Flores para una reina (con Ursula)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Flores para una reina (con Ursula)

Mensaje por Anthony Black el Miér Nov 06, 2013 2:48 am

El niño de las sombras caminó por los pasillos del bastión de los Donovan en Viena, con un ramo de rosas negras en la mano. Acababa de regresar de pasar un año en completa y total oscuridad, como parte de su entrenamiento para la prueba de la maestría de sombras, por lo, luego de haberse presentado ante el Señor Donovan, regente del clan de los Oscuros, quiso presentarse ante la Reina Ursula.


Avanzó por los corredores, con paso tranquilo y sin apuro. Aprovechaba para practicar su modo de caminar silencioso y le salía a la perfección. Subió unas cuantas escaleras, atravesó algunas salas comunes y por fin, llegó a donde los guardias reales, que guardaban los aposentos del séquito de la Reina y luego, la habitación real.


Uno de los guardias lo miró y reprimió la sonrisa que le vino al rostro, debido al aspecto infantil del vampiro con aspecto de niño. Le preguntó que qué quería y Anthony respondió con total solemnidad y seriedad:


-Por favor, dígale a nuestra Reina que Anthony Black ha regresado de su año de retiro y desea visitarla para ofrecerle mis respetos y mi saludo.- 



El guardia lo miró con recelo pero no dijo nada, se volteó luego de lanzarle una mirada de complicidad al otro soldado y abrió la puerta de la sala comunal del séquito de la Reina Donovan, para ir en busca de la Dama Oscura, a darle el recado. Anthony aguardó tranquilo y paciente, justo ante el gran portón de roble y le sonrió al otro guardia con una preciosa risa infantil.
avatar
Anthony Black
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 35

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flores para una reina (con Ursula)

Mensaje por Úrsula Kozlova el Miér Nov 06, 2013 10:32 pm

Los últimos detalles del viaje estaban siendo organizados. A apenas un par de días para retirarse a Londres a la Reina solo le quedaban tonterías por aprobar. Ya habían discutido de forma muy larga y tendida con los trillizos el plan de seguridad que seguirían para evitar que, por cualquier razón, la Dama Oscura fuera atacada. Se había analizado cada uno de los medios de transporte y algunos tomarían otros distintos, Úrsula y dos de sus guardias irían en un vuelo. Eudoxia y su séquito partirían en barco mientras Ileana y otro de los guardias junto a Viveka lo harían en tren. Por último, Victoria y Francois viajarían en avión con Úrsula pero, evidentemente, “no juntos”.

No obstante, sí por algo se le conocía a la Reina era por ser quisquillosa. Así que había llamado a todo su séquito en pleno esplendor a la sala de reuniones. Todos debían conocer el plan, los horarios y el encuentro. Incluso quienes serían los primeros en recibir respuesta de los Raphael y su bienvenida. A la Hacedora de Armas aún le quedaban un par de ajustes por arreglar así que fue despedida de inmediato. Francois también lo hizo conjunto a Eudoxia con quien parecía tener mucho en común. La sombría Viveka permaneció en silencio pero Úrsul sabía que no necesitaba decirle las cosas dos veces.

Al final de la velada sólo Ileana permaneció a su lado mientras la Reina verificaba, una vez más, los papeles de pasaportes, tickets y los medios mundanos para el viaje mientras Andras y Aesir esperaban afuera. Eskill, por el contrario, permanecía adentro escuchando y salvaguardando a su Reina. El murmullo en el que se comunicaban la Sire de los trillizos y la Dama Oscura quedó interrumpido por la abertura de la puerta por parte de uno de sus guardias. Esperó hasta que Úrsula se dignó a alzar sus ojos carmesí hasta él y ahí pidió permiso para hablar.

-Anthony Black solicita audiencia con usted, mi Reina- La voz tenía un tinte jocoso que ofuscó a Úrsula por lo que sus ya expuestos colmillos se mostraron levemente –Y, dime, ¿quién te crees que eres para dejarlo tanto tiempo afuera?- Preguntó devuelta y movió la mano en un ademán brusco para que cumpliera la orden. La dama rusa se humedeció los labios y guardó los papeles en una carpeta que extendió a Ileana.

Era curioso y realmente oportuno que el joven Black, que, literalmente, de joven no tenía nada más que una vaga apariencia. La mujer pareció saborear con demasiado placer el líquido oscuro del vino que había tomado mientras tomaba una posición más relajada en el gran color crema de la habitación. Era curioso que aquel lugar fuese uno de los pocos de la mansión que conservaba aquella aura de pureza que la Reina se esforzaba en producir. Sin embargo, lo que seguramente atraería la atención del vástago sería el frenesí de la mujer y que, por primera vez, la vería usar un color que no fuese el blanco o el dorado.


Última edición por Úrsula Kozlova el Vie Nov 08, 2013 12:29 pm, editado 1 vez
avatar
Úrsula Kozlova
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 138

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flores para una reina (con Ursula)

Mensaje por Anthony Black el Jue Nov 07, 2013 1:38 am

El guardia regresó, con un estado de ánimo muy distinto, a la puerta en donde Anthony esperaba pacientemente. El soldado, algo asustado le indicó al vampiro con aspecto infantil que la Reina lo estaba esperando y le pidió disculpas por haberlo hecho esperar.


