El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Lázaro el Mar Oct 08, 2013 4:40 am

----------------------------------

OFF ROL:

Hola muchachos, 

Con la llegada de la crónica 2,  usare este tema para que los lazarus que desean participar puedan unirse al viaje. 

Si 3 personas respondieron después de ustedes , ya pueden volver a responder y vuelven a esperar 3 respuestas. 

Asimismo yo puedo otorgar la palabra a alguien específico según la historia.  Si nuevos lazarus desean unirse a la trama envíenme un mp así coordinamos su introducción. 


Espero que se diviertan mucho con esta trama y me hagan llegar sus consultas por mensaje privado. 

Saludos,

-------------------------------



La noche ya estaba en una etapa avanzada, las luces de los faroles y las calles adornaban la ciudad de Budapest; sin embargo bajo la misma en un mundo casi subterráneo yacía otro tipo de sociedad, los renegados continuaban poblando esa pesadilla desconocida para muchos, mientras en lo más profundo de sus túneles yacía un gran salón...amplio...circular...vacío...lo único que en este gran cuarto existía era un trono ubicado en el centro del mismo...la piedra caliza con la que estaba hecho ese asiento servía de descanso para un cuerpo casi sepulcral; ahí yacía el líder de los renegados...su rostro cubierto y su cuerpo inmóvil parecía dar un silencio asfixiante a la gran habitación...aquella esquelética presencia compuesta más por huesos...y los despojos de carne que pudieran abrigarse bajo esa piel.
 
"Fausto"
 
El nombre resonó en la mente del vampiro que en una vida estudió la medicina humana...la voz era cálida y abrigadora...Fausto probablemente podía sentir ese regocijo que le envolvía contra su voluntad...aquella sensación casi emulando el amor de un padre...la protección de un ser superior...como una serpiente que constriñe a su presa...como el gusano que devora una fruta desde su interior...aquel inevitable poder que emanaba de un solo ser...Lázaro indicaba su orden
 
"llama a mis hijos...y vengan a verme"
 
Ese fue el mensaje que resonó en la mente de doctor de la muerte...el italiano que abrazó la curiosidad en una vida y en la actual...
 
"...Hijos...quiero verlos"
 
Cada uno de esos nombres hizo eco en la mente del científico que alguna vez desafió los límites de la vida mortal...
 
Un último nombre iba a ser anunciado...el punto casi celestial de la ilusión con la que carcomía la mente del doctor....sin embargo en ese último instante hubo una abrupta interrupción...el cadáver que yacía en su trono de piedra caliza continuaba inerte...Lázaro pudo percibir una presencia en sus túneles...finalmente anunció el último nombre...pero no con el deleite inicial...
 
"Cristine"
 
Fausto por un instante recibió en su mente la perturbadora imagen de un rostro distorsionado fuera de los límites humanos...en su mente imaginó a Lázaro devorándole la cara....una ilusión...nada más que eso....certera...pero casi real...pronto y casi de manera involuntaria el abrigo de ese amor paternal retornó...el volátil cambio de emociones era irregular sin duda....pero pronto todo terminó....el mensaje ya había sido enviado.
 
Aquel rostro tapado lentamente bajó un poco su enfoque....casi como si descansara...a pesar de un repentino espasmo que recorrió su cuerpo...


Última edición por Lázaro el Vie Oct 25, 2013 2:23 am, editado 3 veces
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Fausto el Mar Oct 08, 2013 9:57 pm

-Tranquilo, acabará en un parpadeo- susurró Fausto, deslizando lentamente el bisturí por la comisura de los ojos de su cautivo. El párpado izquierdo ya había sido removido en su totalidad, dejando el globo ocultar expuesto a la brisa encerrada y turbia de ese jamás ventilado lugar. Sangre teñía la mitad del rostro de Pierce, el desdichado que desde hacía unas semanas había caído en las garras del retorcido médico. Incontables alteraciones quirúrgicas se encontraban sobre su carne mancillada, una de las últimas estaba sucediendo en el lado derecho de su faz. En un comienzo, la primera vez que Fausto retiró y liberó su cuerpo de piel, convirtiéndolo en una impactante carcasa de tejido muscular, el reportero gritó y luchó con desesperación. Pero, después de incontables noches en la compañía mutua que se entregaban, no sólo la carne del hombre se destrozó; casi al mismo tiempo, también lo hizo su mente.

Pierce no tenía cadenas que retuvieran sus intentos, pero, aun así, no se oponía. Parecía esperar el filo impecable de la diminuta cuchilla ingresar en su cuerpo, casi ingresando en un éxtasis por la cercanía de la misma. Su sangre se mezcló con lágrimas de dicha y Fausto inició la incisión. Después de esa noche, su último compañero de noches en vela y arte, sería un proyecto terminado. Pierce terminaría de perder su nombre, ganando seguramente uno nuevo, más acorde a su renacida condición. De humano, pasó a vampiro y de éste último, a una abominación.

Entonces, un sutil espasmo recorrió la espina del médico de los no-muertos, deteniendo su diestra y fijando su mirada congelada en el rostro de su convertido. Un sentimiento familiar creció en su inmóvil corazón, casi inflamando sus entrañas con una convulsión de sensaciones que lo alertó y, al mismo tiempo, también sumió en la más profunda parsimonia. Su mano se relajó y, finalmente, comenzó a realizar el procedimiento en el rostro de su poseído seguidor. Una sonrisa sutil se formuló en su adormecida faz, una expresión que rara vez veían otros.

Lázaro

Lentamente, el recorrido sobre Pierce hizo su ruta esperada, delineando con un hilo carmesí el borde de su visión derecha. Sin embargo, un ímpetu distinto comenzó a apoderarse de la diestra del doctor Fausto, mientras sus falanges se tensaban alrededor de la cuchilla y, momento a momento, parecía aumentar la fuerza con la cual seccionaba la restante piel de su intervenido.

Lázaro

El movimiento se apresuró, incrementando la presión sobre el rostro del extasiado Pierce. El ancestral vampiro deslizó sus dedos por el instrumento, manchando con la sangre ajena sus yemas, un movimiento inesperado y algo torpe por parte de él. Pierce no reaccionó, incluso cuando tenía la mitad de su glóbulo ocultar rebanado por el bisturí. Fausto retomó el instrumento quirúrgico y procedió, descendiendo por la fisura que ya había realizado en su destrozado paciente.

-Lázaro- dijo en voz alta, mientras terminaba de incrustar la extensión total de la afilada herramienta en la cuenca ocultar del reportero en otra vida y existencia. Sin más, se alejó de Pierce y tiró su equipo plástico a un lado, mientras limpiaba su índice con la lengua. El sometido cuerpo sin piel lo observó sin comprender qué sucedía. ¿Por qué Fausto se alejaba si aún no estaba listo?, se preguntó con una ligera desesperación en su rostro. En segundos, las lágrimas parecieron superar a la sangre que empapaba sus cartílagos secos y músculos derruidos.

Minutos después de ese evento, un renovado Fausto emergió desde su fortaleza. Sangre fresca aún bordeaba sus labios y una expresión vivaz iluminaba sus ojos. Una de las incontables ratas, como él llamaba a sus seguidores menores, se aproximó hacia él con anticipación, interrogándolo de qué sucedía. Ver al enigmático científico emerger desde su fortaleza oscura no era común, sobretodo de forma tan repentina.

-Cincuenta años- respondió sin más, perdiéndose por un remoto y solitario callejón. En algunas horas, todo el clan húngaro habría de conocer la nueva que el mensajero de Lázaro traía consigo, incluso a quiénes había citado personalmente. Su señor había despertado de su eterno sueño, uno que cobra cuerpos y corduras con el paso de los años, y había llamado a concilio.

Cuando la reunión finalmente se dio a lugar, Fausto fue el primero en llegar. Incluso se había presentado en un horario anterior al estimado que él o cualquier vampiro podría haber logrado llegar con tanta presteza y facilidad. Algunas veces, los más jóvenes del clan se cuestionaban de dónde el médico obtenía sus medios de transporte. A pesar de no emerger nunca de las tinieblas de su laberíntica mansión, sabía demasiado bien los viejos y nuevos caminos de la actual Budapest. A las afueras de la gran habitación vacía, donde sólo su señor se encontraba al interior, el vampiro esperaba con silenciosa y expectante solemnidad.

Nos ha llamado y no podemos hacerlo esperar. ¿Cuántos años han pasado ya? ¿Cuánto tiempo esperando este momento? La grandeza de lo que aguardan las próximas noches es un suceso que no podemos retrasar. Él sabe lo que ha sucedido. En sueños vio la caída de Raphael y la flama que alimentó su perdición. El alimentará ese fuego y lo conducirá hacia quienes resten. Oh, Lázaro, ¿qué aguardas y escondes tras esta puerta?"

Fausto
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Cristine el Jue Oct 10, 2013 4:12 pm

El mensaje. Aquel que aclara todas tus dudas y percepciones. Lo sabes. Lo presientes. Su esencia es una caricia en tu piel mancillada, tu cuerpo entero reacciona al cambio que el ambiente de aquellas catacumbas plantea; él está ahí, tu padre, tu dueño, tu amante, tu Sire, está ahí en el mismo sitio de siempre, esperando con calma, dirigiendo desde las sombras de la putrefacción a sus Hijos Malditos. Un desasosiego siembra tus facciones, tu mente se revuelve agitada por el temor y el arrepentimiento de que tu Señor sepa irremediablemente aquel acto de rebeldía que el transformar -casi un siglo atrás- a Gustave, implica. Tu ansiedad aumenta conforme te asomas en esas catacumbas tan conocidas y poco visitadas por el resto de tus hermanos. Tu eres diferente a ellos, tu jamás te has apartado demasiado tiempo de su lado, eres su fiel perro, su mascota, su propiedad, y la sola idea de lograr su cólera te convierte a ti, el Ángel de la Muerte, en una niña asustada.

-Mi señor-

Susurras conforme el encuentro es inevitable, tu cuerpo tiembla, mezcla de temor y deleite por verlo nuevamente. Su efigie oscura, su siniestra postura de estatua inamovible, incluso el pausado y rítmico sonido de su respiración te trae recuerdos añejos, tan lejanos y a la vez, tan presentes en cada marca de tu piel. Las paredes de un lujoso camerino de teatro comienzan a tomar forma en tus ensoñaciones, el sonido tenue de la música de orquesta llena el ambiente y tus pasos se vuelven ligeros, casi escuchas el tintineo de los diamantes que en esas épocas, cubrían tu cuello níveo a las miradas indiscretas. El temor y la incertidumbre dan paso al deleite e saber que, aún con el corazón desbocado del miedo, te encontrarás de nuevo sobre el diván, presa de aquel ser que desde las sombras juega contigo, destroza tu mente, hace con tu cuerpo lo que desee mientras tu voluntad se toma unas largas vacaciones.

-Fausto...-

Siseas al notar la efigie ante la puerta, no esperabas que el primer encuentro después de años con tu amo sea en presencia de alguien más -y menos, de aquel científico que nunca ha logrado obtener tu confianza, más por celos hacia la consideración que Lázaro le tiene, que por otra cosa-; pasas a su lado, enseñando brevemente los colmillos en una leve advertencia, llegando ante la gran puerta y posando ambas manos en los picaportes, dudando un segundo, antes de girar hacia el vampiro y clavar los celestes y perdidos orbes, en los de él.

