El placer será absolutamente mío - Clan Rafael

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El placer será absolutamente mío - Clan Rafael

Mensaje por Isis el Mar Oct 22, 2013 6:12 pm



La tenue iluminación, las velas perfumadas prendidas y los inciensos encendidos que ya inundaban la habitación con ese aroma dulzón de las rosas, mezclado con una pizca de canela y azafrán; la calefacción manteniendo la temperatura adecuada para sentir el suficiente calor para que fuese agradable, andar semi desnudo en el cuarto y el repetitivo sonido de una música tranquila, saliendo de un dispositivo electrónico, mezclado con el sonido de una fuente, que produce un pequeño chorro de agua, cayendo sobre unas piedras, creaban una atmósfera de relajación absoluta.

En el medio de la gran recámara, se encontraba la gran cama con dosel, envuelta en cortinas traslúcidas de color rojo, a juego con las almohadas de plumas y las cobijas aterciopeladas, que cubrían las sábanas negras. En el medio del mueble se encontraba la Rosa Iluminada; una de las más hábiles cortesanas del clan Rafael, con la túnica por la cintura, mientras untaba aceite caliente en su piel, recién bañada en las aguas con sales, esencias de vainilla y canela, miel, pétalos de rosa y champagne que llenaban la bañera que había a unos cuantos pasos de la cama.


Isis sonreía mientras acariciaba su cuerpo con delicadeza. Era el final del ritual de todas las noches: Había despertado, temprano, justo con la puesta del sol, vistió con ropa deportiva y salió a trotar una hora por la ciudad. Luego, llegó a la fortaleza de los Rafael, se alimentó de alguno de los mortales que tenían a modo de ganado, premiándolo con un fuerte orgasmo a cambio de su sangre, la cual succionó con ganas mientras el humano llegaba al clímax. Después, subió a sus aposentos, en el ala del castillo reservado para las cortesanas y seleccionó la túnica para la noche, llenó la bañera con agua hirviendo, mezclada con las sales y esencias, lavó su cuerpo y luego se levantó para dejar escurrir todo líquido de su lisa piel inmaculada y desnuda. Se sentó frente al espejo y peinó su cabellera con un cepillo perfumado con fragancia de flores. Después se puso de pie frente al espejo sonriendo, detallando su cuerpo y pellizcó sus pezones para endurecerlos, detalló sus gluteos, los cuales masajeó con una mezcla de aceite de almendras y vinagre de manzana. Detalló su pelvis, su monte de venus el cual al tacto, poco a poco se asemejaba a la piel de un durazno, a medida iba bajando su mano por su cuerpo. Sonrió con picardía, se colocó su túnica y se dio media vuelta para llegar al camastrón, en el que se sentó con las piernas cruzadas, dejando deslizar la túnica por su espalda para untar aceite caliente en sus hombros, brazos, pecho y espalda.


Ya habían tocado las doce campanadas. Era hora de comenzar a prestar servicio a los aguerridos cazadores del clan. Nuevamente adoptaría las máscaras, las poses, las actitudes, las perversiones y las fantasías acorde a las parafilias de cada uno y una de las guerreras a los cuales enloquecería de placer, convirtiendo a los feroces depredadores salvajes del clan, en presa de los encantos de su cortesana favorita.


La puerta sonó cuando alguien tocó tres veces. -¡Adelante!- dijo sonriendo y luego, mientras el visitante entraba, subió la túnica a la velocidad exacta para poder darle un adelanto de lo que conseguiría más adentrada la noche, a su próximo amante -Pase, ya estoy dando servicio-
avatar
Isis
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.