La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Carlyle el Miér Sep 25, 2013 9:24 pm

Todo estaba igual que cuando me fui.

El enorme salón principal lucía exactamente igual, las antorchas crepitaban en las paredes de piedra negra y los ventanales tintados impedían la entrada del poco sol que pudiera entrar en dicha sala semisubterránea. Cualquiera diría que fuera, en el exterior, la noche acogía el tráfico de las ahora modernas calles londineses, la música electrónica golpeaba los cristales de las casas y miles de humanos caminaban con tranquilidad, como si estuvieran exentos de peligro alguno. El mundo había cambiado, había evolucionado y era un ente totalmente diferente. Un ente con vida propia. Había sufrido un lavado de cara impresionante. En cambio, en la Casa de Raphael, el tiempo parecía haberse congelado. Para bien y para mal. No obstante, algo era diferente. El salón principal solía estar lleno de vida. Los vampiros neonatos siempre estaban ocupando el espacio, y los más veteranos corrían de aquí para allá cruzando la sala solo de paso. Pero ahora estaba vacía. Podría decirse incluso que estaba... muerta.

Comencé a preguntarme si no había sido un error no avisar a nadie de mi vuelta. Pero igualmente, ¿a quién iba a avisar? ¿Y de qué modo? No sabía quiénes quedaban de los que conocía, y tampoco sabía siquiera si me recordarían. Durante muchos años, desde que Raphael tomó el liderazgo, mi papel dentro del clan fue discreto, siempre a su lado, en las sombras, como asesor, consejero y amigo. Pero no como un... ¿cómo lo llamaban ahora? Un relaciones públicas. La incertidumbre me asaltaba. Podría haberme metido en un sitio peligroso sin siquiera saberlo. Qué ironías del destino, cuando por fin puedo volver a casa, cabe la posibilidad de que sea mi sentencia de muerte.

En esos momentos, y con esa tesitura, solo cabía esperar un tiempo a que alguien apareciera.
avatar
Carlyle
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 93

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Mitsuhide Akechi el Jue Sep 26, 2013 1:21 am

La noche avanzaba lentamente en la fortaleza del clan de los Iluminados. Desde la muerte de Rafael, el bastión del clan también parecía haber fallecido con él. Ya no había la actividad de antaño, se respiraba una tensión silente, un temor incipiente en cada uno de los miembros de la familia.


El General Mitsuhide Akechi caminaba, rumbo al salón de guerra, en el que durante varias noches, desde que su líder fuese convertido en cenizas, escrutaba sin cesar mapas y documentos sobre las últimas incursiones de licántropos en los territorios vampíricos. De algún modo, dentro de sí mismo, estaba convencido de que la muerte de la cabeza del clan era un golpe muy duro y que, de no estar preparado, un ataque de los lobos podría borrarlos del mapa, como pasara antes con el clan Brodde.


Pero también era un modo de mantener la mente ocupada y no dejarse invadir por la zozobra. Mitsuhide aún no se había dado la oportunidad de estar de luto por su señor y amigo, Rafael.


Entró al salón principal del castillo para encontrarse de frente con una figura. Una persona que jamás hubiese imaginado ver. Se detuvo en pleno y por un par de segundos no reaccionó. Parpadeó, entornó la vista, como queriendo asegurarse de que no le engañaban sus ojos. Dio un leve paso y se detuvo nuevamente. ¿Un fantasma? ¿Estaría su mente sucumbiendo ante la locura de siglos de no-vida? ¿La muerte de Rafael estaba despertando sus memorias en forma de alucinaciones? Hacía demasiados años que no veía a la mano derecha del Señor de los Iluminados y repentinamente, estaba frente a él, su amigo, Carlyle.