-¿Por qué nos ha llamado?, ¿qué es lo que mi Señor desea?-

Y ahí, implícita en las preguntas, flotaba una jamás pronunciada: ¿Por qué no se comunicó contigo directamente?. Le entregas tu inmortalidad, te arrodillas ante él, dispuesta a cumplir hasta el más mínimo de los caprichos y Lázaro únicamente pasa por alto tu presencia, enviando a un tercero a convocarte. ¿Qué has hecho, para caer de su gracia?, ¿por qué tu Padre se muestra distante contigo?. Un estremecimiento recorre tu cuerpo al entender -quizá- de pronto el por qué de aquella conducta: Gustave, tu vástago, tu hijo, tu ángel siniestro... Lo escondiste a la vista de Lázaro todo ese tiempo y en algún momento, tu Señor lo averiguó.
avatar
Cristine
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Lázaro el Vie Oct 11, 2013 3:14 am





Casi por instinto, como si algo hubiera sido invocado en el mismo instante que ambos vampiros se encontraban cercanos al gran salón, sus nombres fueron anunciados…una y otra vez. En sus pechos y sus mentes pudieron sentir como sus nombres eran mencionados…aquel cántico en susurros…casi al punto de provocar la demencia…el liberador les invitaba a abrir la puerta…aquella que les separaba del líder de ese mundo de pesadillas…

“…Hijos…”


En el instante que abrían la puerta (ya sea de manera voluntaria o por la influencia del ser que yacía en esa habitación), pudieron observar al líder de los renegados…su cuerpo siempre cubierto bajo esos ropajes…sus pies desnudos abrigados en heridas que mostraban marcas de haber vertido sangre y curado hace poco…ambas manos descansando en los lados de ese eterno asiento de piedra maciza. La presión en el cuarto se volvía seguramente asfixiante, aquella sensación cuando nos encontramos en frente de algo desconocido y a la vez tan nostálgico como el reencuentro con nuestro procreador.
Su rostro se mantenía oculto bajo ese manto, sin embargo se podía sentir su mirada ...apuntando hacia la entrada por la que ambos invitados habían ingresado. Podían sentir aquella hipnótica presencia mientras lentamente uno de sus brazos parecía recuperar el movimiento…poco a poco se extendía hacia ambos y su mano articulaba un gesto invitándoles a acercarse.

…“Cristine”…

La dama de piel blanca que contrastaba con la oscuridad de su nueva vida podía sentir el llamado, bajo aquellos mantos se encontraba la causa de su renacimiento, aquel que dio cavida a la locura y la demencia en su corazón, a pocos pasos estaba aquel que parecía hablar desde lo más adentro de su cuerpo…y lentamente constreñirlo con la lógica más retorcida posible…Cristine probablemente podía sentir que bastaba un leve esfuerzo de sus piernas para que la dama pronto estuviera  junto a quien descubrió en la joven tal devoción y servidumbre….aquel que reconoció más allá de las limitaciones del mundo de los mortales toda la “belleza” que esperaba por emerger de ese capullo terrenal e imperfecto al que ella alguna vez llamó…vida...

…”Fausto”…


El sepulcral cuerpo de su maestro invocaba el nombre del médico… aquel ser que reconoció el potencial de Fausto para alcanzar una gloria más allá de las que el ordinario mundo de los humanos pudiera alguna vez ofrecer al doctor. Aquel que reconoció el valor del médico cuando ofendió a los mortales con su osadía…el líder de aquella raza de seres nacidos de la más retorcida de las pesadillas y sin embargo el único que ciertamente ayudó a Fausto a alcanzar el más recóndito de sus sueños. El único que pudo reconocer la indomable curiosidad del médico de los no muertos, el arquitecto de las pesadillas …aquel que no negó su naturaleza y la persiguió a costa de su muerte.
 
“Acérquense….”


A cada paso que daban probablemente podían oír llantos y quejidos llenando la habitación- Nuevamente el poder mental de aquel ser, el contenedor de las mentes y la demencia de los líderes anteriores, probablemente compartía con ambos lo que podía escuchar…

“Puedo sentir la desesperación…la locura….el temor…abrigando el corazón de los Raphael…”

Los gritos y quejidos continuaban con mayor afluencia, poco a poco aquel masivo poder mental desbordaba en la habitación aquel que parecía fundir los límites de toda lógica…aquel que pervertía las mentes ahora irrumpía aquella delgada puerta que permitía a Fausto y Cristine reconocer la diferencia entre la realidad y lo imaginario.

“Nos necesitan hijos…sus corazones claman por salvación…finalmente ha llegado…la hora de que cumplamos nuestro destino…”

A medida que Lázaro anunciaba estas palabras posiblemente tanto Fausto como Cristine podrían ver como aquellos muros sólidos poco a poco perdían forma…y abarcaban una textura similar a la piel humana...lentamente en las paredes se dibujaban los rostros agonizantes de hombres y mujeres …a cada segundo los rostros que anidaban en las paredes desarrollaban brazos…cada uno de ellos intentando alcanzar a los hijos del maestro del clan…todos los rostros llamaban a Fausto y Cristine …cada uno de ellos suplicaba por su ayuda en un río de llantos y carcajadas.

“Debemos salvar a nuestros hermanos...y cuidar las semillas de la demencia sembradas en estas tierras”

Mientras decía estas palabras ambos vampiros observaban en sus mentes imágenes de Londres y Viena.

Finalmente el mensaje acabó abruptamente con imágenes distintas para cada hijo de la cadena rota.

En la visión de Fausto observó la figura de un vampiro torturado en una camilla...mientras sus llantos agonizantes le despertaban de la conexión mental.

Cristine por su parte encontró en su visión el momento en que convertía a Gustave en vampiro....pero en esta visión Lázaro interrumpía el evento surgiendo desde la sombra del muchacho...el rostro de Lázaro estaba al descubierto ...despertando a la vampireza del vínculo mental en el que estaba sumergida.

Ahora Lázaro escuchaba lo que sus hijos dirían ante  el interés del recién despertado por visitar las tierras de los Raphael y los Donovan.
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Emmanuelle † el Vie Oct 11, 2013 2:35 pm

Las grandes puertas del bastión del clan Lázaro se abrieron, dejando entrar una ráfaga de viento que revolvió el polvo y las telarañas del lugar. El sonido de unas botas chocando contra el suelo, resonó por las paredes de las sombrías recámaras y los lúgubres pasillos de la antigua fortaleza.


Una figura se abría paso a través de la penumbra. Una vez más volvía a pisar el recinto nauseabundo y putrefacto que albergaba al gran patriarca del clan de los renegados. Luego de varios siglos, regresaba el apóstata entre los rebeldes, el anacoreta de la muerte, el cenobita del caos, el eremita que había abandonado a su mejor amigo tantos siglos atrás, luego de entender que la visión que ambos profesaban del mundo eran irreconciliables.


Ahora, una nueva personificación de su hermano Lázaro lo llamaba. Otra reencarnación más. Otra personificación pero la misma mente retorcida y fragmentada. Lázaro... El patriarca... el titiritero... la mano negra detrás del tablero de ajedrez. 


Prosiguió avanzando por la fortaleza, en dirección a la sala del trono en la que, por casi ya dos milenios, encarnaciones cadavéricas de aquel que había sido levantado de entre los muertos por Jesucristo, regía al clan. Aquel que había sufrido la maldición vampírica de manos del avatar de aquel Dios que el huraño recién llegado había jurado odiar por el resto de su... no-vida.


Llegó a un pesado portón y lo abrió de par en par, haciendo rechinar las bisagras. Bajó unos escalones y entró al jardín, marchito como todo en ese baluarte y podrido como la mente de todo el clan. Sus pasos hacían crujir la hierba y las hojas muertas del piso, en dirección a la capilla central en la que el llamado recibido había sido promulgado.


En la entrada de la edificación donde se le espera, reconoce el rostro de Fausto, una de las mascotas del patriarca. Posiblemente un alfil en ese tablero oscuro en el cual su antiguo amigo se empeñaba en conducir una vacua partida. El recién llegado giró su faz lentamente hacia el científico y sin pronunciar palabra le hizo un ligero gesto con la cabeza para seguir de largo.


Se adentró en la capilla, mientras sus pasos resonaban al golpear el suelo, repleto de cera de velas derretidas, sangre y otros fluidos corporales secos, huesos y polvo. El esquivo príncipe misántropo se encontraba una vez más en el recinto profano del Señor de los renegados. Pasó al lado de la rubia de orbes azules que su amigo había convertido en su esclava hacía un poco más de un siglo atrás. Cristine... tan hermosa y retorcida a la vez. Tan macabra y angelical al mismo tiempo. La reina.


La miró a los ojos y simplemente se limitó a bajar un poco la cabeza diciendo: -Le seigneur sauvent la reine-


Siguió de largo y aproximándose por fin a la nueva encarnación de su antiguo amigo, Lázaro, pensó nuevamente en Cristine, en Fausto, en el clan... el se negaba a ser parte de ese juego. Se negaba a formar parte de esa guerra absurda entre los clanes. Esa batalla fútil contra la nada. Él había abandonado ese recinto siglos atrás precisamente por su falta de interés en una lucha de poderes absurda e inane. A él no podían importarle menos los Donovan, los Rafael, los Hombres Lobo... Al adusto y solitario vampiro sólo le importaba su cruzada contra Dios y su promesa de llevarse al averno consigo, a todos los humanos que pudiese.



Pero, ¿y si él también fuese una ficha en el tablero, aún sin saberlo? Al fin y al cabo, había aceptado cargar con ese misterio por petición de su amigo. Ese secreto que tanto le carcomía ahora. Ese secreto que nadie podía saber, al menos por ahora. Esa confidencia y esa complicidad que bajo ninguna circunstancia podía ser revelada ante Cristine o Saskia.


¿Qué ficha sería él en ese tablero? ¿Un caballo? ¿Una torre? El rey era Lázaro seguramente, aunque, si él era el jugador... No, el rey no era ninguno de ellos, el rey era el clan, el rey era la meta que tenía en esa trastocada mente. ¿Qué ficha sería entonces el renegado entre los renegados?


No... él no participaba en ese juego... aunque... de ser así, ¿por qué acudía al llamado del patriarca?


Desvaneció ese pensamiento y llegó frente a su antiguo amigo. El hijo prodigo, el príncipe huraño, aquel que se niega a poner una rodilla en el suelo ante nadie desde que renunció a Dios. Aquel que jamás verá al regente del clan de los lunáticos como un mesías sino como a un igual. Emmanuelle Marchant, se encontraba nuevamente frente a Lázaro.


-Aquí estoy Lázaro... He asistido a tu llamado. ¿Qué quieres de mí?-
avatar
Emmanuelle †
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 153

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Fausto el Sáb Oct 12, 2013 4:48 am

-Estamos por descubrirlo- respondió Fausto con un sutil ademán de su rostro a Cristine, haciendo reverberar su lúgubre e imponente voz en la antesala de su señor. La expresión mezquina del científico no se alteró con la llegada de la muñeca destrozada, más en mente que cuerpo, al contrario, parecía esperarla. Con el paso de los siglos, un vampiro termina conociendo tanto de sí mismo como de sus otros cercanos. Cristine, por supuesto, no era una excepción. La obsesionada y enferma seguidora del padre liberador era una figura llamativa dentro del clan, nadie más como ella podía destacar con tanta gracia y locura en una fracción de segundo. De no llegar él primero, reflexionó Fausto, Cristine estaría ahí para recibirlo. La amargura recorrió el rostro de ambos al saludarse y la interacción no prosiguió más. Una cualidad muy propia de los Lázaro; hace mucho extirparon de su naturaleza la hipocresía de los Donovan.

Finalmente, sea por voluntad física o sobrenatural, la puerta frente a ambos vampiros se abrió y la visión de su interior recorrió los desgastados huesos del científico. –Lázaro…- susurró Fausto, asintiendo con su rostro en absoluto y extasiado respeto. Sus rodillas se doblaron inmediatamente tras ingresar y el peso muerto de su cuerpo avejentado cayó en un acto de sumisión y fanatismo. Ya no existía Cristine en ese lugar, sólo él y su creador yacían en la mente del vampiro.

Y cómo podría ser de otra manera cuando la propia razón es consumida en una visión espectral de gritos y llantos, continuada por la reconstrucción de pasajes que el anciano médico parecía haber olvidado por momentos. Dimitri frente a él, luchando destrozado sobre una camilla bajo las cloacas de España. Lázaro gozando con el cuerpo de su cautivo heredero, el verdadero sucesor de los Raphael, mientras lo transformaba en una abominación propia de pesadilla. Un Goliat inmortal que, como pocos insensatos habían conocido, seguía a su ferviente creador con total y absoluta devoción. La visión terminó con un recuerdo de Fausto. Él no destruyó solamente la identidad de Dimitri, también recogió las partes y las unió en una desgarrada y tortuosa persona que ahora merodeaba por los oscuros rincones del clan.

Los ojos de Fausto se abrieron con una emoción inhumana, más de lo que cualquier rictus podría formular sin dañarse a sí mismo. Algunos segundos pasaron y, lentamente, sus secos músculos regresaron su expresión a la nefasta y tranquila expresión que mostró ante Cristine. No estaban solos, un tercero en discordia había ingresado.

