Removiendo el Pasado -[Flashback]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Removiendo el Pasado -[Flashback]

Mensaje por Evans Cromwell el Dom Oct 27, 2013 11:54 am

Luego de la explosión en la Torre de los Antiguos.
-30 días antes.-
_____________________

Demasiadas cosas, demasiado juntas y demasiado pronto. Aun estaba molesto e incomodo al no saber dónde estaba Arcueid, sumado al hecho de ver el chocante espectáculo de amigos y conocidos suyos volviéndose uno con las cenizas. Sin embargo, era un mercenario y si había algo para lo cual el Raphael se preparaba cada momento antes de salir a cazar era a la posibilidad de no volver jamás. Son guerreros y la muerte era una amante que siempre podía volver a reclamarles su existencia. Por supuesto, no estaba en ellos ponérsela fácil tampoco. Aun así, luego de las locuras que habían estado desfilando por su mente los últimos tiempos, Evans empezaba a acariciar la idea de abrazar a esa caprichosa parca cada vez con más interés. Y entonces, cuando iba a perder la cabeza; cuando la idea de Dimitri y Raphael desapareciendo ante él se volvía realmente insoportable, aparecía ella. Arcueid se había vuelto demasiado importante para el cazador y no había día en el cual no se torturase con la idea.

Pero ese día era diferente. Ese día tanto el sol como la luna emergieron cubiertos de sangre, rememorando la caída de numerosos hermanos a causa de un mal nacido que había querido dejar un mensaje. Y él estaba ahí, perdiendo el tiempo con una idiota a quien no podía matar porque un antiguo le había permitido seguir viviendo sabrían los dioses por qué. Cuando iba a salirse de la habitación, la voz de Carlyle le interrumpió, haciendo que los ojos ambarinos del mercenario se posasen en él con respeto. Desde que le vio, apenas habían cruzado palabra y no tenía forma de poder detenerse a preguntar o explicar nada mientras la fortaleza sufría un ataque. Ya con las cosas más calmas; con Dennan protegiendo el cadáver del Lider y con la única maldita sospechosa capturada (cosa que se le hacía una escupida directo al orgullo dado que no se creía que esa idiota hubiese tenido algo que ver con lo sucedido al considerarla demasiado inútil, incluso para ello) por fin podía darse un instante para poder detenerse, encender un cigarrillo y ponerse al día con ese hombre que había vuelto, literalmente, del mundo de los muertos. Y en momentos como ese, cuando los Raphael se desglosaban de forma tan marcada, Carlyle era una luz en medio de la oscuridad, por rosa que sonase.
Con sumo respeto asintió hacia los deseos expuestos del vampiro de ver lo que quedaba de Raphael. No era para menos, a decir verdad. Evans no solía ser un hombre impresionable puesto que, del uno al diez, podría decir que lo había visto todo. Pero aun era un crío en algunos aspectos y lo notó en el instante en que Dennan le relató lo que había visto junto con Rowan: El cadáver de Raphael, aquel que había sido cuidadosamente depositado en una cripta, esperando el instante en que se eligiese un sucesor, ardiendo como una antorcha mientras pesados clavos atravesaban sus muñecas. De verdad ¿Alguien creía que la idiota de Luna podía haber tenido el estomago para algo así? Ni siquiera podía alimentarse de humanos.

"¿Te importa acompañarme a los que serán mis aposentos, Evans? Aún no me han alojado en ningún sitio, y me gustaría saber dónde voy a instalarme. Tengo ganas de ir a ver a Raphael para... despedirme. Pero antes creo que es más importante que hablemos de ciertas cosas en privado."- le habría dicho Carlyle antes de que el cazador abandonase la sala de interrogación.