-¿Carlyle?- fue todo lo que salió de su garganta. Lo miraba aún con incredulidad en el rostro, rígido su cuerpo por la sorpresa y la impresión. La boca entre abierta, los ojos clavados en el recién llegado. -¿Carlyle, eres tú? ¿Eres realmente tú?- volvió a hablar, aún en estado de shock. Entonces un brillo despertó en sus ojos y una sonrisa honesta se dibujó en su boca. -¡Claro que eres tú! ¡Carlyle! ¡No hay mejor hora para tu retorno amigo mío!- 
avatar
Mitsuhide Akechi
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Carlyle el Dom Sep 29, 2013 4:38 pm

Una voz tras de mí me hizo girarme sorprendido. Tras tantos años alguien me había reconocido. ¿Quién era? Entonces me lo encontré, frente a mí, al valeroso guerrero Mitsuhide Akechi, sonriéndome de oreja a oreja y dándome una calurosa bienvenida con sus palabras. Me acerqué a él y sin reparo alguno lo abracé.

Querido amigo, sé que esto está fuera de todo código protocolario. Y yo también me alegro muchísimo de verte, créeme, pero no es momento de charla. Necesito respuestas. Algo ha pasado. Lo sé miré a mi alrededor. Este no es el hogar que recuerdo. Dime qué ha pasado, por favor, es importante. Y mientras me lo cuentas, llévame hasta Raphael. Tengo que hablar urgentemente con él. Creo...

Omití la frase "Creo que se encuentra en grave peligro" porque la veía totalmente fuera de lugar. No necesitaba que me tomaran por un vampiro loco aquejado por un Letargo no demasiado sano. Pero en parte también guardé silencio al ver el rostro del general tras mencionarle a Raphael.

Mitsuhide... Cuéntamelo todo. Ahora mismo.
avatar
Carlyle
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 93

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Mitsuhide Akechi el Dom Sep 29, 2013 5:13 pm

La sonrisa en el rostro de Mitsuhide desapareció por completo, siendo reemplazada por una expresión de pesar y tristeza. Carlyle no sabía. No tenía idea de que Rafael, su viejo amigo y líder, ya no estaba entre ellos. Peor aún, era Mitsuhide quien debía informarle a su compañero de esta terrible realidad.


Decidió no darle demasiadas vueltas al asunto. Le debía ese grado de honestidad a su amigo luego de tantos siglos. El general lo miró a los ojos, respiró profundamente y simplemente dijo:


-Lamentablemente amigo mío, no puedo llevarte con Rafael, aunque daría lo que fuese por hacerlo posible. Durante tu ausencia, nuestro amigo y líder ha cesado de existir.-



Mitsuhide tragó saliva y luego continuó: -Sus cenizas fueron encontradas en la fortaleza durante la noche de San Juan. Sólo quedaron algunos vestigios carbonizados de su cuerpo. De resto, todo fue consumido por las llamas. Los restos esperan en la Torre de los Antiguos pero te advierto que no hay rastro de su identidad en ellos.-



Carlyle podía notar el dolor en cada palabra y como una angustia crecía dentro del nipón, mientras le relataba estas nefastas noticias: -Por si esto fuese poco, no tenemos todavía un sucesor para el puesto de regente, por lo que los otros clanes, sobre todo los Donovan, podrían aprovechar este momento y usarlo como una debilidad. Para colmo de males, las avanzadas de Licántropos han aumentado desde la muerte de Rafael. Son tiempos aciagos, llenos de tribulaciones amigo mío.-


El samurai calló y esperó a que Carlyle asimilara toda la información que acababa de recibir. Sintió dolor por haber tenido que decírsela así, pero después de todo, Mitsuhide siempre había sido un militar y en su mente, las malas noticias era mejor darlas así, sin rodeos, pues el shock era un estímulo a buscar soluciones inmediatas. Quizás ahora, con Carlyle de regreso, la luz pudiera retornar al clan de los iluminados.
avatar
Mitsuhide Akechi
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Evans Cromwell el Jue Oct 03, 2013 11:25 am

Off: Dennan y yo estamos entrando a la fortaleza. Segun leo, Carlyle y Mitsuhide estan en el piso inferior. Aun no nos encontramos. Por ende, ustedes pueden seguir con su dialogo y nosotros con el nuestro hasta encontrarnos.