Cuan desagradable” pensó Fausto, observando de reojo el ingreso de Emmanuelle, el vampiro cuya cruzada era contra el propio Dios imaginario de la ciega humanidad. Fausto nunca comprendió la obsesión que el rebelde Lázaro tenía con la humanidad y las fantasías de ésta. Aquel nivel de empatía debería remontarlo demasiado hacia la perdida y obsoleta humanidad que hace muchos siglos el científico había terminado de perder. Tras la repentina demanda de Emmanuelle, quién exigía una respuesta a la razón de por qué fue convocado, Fausto tomó la palabra.

-Lázaro, Liberador, será un placer encargarme personalmente de esta situación y facilitar los medios para esta empresa. El mundo ha… cambiado en las últimas décadas y su visita hacia nuestros clanes hermanos debe prepararse con la más pronta urgencia. Si así lo considera, por supuesto- mencionó levantándose y tomando una postura recta, pero aun solemnemente respetuosa. Intencionalmente había cortado la intervención de Emmanuelle buscando no desviar el tema de la tétrica reunión.

Fausto
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Saskia Deruchete el Dom Oct 13, 2013 2:39 am

Una figura se movía a escasos metros de distancia de la presencia de Emanuelle, después del viaje en tren, al fin habian llegado al lugar donde su padre Lázaro los había convocado, Saskia dibujaba una sonrisa debajo del velo negro que cubría su rostro, ella lo sabía, o al menos así lo intuía, los espíritus se lo habían dicho e incluso lo habia vislumbrado en un sueño, una reunión en un señorial castillo, desafortunadamente para la vampira, le costaba algo de trabajo poder saber si eran solo sueños o visiones del futuro, o simplemente alucinaciones que su mente transtornada provocaba.

El ruido de los negros zapatos de tacón de punta cuadrada, similares a los que usaria una mujer madura, se amplificaba cada vez que la mujer avanzaba por aquellos amplios corredores tenuemente iluminados, el lugar era macabro, y sin embargo Saskia lo encontraba de lo más adorable, hacia tanto que no habia visto al lider del clan...una sola vez, cuando recien Emanuelle la habia maldecido con esta nueva vida, y la habia presentado como su nuevo "trofeo", una mujer que en vida habia sido una poderosa medium y espiritista, con cierto don para descorrer las nieblas del futuro, y que ahora muerta, les sería de gran utilidad para lo que " su majestad" desease...Al menos hubiese preferido ser mordida por Lázaro en persona y no simplemente por uno de sus perros falderos.

Se detuvo en seco unos segundos, y luego prosiguió cuando miró debajo del velo, a Emanuelle entrando a la sala en donde ya los estaban esperando, Fausto, la rubia Cristine la unica además de Lázaro que despertaba algo de respeto en Saskia, y por supuesto Lázaro, Saskia colocó sus manos entrelazandolas una sobre la otra, sobre el negro encaje de la falda con holanes que llevaba, e inclinó su cuerpo, como una especie de dama de servicio, al tiempo que de sus labios se pronunciaba un suave murmullo, que debido a la acústica del lugar, y a las pocas personas que se encontraban reunidas, resonó con claridad para los ahí presentes.

-A tus pies mi señor...- Se irguió de nuevo sin atreverse a ver " a la cara" al lider de aquel clan, y se quedó impávida cercana a donde se encontraba Fausto, cubierta por aquel velo de color negro, que hacia difuminarse las facciones de muñeca de porcelana de la chica, escuchó las palabras de Fausto y se limitó a dibujar una suave sonrisa de lado, cuando llegara el turno, Saskia tomaria la palabra, pero por ahora, la cordura momentanea se habia apoderado de ella, maquinava toda clase de ideas en su cabeza, y sus labios se sellaron en un mutismo inexplicable.

Saskia Deruchete

Mensajes : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Lázaro el Jue Oct 17, 2013 4:02 am





El líder de los renegados parecía inmutarse ante la repentina interrupción de Emmannuelle, a pesar de la inminente presencia del vampiro de cabellos negros, aquel cuerpo abrigado en viejos mantos y harapos que parecen provenir de milenios atrás mantenía esa vacía mirada hacia el frente. El rostro cubierto bajo ese manto, su fisionomía delgada al punto de ser casi esquelética, las heridas que abrigaban su cuerpo, cada detalle en su ser le hacía ver como una escultura ilustrando muerte y enfermedad en carne viva. Pero su presencia era real, la presión que se generaba al ingresar a la habitación era sin duda abominable, aquella sensación que recorre nuestro estómago con inseguridad e inflama nuestro corazón con ansiedad ante lo inesperado.

Aquel vampiro parecía observar directamente en la mente de los que le rodeaban… escuchaba a Fausto y sobre todo percibía la reacción que se generaba en su existencia al estar en frente del vampiro que había liberado toda la “imaginación” del médico de los no muertos. Aquel que le otorgó las alas para  dar rienda suelta a su curiosidad bajo el estandarte de la cadena rota. Lázaro aprobó la iniciativa del científico…muchas coordinaciones deberían ser hechas para que la visita a la tierra de los guerreros de Londres y los amantes de la magia en Viena resulte exitosa, la “salvación” de la raza vampírica dependía de que se logre ese objetivo. Así lo veía el líder de los renegados…las mentes dentro de ese cuerpo concordaban en una sola idea…la salvación de la raza vampírica provendría de Lázaro…y únicamente de él.

Lázaro se deleitaba ante las reacciones de Cristine, los temores en su mente, sus dudas, su inseguridad ante las repentinas faltas de atención…lázaro infectaba su mente…y merodeaba en ella…invocando la imagen de Gustave..haciéndole temer que su maestro esté enojado…alimetando la locura que ha sido sembrada en lo más profundo de su ser. Para un fanático sin sentido la devoción de la muñeca rota sería venerable; pero Lázaro veía en Cristine utilidad para sus planes…la demencia que afloraba en ella …su obediencia y retorcida atracción hacia aquel vampiro que había roto la mente de la joven muchacha…esa ciega obediencia que algún día sin duda sería de utilidad para alcanzar sus planes…

En una situación normal, Lázaro hubiera prestado mayor atención a Emmanuelle, la inseguridad que se ocultaba en su mente bajo esa actitud predominante, la constante disyuntiva sobre su participación en los planes del liberador y sobretodo la fatalista mente del antiguo templario que ahora busca destruir todo lo que protegió en su vida terrenal. Sin embargo su presencia en este momento especial tomaba un plano secundario...ante un tema de mayor importancia...y la probable razón por la que Emmanuelle y Saskia se dirigían hacia Budapest en un inicio.

Fue fácil para Lázaro percibir la demencia oculta bajo las sumisas facciones de Saskia…el fuerte caudal de pensamientos que  golpeaban los barrotes de su mente, aquella cordura que había abordado a la joven no era más que una mascareta mental que fácilmente era detectada por el gobernante de las catacumbas de Budapest.

Cada uno de los vampiros presentes emanaba un aura distinta ante los ojos de Lázaro…la forma en que la demencia corroía sus mentes y a la vez le permitía deslizarse en sus pensamientos…

“Mis hijos…vinieron a verme…qué alegría tan grande”

Su voz emanaba desde abajo del manto deteriorado por el tiempo mientras cada palabra nuevamente abrigaba esa venenosa y manipuladora esencia con la cual el líder del clan de la cadena rota envuelve las mentes de sus “hijos”…cada uno probablemente sentía en su ser aflorar aquella sensación que nos regocija cuando estamos en la protección de un ser querido…un padre… un guardián… un ser superior.

“Quiero conocer sus anécdotas…hijos amados…quiero que me compartan lo que han presenciado durante mi ausencia…y me acompañen en mi viaje”

El líder de la cadena casi con esa presión mental incitaba a cada uno de los presentes a hablar y reportar sus encuentros con los otros clanes… al igual que con los hijos de la luna…sus palabras disfrazadas de un amor paternal nuevamente tenían una intención oculta. La presión fue especialmente impuesta sobre Saskia…Lázaro deseaba ver hasta qué punto había avanzado la locura en ella…una mente que puede ver el futuro era sin duda de interés para los planes del liberador de mentes …era momento de decidir si la dama de los tacones oscuros y los cabellos plateados era una devota de la locura o sólo una demente sin utilidad…una manzana roja y madura que serviría de alimento para Lázaro?...o sólo una fruta podrida de la cual debería deshacerse...

Esta noche las catacumbas de Budapest serían testigo del reencuentro de esa familia enlazada por la locura...aún así...una sorpresa más esperaba...pero por ahora...era el momento de sus hijos de tomar la palabra...
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Belle Samedi el Jue Oct 17, 2013 9:45 pm

Oh, llego tarde.

Las puertas de la sala se habían abierto un instante antes permitiéndome ver lo que tenía ante mí. Uno, dos, tres, cuatro, cinco... y conmigo seis personas. ¿Seis? No lo sé, quizá no sean seis. ¿Son siete? ¿Cuatro? No me importa, no me importa en absoluto. Mi cuerpo tambaleante por la embriaguez camina en zig zag en dirección a nuestro líder, al fin despierto. Los presentes me miran, creo que con cara de desaprobación, pero me importa un bledo.Mi mente aún está nublada por el éxtasis producido debido a la sangre joven de tres infantes indefensos en sus camas. Era sangre sabrosa, rica en proteínas, virgen. Pero todos saben que un solo niño no puede satisfacer el hambre de un vampiro sediento. NI siquiera tres. Pero cuando tu líder psicópata, torturador, megalómano, genocida y decrépito te llama, debes acudir al instante. Todo el mundo lo sabe. ¡Todo el mundo lo sabe! Hahahahahahaha. Qué ganas de reír. Qué ganas de reír y de vomitar y de matar y de pudrirme y de arrancar órganos. ¿Órganos a ancianos quizás? Son gente indeseable que ya nadie echará de menos. Y a veces incluso su sangre tiene un sabor añejo interesante, que me evoca a los recuerdos de su juventud. De su juventud, porque la mía es eterna. Eternamente desdichada y... ¿Dónde estoy? Oh, sí, mi asqueroso líder ha vuelto, y con él su troupe de monstruítos deformes. No como yo. Yo soy bella. Yo soy perfecta. Soy bella... sí, bella...

Padre, por fin has vuelto —paso junto al resto de los presentes, echando una mirada lasciva a Emmanuelle cuando camino por su lado. Cuando llego ante Lázaro, me siento en su regazo podrido y maloliente—. Te he echado tanto de menos... Siento muchísimo llegar tarde, me encontraba con las manos... —la palma de mi mano recorre el muslo del líder, acariciándolo, y mi boca se acerca a su oído cubierto por la tela para susurrarle— ...ocupadas. Qué bien te veo. ¿Me he perdido algo interesante? —pregunto, mientras giro mi mirada al resto de invitados.
avatar
Belle Samedi
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Lázaro el Vie Oct 18, 2013 11:26 pm








En el mismo instante en que Belle tomaba asiento sobre el regazo de su padre, pudo sentir que algo andaba mal. Poco a poco los labios que susurraban en esa tela desgastada sintieron como si empezaran a ser carcomidos…uno…dos…tres gusanos escaparon de la boca de Belle…su rostro lentamente empezó a ser devorado desde adentro...la sensación de esas erupciones en sus mejillas mientras los gusanos escapaban de su “hermosa” piel…la vampireza posiblemente podía sentir como si algo ascendiera por su garganta...aquella sensación inevitable de salivación cuando sentimos las náuseas apresurándose…pero lo que brotaba de sus labios no era líquido…la dama de rojos cabellos podía sentir como su mandíbula se estiraba…ese dolor casi agonizante recorriendo la piel de la dama de cabellos rojizos ….aquella que amaba su belleza con tanto esplendor…Belle podía sentir como su garganta se estiraba casi de la misma manera que la de un sapo…las venas hinchándose…la sangre acumulándose…sus dientes partiéndose ante el terrible parto oral que estaba dando en frente de todos…aquella masa que poco a poco empezaba a dislocarle la mandíbula …lentamente…Belle podía sentir sus labios rasgándose...y su piel finalmente cediendo ante el bulto que escapaba de su boca junto con los gusanos que se habían alimentado de sus entrañas…allí estaba…aquello que había regurgitado…era la cabeza de su amado…la cabeza de Dominik…mirando fijamente al desfigurado rostro de la que alguna vez fue Belle…la cara de la dama había sido totalmente distorsionado…Lázaro se descubrió el rostro dejando a la vista sus facciones…pero nuevamente era el rostro de Dominik  … juzgándola …despreciándola...burlándose
 
“Mi querida hija Belle…viniste a ver a tu padre…qué alegría”..
 