-Entiendo. Desde que te marchaste, las cortesanas han mantenido tu habitación intacta. Nuestro Lider era un hombre rudo pero tenía un marcado sentido del respeto – diría a la vez que le invitaba a seguirle. Sabía que era difícil que Carlyle hubiese olvidado el camino a sus propios aposentos pero, uno nunca sabe. Él no tenía seiscientos años y siempre se olvidaba de todo lo que no fuese estrictamente necesario recordar. Aun había movimiento en la fortaleza pero éste empezaba a decaer con la salida de los primeros rayos del sol. Evans se preguntaba cuánto tardarían los humanos en notar que una Fortaleza en medio de Londres había sido atacada y cómo carajos encontrarían la excusa para sacarlos corriendo sin levantar sospechas. Pero esa no era su area. Los sabios se encargarían de aquello ¿Él qué quería hacer? Preguntar y hablar. Hablar hasta que desease arrancarse la lengua y Carlyle era una gran razón para que ese deseo, tan poco habitual, surgiese en el cazador –No sé ni cómo comenzar esta conversación, Carlyle. Si me preguntas, aun creo que estoy loco e imagino cosas. No pensé que eras tu hasta que casi te cargas a Dennan…- dijo, sonriendo con la mitad de los labios mientras caminaba con calma.- ¿Cómo es posible que hayas vuelto justo en este momento? -
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Removiendo el Pasado -[Flashback]

Mensaje por Carlyle el Dom Oct 27, 2013 1:36 pm

No estaba para nada contento con Evans. Bueno, para qué engañarnos, no estaba para nada contento con nada de esa noche. Pero lo de Evans era de las cosas que más le removían por dentro. Desde el segundo en que confirmó sus sospechas, a través del general Akechi, que Raphael había muerto, su mente de anciano no podía entender por qué aún no se había elegido a un nuevo líder para el clan. Del mismo modo, sabía que Evans era el candidato más apto para el puesto, y no entendía por qué eludía tal responsabilidad. Y lo que más rabia le daba era saber que, si no hubiera sido porque Evans se negaba a aceptar su camino, la Torre de los Antiguos no habría sido atacada esa noche, porque la sangre del fallecido Raphael ya habría sido usada en el ritual para escoger al nuevo líder. En el fondo, por mucho que le costara aceptarlo, una parte de él culpaba a Evans por esta situación.


Tras llegar a sus aposentos de siempre, observó el lugar con nostalgia. Nada había cambiado, al parecer Raphael había ordenado que mantuvieran el lugar tal y como Carlyle lo había dejado. Comenzó a formársele un nudo en el estómago y quiso dejar de pensar en ello. Por fortuna, Evans comenzó a hablarle acerca de su encuentro en la Torre de los Antiguos, y cuando vio que le sonreía, éste le devolvió la sonrisa. Nunca había tenido gran intimidad con Evans, es cierto, pero Carlyle siempre lo había respetado, y sabía el gran cariño que Raphael sentía por él. Y eso era más que suficiente para que Carlyle sintiera la necesidad de entender el por qué de su comportamiento. Porque, aunque no gozaran de gran intimidad, al menos todavía, Carlyle siempre había sido totalmente honesto con Cromwell, y sabía que éste lo agradecía. Y este caso no iba a ser diferente.

Así que ese pobre desgraciado se llama Dennan. Supongo que le debo una disculpa, no lo sé. La situación era algo caótica y yo no sabía muy bien en quién se podía confiar, ya que no conozco a practicamente nadie. Sea como sea, tampoco te puedo decir cómo es posible que haya vuelto justo en este momento. He estado en Letargo doscientos largos años, y hace varias semanas desperté violentamente, con lo que parecía una visión de Raphael ardiendo... Carlyle guardó silencio durante un instante. Quizá era demasiado pronto para hablarle de lo que parecía más un claro asesinato que un suicidio voluntario. El caso es que volví aquí lo más rápido que me fue posible. Demasiadas cosas habían cambiado y tuve que adaptarme a los nuevos tiempos a una velocidad de vértigo. Pero mi periplo ahora mismo no importa mucho, Evans. Me gustaría que me contaras por qué seguimos sin un nuevo líder Raphael desde que el último muriera. Y de paso, cuéntame por qué alguien tendría motivos tan osados como quemar toda una torre para destruír solo un cuerpo y así evitar la línea de sucesión en el liderazgo. O cuéntame quién tuvo la genial idea de apresar a una incompetente como esa niña, Luna Midnight, y pensar que fue la causante de algo tan arriesgado y duro para nosotros como la quema de la Torre de los Antiguos.

