Hans "Capitán" Ritz

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hans "Capitán" Ritz

Mensaje por Hans Ritz el Miér Oct 30, 2013 11:42 am

Hans Ritz


   
Datos básicos
Nombre completo: Hans Ritz
   Apodos: “Capitán”
   Original o Predeterminado: Original
   Edad: 112 años
   Fecha de nacimiento: 13/09/1901
   Lugar de nacimiento: Zúrich, Suiza
   Raza: Licano.
   Luna en la cuál nació:Media Luna


   
   

   
Descripción Psicológica


   
Es un borde. Algo desagradable a veces, no le gusta demasiado la compañía y no soporta a los que él considera “gente repelente”, personas con poca personalidad o que no siguen lo que Hans piensa que es lo adecuado. Le ofende que los Ardwolf y los Fenrir consideren a los de su manada inferiores, por lo que lucha constantemente por demostrar que están equivocados. A su parecer, no ayuda en absoluto a su causa el tener a un líder tan incompetente como Alek Arthes. No tiene problema en integrarse con los humanos, pues se siente tan cómodo entre ellos como entre sus hermanos licántropos. No solo no se siente incómodo con la tecnología, sino que es un claro defensor de la misma, pues sabe que sin ella no habría podido seguir con vida.


   
Historia


   
Nacido en Zúrich, Suiza, hace 112 años. Hijo de un licántropo Likaios y una mujer humana. Su madre no le quiso nunca, por lo que Hans tuvo que irse con su padre desde muy joven a la gran ciudad de Likaia. Su conexión con los licanos siempre fue fuerte, se sentía tan lobo como humano, y no despreciaba ni a una raza ni a la otra. Creció viendo cómo su manada era el hazmerreír del resto de lobos, lo que le causaba una gran frustración. ¿Por qué no podían comprender que la fuerza estaba en la evolución? Ellos eran tan hijos de Gaia como el resto. Quizá Hans no fuera capaz de escuchar a la Madre Tierra, y quizá no se sintiera en gran conexión con la naturaleza, pero sabía que era un lobo orgulloso y en pleno derecho. Y se afanó por demostrarlo.
Durante muchos años se entrenó duramente por entrar en la guardia de Likaia, convirtiéndose en uno de sus mejores y más orgullosos guerreros. Nunca se le dieron especialmente bien las relaciones con otras personas, por lo que Hans siempre fue un chico reservado y algo áspero en ocasiones. Pero eso no impedía que una y otra vez demostrara su valía, convirtiéndose así en el Capitán de la Guardia de Likaia más joven que se había nombrado nunca. Y fue entonces cuando comenzó a tener más contacto con un lobo que había sido despreciado duramente por el resto de sus hermanos durante años: Teudis. Un lobo que se negaba a ser un lobo. Al principio le costó mucho confiar en él, pero luego Hans encontró en su hermano un poderoso aliado. Fue éste quien le introdujo en las habilidades del hombre con la industria, en las poderosas armas que creaban, en los inventos más innovadores. Fue Teudis quien le puso en contacto con armamento que Hans nunca habría visto si no llega a ser por el lobo que se negaba a ser lobo. Y fue Teudis quien se convirtió en su proveedor de armamento particular.

Quizá lo que más le costó aceptar a Hans fue el nombramiento de Alek Arthes como líder de la manada. No era un secreto que Hans hubiera deseado tal honor, ni tampoco que se consideraba mucho más capacitado que éste para llevar el cargo. Pero dejando a un lado sus deseos de haber llevado a la gloria y a la aceptación de su manada por parte del resto de licanos, lo que peor llevaba Hans era la colosal incompetencia con que Arthes desempeñaba su cargo. Era una persona repelente. Y su novia una mujer ridícula que se dedicaba a perder el tiempo con cuentos absurdos y novelas baratas que no le llevaban a ningún lado. Hans sabía con qué poca sutileza llevaban estos dos su condición de licanos ante el mundo de los humanos, y sabía que eso era una soberana estupidez. Porque Hans apoyaba la integración de los lobos con los humanos, pero sabía (y de primera mano) que éstos últimos no aceptarían a los licanos bajo ningún concepto. Solo le hacía falta recordar con qué desprecio su madre le repudió. No tenía ningún rencor hacia los humanos, pero era inteligente. Y sabía que la única razón por la que Alek Arthes era líder realmente era por su don de gentes, su sociabilidad. Bueno, eso y quizá el hecho de que se sacrificó cuando aún era humano por salvar la vida de la mujer del antiguo líder. Así que, en definitiva, a ojos de Hans Ritz, Alek Arthes era líder por enchufe en una manada que lo que menos hacía falta en esos momentos era favoritismos. No, Alek Arthes no había demostrado en absoluto su valía, y no, no estaba siendo un líder que ayudara a cambiar la visión que el resto de licanos tenían de ellos. Alek Arthes era un estúpido incompetente y Hans lo odiaba por ello.

