvaje y apasionado, mientras las llamas de las velas iluminaban los cuerpos desnudos ensangrentados de ambos.
avatar
Helena
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.