El enfado de Carlyle comenzaba a ser claramente visible. Respiró profundamente un par de veces para relajarse, y esperó a que Evans le contestara.
avatar
Carlyle
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 93

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Removiendo el Pasado -[Flashback]

Mensaje por Evans Cromwell el Lun Oct 28, 2013 12:27 pm

Podía esperar el sermón. O mejor dicho, se había olvidado de lo que era recibir uno. Desde la caída de Dimitri, se había vuelto el pilar donde Raphael se aferraba. Había dejado de ser el aprendiz para volverse el compañero, y en todo ese tiempo nunca pensó que llegaría el instante en que alguien le pidiese que fuese algo más que eso para el clan. Él no era Lider y no había vez que no lo dejase en claro ante Raphael o ante cualquiera. Pero había una realidad: después de la muerte del gran guerrero, Evans simplemente optó por obviar el tema de sucesión sabiendo que ese honor estaba dirigido a él o a Eliah. Y sabiendo que Eliah no estaba preparado para cargarse sobre la espalda un clan completo, así como él mismo no lo estaba. Despues del enfrentamiento con su mejor amigo gracias a la intromisión de la arpía prostituta que aun lucía su cabeza demente sobre sus hombros, Evans reafirmó aquella posición respecto a su camarada. Ya podía visualizarlo: Eliah al poder y la elite de los Raphael se llenaría de un montón de imbéciles con buenas piernas y cerebro de aire.

Su espalda estaba apoyada sobre la pared luego de ingresar a la habitación, sintiendo el aroma del encierro apenas lo hubo cruzado. Aun así, el aroma en esos instantes era un tema demasiado secundario para prestarle atención. El cazador había olvidado lo que significaba que lo sermoneasen pero apenas hubo visto la mirada de Carlyle sobre él, se quedó en tranquila espera a que eso pasase, casi como si su sola mirada lo pidiese. Casi como si dijese ‘Necesito que me digas que estoy mal. Que alguien lo haga’
Sus ojos ambarinos destellaron un instante al escuchar las palabras del antiguo. ¿Letargo? Una línea atravesó su entrecejo al escuchar ese término. Recordaba haberlo leído en alguno de esos libros malos sobre vampiros que ardían en las librerías pero nunca pensó que escucharía el término de los labios de uno de los vampiros más antiguos que había conocido. -¿Letargo? – Preguntó, viéndole con interés - ¿Acaso es cierto? ¿Los vampiros necesitan letargar? – agregó, mientras sus cabellos caían sobre su frente pálida, para posteriormente entrecerrar los ojos - ¿Cómo es posible que, además de eso, hayas visto lo que pasó aquí? Pensé que solo los Donovan tenían ese vínculo metafísico con otros vampiros…-