__________________________________
Había sido una noche relativamente tranquila. Desde el terrible encuentro que se había llevado a cabo en los bosques que se abrían en las inmediaciones, los grupos vigías habían aumentado su tiempo en el campo. Desde la caída de Raphael, tres vampiros cazadores habían sido asesinados por Licanos durante las vigilancias y fue acuerdo de Eliah y Evans que ningún cazador saliese solo. Los perros no eran tontos; esperaban dar con un grupo disminuido para luego atacarle con todo, casi como si quisiesen que los hijos de Raphael cediesen a los nervios de verse envueltos en una trampa constante que se acercaba a ellos, amenazando con consumirles del todo. Querían enloquecerlos. ¿Acaso no habían jugado de la misma forma con los Brodde antes de lanzarse como bestias sedientas de sangre sobre el clan?

Eliah había adquirido la poco sana costumbre de entrenar cortesanas inútiles para que se volviesen algo más que barrenderas. Después de que él y Evans tuviesen su primer cruce de palabras en malos términos por esa arpía cualquiera conocida como Luna, Evans decidió tomar un poco de espacio de su mejor amigo. Con Layla salir a recorrer los bosques era igual a salir a tener incómodos momentos donde la mujer le dejase en claro que le detestaba y, hablando con sinceridad, la paciencia del cazador así como su buen humor habían ido en picada con cada día que pasaba desde la muerte del Lider. Y Arcueid…digamos que no deseaba estar cerca de la pelirroja en esos días; o por el contrario, lo deseaba más de lo que  debería. Fue por esa razón que la vigilancia de los bosques la ideó de forma que evitase a su grupo normal de compañeros. Y esa noche, su compañero de vigilancia era Dennan. Decir que eran amigos era un poco forzar la verdad. No era mal sujeto y era muy diestro en su arte, pero para Evans, el hombre de cabellera negra y ojos azules era un real misterio. Y si lo pensaba, era un enigma para todos ahí. Casi como una sombra, no hablaba de su pasado. Había llegado hacía relativamente poco y ya había cruzado su camino con uno de los peores enemigos que podría enfrentar un vampiro: Galliard. Mientras caminaban el camino de retorno a la fortaleza, Evans pensaba en cómo un vampiro así pudo sobrevivir a un mano a mano con uno de los licanos que había hecho de su nombre un mito. Los ojos ambarinos del cazador se clavaron por un instante en la mirada meditabunda de Dennan. Acababan de llegar a la entrada de la fortaleza y eso pondría fin a una poca fructífera noche de cacería donde no vieron más que un ciervo y una pareja de mujeres en el bosque haciendo cosas que Evans disfrutó observar desde las sombras. Sin embargo, ningún lobo. Y tanta paz de repente era digna de crispar los nervios del más calmo – Lamento que la noche haya sido aburrida… -  empezó a decir mientras sacaba de su chaqueta un atado de cigarrillos. No necesitaba fumar, pero lo hacía. A veces, cuando le preguntaban la razón, solo respondía que era por el aroma al tabaco quemado. Algo en ese aroma despertaba un recuerdo en su mente de su pasado. Tiempos donde él era mortal y temía a aquello que se movía en la noche. El cigarrillo sin encender tenía un olor característico que le permitía traer a su mente el recuerdo de un hombre; su padre. Él fumaba. Y por desgracia, era todo lo que Evans recordaba de su persona. El tiempo se había llevado cada uno de los recuerdos de su vida y él nunca se molestó en recuperarlos. Pero el aroma a cigarrillo activaba algo que traía de nuevo un momento crucial dónde veía una figura masculina sentada frente a una mesa, con el cigarrillo encendido entre los dedos, viéndole con una sonrisa en sus labios. Le gustaba ese recuerdo…Lástima que no llegaba más allá.