La pelirroja probablemente ya se había percatado para este momento mientras despertaba…o tal vez no?...que todo lo visto fue nada más que una alucinación….no…no lo era…acaso se trata de una advertencia? Fausto necesitaba nuevos voluntarios para sus experimentos después de todo...o acaso simplemente era una pequeña pizca de la demencia que vivía Lázaro a cada segundo…
 
“Porfavor…no te quedes ahí…únete a tus hermanos..quiero oír todas sus anécdotas….”
 
Belle probablemente seguía en la entrada de la habitación…ella estaba loca después de todo…una lázarus sin duda...la mente de la amante de la belleza externa estaba dañada …era un campo a cielo abierto para Lázaro..un lugar en el cual escurrirse y moldear a su voluntad …sin embargo el cuerpo inerte del rey de la cadena rota continuaba su vacía mirada hacia el frente…dispuesto a escuchar a sus “amados” hijos … o tener que corregirles…para que otorguen sus reportes…
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Cristine el Lun Oct 21, 2013 2:28 pm


Todo pierde el sentido cuando las grandes puertas se abren ante ustedes, tu mente se vacía de todo pensamiento que no sea el de reencontrarte con tu padre, con tu creador, con tu amante siniestro, tu cruel torturador. Tu mirada plomiza se posa en aquella efigie que desde su trono putrefacto parece llamarte una y otra vez. "Cristine", "Cristine", siempre por ese hermoso nombre que en sus labios marchitos resuena seductor y dulce, cual si aquella única palabra conformase por si sola, una sinfonía descabellada que te aislaba del mundo exterior. Lázaro era tu puerto en medio de la tormenta, tu páramo oscuro en el cual reposar, abandonada a la locura que aprisiona tu volátil mente. Lázaro, tu padre. Lázaro, tu señor. Lázaro, el hombre por el cual, estás dispuesta a matar incluso a quien no se lo merezca.

Sin embargo, hay algo en el ambiente; algo pesado y viscoso, un temor pegajoso que se extiende por tus extremidades conforme los pasos ligeros te llevan hasta el único sitio donde quieres estar. Muerdes tu labio inferior con la misma consternación, con el mismo pánico con el que lo veías aparecer en tu camerino tras una función, surgiendo de las sombras más recónditas del iluminado salón. Lázaro sabe. Su mirada sobre ti lo confirma, esos orbes muertos que tras el velo taladran tu bello rostro de porcelana, llegando al más recóndito rincón de tu retorcida alma, las imágenes del Abrazo a Gustave detienen abruptamente tu paso, palieces -aún más, de ser posible- y sientes el ligero escozor en los párpados que anuncia las lágrimas arrepentidas por tal desobediencia; el miedo te entumece el cuerpo, no reaccionas ni siquiera para pestañear ante aquella escena visceral donde tu childe adopta el rostro de tu Amo, aquel rostro descubierto que sólo una vez en tu existencia, has logrado vislumbrar: El día de tu propio Abrazo, donde la locura alcanzó la cúspide en tu frágil mente. Tal como llegaron aquellas imágenes, se disuelven en el lúcido parpadeo que te devuelve a la realidad, miras a tu alrededor con un aire de niña huérfana, inocente y perdida, posas la mirada en Fausto sin verlo realmente, como si tus cristalinos orbes celeste pudiesen atravesar la efigie del Médico Infernal; lentamente, tu rostro se vuelve hacia la única figura que tu negro y mancillado corazón de doncella Oscura, desea tener cerca. Miras a Lázaro como si fuese la primera vez que aparece ante ti, con la fascinación dibujada en cada una de tus facciones cinceladas en la dulce movilidad del mármol de tu piel, él, tu Amo y Señor, es el Sol por el cual valdría la pena perecer en medio de sus rayos abrasadores.

-!Mi amo!, !Mi Señor!-

Exclamas olvidándote de todo, dejando de lado a Fausto y el llamado a los demás Hijos de Lázaro, a tus Hermanos de Sangre, los Renegados de la Locura. Tus pasos no te parecen lo suficientemente ligeros ni tampoco, tan rápidos como deseas para llegar ante el trono del Líder del Clan -el Padre de todos ustedes-; finalmente, cara a cara, el sentimiento de culpa te embarga a niveles insospechados y te postras a sus pies, tomando entre tus níveas manos los faldones de la túnica raída y desmigajada, besando repetidas veces la tela putrefacta en un amago de súplica muda. Lentamente, levantas la mirada en dirección ascendente, recorriendo la fisonomía de tu amo hasta llegar al manto que cubre su rostro, tus labios de rosa tiemblan ligeramente y en tu pecho, es visible la respiración entrecortada que la expectativa genera y solo ahí, eres consciente de sus palabras previas: Los Raphael son ahora, el objetivo de Lázaro, la unificación de todas las Casas de Sangre en pos de un "bien común" para los Hijos de la Noche. Tu rostro se ladea ligeramente sin llegar a comprender del todo los propósitos de Lázaro, que como él mismo, son siniestros y velados para todo aquel que no sea ese gran líder. Estás por hablar, por dejar que tu tenue voz se escuche por encima del agobiante silencio y sin embargo, las palabras se congelan en tus labios; el ambiente vuelve a cambiar, se torna pesado y frío al grado que un leve espasmo recorre tu espina dorsal e, instintivamente, te hace tensar cada músculo del cuerpo para ponerte en pie de un ágil -aunque delicado- salto, hasta quedar casi enfrente de Lázaro, en un ademán quizá inadecuado, pero a la vez, extremadamente sobre protector. El dueño de esa aura siniestra aparece en medio de las sombras, entrando con el desenfado y la ligereza propia de quien se sabe con derecho de estar ahí; tu mirada se entorna y en tus sonrosados labios comienza a formarse una mueca arisca al reconocer al vampiro: Emanuelle Marchant.

Tu mente viaja décadas atrás -casi en los albores de tu abrazo- cuando tu camino y el de ese vampiro se cruzaron por un simple capricho del destino que te colocó a merced de aquel demente. Tu cuerpo aún guarda las marcas de aquel encuentro y tu psique -de por si, demasiado trastornada- recuerda con una mezcla de odio y deleite todas y cada una de las torturas inflingidas por la mano de aquel misántropo. Elevas el mentón cuando te dirige una mirada desapasionada y carente de emoción alguna, sus palabras ocasionan una curiosidad que no puedes reprimir en el suave gesto de tu ceja enarcada, y simplemente, mirándolo a los ojos, calando al intruso en el espacio de tu Señor, retrocedes nuevamente hasta el sitio donde te hallabas a su llegada, postrada a los pies de Lázaro cual felina casera a los pies de su Amo, con la diestra de forma posesiva -aunque ligera, casi sin tocarle- en una de sus rodillas y la mirada atenta y arisca a todo aquello que a su alrededor, se desarrollase. La voz de Fausto tiene un efecto de placebo en tu persona, ladeas el rostro y pones atención a sus palabras, hilando por fin la relación entre éstas y la mención del Clan Raphael. Lázaro haría un viaje. Un muy peligroso viaje.

Estás a punto de externar tus pensamientos, las palabras te carcomen la lengua y pugnan por salir ante el mandato de tu Señor, mas sin embargo, la irrupción de una nueva esencia -un nuevo personaje en el juego de peones de Lázaro- te alerta; la conoces lo suficiente para saber que no te agrada, y que si bien guardas tu distancia con ella, existe un recelo latente hacia la childe de Emanuelle sin que sepas el por qué real de aquella enemistad cubierta de la más azucarada hipocresía. Mas sin embargo, hoy no estás para sutilidades. Sus pasos resuenan en el pasillo y cada vez se acercan más y más a Lázaro; al igual que con Emanuelle tu cuerpo se tensa y giras sobre tus talones para encarar -agazapada- a la pequeña vampiresa que se postraba ante el Líder. Un suave siseo de advertencia antes de volver a tu sitio de mascota a los pies del amo, en espera de qué otra interrupción puede hacerse presente en tan bizarra y retorcida reunión; finalmente, los demonios escuchan el ruego de tu marchita alma, pues la última -en apariencia- Hija de Lázaro hace su aparición: Belle Samedi, una arpía -como todas ustedes- que lo que te provoca con su sola presencia, es cruzarle la cara con un zarpazo -Y a decir verdad, toda aquella fémina que siquiera osara mirar a Lázaro, te causaría esa reacción-. Miras fijamente a Belle y luego a Lázaro en medio de una interacción que nadie puede ver, más que ellos mismos; sientes una suave punzada de ira ante la atención maligna que tu Señor le prodiga a los demás, y sin embargo tu no te mueves, mantienes la cabeza baja y la frente ligeramente apoyada en la túnica del vampiro primigenio.

-Mi Señor, ¿en realidad es necesario que haga ese viaje que Fausto propone?, visitar a los demás Clanes... Quizá no sea la mejor opción justo ahora, que usted acaba de despertar. La calma que precede a la tormenta está poniendo a todos en defensiva y la tensión entre Clanes es evidente-

Susurras quedamente, levantando la mirada apenas para clavarla en el manto que cubre el rostro de Lázaro, tus orbes reflejan el temor que sientes ante su presencia y la devoción incondicional que le profesas, pero también expresan culpa, una muy arraigada culpa matizada de una leve insolencia que luchas por reprimir. Gustave te pesa, la decisión de Lázaro en torno a él se vuelve una espiral que aprisiona tu frágil mente desportillada. Respiras profundo y vuelves a bajar la cabeza, sabes que tarde o temprano, él sabrá la verdad tras tu linda máscara de porcelana.

-Los lobos están inquietos, mi Señor. La sustracción de sus asquerosos cachorros ha despertado sospechas y están más alerta que nunca, a cualquier movimiento nuestro-
avatar
Cristine
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Emmanuelle † el Lun Oct 21, 2013 7:15 pm

Emmanuelle suspiró de aburrimiento ante el hecho de haber sido ignorado e interrumpido por Fausto. Simplemente no le dio importancia aunque en el fondo, le incomodaba en el orgullo. Aún así, los eventos que siguieron a su llegada le hicieron recordar la razón por la que no había vuelto al bastión del clan desde la última vez que se marchó del mismo, siglos atrás, por lo que la posible ofensa se desvaneció ante la inmensa incomodidad que sentía rodeado de semejante... circo de fenómenos.

Porque sí, efectivamente el otrora templario estaba demente y su psique se encontraba totalmente resquebrajada, pero él veía a los demás miembros del clan como lunáticos sin sentido, todos peleando para que el amo les arrojara un hueso o peor aún, para parecer mejor que los otros y gruñir entre ellos como si fuesen un grupo de perros salvajes, aún peores que los licántropos.

A Emmanuelle le molestaba la forma en que sus compañeros de clan se regocijaban en la putrefacción y la porquería, retozando en excremento como si se tratara de guarros en un chiquero. Como se vanagloriaban con cosas banales y superficiales como la fealdad y lo grotesco. Para el misántropo apóstata, lo material y todo lo que tuviera que tener con la carne, carecía de trascendencia.

Su entrada fue seguida por la de Saskia. Para su sorpresa, la chiquilla se comportó, lo que en el fondo agradecía inmensamente. Luego, hizo su aparición la pelirroja nombrada tras algún plácido sábado de alguien que disfrutaba de sus fines de semana... Belle Samedi. Emmanuelle permaneció inmutable ante la mirada lasciva que la tambaleante y embriagada vampiresa le dedicó al pasar.

Entonces Cristine habló nuevamente de aquello que Fausto había nombrado al interrumpirlo. El viaje de Lázaro a los bastiones de los otros clanes vampíricos. En realidad el tema poco le importaba a Emmanuelle pues, para el ermitaño, todo el juego de intrigas y guerras entre clanes eran tonterías sin sentido cuando, el verdadero enemigo de todas las razas oscuras, se encontraba libre en el mundo y los superaban en número y tecnología: La humanidad.

Pero sabía que Lázaro volvería a hacer oídos sordos a sus insistencias. Lo volverían a catalogar de fanático, de estar en una cruzada inútil. No creían en Dios, aún cuando había sido Él mismo quien había condenado al primer Lázaro a la maldición vampírica. 
Emmanuelle levantó la mirada girando hacia Lázaro y dijo en voz alta:
-Bien Lázaro, ahí tienes a Saskia. De resto, creo que no tengo nada más que hacer en esta reunión así que, si me disculpan, esperaré atrás entre las sombras, donde pertenezco.-
y sin agregar nada más, caminó abriéndose paso entre los presentes, para recostar su espalda contra la pared del recinto, de brazos cruzados, viéndolos entre las sombras. Sinceramente sólo esperaba a que Lázaro terminara de hacer lo que quisiese con su pequeña herramienta vidente, para marcharse de ahí nuevamente, quizás para nunca volver.