Levantó ambas cejas luego de que Carlyle dijese todo lo demás. Por fin lo había soltado. Era cosa de tiempo que el gran docto asesino. Escuchó con total respeto puesto que, a pesar de ser un cazador de carácter relajado, jamás faltaría el respeto a un superior. Eso era algo que tanto Raphael como Carlyle reconocerían del mercenario. Era un muchacho problemas, sí, pero seguía a los Líderes sin dudar, llegando a dar su cabeza con tal de cumplir las ordenes de aquellos que se ganaban su respeto. Los labios de Evans se mantenían presionados. De todas esas preguntas, había solo una que él podía responder – No hay sucesor, Carlyle – dijo secamente, viendo al antiguo a los ojos – Actualmente solo hay dos nombres para tomar el liderazgo: Eliah es uno – empezó a decir, levantando el dedo índice – Y el otro soy yo – suspiró, casi como si decirlo le costase más incluso que pensarlo todo el tiempo. Notaba que la respiración de Carlyle era más rápida y en sus propias facciones, en lo más profundo de su mirada se empezaba a traslucir el vestigio del enojo que el antiguo había estado conteniendo en su ser. Antes que él preguntase lo obvio, Evans continuó - ¿Por qué atacaron la torre? ¿Por qué hicieron eso con el cuerpo? Solo puedo pensar en un mensaje. Algo que nos diga a los Raphael lo expuestos que estamos. Y sobre Luna no tengo idea. Ya dije, de haber sido yo quien la encontraba, su cabeza estaría en el suelo y no sobre su cuello…- rugió, recordando aquel estúpido interrogatorio – Pero Mitsuhide no tiene el mismo código que yo – agregó, finalmente.

Sus hombros se movieron apenas y rápidamente humedeció sus labios, mirando a los ojos al temible guerrero – Sé a dónde apuntas, Carlyle. Y sé que sabes que Eliah no es apto para cargar el peso del clan sobre sus hombros; no es más que un crío. Pero te equivocas si piensas que soy mejor que él para el cargo…-empezó a decir mientras volvía la mirada, casi como si buscase las palabras en alguna pared para poder explicarse. Después de tanto tiempo tener a alguien como Carlyle presente era para él como volver a ver a un tío luego de perder a toda la familia. Nunca fueron especialmente unidos pero, sin Raphael para aclarar su mente, ¿Quién más podía acudir a ayudarle? ¿Lucius? El anciano no era guerrero. Desconocía los fantasmas que azotan la mente de aquellos que lo han perdido todo frente a sus ojos – Cuando te vi creí que eras una visión. Desde hace tiempo, mi mente no es tan leal como antes...-empezó a decir mientras apretaba los labios, mordiéndolos apenas, volviendo a verle a los ojos – Mi mente no está bien. Si tomase el control del clan, éste se iría directo al suelo. No soy lo suficientemente estable para tomar el titulo de Raphael. Puedo cazar, vivo para hacerlo. Pelear, matar y morir. Pero no liderar…- confesó, cerrando los ojos con pesar – No puedo…- su mente era su peor enemigo ahora. Luego de la muerte de Raphael, Evans se había vuelto un árbol que era azotado constantemente por la tormenta y que, tarde o temprano, terminaría por quebrarse.
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Removiendo el Pasado -[Flashback]

Mensaje por Carlyle el Miér Oct 30, 2013 11:07 am

Evans comenzó a preguntar acerca del Letargo. Carlyle había olvidado que ya incluso antes de que se fuera, pocos creían en ello, y muchos lo consideraban un simple mito de la época dorada de los vampiros. Pero Evans ya tenía una edad considerable, y le sorprendió en una primera instancia que no tuviera conocimiento alguno acerca del Letargo. Pero entonces lo entendió. Evans siempre había sido un guerrero, uno de los mejores, pero nunca había tenido especial interés en la investigación, fuera del campo que fuera, a menos que se tratara de investigar algo acerca de licántropos o algún otro enemigo. Evans no había sido un estudioso, un hombre de conocimiento, y Carlyle sí. Además, cuando éste mencionó el Letargo pudo ver un extraño brillo en los ojos de Cromwell, como si en lo más profundo de su ser estuviera deseando algo así para él poder descansar.

El Letargo es algo tan real y necesario como el aire que respiramos, como que tú y yo estemos aquí manteniendo esta conversación, Evans. Llega un momento en la vida de todo vampiro en el que uno tiene que elegirrecordó entonces los versos escritos por Shakespeare en el monólogo más famoso que había publicado en toda su vida. La decisión básicamente es elegir entre morir o dormir en un sueño que no sabemos cuán eterno será. Déjame que te narre un monólogo harto conocido por todos. Y dime después si entiendes el mensaje que te quiero decir con esto:

«Ser o no ser... He ahí el dilema.

