La pureza de la sangre [Mensaje de los Lázaro a los queridos Donovan]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La pureza de la sangre [Mensaje de los Lázaro a los queridos Donovan]

Mensaje por Belle Samedi el Mar Nov 05, 2013 8:43 pm

Ópera de Viena:

Viena es hermosa. Sí, es hermosa. Realmente hermosa. Tan hermosa que nadie es capaz de ver al completo su belleza. Me gusta esta ciudad, es preciosa. No la había visitado con anterioridad. Qué cosas más bonitas, qué personalidad, qué colores... Las partes más emblemáticas de Viena están iluminadas como árboles de Navidad. Me encanta la Navidad. Y Viena. Amo Viena. La ópera es lo que más me gusta, la Ópera de Viena. En la Ópera de Viena cantan. Cantan ópera, y me encanta. Es hermoso, realmente hermoso

Es en la Ópera de Viena donde se supone que me reuniré con algún mensajero de los Donovan. Pero yo no me reúno con cualquiera. Juego con cualquiera. Manipulo a cualquiera. Eso sí. Pero tengo que asegurarme de que este mensaje llega ante el mismísimo Donovan. Así que no se lo daré a cualquiera. Pero estoy deseando ver quién viene a verme a la Ópera de Viena. Es tan hermosa la ópera... Me he vestido para la ocasión. Un vestido blanco ajustado con algunas decoraciones pomposas a los laterales del vestido, plateadas, hermosas. Como yo.

Todo es tan grande y pomposo dentro de la Ópera de Viena... Todo es a lo grande, todo es dorado y lujoso. Me gusta. ¿Qué dan hoy? Ah sí, es una ocasión especial. No es un solo libreto, es una serie de éxitos. Me siento en uno de los palcos para ver desde allí el espectáculo. Qué hermoso todo... La primera canción que nos acompaña es de la ópera Gianni Schicchi, la famosa "O mio babbino caro".



La escucho complacida mientras espero a que quien sea mi acompañante de esa noche llegue. Entonces, alguien llama a la puerta de mi palco. Cuando me giro, veo a un camarero elegantemente vestido ofreciéndome champagne.

Creí que estaba prohibido interrumpir a la gente en sus palcos —le espeto con una sonrisa pícara.

El joven se ruboriza y se adentra en la estancia cuando le hago un gesto con la mano. Comienzo a besarle el cuello con suavidad mientras el chico se estremece. Le acaricio el pelo y sus brazos comienzan a tocar mis pechos. Casi juraría que no se da ni cuenta del momento en que le muerdo, ocultándome entre las cortinas que se encuentran en una esquina del palco, con mucho cuidado de no mancharme. Me dio tiempo incluso a volver a mi asiento para escuchar la siguiente canción. Oh, esta canción era... la amaba, la AMO. Es tan... me llega hasta lo más hondo de mi ser inexistente, vacío y muerto. Si es cierto que yo estoy podrida, esto me purifica. Esto, y la sangre del joven que me acabo de comer.

avatar
Belle Samedi
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pureza de la sangre [Mensaje de los Lázaro a los queridos Donovan]

Mensaje por Stefan Kâlâescu el Miér Nov 06, 2013 12:39 pm

Lazaros. Incluso cubriendo su piel con el más caro de los perfumes, el aroma de ellos es incapaz de no ser distinguido por los Donovan. Casi como un ave percibe el aroma de un gato y se sabe observada antes de ver siquiera asomar la vil silueta de quien se convertirá, prontamente, en su asesino. Para los vampiros era difícil saber por qué razón cada clan era tan diferente al otro. De todos, los Donovan eran misterio y encanto; fuerza, potencia y belleza. Aquellos dioses capaces de matar con su sangre a las bestias conocidas como Likaios. Los Raphael eran guerreros, cuyos poderosos puños podrían abrir grietas en las paredes y sus cuerpos soportar el abrazo indirecto del sol…Y luego estaban los Lazaro. ¿qué estaban pensando los dioses cuando decidieron que seres como ellos podrían pertenecer a los clanes de sangre? Abrazaban la locura con tanto recelo que verles era un paso más a la demencia. Y fue por eso que el temible caballero de la oscuridad debió de mirar varias veces a la dama que se alimentaba de ese pobre joven para descubrir dónde estaba la falla de su cuerpo. Había visto lazarillos con anterioridad y ninguno tenía un rostro que podría siquiera considerarse normal. Pero esa mujer era diferente y aun así, desprendía un aura tan demente que Stefan dudó más de una vez en dejarse ver. Sin embargo, la reunión lo ameritaba.