Última edición por Emmanuelle el Vie Nov 01, 2013 6:53 pm, editado 1 vez
avatar
Emmanuelle †
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 153

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Saskia Deruchete el Mar Oct 22, 2013 2:57 pm

No se ustedes pero me encantaría un orden de posteo por que la verdad...ya no tengo ni la más minima idea decomo estamos respondiendo

Saskia Deruchete

Mensajes : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Lázaro el Miér Oct 23, 2013 1:03 pm

OFF ROL:

Hola muchachos, 

Con la llegada de la crónica 2,  usare este tema para que los lazarus que desean participar puedan unirse al viaje. 

Si 3 personas respondieron después de ustedes , ya pueden volver a responder y vuelven a esperar 3 respuestas. 

Asimismo yo puedo otorgar la palabra a alguien específico según la historia.  Si nuevos lazarus desean unirse a la trama envíenme un mp así coordinamos su introducción. 

Voy a editar el primer post para que la invitación de Lázaro sea para todos los lazarus que deseen unirse. 

Espero que se diviertan mucho con esta trama y me hagan llegar sus consultas por mensaje privado. 

Saludos,
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Lázaro el Sáb Oct 26, 2013 5:12 pm


 
Aquel cuerpo casi cadavérico se había mantenido inmóvil en el asiento de piedra maciza mientras Cristine se atesoraba en la túnica del vampiro…inicialmente no hubo reacción…casi como si yaciera en frente de la muñeca rota no más que los restos exhumados de un ser ancestral.
 
Las palabras de Emmannuelle inundaban la habitación. A cada paso que daba en dirección hacia la oscuridad de seguro podía escuchar el eco generado por esa habitación vacía…cada paso era únicamente acompañado por el silencio…como si los demás presentes simplemente hubiesen desaparecido…y en un parpadear…aquella realidad nuevamente se vio irrumpida…en  ese inesperado instante la habitación daba un giro completamente…no hubo destellos de magia ni introducciones… Emmanuelle inicialmente caminaba hacia una de las paredes de la habitación… ahora avanzaba directamente hacia Lázaro….el cuerpo inerte del líder de los renegados repentinamente tomaba vida…no había intercambio de palabras….el rostro tapado bajo ese manto simplemente giró en dirección a Emmanuelle… seguramente el templario podía sentir como sus pies avanzaban contra su voluntad…aquella sensación de no poder decidir tu destino…cada paso más cerca hacia ese cuerpo de piel oscurecida en ese color que parece acoger a la muerte bajo sus venas...
 
El rostro de Lázaro no sólo apuntaba en dirección a Emmanuelle mientras se aproximaba, esta vez aquel reflejo de cadáver se ponía de pie…sus brazos colgaban a los costados...balanceándose levemente de forma casi pendular hasta que quedaban fuera de toda fuerza…más cerca…paso a paso Emmanuelle llegaba en frente del trono …y sin advertencia las manos de Lázaro se incrustaban en el rostro de Emmanuelle….sus dedos presionaban lentamente contra las sienes del antiguo caballero de la orden francesa...su piel cedía ante la presión de esos dedos esqueléticos que más asemejaban las patas de una araña…tan delgados y puntiagudos mientras la piel del templario se abría y lentamente los huesos se desquebrajaban dando paso a sus dedos en el interior de su cabeza…
 
“Pobre Emmannuelle…mi hijo ha tenido un viaje tan largo…descansa…mientras cuido de esa bella semilla que fue plantada en ti..hace tanto….”
 
El tiempo era otro…la antigua Francia…el poderoso vampiro ahora es apenas un bebé…incapaz de moverse por sí mismo..incapaz de sobrevivir en su propia cuenta… Arianne Marchant …esa es la mujer que abriga a la pequeña criatura entre sus brazos…la madre del templario … pero hay alguien más en la escena…aquel cuerpo cubierto en heridas observa en silencio a unos pasos…Lázaro irrumpía en el recuerdo…posiblemente el eremita podría sentir aquella hirviente sensación en el estómago…aquella ansiedad ante lo desconocido …y en un instante la mujer cae al piso…su cuerpo está fuera de vida mientras el bebé rueda fuera de su alcance…el líder de la demencia se aproxima al bebé observándole en el piso…Desde esa postura Emmanuelle podía observar como Lázaro se aproximaba con esas heridas que abrigan su piel…pero no lo levanta..deja al pequeño Emmanuelle en el piso….sólo observa mientras al bebé se aproxima un hombre…ahí está San Luis….Luis IX…poco a poco se aproxima al bebé …arrodillándose….y dejando ver sus dientes humanos…no tienen filo…su aliento es casi repulsivo….el rey saliva como un perro sobre el rostro del bebé…hasta que finalmente con un ritmo torpe…se agacha y empieza a engullir al pequeño Emmanuelle…masticando su rostro lentamente con esos dientes viejos y sin filo.
 
“Mi hermoso hijo…”
 
Susurra Lázaro observando  la escena …la sangre salpicando..mientras probablemente Emmanuelle podía sentir aquella erupción brotando en su diminuta cabeza…la ansiedad …la adrenalina…mientras Luis IX continúa masticando lentamente su pequeño rostro…gimiendo de deleite como una mascota que ha sido premiada…
 
“La semilla de la demencia había estado tan seca en ti…pero no temas...yo cuidaré de ti…”
 
Susurraba aquella voz …tan cálida..tan abrigadora….y de todas formas la escena no se detenía…el crujir de la carne…el salpicar de la sangre…
Por instantes Emmanuelle podía presenciar todas las calamidades que había generado en el mundo…todos los asesinatos…todo el pánico que había desbordado sobre la humanidad…
 
“…Mi querido…Marchant”
 
Era cierto…el “hijo” rebelde nunca había sentido interés en los planes de Lázaro; sin embargo gracias a sus acciones el mundo caía en pánico una  y otra vez… pero la humanidad nunca se extinguía…gracias a eso…cada día el poder del amo de la cadena rota se tornaba más fuerte en el mundo…gracias a las acciones de Emmanuelle…surgían nuevos candidatos que podrían portar la mente del liberador de la locura…nuevos humanos que al presenciar eventos tan catastróficos….serían algún día elegidos para ser los nuevos contenedores del líder de los renegados…
Sin embargo el dolor se tornaba más intenso ..el rostro de Emmanuelle probablemente se estremecía con espasmos violentos ante los dedos del liberador…su cabeza se sacudía descontroladamente mientras la sangre ahora brotaba por su boca y oídos…

Aquella ilusión era sin duda realista..la manera en que los nervios reaccionan y simulan el dolor..el temor..la ansiedad…toda esta visión había ocurrido en el momento que Emmanuelle se decidía a ocultarse en las sombras…sin embargo…sólo había dado unos cuantos pasos aún a la vista de todos…esa era la realidad…desde el momento que aceptó la locura en su vida…había dado puerta abierta a que el maestro de la cadena rota pudiera pasear libremente en mente.

Sin embargo en un instante la escena cambió…

Esta vez…la conexión mental no fue sólo entre Emmanuelle y Lázaro….todos los demás lazarus en la habitación podían observar…y escuchar la nueva escena …esta vez se llevaba a cabo en un bar…
 
-Cuando joven, aun siendo un humano y antes de ser Caballero, tuve algún romance con una chica de pueblo..”
 
Decía Emmanuelle en aquella escena que parecía ser relativamente reciente….se encontraba en un bar mientras aquel poder ancestral forzaba a Emmanuelle a exhibir ante todos los presentes con quién conversaba de manera tan…singular…


-Esa es mi cruzada. Esa es la razón por la que cada noche me levanto con un propósito y aceptando lo que soy, un monstruo, al igual que tú ma belle lune.-“
 
Decía el templario esta vez mientras el liberador se escurría como una serpiente en sus recuerdos... los demás lázarus podían reconocer que se trataba de una fémina la persona que acompañaba al cenobita del caos….
 
 “Soy  Luna Midnight,  disculpe si pregunto esto de forma irrespetuosa pero no tengo mucho de haber sido.. gentilmente recibida entre los condenados…
 
…Otra extracto del recuerdo brillaba con fuerza…mientras se veía el rostro de Luna Midnight…una vampiresa Raphael…
 
-Luna Midnight… Y no, no espero revolucionar nada, simplemente estoy buscando que hacer con esta ”vida” extra otorgada tan amablemente por alguienSolo eso, busco que hacer que pueda hacerme sentir.. algo.”
 
Poco a poco se deslizaba más a fondo en los recuerdos del templario mientras los denudaba ante los demás vampiros de la habitación…
 
“Yo… no puedo…”
 
Decía la joven Raphael mientras Lázaro, al igual que todos los presentes, atestiguaban el momento en que la joven vampiresa contenía su deseo de consumir la sangre humana…
 
“…intento mantener el resplandor de mi amor perdido.. Pero últimamente  me ronda la idea de que probablemente solo quiero aun sentirme parte de algo… algo no tan solitario.
 
Nuevamente se esbozaba el recuerdo mientras todos podían ver el ofrecimiento de Emmanuelle…


-Ahora bien, si necesitas un amigo que te escuche durante esta larga y oscura eternidad, siempre puedes contar conmigo. No puedo decirte exactamente qué, pero, algo en ti me hace querer ayudarte a que consigas tu lugar y tu misión en esta no-vida, así como dentro del clan Rafael y nuestra sociedad vampírica.-


-Esa, ma chère, es una pregunta magnífica- -Sin embargo, a pesar de que no entiendo mucho sobre tecnología, he de informarte que tengo un teléfono en mi escondite y un aparato que registra grabaciones de quien me llama, cuando no estoy en casa para atender la llamada. Un amable individuo me ayudó a conseguir la línea de teléfono gratuita, robándola de uno de los postes del área. Nadie se entera ya que nunca efectúo llamadas, sino que solo las recibo.- -Ahí tienes el número. Si algún día me necesitas, puedes marcar ahí.-
 
“Mis hijos…miren…no es maravilloso?...”
 
Comentó el liberador casi resaltando estas palabras en la mente de Fausto…mientras continuaba exhibiendo ante los demás renegados el recuerdo de Emmanuelle… …la forma en que ese templario que siempre se mostraba altivo ante sus hermanos…aquel que veía a los demás renegados como perros…ahora usaba esas palabras coquetas….ese repentino buen ánimo…aquellas singulares insinuaciones mientras se sumía al nivel de la cortesana Raphael…
 
“Emmanuelle ya empezó la tarea de ayudar  a nuestros hermanos a encontrar el camino…qué…maravilloso”
 
Resonaba la voz de Lázaro en la mente de sus “hijos” con un aire de orgullo en esa voz que abrigaba los corazones de los renegados con una falsa sensación de calidez…pero estaba realmente premiando a Emmanuelle por su actitud con Luna?...se  divertía con la mente del templario?...o acaso era el costo de haber irrumpido en la reunión de manera tan irrespetuosa..?...una forma de enseñarle al vampiro que pase lo que pase…él ya pertenece a la locura…su destino tiene un dueño…. la cadena rota…él…pertenece a Lázaro…
Una vez el recuerdo de Emmanuelle quedaba completamente al descubierto y a la vista de todos los presentes…la voz de Lázaro invocó nuevamente la atención de sus “hijos”…
 
“Gustave...espero que hayas aprendido la lección de tu hermano…y ayudes mucho a nuestra …divina causa...partirás a primera hora en dirección a Londres...e informarás a nuestros hermanos Raphael de mi llegada”
 
Anunció esta vez la voz desde ese cuerpo bañado en laceraciones mientras abrigaba la mejilla de Cristine con una de sus esqueléticas manos…la joven podía sentir en su piel el toque de esos dedos…la forma en que recorrían su piel…mientras la hacía alzar la vista….casi con el aire de un perdón divino…y la obligaba a observar hacia el frente….hacia la persona que Lázaro invocaba en la reunión…

Finalmente evocaba fuertemente sentimientos de devoción y apreciación sobre la peliroja cuyo mundo gravitaba en base a la belleza exterior. Aquella influencia sobrenatural que recaía sobre el corazón de los portadores de la cadena rota...aquellos que blandían el estandarte del mundo de la locura en sus vidas...Samedi ahora emprendiría una nueva misión hacia las tierras del oscuro...