¿Qué es mejor para el alma,

sufrir insultos de Fortuna, golpes, dardos,

o levantarse en armas contra el océano del mal,

y oponerse a él y que así cesen? Morir, dormir...

Nada más; y decir así que con un sueño

damos fin a las llagas del corazón

y a todos los males, herencia de la carne,

y decir: ven, consumación, yo te deseo. Morir, dormir,

dormir... ¡Soñar acaso! ¡Qué difícil! Pues en el sueño

de la muerte ¿qué sueños sobrevendrán

cuando despojados de ataduras mortales

encontremos la paz? He ahí la razón

por la que tan longeva llega a ser la desgracia.

¿Pues quién podrá soportar los azotes y las burlas del mundo,

la injusticia del tirano, la afrenta del soberbio,

la angustia del amor despreciado, la espera del juicio,

la arrogancia del poderoso, y la humillación

que la virtud recibe de quien es indigno,

cuando uno mismo tiene a su alcance el descanso

en el filo desnudo del puñal? ¿Quién puede soportar

tanto? ¿Gemir tanto? ¿Llevar de la vida una carga

tan pesada? Nadie, si no fuera por ese algo tras la muerte

—ese país por descubrir, de cuyos confines

ningún viajero retorna— que confunde la voluntad

haciéndonos pacientes ante el infortunio

antes que volar hacia un mal desconocido.

La consciencia, así, hace a todos cobardes

y, así, el natural color de la resolución

se desvanece en tenues sombras del pensamiento;

y así empresas de importancia, y de gran valía,

llegan a torcer su rumbo al considerarse

para nunca volver a merecer el nombre

de la acción»


Carlyle se tomó una pausa tras recitar el fragmento de Hamlet. Luego, continuó respondiendo a su duda.

No sé lo que vi, Evans. Eso quiero dejarlo claro —«porque vi cómo alguien quemaba a Raphael, lo asesinaba, y eso es algo que no se puede anunciar a la ligera»—. Simplemente sé que hubo algo que me despertó. ¿Una visión? ¿Una sensación? No lo sé. Pero era evidente que Raphael y yo estábamos muy unidos. No solo nuestra amistad nos ataba. Ambos fuimos convertidos por el anterior Raphael, ambos somos hermanos de sangre de la forma más pura que se pueda concebir. Ambos hemos estado juntos durante siglos, hemos combatido juntos y conocíamos todos los secretos del otro. Tal complicidad crea, por descarte, algún tipo de conexión que ni tú ni yo llegaremos nunca a comprender.

Y se quedó en silencio escuchando lo que Evans tenía que decir ante su clara indirecta hacia la dirección de este último. Al por qué no había un nuevo líder guiando al clan. Y cada vez que una nueva palabra salía de su boca, la decepción y la furia de Carlyle crecían. Hasta que Evans pronunció sus últimas palabras.

Mi mente no está bien. Si tomase el control del clan, éste se iría directo al suelo. No soy lo suficientemente estable para tomar el titulo de Raphael. Puedo cazar, vivo para hacerlo. Pelear, matar y morir. Pero no liderar… No puedo…

Y el puñetazo vino solo. Vino tan rápido y de una forma tan inesperada que a Evans no le dio tiempo a verlo venir ni a evitarlo.

Cuando Evans cayó al suelo debido al golpe, Carlyle se abalanzó sobre él, lo cogió del cuello de la camisa con la mano izquierda, y alzó su mano derecha extendiendo los dedos como garras en claro gesto amenazante hacia él. Sus colmillos emergieron, sus ojos chispeaban rabia y una voz furiosa emergió de la garganta del docto.