Encendió con su zurda el cigarrillo, sosteniéndolo con sus labios y aspiró profundamente. El color naranja de la punta del mismo se intensificó a la vez que un hilo se formó, formando una nube de humo sobre el vampiro, a la vez que ésta se consumía en el aire, deshaciéndose – Hace tiempo que quería preguntarte una cosa… - empezó a decir el hombre de ojos ambarinos a su compañero, a la vez que ambos caminaban hacia la entrada de la fortaleza. Evans dejó escapar por su nariz el humo gris a la vez que volvía los ojos a Dennan - ¿Es cierto lo que dicen de ti? – Preguntó finalmente, antes de abrir la puerta de la fortaleza, para terminar su cigarrillo antes de entrar en ella -¿Es cierto que te enfrentaste al Lider de los Ardwolf tu solo?- No dudaba de él, pero sí de los rumores. En su vida había visto Ardwolf, muchos, pero eran los hijos de puta más duros que un vampiro podría encontrar. Medían el doble que uno, tenían el doble de fuerza y siempre se movían en grupo. No por nada consumieron a los Brodde como si fuesen trozos de papel en una hoguera. Pensar en un vampiro peleando contra el líder de esas bestias y viviendo para contarlo era algo que le costaba procesar.  
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Mitsuhide Akechi el Jue Oct 03, 2013 5:24 pm

Off: realmente estamos en el salón principal, pero si, pueden conversar un rato mientras llegan a él. Los turnos supongo que serían Carlyle, Mitsuhide, Evans y Dennan verdad?
avatar
Mitsuhide Akechi
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Jue Oct 03, 2013 7:20 pm

No habían pasado muchos días desde que había finalmente decidido conocer lo que era llamado como la "central" de los Raphael, dejar la fría tierra de los lagos una vez más, sin embargo, ésta vez ya no sería como la primera. La costumbre de viajar le había endurecido con respecto a su tierra natal, más aún seguía guardando un cariño especial por Finlandia, Helsinki para ser específicos.
Había sido una noche sumamente tranquila, las espectativas de caza se mantuvieron altas, más la suerte o quizás la mala suerte, no estuvo de su lado aquella noche. No pudo negar lo divertido que le resultó aquella vista de las mujeres mostrando sus más bajos instintos y lujurias, linda vista. Se encontraba entonces así, ensimismado por aquella noche, la compañía de Evans, vástago al cual prácticamente acababa de conocer no le resultaba del todo molesta, como solía ocurrir a menudo con las personas, lo consideró un tipo simpático; Por su mente recorrió el recuerdo de aquél ciervo por la noche, siendo alumbrado levemente por la madre argenta, una visión hermosa, digna de recordar.
Fue entonces cuando aquél silencio fue roto por las disculpas de Evans, a lo cual cerró sus ojos por unos momentos, negando con una sonrisa dibujada en sus labios-
Descuida, hay noches y noches...Además, tan aburrida no lo fué -Le guiñó un ojo juguetonamente- Aquellas dos prepararon un buen espectáculo...¿No lo crees?
Su caminar se mantenía lento a un costado de su acompañante, pareció sentir aquella mirada sobre su ser, cuando nuevamente éste habló. Le escuchó con atención y sonrió nuevamente. Su cabello danzaba lentamente con cada paso que éste daba, de forma elegante y a la vez enigmática, resaltando aun más con sus cristalinos orbes, los cuales parecían brillar ladinamente.
Adelante, pregunta... -Respondió mientras su mirada se desvió hacia Evans, sosteniéndole la mirada a medida que el diálogo se iba dando-
¿Rumores...? -Arqueó una ceja algo consternado, sin embargo aquella sonrisa, ladina y sarcástica no se borraba de sus labios; Aquella sonrisa que podía hacer dudar sobre sus verdaderas intenciones a muchos, sobre todo a los más desconfiados y precavidos.- ¿Qué rumores podrían haber sobre mi...? No soy lo que se diría... "famoso" dentro del clan... -No quiso hacer alusión hacia las recientes marcas que había comenzado a dejar en sus víctimas, aquella macabra "D" plasmada en los moribundos cuerpos-
Su mirada entonces permaneció con interés en el vástago, esperando por una aclaración, fue entonces cuando el nombre vió la luz: Galliard.
Galliard... -Repitió al momento que mordió su labio inferior con algo de fuerza, sonriendo aún- Tipo duro... muy duro. -Se limitó a decir mientras observaba el cigarrillo que Evans había encendido, y no pudo evitar la tentación. Sacó de su larga gabardina de cuero una cajetilla ya abierta, la cual acercó a sus labios para así, sostener un cigarrillo desde el filtro, posteriormente guardaría la cajetilla en uno de los bolsillos, y a cambio de ésta sacaría un mechero, el cual de un hábil movimiento abrió y encendió, acercándolo hacia si; Aspiró con sumo placer, sus ojos se entrecerraron levemente en aquél instante, y, posteriormente a aquella aspirada alejó el cigarrillo de sus labios, comenzando a responder mientras el humo escapaba lentamente, a medida que formulaba sus palabras.-
Pocas veces he disfrutado una pelea como aquélla, si me permites decirlo... Ése lobo sin duda es un erudíto en las artes de la guerra...-Dió una nueva aspirada a su cigarro, y cerró sus ojos; pareció recordar algo puesto que soltó una leve risa para así, agregar.- Y con un gran sentido del honor...
Aunque, respondiendo a tu pregunta como es debido... Si, me enfrenté a Galliard sólo... era una misión de reconocimiento, solo debía verificar si habían lobos ahí... -Su mirada centelleó con agudeza y astucia- ¿Por qué la pregunta...? Me has dejado sin palabras, no pensé que las noticias corrieran así... -Sonrió amistosa y sarcásticamente a la vez, al tiempo que su diamantina mirada se desvió unos momentos para observar aquélla fortaleza Rafael.- De un don nadie como yo... -Agregó suavemente, sin borrar aquella característica sonrisa de sus labios-
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Evans Cromwell el Jue Oct 03, 2013 10:22 pm