“Belle...irás a Viena e informarás a los Donovan de mi visita a sus tierras...luego de eso te reunirás con nosotros en Londres"
 
Así articuló la voz de Lázaro en la mente de sus hijos...plasmando en sus mentes el mensaje casi con la misma precisión y esfuerzo que requiere el memorismo de una frase...como si las palabras siempre hubieran sido suyas...no eran simples mensajeros...ellos abrirían las cortinas de esta nueva escena...un nuevo capítulo en la extensa guerra de vampiros y licanos
[i]...[/i]


Última edición por Lázaro el Miér Oct 30, 2013 3:56 am, editado 1 vez
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Gustave Daaé el Sáb Oct 26, 2013 7:37 pm

Una sutil risa irrumpió desde el costado del "divino", al tiempo que unos pasos delataron una presencia que hasta entonces había pasado desapercibida en aquél rincón oscuro casi por detrás del líder. Una elegante silueta se hizo aparecer, éste ser tenía la mitad de su rostro completamente desfigurada, la carne podrida, heridas aún abiertas repletas de pus daban un aspecto totalmente desagradable a su vista; Sin embargo dicho rostro pudo ser visto sólo unos momentos, pues en el momento que éste se revelaba, su diestra ubicaba una máscara de medio rostro cubriendo aquéllas marcas que a su gusto, habían sido el detonante para alcanzar la oscuridad al punto que su padre había logrado. Un largo abrigo negro se movía con elegancia con cada paso que éste daba, al igual que una sutil cola que amarraba su cabello por detrás; En su cinto un estoque grabado, brillante y al parecer, de plata, figuraba con hermosura adornando aquella macabra visión.
Diría que es hermoso y fascinante... -Respondió a las palabras de su líder- El amor pervertido y su forma incontrolable de cambiar las tristes emociones, transformando a un guerrero en un miníno encantador... -Se posicionó entonces a un costado de lázaro, al tiempo que sus claros ojos se posaron sobre Cristine, sonriéndole con un encanto total, posteriormente observó al resto, y una siútica, aunque agradable reverencia se dió a lugar para todos los presentes-  Un gusto a todos... Mi nombre es Gustave, como ha dicho anteriormente el salvador... 
Al terminar dicha reverencia, se giró en torno nuevamente hacia Lázaro, observándole con una mirada extasiada, la fascinación que aquél ser le provocaba rompía los límites normales: Le admiraba, la oscuridad atrayente y seductora de Cristine se veía apocada por el gran y verdadero maestro, sus artificios y manipulaciones; Más aún en sus interiores no podía evitar la primera fascinación que la Diva le produjo, aquellos dos seres... Cristine y Lázaro. La oscuridad que adquiría forma física, ellos dos le guiarían a alcanzar el punto que él buscaba...
Oh... pero por supuesto, seré su emisario de oscuridad hacia los Raphael.... Éste humilde servidor hará todo cuanto pueda... -Su mano se ubicaba en su pecho y sonreía astutamente, agachándo la cabeza en señal de respeto, su mirada una vez más se volvía a desviar hacia Cristine, puesto que por su dispersa mente un recuerdo se hizo plasmar.
"Mensajeros de muerte..." -Murmuró mientras acariciaba lentamente su propia máscara, para así, ejercer una nueva reverencia frente a Lázaro y culminar- Aprovecho de informarle que, como ustéd requirió... utilicé algunos de los utencilios dentro de su hogar... y he dejado unos cuantos artificios que podrían ser a lo menos... divertidos. -Decía ésto con un tono totalmente perverso, y su sonrisa se marcaba en sus labios, acompañando a sus ojos los cuales se abrían con éxtasis al decir dicha palabra, al tiempo que sus manos extendían unos planos hacia Lázaro- He ahí sus ubicaciones...  
Así será entonces... -Se reincorporaba, observando a Lázaro fijamente- Mañana partiré rumbo a Londres... ¿He de ir solo en tan... interesante viaje? -Fue entonces cuando guardó silencio, esperando las últimas indicaciones de su misión, notándose totalmente entusiasmado ante el mundo que se abría frente a él... La oscuridad, las artes y los artificios volvían a vivir... Todo era tal como esperaba.
avatar
Gustave Daaé
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Fausto el Miér Oct 30, 2013 5:17 am

“Mis hijos…miren…no es maravilloso?...”
El rostro de Fausto se estremeció con un rictus de emoción, eclipsado rápidamente en la compostura rígida y solemne que el lúgubre vampiro retomó al volver a ganar control de su cuerpo. –Sí, lo es- susurró entre dientes, casi ignorando la presencia de sus hermanos, todos hijos del padre liberador. Las escenas en su cabeza pasaron fugaces, como un reflejo  agitado por la tormenta sobre un estancado pozo oscuro. Aún en la más íntima conexión entre él y su adorado superior, la propia perversión y fragilidad de ambas identidades no creaba más que confusión y tormento. Un caos que, sin embargo, podía sentirse familiar y hasta imperturbable, hogareño, en el añejado corazón del vampiro.

Emmanuelle era aleccionado, Cristine acariciada por las palmas polvorientas de Lázaro y un nuevo extraño se presentó al grupo. Los ojos desorientados de Fausto lo buscaron por momentos, divagando entre la realidad y el sueño del cual acababa de despertar. Nuevos nombres resonaban como un eco insoportable en su estremecida cabeza. -Gustave y Luna Midnight- musitó inaudible, marcando esos nombres en lo profundo de su memoria. ¿Qué inquietaba tanto al demacrado médico de los muertos?

-Lázaro liberador- irrumpió firme y claro, solicitando la atención de su padre. –Es mejor que me retire. Los preparativos tomarán más tiempo del que disponemos y debo atenderlos en la inmediatez-.

“…Comentaremos en otro momento qué ha sucedido durante las últimas décadas fuera de estos muros. Hay oídos en esta habitación de los cuales prefiero no escuchen más que el silencio” añadió con mirada firme y respetuosa hacia su señor, en un vínculo mental que aprovechaba el establecido hace instantes.

-Hermanos, hijos de nuestro liberador, deben disculparme. Confío en ustedes el informar a su padre qué ha acontecido con los otros clanes en el presente, sé que no lo defraudarán- añadió el vampiro, levantándose para caminar hacia la salida del recinto.

Mensaje del usuario:
Estimados/as, lamento retirar tan abruptamente a Fausto. Pero, de no hacerlo, comenzaría a trabar un tema tan activo y del cual requiero un tiempo del que no dispongo en el presente. Son libres de unirse a cualquiera de los otros temas que estamos abriendo junto a Lázaro para el clan y dar movilidad al grupo. ¡Un saludo!

Fausto
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Belle Samedi el Miér Oct 30, 2013 9:59 am

“Belle...irás a Viena e informarás a los Donovan de mi visita a sus tierras...luego de eso te reunirás con nosotros en Londres"

El fuerte dolor de cabeza producido por la alucinación que Lázaro me había propiciado se mantenía intensamente, y la nariz no me dejaba de sangrar. Me había quedado encogida en una esquina de la sala, con lágrimas silenciosas recorriendo mis mejillas, cuando Lázaro se dirigió a mí con esa misiva. Levanté rápidamente la cabeza al escuchar cómo se dirigía a mí, y sin darme cuenta de mis actos, comencé a arrastrarme hacia los pies de mi amo y señor.

Sí, padre. Lo haré. Tu mensaje será... será transmitido. Lo haré llegar con premura. ¡Te lo prometo! Yo... no te decepcionaré.

«Quiéreme, padre» era lo único que en ese momento podía pensar. Me sentía extrañamente unida y dependiente a él. Me levanté con torpeza y comencé a retroceder sin levantar nunca del todo la cabeza. Salí de allí sin mirar a ninguno de los presentes intentando mantener una compostura y dignidad perdidas. Cuando crucé las puertas y las cerré tras de mí, me quedé un rato apoyada en ellas. Sin poder evitarlo, rompí en llanto. Lázaro era un monstruo, cruel y sádico, era un ser maldito que disfrutaba tanto del dolor ajeno... «Como yo» fue lo que me pasó por la cabeza en ese instante. Y me di cuenta de la triste realidad. Realmente Lázaro era ahora mi padre. Le tenía tanto miedo, pero... no podía vivir sin él. No sabía vivir sin él. ¿Qué haría una estúpida desgraciada como yo perdida por el mundo sin el amparo y la guía de mi líder? Me recompuse lo más rápido que pude. Porque aún tenía mi poder. Aún era bella. Iba a entregar ese mensaje, y no me iba a dejar doblegar por nadie que no fuera mi padre Lázaro. Nadie se atreverá a desafiarme. Seré tan aterradora y tenaz como él. Y Él se sentirá orgulloso de mí.

Mi paso volvía a ser firme. Y mi destino, claro. Tenía que coger un avión para Viena.
avatar
Belle Samedi
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Emmanuelle † el Vie Nov 01, 2013 7:23 pm

Emmanuelle se retorció llevándose ambas manos a la cabeza ante la vista de todos los que veían sus recuerdos mediante la conexión mental de Lázaro. A medida que hacía esto, se adentró en la oscuridad del recinto y ahí se quedó, inmóvil, viendo todo lo que ocurría en el lugar, con ambas manos en el rostro, tapándolo, viendo solo por el espacio entre sus huesudos dedos.


Pero lo que sus palmas ocultaban era su sonrisa. Una enigmática sonrisa que había esbozado en el momento en el que las sombras lo habían engullido. Miraba a los demás adorar al "Liberador" y obedecerle. Los veía con aquellos ojos rojizos que brillaban como los de un felino en la noche.


Vio llegar a Gustave, desconociendo por completo quien era el nuevo chupamedias del "mesías" y le provocó repugnancia la manera sumisa con la que se dirigía al líder del clan. La verdad es que la actitud de todos con Lázaro le revolcaba las entrañas a Emmanuelle. Luego vio a Fausto marcharse y de igual modo a Belle. 


En la habitación sólo quedaban Lázaro, Cristine, Saskia y él. La ironía del destino era haber dejado a esas cuatro figuras en el mismo lugar. Dos sires y dos chiquillas... ¿Era eso cierto?


Entonces la risa demencial del otrora templario comenzó a resonar desde las tinieblas y el rebelde de los renegados comenzó a aplaudir lentamente, mientras avanzaba hacia Lázaro, con una sonrisa de oreja a oreja.

-¡Bravo Lázaro! ¡Tu papel de Mesías te ha quedado mejor que nunca! La manera en que los tienes a todos mansos como corderitos, es sublime. Y usarme a mí a modo de ejemplo... caramba, eso ha sido una jugada magistral amigo mío. Casi te has superado.-

El ermitaño caminó hasta quedar frente al decrépito líder y mirándolo a los ojos prosiguió:

-Ahora, supongo que no esperabas que tu charada iba a tener efecto alguno en mí ¿o sí? Vamos amigo mío ¿hace cuantos siglos nos conocemos? ¿Cuántas veces he sido "víctima" de tus ilusiones y alucinaciones? ¿Cuántas veces me has mostrado a mi familia, a mi madre? ¿Cuántas veces me has hecho creer que soy un recién nacido nuevamente? ¿Cuántas veces vas a olvidar que yo no soy un humano y que la vida que tuve siendo una de esas patéticas criaturas me es totalmente indiferente?

¿Mi madre? ¿De veras Lázaro? Mi madre fue alimento de gusanos hace más de 700 años y feliz me hace que así sea. Yo no soy su hijo. Esa patética criatura murió en mi abrazo, cuando nació el monstruo que soy.

Por otro lado, lo de Luna... ¡Qué gran jugada! Supongo que todos los estúpidos perros falderos que conforman este clan pensaron que me estabas castigando. Tú sabes quien soy y me conoces como nadie más en este club de dementes. Tú sabes que yo no quiero ser "amigo" de la joven iluminada. Tú sabes que yo no planeo tener "picnics" en el parque con ella y mucho menos me interesa intimar con nadie.