¡No te atrevas, Cromwell! ¡Ni se te ocurra manchar la memoria de Raphael poniendo en duda la confianza que depositó en ti! ¿Eso eres? ¿Una despreciable rata incapaz de pensar en nada que no sea él mismo? ¿Un cobarde que se oculta tras deplorables frases como "no puedo" o "mi mente no está bien"? Me das asco. ¿Qué crees que hago yo aquí, aparte de perder mi tiempo hablando contigo, si no es para hacerte ver lo que tú eres incapaz de ver? ¡Reacciona!en ese momento Carlyle se detuvo, respirando con dificultad debido a la excitación, se tomó unos segundos para calmarse y soltó a Evans. Retrocedió unos pasos y, dando la espalda al cazador, continuó, esta vez con un claro tinte de tristeza en su voz. Raphael creía en ti, Evans. Yo creo en ti. Ambos veíamos cosas que tú no eres capaz de ver. Entiendo... entiendo que estés cansadoCarlyle se giró, y miró directamente a Evans a los ojos. Yo también lo estuve. Pero debemos aprender a reponernos, a sobrepasar nuestras propias necesidades en favor de los demás. En eso consiste ser un líder. No existen palabras como "no puedo" o "no sé hacerlo". Nada es imposible, Cromwell. Nada. Debes aceptar que a veces un líder tiene que serlo aun cuando no lo desea. Debes aceptar que los demás te ven como su guía, y eso nadie lo va a cambiarel anciano se aproximó a su compañero y le puso una mano en el hombro. Si llega el momento y es necesario, puedo encargarme de la regencia del clan de forma temporal, nunca definitiva. Soy consicente de que no te ves preparado. Y quizá no lo estés. Has sido preparado y entrenado en el arte de la guerra como nadie, pero nadie te ha entrenado en el arte de la paz. Nadie te ha enseñado cómo liderar. Quizá sea el momento de que aprendamos mutuamente del otro, Evans Cromwell, si aceptas mis condiciones. Sé mi pupilo, déjame enseñarte a cómo liderar un clan, y yo asumiré si es necesario la regiduría temporal de nuestra gente, pero con la condición de que finalmente tú asumas tu condición de sucesor de Raphael. Aunque no lo veas, eres el más capacitado para el cargo. Yo creo en ti.
avatar
Carlyle
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 93

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Removiendo el Pasado -[Flashback]

Mensaje por Evans Cromwell el Miér Nov 06, 2013 9:04 pm

El letargo. La idea sonaba en su mente como la caricia de una mujer en su cuerpo. Cada músculo de éste se suavizó al instante y sus ojos empañados en la neblina que caía bajo su mirada en forma de ojeras. Lo sintió como una bocanada de aire fresco en su rostro mientras sus dientes se separaban y todo su ser se relajaba. Letargo…la sola mención invitaba a un abrazo tácito como si se tratase de las manos de una cortesana invitándole a perderse en ella. Como si Carlyle interpretase en la mirada del cazador aquel anhelo que invitaba a su ser a saltar en aquel respiro del tiempo y el espacio, recitó un poema que antes Evans había oído pero que, gracias a no tener una mente estudiada en ello, rapidamente olvidó. Si supo de dónde había salido aquello fue con la primer frase, común hasta para el más tonto de los hombres ‘Ser o no ser; he ahí el dilema’. Aquel que había escrito tal trozo de arte seguramente se había visto aquejado por una vida que esperaba, terminase pronto. Y la piadosa parca eligió seguir su camino atacando a desdichados amantes o pobres padres o hijos para acudir a él mucho tiempo después de su condenado canto. Estaba cansado ya de tanto vivir, de tanto pelear. De abrir los ojos y verse a sí mismo en el reflejo que le mostraba el espejo. Pero por encima de cada cosa en ese mundo vacío de guerras y conflictos, Evans estaba cansado de ver morir a los suyos. Dimitri aun palpitaba como una cicatriz lacerante en su interior y volvía con cada amanecer para recordarle que le había abandonado. Para mirarle a los ojos en forma de sombra y decirle que sabía lo que él sentía por la mujer que debía proteger, no engatusar. Estaba cansado de pensar en qué llevó a Raphael al suicidio y harto de notar como sus amigos caminaban por otras rutas tan lejanas a las propias. Envidió a Dennan por la batalla que tuvo contra Galliard y en su interior, maldijo su destino de no haber sido él el enviado allá. Una pelea, una última pelea. ¿Había muerte más gloriosa para un guerrero como él?