Off: Ok, ok, entonces nosotros aun estamos en la puerta. Con Dennan hablaremos un poco para dar una ligera introducción a un suceso que pasará luego de que Carlyle responda.
_______________________________

Una sonrisa se dibujó en los labios del cazador ante aquel guiño de su compañero. Claro que eso les había hecho la noche. Todavía lo recordaba con demasiada claridad: Ambos caminando, fundiéndose con las sombras cuando un movimiento inusual llamó la atención del más joven de los dos. Evans ya había sacado su arma del estuche, esperando que aquello que se escondía entre la maleza fuese algún maldito perro perdido cuando, de repente, ambos se quedaron con la mirada helada al ver a dos preciosas jovencitas huyendo de la comodidad de la ciudad para dejar escapar sus más íntimos deseos en el lecho que el bosque les brindaba. Evans no supo que cara puso Dennan al ver eso, pero él estaba realmente seguro que se quedó con la boca abierta por unos tres segundos, mientras sus labios se deformaban para permitir una sonrisa abierta. Al ver que su camarada recordaba aquellas dos hermosas formas unidas ante la luz de la noche, el vampiro sonrió de nuevo, casi como si estuviese visualizándolas – Créeme, me vi tentado a interrumpir tres veces y aun estoy debatiéndome entre quedarme aquí o volverme a ver si aceptan un tercero jajaja…- rió abiertamente. Dennan no era un hombre que hablase demasiado y, como él mismo diría más adelante en la conversación, era desconocido en la fortaleza. Y quizás ese era el problema de los Raphael. Todo se movía en torno a famas: Dimitri iba a ser el próximo Líder porque Raphael le estimaba y ahora, con Dimitri muerto, las miradas caían sobre él ¿Acaso los Raphael pensaban con el culo? ¿Él, Evans Cromwell siendo líder? Era un maestro en su área, pero solo eso. Jamás se vería como Lider de un montón de guerreros que bien pueden liderarse solos. Y Eliah…aunque le costaba admitirlo, Eliah tampoco tenía madera de jefe.