Ahora bien, ella es mi juguete y los planes que tengo con ella, si bien no me extrañaría que los supongas, son míos y pienso llevarlos a cabo, con tu consentimiento o sin él.-

Emmanuelle dio dos pasos más hacia el líder, poniéndose por delante de Saskia y a penas a unos cuantos pies de Cristine y Lázaro, para continuar diciendo:

-De verdad es que no entiendo como mantienes la farsa tan bien. ¡El "Liberador"! ¡Vamos! ¿Qué tan absurdo es que les vendas la idea de "liberarlos de sus cadenas" para amarrarlos a las tuyas? ¿Cómo alguien puede creer que les ofreces la libertad convirtiéndolos en tus marionetas? Por favor, ya una vez seguí a un Dios y fui defraudado por su Mesías. Ya puedo reconocer la falsedad detrás de todo este teatro. Sin embargo, te dejaré mantenerla sólo por respeto a los siglos de amistad que nos preceden...- miró hacia Saskia y luego hacia Cristine y añadió -Todos tus secretos los mantengo sólo por eso, así que Lázaro, no vuelvas a olvidar nuestra amistad o yo también la dejaré en el pasado.-

El cenobita del caos hizo una falsa reverencia pomposamente actuada y sonriendo le dijo a su amigo: -me retiro, debo ir a vomitar las nauseas que tanta adulación por parte de tus esclavos, me han provocado. Te dejo acompañado de estas dos señoritas.-

Se levantó erguido y miró a Cristine, a quien dijo con picardía: -A la reina blanca no le gusta enterarse de que hay una reina negra en el tablero ¿por qué crees que será eso?- luego giró sobre sus talones y pasando al lado de Saskia, le hizo un gesto con la cabeza, para ir en dirección a la puerta de salida.
avatar
Emmanuelle †
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 153

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Lázaro el Miér Nov 06, 2013 2:48 am



Las palabras de Gustave, Belle y Fausto complacieron al gobernante de la demencia…sin embargo…había una voz que parecía generar una sensación totalmente distinta en aquel que dirigía las riendas de la locura…no una...sino dos veces…ocurrió la irrespetuosa interrupción…ya no sería tolerado...

El cuerpo inerte que yacía en el trono parecía nuevamente petrificado mientras la voz de Emmanuelle inundaba la habitación…esta vez no con la calma inicial…esta vez podía ser escuchada fuertemente no había duda de ello…cada palabra …cada mofa…cada chantaje…cada atrevimiento…sin embargo el cuerpo del liberador se mantenía totalmente inerte…y en un instante…sin aviso ni advertencia aquel poder ancestral se hizo presente en la habitación…el poder mental más fuerte de todos…aquel que fue engendrado hace más de 2 000 años atrás… el templario probablemente podía sentir aquella ansiedad que brota del estómago cuando algo catastrófico se nos aproxima y no tenemos a dónde correr…una fuerza incomparable en tamaño…y sin importar cuánto intentemos escapar sabemos que nos alcanzará…ahora ese poder intentaba engullirle y generar en el cenobita del caos una parálisis física y mental…

Al mismo tiempo la reunión se vio interrumpida…las puertas se abrieron bruscamente mientras ingresaba un escuadrón de guardias a la habitación… la mitad de estos rodeó a Emmanuelle… la otra se aproximaba al liberador con devoción y dispuestos a dejar de existir con tal de cumplir las órdenes de Lázaro… parecían una extensión del cuerpo del vampiro mientras esperaban las órdenes del liberador.  Aquella guardia de vampiros se asemejaban más a abominaciones …cuyos rostros carecen de toda piel… exhibiendo hasta el más fino músculo facial y en algunos casos careciendo casi de toda la carne que abrigaba sus cráneos…como si la muerte hubiera sido asimilada en sus cuerpos. Sus dentaduras están al descubierto…no hay piel que esconda sus punzantes colmillos que ahora están bañados en un color carmesí…señalando que acaban de alimentarse….el olor a putrefacción seguramente se hace más notorio al tenerles tan cerca…sin embargo su postura parece firme y sólida…Fausto seguramente ha hecho algunas pruebas con estos seres que alguna vez fueron humanos…

Anteriormente Saskia había invocado las ratas de las alcantarillas para asesinar a dos policías…Emmanuelle había esbozado un baño de sangre con una cantina llena de humanos…Lázaro…el vampiro que yacía en el trono de manera cadavérica….nunca había dejado de estar conectado a sus hijos…en un instante…había despertado guardias en puntos estratégicos de las catacumbas de Budapest…las entradas a la ciudadela subterránea se sellaron...mientras cada lazarus repentinamente despertaba en su corazón un sentimiento de odio …como ponzoña brotando de una herida…y apuntada contra un solo ser…Emmanuelle Marchant …la forma en que las catacumbas reaccionaban y los vampiros asimilaban aquellos pensamientos casi daba la impresión de que un ser abominable de proporciones titánicas empezaba a moverse bajo Budapest...

Ese era el poder del liberador… la locura es su reino y sus hijos son las praderas que él recorre…podía ver todo lo que sus hijos veían…podía observar la situación desde el punto de vista de los guardias…desde los ojos de Cristine…de Saskia…y del propio Emmanuelle…esa era la conexión eterna del padre y sus hijos… si el templario intentara asestar una ilusión contra su padre o contra alguno de los otros invitados…los guardias reaccionarían …sus ojos permanecían atentos y sus mentes agudas listos a emprender una inmediata reacción… ellos también blandían al fin y al cabo el estandarte de la cadena rota en sus mentes.

De tener éxito la aprehensión sobre Emmanuelle, los guardias se propondrían a ejecutarle en ese mismo lugar. Cada uno expondría en mano un cuchillo de carnicero…el filo adentado pronto se alzaría sobre la cabeza del antiguo caballero francés…mientras por turnos asestarían cortes y laceraciones sobre el cuello del vampiro…a cada golpe exaltando y alzando palabras de honor y respeto a Lázaro mientras buscan decapitar al templario…

Esta era la realidad en el clan de los lazarus…aquí no existen reyes y reinas…aquí no hay tenientes ni subtenientes….aquí sólo existe el padre y sus hijos… sólo se permite ser de utilidad a los planes de ese gran concilio de mentes que habita dentro del cuerpo de Lázaro…dentro de ese contenedor en el cual yace la demencia milenaria…
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Emmanuelle † el Miér Nov 06, 2013 4:36 am

Rol Off:
Dado el caso de la situación, me tomaré el atrevimiento de responder sin esperar las otras dos publicaciones antes de mí, ya que mi personaje está siendo amenazado directamente. Espero esté bien, si no, borro mi post

Emmanuelle vio todo lo que pasaba a su alrededor y sonrió con tristeza mientras, con gran dificultad por la parálisis que Lázaro ejercía en él, giraba nuevamente en torno al trono. Miró a Lázaro al rostro con una expresión más de desilusión que de otra cosa. Con el gran poder que le otorgaban siete siglos de existencia, logró revocar en gran parte la parálisis mental que le propiciaba su líder, sobretodo porque la física no buscó superarla, más que para girarse a verlo y levantar los brazos a duras penas. Su memoria pasó, en cuestión de segundos, por 740 años de historia mutua entre el líder del clan y él. Por su mente pasó una amistad que, a pesar de los monstruos que eran, compartían, incluso cuando no pensaban igual ante miles de cosas.


El cenobita siempre había respetado a Lázaro y el líder también lo había respetado a él... al menos todas las encarnaciones anteriores. Se conocían. Tenían casi un milenio conociéndose. Lázaro sabía que Emmanuelle era un rebelde. Lázaro sabía que la locura le había dado por ahí. Por decidir que luego de que el Dios ante el cual él se había arrodillado lo defraudara, le era imposible arrodillarse ante nada más, incluso ante aquel que ahora se hacía llamar "liberador".


Lázaro podía saberlo porque siempre había estado dentro de la mente del antiguo templario. Lázaro sabía también que, a pesar de toda su rebeldía y su ímpetu, Emmanuelle lo consideraba honestamente su amigo. Posiblemente el único amigo que tenía. Que era por eso que, si bien jamás se doblegaba ante él, le obedecía. Que era por eso que había acudido a su llamado, como siempre y que se había prestado para muchas de las suciedades y los planes y esquemas del regente. Incluso lo defendía y lo protegería de ser necesario, aún cuando para eso tenía a otros siervos.


Pero era por eso también que la rebeldía inherente del vampiro salió a flote cuando Lázaro lo castigó por haberle dejado claro que, una vez más, él no tenía nada que hacer en esa reunión. Emmanuelle le había dicho millones de veces que todo el juego con los clanes era absurdo para él. Incontables veces le había tratado de advertir que el peligro que realmente pendía sobre sus cabezas, era un ataque masivo en horas del día, por parte de los humanos, cuando éstos se enteraran de su existencia.


Pero Lázaro hacía oídos sordos ante la insistencia del eremita. Aún así, él seguía ahí, visitándolo cada par de centurias, en honor a tanta historia en común.


El antiguo templario lo veía a los ojos que aparentaban ser ciegos e inmóviles, sabiendo que Lázaro lo veía y se veía a través de sus propias orbes y una gota de sangre se desprendió de uno de los lagrimales del rebelde renegado. La gota manchó a su paso hacia el suelo, el rostro que había adoptado su forma real. Gris, reseco, agrietado. La sonrisa triste se mantenía en los escasos labios del otrora caballero. Los guardias se acercaban a él.


-¿Así que así es que termina entonces?- dijo al fin Emmanuelle, balbuceando por la parálisis, más sin embargo, el regente de los dementes podía leer sus pensamientos. -¿Después de 740 años así vas a acabar con mi no vida, con mi cruzada dejándola sin final? ¿Así pues tú también rompes con la cadena que suponía nuestra amistad y has decidido eliminarme? Así pues has decidido que mi existencia no debe seguir siendo prolongada, porque no soy un estúpido siervo que te obedece sin chistar. ¿Pagarás con mi destrucción siglos de convertir inútiles humanos en nuevos candidatos para obedecerte y seguirte ciegamente? Tú me educaste. Tú me liberaste del yugo de esa deidad tiránica. Tú me permitiste entender los misterios de este macabro y sombrío escenario que llamamos mundo, dándome este don que otros clanes llaman locura, pero que tú y yo sabemos muy bien que no es más que sabiduría absoluta.


Tú me convertiste en lo que soy y ahora me castigas por actuar como tal... He escuchado esa historia antes... Curiosamente es la actitud de otro que también se hace llamar "liberador" y "padre".


Me diste este don y me liberaste de mis ataduras con nuestro creador, aquel que también te traicionó a ti. Mi venganza también es bajo tu nombre. Mi venganza es contra aquel que, por vanidad, por probar la divinidad de su avatar aquí en la tierra, hace ya casi 2000 años, te condenó a la oscuridad y al repudio de sus seguidores. Mi cruzada también lleva tu estandarte. El de la cadena rota. El de aquellos que no se doblegan ni colocan la rodilla en el piso.-


Otra lágrima de sangre bajó por la otra mejilla del vampiro que había extendido los brazos hacia los lados lentamente, en forma de cruz, mientras los soldados casi habían llegado a él.



-Lo que más tristeza me da y sé que sabes que no miento, porque estoy seguro de que andas metido en mi cabeza, es saber que intenté advertirte. Que hice lo que pude porque me escucharas y vieras lo que para mí era tan evidente. Los humanos serán la destrucción de nuestra estirpe e incluso tú caerás por mano de esta raza inferior. Lo que me duele es que no pude hacer nada para que creyeras en mi advertencia y que juntos lo evitáramos.


Si, mi cruzada contra Dios busca mancillar su creación y venganza, pero dentro de esa titánica labor, se encuentra el instinto de supervivencia que me lleva a comprender aquello que por siglos, te has negado a ver. Los humanos son peligrosos y deben ser mermados y destruidos, o serán ellos quienes acaben con las criaturas de la noche.


Amigo mío, jamás quisiste ver aquello que para mi siempre ha sido obvio, incluso con tu capacidad de observar a través de mis ojos. Aún así, por muchos siglos, respetaste mis decisiones y mi carácter. Por centurias fui aquel que se negó a arrodillarse ante ti y sin embargo, te ama más que cualquiera de los que ha pisado esta habitación en la noche de hoy. Aquel que por mucho más tiempo que cualquiera de los chiquillos que hoy se arrastran para ganarse tu favor, te ha llamado líder, te ha admirado, agradecido y amado.