El Niño de las Sombras miró a ambos guardias con una sarcástica sonrisa de oreja a oreja, apretando un poco los ojos cuando sus mejillas se levantaron a causa de la mueca divertida. Les hizo una señal de despedida, pegando sus dedos a la frente y luego despegándolos con velocidad. Caminó y avanzó entre ambos guardias, atravesando el umbral de la puerta y adentrándose en la espectacular e imponente sala en la que Ursula y su séquito hacían preparaciones para el viaje a Londres.

Caminó con paso firme en dirección a la Señora de los Donovan ante la mirada de los presentes, ignorándolos por completo. Tenía las azules pupilas clavadas en el rostro de la Reina y una vez que llegó a unos cuantos pasos de ésta, se arrodilló en el piso, bajando la cabeza y diciendo en voz alta:

-Mi Señora Ursula, es como siempre un honor y un deleite verla, tan hermosa como siempre, mas sin embargo, más bella que nunca. Su vestimenta, aún cuando no es del color del cual acostumbraba a verla hace doce meses, resalta su elegancia, su majestuosidad y el aire de noble realeza que sólo usted puede portar con tanta bealdad. 

Pido me disculpe encarecidamente el atrevimiento de venir a buscarle, así sin previo aviso y más aún, interrumpirle cuando usted debe estar infinitamente atareada con los preparativos para su viaje. Pero he regresado esta noche de mi año oscuro y no quería pasar ni un segundo más sin, primeramente saludarla y decirle que nuevamente estoy bajo su servicio; segundo, sin disfrutar del privilegio que es postrarme ante su magnífica presencia; y en tercer lugar, traerle este humilde obsequio de mi parte.-

El vampiro se levantó un poco para mostrarle el ramo de rosas negras a modo de ofrenda.

-Son rosas baccara o negras, porque son las únicas que no palidecerían ante su hermosura mi Señora. Aunque le advierto, no las mantenga cerca de usted por mucho tiempo o morirán de envidia seguramente.-

Anthony la miró a los ojos y sonrió, esperando de rodillas, la respuesta de su Reina.
avatar
Anthony Black
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 35

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flores para una reina (con Ursula)

Mensaje por Úrsula Kozlova el Mar Nov 19, 2013 11:20 am

La Reina giró la vista hacia Ileana cuando la joven doncella salió apresurada del salón como si rehuyera de la zona. Aquello la extrañó y sus ojos rojos se posaron sobre Easir con un claro cuestionamiento. El noruego simplemente negó con la cabeza en un gesto seco mientras le sostenía la mirada a su Reina. Úrsula frunció los labios con inconformidad y apoyó su espalda en el respaldo mientras de manera distraída pasaba sus dedos delicados sobre su sedoso cabello ébano que contrastaba con la pulcritud del sofá y el aire puro del salón del Séquito.

La mirada de la Reina recorría con algo de vagancia la zona recordando cada ápice de decoración que se encontraba allí y por un momento deseó quemar todo como había hecho con su guardarropa. Pero después recordó que toda la mansión tenía el mismo aire y rechinó los dientes con algo de molestia. Pero el ingreso del “joven vástago” llamó su atención y se irguió para prestarle atención al antiguo. Muchos desconocían la verdadera edad de Anthony pero Úrsula tenía una idea muy cercana de su historia en las distintas pistas que el hombre había dejado caer en los encuentros sociales que habían tenido.

Lo que más le agradaba de él es que sabía cómo complacer a una mujer con halagos. La Reina le  miró arrodillarse ante ella y se deleitó con cada una de las palabras que la boca del “niño” le profesaba. Sonrió de lado al notar que se había percatado del cambio de vestuario pero lo ignoró para escuchar el resto del relato que encantaba a sus oídos. Alargó las manos hasta el ramo de rosas negras y se las llevó hacia la nariz para percibir su delicioso aroma. Después tomó la mandíbula del rubio y se la alzó antes de soltarle y  hacerle un gesto para que besara su anillo de ópalo. La segunda joya más importante de todo el Clan Donovan, después del anillo del líder. –No es necesario que te arrodilles. Es un honor recibir tus visitas Anthony, lo cierto, es que todo el clan te ha extrañado- Dijo la Reina en retorno y lo invitó a sentarse a su lado mientras acariciaba los pétalos de sus flores favoritas.

El mismo salón estaba decorado con estas pero a diferencia de las que ahora estaban en sus manos, las otras en eran rosas blancas y rojas únicamente. El espécimen que había traído Anthony le había encantado pero, como no, más le gustó las palabras que abandonaron los voluptuosos labios de su acompañante. Ileana había vuelto de forma muy silenciosa y se había postrado al lado de Easir lo que hizo que la Reina frunciera el ceño –Además, fuiste anunciado por Ileana, querido Anthony. Estaba esperándote- Dijo y alargo la mano hacia su doncella llamándola para entregarle el ramo de rosas siguiendo el consejo de su vástago. La bailarina rusa se reacomodó en el sofá para observarle con curiosidad -¿Puedo ofrecerte algo para beber?- Preguntó la pelinegra con una sonrisa complacida en el rostro y, como buena anfitriona que era, espero la respuesta de su acompañante antes de pedir algo para ella.

-Oh, querido, sé que ustedes son muy herméticos sobre sus años de despegue pero…Tendrás que contarme aunque sea las minucias de tu viaje a través de las sombras de la soledad- Dijo la Reina mientras acariciaba su anillo de ópalo con divina paciencia.
avatar
Úrsula Kozlova
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 138

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flores para una reina (con Ursula)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.