La confesión de Carlyle atrajo los ojos ambarinos sobre él como si fuesen los de un felino en alerta. Jamás había escuchado cosas semejantes entre los guerreros Raphael. Introdujo su mano en el interior de la chaqueta y extrajo un atado de cigarrillos. El aroma al tabaco quemado era uno de los pocos recuerdos que despertaba su pasado en el cual caminaba entre los vivos. No sabía a qué asociarlo pero le agradaba -¿Una conexión? – preguntó con los labios aun presionados sosteniendo el cigarrillo por el filtro – Dicen que la muerte abre umbrales. Entre quienes vemos a la no existencia durante una batalla, aprendes a leer sus ojos antes que a escuchar su voz. Pensé que era un reflejo pero, quizás es más fuerte. No lo se. No sé hasta que punto hay conexión entre los vampiros pero, no dudo de que exista…- susurró.

Estaba por encender el cigarrillo cuando, de la nada, un puño cruzó el aire. No alcanzó a soltar el filtro dado que los nudillos chocaron de lleno en el lado derecho de su rostro y tal fue el embiste que su cuerpo siguió el impacto para tener que sostenerse con una de las mesas que adornaban la habitación. Sus ojos se tiñeron de rojo al instante en una reacción defensiva, volviendo su mirada a Carlyle con despecho y molestia - ¡¿Qué demonios pasa contigo?!- elevó su voz como un rugido. Pero su discurso dijo cosas que dejaron al cazador completamente pasmado. Sus ojos se mantenían abiertos, recibiendo cada ponzoñosa frase como un adolescente estúpido al que estaban reprendiendo. Tardaste demasiado en aparecer, Carlyle. Deberías de haber llegado antes y ese cazador no se hubiese caído de la forma en que lo hizo. Pero mejor tarde que nunca dicen los sabios. Con perpetuo y respetuoso silencio observó al anciano mientras éste hablaba con la serenidad de quien acaba de soltar su ira de repente y ahora solo busca terminar de arreglar el espejo roto. Y por un momento, mientras estaba de espaldas; por un glorioso instante mientras CArlyle no le veía, Evans fue victima de su mente una vez más. A su lado, como dos figuras sin forma, vio dos miradas más que se posaban sobre él: Dimitri, joven y calmo, con la característica quietud en el rostro que todos reconocían y sus cabellos cayendo negros cómo el ébano sobre su frente. Y a la derecha del anciano, el otro viejo. Su padre. Aquel que le había elegido por encima de cualquier guerrero o sabio más capacitado. -‘¿Qué pensarías de mi ahora?’- se preguntó. Y toda la vergüenza que un hombre es capaz de sentir cayó sobre su cuerpo como una cascada.

Pero de nuevo, la mano de Carlyle se posaba sobre él. Esta vez no en su rostro y no en forma de puño. Esta vez, en su hombro, como un guerrero que tiende la diestra al otro. Al abrir sus ojos, Evans tenía una mirada diferente. Determinante. Asintió con la cabeza ante aquella propuesta y volvió a ponerse erguido como el guerrero que era. El escudo de Londres y de la casa de la sangre; el próximo Raphael –Necesitaba el golpe – dijo seriamente, asintiendo con la cabeza – Así como necesito un maestro también. Está bien, Carlyle. Bajo tus condiciones, acepto tu propuesta. Tenemos que levantar nuestra fortaleza y nuestro clan – sus ojos estaban viendo directamente a los ojos del otro guerrero con la fortaleza de los héroes-Tenemos que vengarnos del hijo de puta que se atrevió a reírse de los Raphael y fue lo suficientemente estúpido para pensar que no haríamos nada…-
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Removiendo el Pasado -[Flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.