Mientras meditaba en esas opciones, pensaba en la cantidad de hombres muchísimo más aptos que él para ostentar el liderazgo de Rafael y cuando Dennan habló acerca de Galliard, aquellos pensamientos empezaron a tener rasgos de certeza: Ese hombre a su lado, de cabellera de ébano y mirada azulina, de piel pálida y ojos ausentes había peleado con el Lider del clan más sanguinario de los licanos…Y estaba ahí, con su cabeza, sus manos y sus piernas, relatándolo como si hubiese sido un encuentro cualquiera y Galliard se hubiese tratado de un licano cualquiera. Cuando la mirada de Dennan se clavó en Evans, el cazador tenía sus ojos fijos en él, casi como si no diese crédito a las palabras que escuchaba. EL cigarrillo se mantenía firme entre sus labios mientras la ceniza caía, lentamente, al suelo como una llovizna gris. El sujeto era un tipo enigmático, no había duda de ello. Evans volvió a aspirar el humo por el cilindro del cigarrillo y el humo escapó por entre sus labios a la vez que éste hacía una mueca, levantando las cejas y echando levemente la cabeza hacia adelante, casi como si todavía quisiese convencerse de las palabras de Dennan. Cada frase de ese vampiro era como si describiese algo que él desconocía por completo. De hecho, su mirada se posó sobre su camarada y, a diferencia de hacía cortos instantes, ahora estaba pétrea, como si estudiase sus frases y buscase tratar de hallar algo escondido entre ellas – Nunca me ha pasado…- susurró a la vez que se ponía de espaldas a la puerta de entrada, dando una mirada al gran jardín que se alzaba entre ellos y la puerta enrejada que cubría absolutamente todas las inmediaciones de la construcción. La luna caía sobre el césped y lo teñía de tonos azulados. Los ojos ambarinos de Evans se posaron en el cielo a la vez que dejaba escapar de entre sus labios el humo envuelto con su aliento, como si fuese un suspiro – He peleado con muchos pero ninguno me despertó respeto. Cuando escuché de Galliard y de que uno de los nuestros se había enfrentado a él, sentí dos cosas: Envidia y admiración – la voz grave del cazador manifestaba que estaba entrando en un punto más profundo del relato que quizás, el vampiro a su lado reconocía. Cuando Dimitri fue asesinado por Galliard, Dennan seguramente no existía ni como hombre siquiera. – Trescientos años ya…cómo pasa el tiempo – susurró, tomando el cigarrillo de sus labios con dos dedos y echándolo al césped, frente a él, para que la humedad del suelo terminase por apagarlo. Su lengua acarició sus labios, humedeciéndolos mientras los cerraba de nuevo y fruncía el ceño, tratando de encontrar las palabras para responder a la pregunta de Dennan. Su camarada no había vacilado en hablar; lo justo era que el cazador le diese el mismo trato – Yo estuve durante la guerra que se llevó a cabo en España. Vi a Galliard a lo lejos; una silueta implacable que me doblaba en tamaño. He peleado con muchas cosas en mi vida pero cuando vi a ese licano…supe que no tendría oportunidad. – Empezó a decir, mientras su mente mostraba fragmentos de aquella batalla que con el tiempo, en lugar de borrarse de su memoria, se asentaba, aun más –Perdí a mi mejor amigo durante esa guerra y ese cabrón del que hablas fue el que lo mató. – susurró a la vez que bajaba la cabeza y miraba el suelo. Sus cabellos caían alrededor de su rostro, ocultando como podían el abatido gesto del guerrero. Entonces, él sonrió, volviendo a dirigir su mirada a Dennan, de pie a su lado -  La misión de reconocimiento de la que hablas fue ideada por Raphael antes de morir. No sé por qué te enviaron a ti, pero originalmente, dos más irían contigo:  Eliah y yo. Los centinelas habían adquirido información de los movimientos que se llevaban a cabo en la zona y…tenían suposiciones fuertes de que el muy hijo de puta de ese Ardwolf se movía por esa zona. Lo que te comento, lo supe hace dos días; por eso pedí que me acompañases como compañero en esta vigilancia. – empezó a decir. Entendía que, quizás, Dennan no comprendería ni la mitad de sus palabras por lo que tomó aire. Los hombros del cazador se relajaron mientras este soltaba su aliento en un gesto cansado, buscando explicarse lo mejor posible – Raphael era un excelente estratega. Cuando Dimitri murió, mi amigo; su sucesor, buscó a Galliard por cielo y tierra. Pero, por lo visto, dio con él luego de morir. Desconozco por qué te enviaron a ti, pero esto nuestro líder lo sabía. Yo lo sé, Eliah lo sabe. Y no porque nos lo hayan contado, sino porque encontramos muchos de sus papeles donde él anotaba los movimientos de los grupos de rastreo. ¿Por qué te digo esto? El que te envió a reconocer esa zona…no esperaba que volvieses. Te mandó a pelear a ti solo contra el Lider Ardwolf sin tu saberlo. La idea inicial era que fuésemos tres: Eliah, tu y yo. Te mandaron a una misión suicida, Dennan...– la mirada del cazador se había clavado en los ojos azules del vampiro, viéndose reflejado en los mismos. No era agradable, solo debía preguntar quién le había enviado pero, ese tipo de movimientos y órdenes, más cuando se trataban de reconocimientos no se daban “cara a cara”. Una carpeta, un informe, una rutina y listo, los cazadores la realizaban. ¿Quién estaba interesado en enviar a un cazador joven y solo a la boca del lobo, de manera casi literal?
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Jue Oct 03, 2013 10:54 pm