Pasaron muchos, muchos años en los que Hans aguantó el “liderazgo” de Arthes con resignación. Siguió manteniendo protegida la ciudad de Likaia, se ganó un renombre y la gente lo conocía en muchas ocasiones simplemente como “El Capitán”. Pero hace dos años su modo de ver las cosas cambió.

El ataque fue por sorpresa, y muy bien organizado. Teudis y él caminaban por las proximidades de Likaia, charlando de banalidades y de tratos que querían cerrar en la sombra. Doce lobos atacaron. Hans no sabía si iban a por Teudis, a por él o a por ambos. Pero estaba claro que no solo iban a asustar. Tenían intenciones de matar. Hans ordenó a Teudis que huyera y luchó contra los asaltantes. A ocho los mató. Con los cuatro restantes no pudo. Y fue cuando éstos le arrancaron sus dos brazos de raíz, tirando a la vez de ambos hasta que se desmembraron por la fuerza de esos cuatro licántropos sedientos de sangre. Y por alguna razón, no le mataron. Decidieron que era mejor castigo dejar que se desangrara por las bajas que ellos habían sufrido. Decidieron huir, llevándose los cuerpos de sus camaradas caídos y no dejando ni rastro. Hans se estaba muriendo, solo en el bosque y sin fuerzas para pedir ayuda. Pero Teudis no se había ido. Cuando Hans lo vio llegar, no le quedaban fuerzas para decir nada más, y simplemente se desmayó.

Cuando despertó, Teudis le informó que había pasado dos semanas en coma. Hans se miró al espejo. Tardó tiempo en aceptarlo, pero supo que su amigo no había tenido más remedio y que con eso le había salvado la vida. Dos brazos mecánicos sustituían ahora a los brazos originales, y un montón de prótesis le recubrían el cuerpo. Teudis le había salvado la vida, sí, y además le había mejorado en todos los aspectos. Era más fuerte, más rápido y más sigiloso. Contaba con unos brazos capaces de triturar el acero y que desplegaban cada uno una cuchilla oculta de cincuenta centímetros de largo capaces de cortar cualquier cosa. Le incluyó unas monturas de gafas retráctiles adheridas al cráneo que le permitían analizar materiales y ver a través de muros y puertas que no fueran de titanio. Y le llenó de pequeños aparatos que le permitían mejorar sus habilidades como cazador. Pero todo aquello tenía un coste: Hans no podría volver a transformarse en lobo nunca más. Si lo hiciera, perdería las prótesis y de nuevo se quedaría sin brazos. Tendría que aprender a usar todas sus habilidades como cazador y a desarrollar sus sentidos con su forma humana, del mismo modo que tendría todas esas nuevas tecnologías para ayudarle a sobrevivir y a que no fuera una desventaja el que no pudiera usar su forma de lobo. Dicha noticia le sumió en una profunda depresión durante meses. Cuando al fin consiguió recuperarse, su determinación era más fuerte que nunca. Estaba decidido a encontrar a los lobos traidores que le habían atacado y a arrancarles la cabeza de sus cuerpos. Ahora su devoción hacia su manada no era lo único que le movía. También le cegaba la venganza.


   
Diseñado por Elektra para Guerra de Sangre.
avatar
Hans Ritz
MANADA DE LIKAIOS
MANADA DE LIKAIOS

Mensajes : 14

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hans "Capitán" Ritz

Mensaje por Marca del Lobo el Miér Oct 30, 2013 12:13 pm

Un licano incapaz de transformarse en un lobo y que, aun así, es un guerrero implacable. Tu fama te precede, hijo de hombres y lobos. Desconozco cuál fue la razón de no haberte elegido Lider en su momento pero, actualmente, eres el capitán que la guardia de Likaia respeta y por quien moriría de él ordenarlo.

Mutilado y aun así, caminando como un titán sobre la tierra.

Sé bienvenido a este mundo de tinieblas, hijo de la Luna. Que tu pasar por este mundo te entregue la venganza que tanto anhelas.


Si estás dispuesto a beber el veneno amargo de la cruel eternidad, te ofrezco mi mano...

• Guía de Inicio • Letanías del foro • Estatutos Básicos

avatar
Marca del Lobo
Admin

Mensajes : 390

Ver perfil de usuario http://guerradesangre.foro-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.