Castígame pues, por haber sido el único de tus siervos capaz de llevarte la contraria porque lo único que quiere es tu supervivencia y que seas tú quien le arrebate al creador este mundo sombrío y lo gobierne, una vez eliminada la amenaza humana. Acaba con mi no vida y con mi existencia si crees que lo amerita mi único pecado.. el de no arrodillarme.-


Dicho esto último, aún con los brazos extendidos, cayó de rodillas frente a Lázaro, ante la vista de Saskia, de Cristine y de los guardias que llegaban a atacarle, levantando las hojillas que brillaron iluminadas por las velas encendidas del recinto. Emmanuelle Marchant, luego de ver por última vez a su amigo y su amado líder al rostro, cerró los ojos y dijo en voz alta, esta vez logrando hablar con un esfuerzo que le había hecho ahora sangrar por la nariz y los oídos:



-Pater in manus tuas commendo spiritum meum-
avatar
Emmanuelle †
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 153

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Lázaro el Lun Nov 11, 2013 5:04 am



Y fue justamente tras esas palabras pronunciadas en lengua antigua que las cuchillas descendieron una y otra vez sobre el antiguo templario...la sangre salpicaba y nuevamente la lluvia de metal se encajaba sobre el cuello del marchante francés…aquel que recorrió con sus propios pies…bajo sus propias reglas …la nueva vida que se le había otorgado…el regente de la demencia observó en silencio cada segundo de la ejecución…no hubo titubeos en la presión física y mental impuesta sobre Emmanuelle…no existieron reacciones adversas en ese sepulcral cuerpo que habitaba el trono de piedra…sin embargo el esfuerzo del antiguo templario francés no pasó desapercibido…las navajas descendieron…los cuchillos se incrustaban de manera implacable mientras buscaban a cada momento desprender la cabeza del cenobita de su cuerpo…
 
La osadía del que alguna vez fue Emmanuelle Marchant al hablar de tal forma en frente de los otros hijos de la locura… sus chantajismos… su incapacidad de apoyar a la obra del rey de la demencia…sin duda merecía el castigo ejemplar que se le otorgó...sin embargo aquel vampiro también había aportado al desarrollo del clan…el deseo del templario por promover la extinción de la raza humana más de una vez había sembrado el caos y el temor en los humanos…había dado campos fértiles para que el liberador pudiera sembrar su semilla…todas aquellas molestias que el hijo rebelde había dado…fácilmente podrían haber sido aceptadas por Lázaro…sin embargo…había algo más…un deseo mayor que había brotado en el corazón de Emmanuelle…y  debía ser extinguido sin demoras…como una hierba que es arrancada desde su raíz…
 
Las plegarias de los guardias se alzaban con ecos en aquella gran habitación mientras finalmente el liberador podía presentir el final aproximándose…después de todo esa era la conexión del padre y sus hijos...mientras atestiguaba el evento a cada segundo desde el punto de vista de cada uno de los presentes…inclusive el propio templario…finalmente cuando las navajas abrieron paso por la tráquea del vampiro y por su médula…aquella fina línea que permitía al anacoreta ser parte del mundo terrenal… en ese instante en que descendía el telón de aquella obra de la sangre llamada Emmanuelle Marchant… el liberador le otorgó un último regalo …en su último segundo de vida …sabiendo que ya no había fuerzas físicas o mentales en el templario…le compartió un recuerdo …una memoria prohibida…un evento del que sólo dos vampiros podrán hablar…
 
Así el cuerpo del templario abandonó toda regencia de animación física y mental…su no existencia llegó al final mientras los guardias tomaron las velas y juntos abrigaron sus restos en flamas… poco duró aquella luz de luto…pronto reemplazada por cenizas…cuidadosamente recogidas y portadas por los guardias a un paradero que Lázaro ordenaba…
 
“…Mi pobre hijo...es una lástima…no bebiste de este eterno manantial que llamamos demencia…pero no temas…nosotros seguiremos la divina misión para salvar a nuestra raza…”

Aquellos esqueléticos dedos finalmente volvieron a reanimarse…poco a poco como las patas de una araña punzaron levemente la mejilla de Cristine mientras aquella voz resonaba en la mente de sus hijos…aquellos que esbozaban la cadena rota ...en sus mentes como el lienzo sobre el cual Lázaro esgrimía su arte…
 
“Cristine…viajarás conmigo en las caravanas…sólo con tu admirable devoción…se podrá salvar a nuestra estirpe”….
 
Comentó mientras sembraba un sentimiento de calidez en la mente de la vampiresa…el temor reemplazado por un perdón divino…poco a poco engullendo su mente con aquella imitación de apreciación…orquestando en sus emociones una enigmática sinfonía de sentimientos llenos de apreciación por aquel cuerpo cadavérico…
 
“Saskia…”
 
La voz del portador de la demencia resonó de nuevo en los presentes mientras avivaba en la muchacha de cabellos plateados todo recuerdo del entrenamiento que recibió para ver el futuro…
 
“…viajarás con nosotros a Londres…serás vigía de nuestra causa…”
 
Aquella voz evocó en la sangre gitana todo sentimiento de apreciación paternal…tejiendo como una araña caminos en su mente…desenterrando los recuerdos de aquella arte visionaria que le dio tanto reconocimiento en una vida…y a la vez…incubando en sus pensamientos y su corazón… la sensación de haber encontrado su existir…la verdadera causa de su renacimiento…vigía..en todo sentido…advertir de lo que sus sentidos perciban….y prevenir de lo que pueda visionar…todo..en nombre del liberador..de aquel que porta la corona de la demencia…


Tras esas palabras, hubo una pequeña pausa... la mano que no acariciaba la mejilla de Cristine sostenía los planos que Gustave había dejado...escrituras de las trampas recientemente instaladas...nuevamente hubo una reacción en ese lacerado cuerpo...el rostro giró abruptamente hacia la entrada de la habitación mientras un carmesí tinte empezaba a humedecer el hombro del rey de la locura ...una nueva herida que brotaba en su ser mientras sus dedos nuevamente tomaron vida aprisionando los planos entre esos delgados y esqueléticos dedos...

 ...Mirko...


Los labios del cadavérico cuerpo de Lázaro se mantenían inmóviles mientras su mente evocaba la frase en los pensamientos del Dédalo de las pesadillas...brotando en la existencia del ucraniano todo sentimiento de cariño paternal...todo deseo de esperanza y adoración...al punto que el deseo de abrir aquella puerta se tornara insostenible

...pasa...no seas tímido...estoy feliz....de que vengas a verme...y me cuentes todo lo que haz hecho en mi ausencia...


Última edición por Lázaro el Dom Dic 08, 2013 2:58 pm, editado 1 vez
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Mirko Pávlov el Lun Nov 25, 2013 8:41 pm

 










En lo profundo de Las Catacumbas, en una amplia habitación sin puerta, se encuentra Mirko, Sentado en un alto taburete de hueso, inclinado sobre el tablero de dibujo. Calculando y diseñando, sin nunca terminar.


 Todos los laberintos son uno. Todos convergen en el centro. Hay una porción de espacio que todos los laberintos comparten, común a todos los lugares donde el camino se divide, se une y diverge de nuevo. Solo tras mi liberación fue que entendí esto, no importa cuanto cambie el laberinto, cuanto lo modifique, siempre es posible encontrar el camino,  Todos los Lázaro entendemos el concepto, pero los demás no, sus mentes están cerradas y para resolver este problema, se necesita pensar fuera de la caja. Es que ¿como saber donde estas y de donde vienes si tus sentidos te mienten?, ¿como continuar si tu cuerpo quiere rendirse, por el hambre, la sed, el sueño? y por supuesto a mis hermanos les gusta jugarle trucos a los perdidos. Con el tiempo he aprendido a separar a los perdidos en distintas categorías, mis 2 favoritas son los "Teseo" y los "minotauro". los Teseos son aquellos que se mantienen firmes hasta la muerte, no muestran dudas, continúan y continúan con la determinación de un Campeón. por su puesto tarde o temprano se desmallan y son comidos por las ratas, pero vale destacar que se mantienen férreos hasta el final. El "Teseo" que mas resistió fue un viejo licano que deambulo sin dormir comer, beber y dormir por casi un mes. Lastima que tuvo la idea de comenzar a comer las ratas que lo acosaban, estas frecuentemente están infestadas de enfermedades y termina siendo como beber agua salada. Por otra parte tenemos a los "minotauros" estos son personas que perdieron totalmente la razón, abandonaron toda moral y se dejan llevar por su instinto de sobre vivencia casando a otros perdido para poder subsistir. 
 Deje vagar mi mente otra vez, tengo trabajo que hacer, el cuarto nivel no se terminara solo, he de recoger mis herramientas y....


     ...Mirko...

 Mirko se para en seco, su espalda esta paralizada y una retorcida sonrisa se dibuja en su monstruoso rostro. Corre a la bóveda junto a su lecho, saca unos papeles y cruza el umbral de su habitación corriendo.
 
 Padre ha despertado, no puedo creerlo. No creo haberlo imaginado, se sintió muy real, dijo mi nombre, siglos ya que nadie lo menciona. En la frenética carrera por los pasillos escucho los gritos de desesperación de los perdidos, provienen de todos los rincones, la acústica del recinto es otro logro. 


  Al llegar al sanctum, veo las siluetas de otros en la recamara, nunca he visto a mis hermanos con mis propios ojos, a algunos los conozco pues han atravesado los pasillos con anterioridad. pero ha pasado tanto tiempo, no estoy seguro de recordad la dinámica de la conversación. Mi amo alza su vos incitándome a entrar, las dudas se disipan, la mente se aclara y entro sin mas.

 -Muy buenas noches a todos, padre y hermanos. la Larga figura de Mirko entra en la habitación, haciendo una reverencia hacia Lázaro y luego una inclinación de la cabeza como saludo a los demás.

-... Mi señor, procedo. Mirco ordena las hojas que portaba y procede a informar los datos.- Las Catacumbas abarcan actualmente casi 6.500 Km cuadrados, que es cerca de 3 veces la superficie de la ciudad, en 3 niveles de profundidad. A pesar de que la peste negra dejo Europa, alrededor del 40% de las rata todavia la portan, otro 20% posee alguna variedad del antrax. No estamos faltos de invasores, los números muestran que alrederor de 200 personas no pertenecientes al clan merodean por las catacumbas, luego del altercado con los Raphael, los números de invasores tendieron al alza, por supuesto entrar no es difícil, pero salir por otra parte...

 Mirko alza su mirada buscando alguna reacción a sus datos.
avatar
Mirko Pávlov
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Lázaro el Mar Nov 26, 2013 9:22 am




Y así ingresaba en la escena otro hijo de la demencia...su voz hizo eco en la habitación...su reporte fue preciso...y daba señales de lo que había ocurrido en estos años...el número de invasiones se había incrementado...cuántos habrían tenido la oportunidad de presenciar ese reino de la demencia...cuántos más tendrán ese hermoso privilegio...

El cuerpo de Lázaro se mantuvo inmóvil...casi como una estatua tallada en madera...los vestigios de su cuerpo inmóviles mientras el manto ahora portaba su nueva marca carmesí...la herida había detenido su sangrado...mientras la voz emanaba nuevamente de ese poder ancestral ...haciendo eco en ese auditorio que cada uno de nosotros portamos...ese hermoso lienzo llamado mente...ahí cada uno de los presentes escuchó el mensaje...

...No es grandioso...hijos? ...su hermano también ayuda a que más personas conozcan esta pureza llamada demencia...estoy tan feliz ...estoy seguro que traeremos la esperanza a toda nuestra raza

Lázaro podía oirles...cada una de aquellas víctimas de esa perfecta construcción...podía escuchar a los perdidos clamando por ayuda...suplicando por su muerte...perdiendo todo sentido de la lógica ...mientras se preguntaban que encontrarían a la siguiente esquina...

Pero la voz nuevamente hizo eco ...resonando en la mente de cada uno de los presentes....mientras sus esqueléticos dedos como anzuelos finos y delgados recorrían y punzaban la mejilla de Cristine nuevamente...

Mirko...ha llegado la hora de una nueva travesía en tu no vida...me acompañarás a Londres...y compartirás tu arte en esas tierras...crearás un aposento digno para nuestra estadía...estoy seguro qué gracias a ti...más existencias  podrán encontrar la libertad que nosotros ya conocemos...


Y así...como la araña que se oculta en la oscuridad....y crea aquella trampa en la que envuelve a sus presas ...Lázaro intentaba con cada palabra tejer sentimientos de valentía y emprendimiento en Mirko...y motivarle si no fuera por propia voluntad...a unirse en ese viaje hacia las tierras de los Raphael...
avatar
Lázaro
HIJOS DE LAZARO
HIJOS DE LAZARO

Mensajes : 112

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Abrazo del Padre - Clan Lázaro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.