Como una vil sombra que se forma de la nada, una silueta apareció en uno de los rincones del palco. Aumentaba de tamaño con los segundos, adquiriendo la forma poderosa de una espalda ancha y la mirada aguda de una pantera. Sus ojos eran del color de las grandes cortinas que cubrían el teatro, rojos tan intensos como la sangre misma que ahora humedecía los labios de la extraña mensajera. Las penumbras oscurecían sus formas, pero para quien viese con atención, él estaba ahí, se pie con la mirada puesta en el canto de aquellos cuya voz llegaba a los rincones más lejanos del teatro. Su aliento escapaba por la comisura de sus labios entreabiertos, los cuales tenían el rastro de una sonrisa. Si al principio no quiso que se le viese, ahora no le importaba que así fuese. Sus apariciones eran tan misteriosas como todo el velo que envolvía su ser.
La opera resonaba con gran potencia en su cuerpo, reaccionando este como si estuviese vivo ante la música exquisita que llegaba a sus oídos. Un gusto que pocos conocían del antiguo rumano, fantasma mismo de las formas que se perdían en la noche: La música le fascinaba.

‘-Ma il mio mistero e’ chiuso in me.’- citó con voz grave que acaricia su garganta como si emergiese del fondo mismo de su alma. Un vaho escapa con su aliento, como si el invierno envolviese el lugar pero, en realidad, el ambiente es tan cálido como la tecnología de los hombres permite serlo sin ser abrazado por el verano. Sin embargo, no ha vuelto a posar sus ojos en la mujer que le esperaba. Su mirada continuaba posada en aquel espectáculo que se abría bajo el palco donde ella había citado a su señor Donovan –‘Il nome mio nessun sapra…’ – agregó junto con el cantante que extendía su voz más allá de los confines mismos del entendimiento. Y es con esa oración que Stefan, la sombra del Lider de la oscuridad, abre su mirada carmesí y voltea su rostro a la mensajera de los renegados –A menos que usted, mi señora, me diga el suyo. – susurró con completa calma, siendo su voz tan grave que hasta parecía forzada, en un gesto que no sonreía abiertamente, pero que invitaba a entender que, sus ojos sí lo hacían.
avatar
Stefan Kâlâescu
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pureza de la sangre [Mensaje de los Lázaro a los queridos Donovan]

Mensaje por Marca de Sangre el Lun Sep 01, 2014 11:43 am


DARKNESS WILL END THIS NOW...
Belle, encargada de enviar el mensaje de su Padre a los Oscuros, se encuentra con Stefan, el guardián de Donovan líder de la Guardia Real. ¿Quién si no atendería las demandas de sus hermanos con el debido protocolo?
El intercambio, que en un principio les hace ver nimiedades que los acercan como "humanos", más tarde se vuelve meramente objetivo por lo que Stefan es informado del despertar de Lázaro, el antiquísimo vampiro. El cual irá a visitar a Donovan a su asombrosa Mansión de Viena.
Es indispensable que el mensaje llegue con suma rapidez a los Reyes pues la recepción de tal huésped necesitaba medidas más especiales. Así lo entiende Stefan y más pronto que tarde se retira con la vampira para mostrarle el camino hacia la Mansión, considerándola una huésped de honor.




Tus derechos terminan donde comienzan los del otro
●Guía de Inicio 《》 ● Letanías del foro  《》 ●Estatutos Básicos

avatar
Marca de Sangre
Admin

Mensajes : 231

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pureza de la sangre [Mensaje de los Lázaro a los queridos Donovan]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.