No pudo evitar soltar una risa ante las amigables palabras de Evans, dando un sutil golpe en el filtro de su cigarrillo, para así botar la ceniza que ya comenzaba a extenderse a lo largo del cilíndro. Su penetrante y enigmática mirada permaneció fija en su compañero a medida que éste comenzó a explayarse, ascentía lentamente ante sus palabras: Entendía perfectamente aquél sentimiento de cuasi frustración al saber sobre su batalla con Galliard.
Mantuvo el silencio aún mas, escuchando cada palabra con atención notable, su alma de historiador no se veía mancillada por las atrocidades de sus actos, e incluso en su no-vida mantenía aquel gusto; Escuchar sobre la historia de los mismos Raphael, de manos de alguien más antiguo que él le resultaba a lo menos, deleitante.
Es realmente enorme el bastardo ése... -Acotó al tiempo que le dedicó una sutil sonrisa- Y el tamaño de su espada no se queda atrás... "Un golpe y se acabó" -Culminó así su acotación, sonriendo un poco más para sí mismo, recordando que aquella frase fue la que le acompañó gran parte de su lucha contra el lupino-
Una repentina brisa sacudió el lugar, sus largos cabellos danzaron como bestias oscuras excitándose por la información que estaba apareciendo: Finalmente sabría algo sobre aquella misión; Su mirada permaneció fija en Evans, al tiempo que acercó su cigarrillo hasta sus labios para así dar una última aspirada y dejar caer el cigarrillo al suelo: No lo pisó, sino que su mirada le siguió y se pudo observar como su mirada permaneció fija ahora en el cigarro que poco a poco se iría apagando. Como si éste joven vástago pudiese ver un significado más allá dentro del mismo. Cuán parecido era aquél fulgor del cigarro a la lenta muerte de una víctima agonizante, no extinguirlo de un pisotón... Sino deleitarse con el lento y agónico morir de la llama de su propia existencia.
Ensimismado en aquello, su atención de igual forma se encontraba en su totalidad en las palabras emitidas por su compañero, las preguntas poco a poco comenzaron a abordar su mente, mordió ligeramente su labio inferior al tiempo que su ceja se enarcaba en dudas, sin embargo no pareció tomarlo a mal, por el contrario: Sonrió.
Hace solo dos días... que eventos tan afortunados... -Respondió mientras su mirada se notaba analítica, totalmente pensativo-
Así que todo se sabía ¿Eh...? -Soltó una risa ésta vez- Heh... alguien ha de estar muy molesto por mi existencia entonces... Creo que me deleitaré demostrándole lo difícil que le será exterminarme... -Su mirada entonces se clavó en Evans, totalmente determinada- Sea quien sea, me quería fuera y muerto... Pero aquí estoy y el maldito ha de estar maldiciendo en silencio... Ése es un goce mudo para mí... 
¿No lo crees...?
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Carlyle el Dom Oct 06, 2013 6:02 pm

Off: Siento muchísimo la demora!! Es el primero hueco que he tenido en toda la semana, he descansado un poco, me he aseado y estoy contestando. Lo siento de veras. Voy a ello.

Y una anotación, no sé si en América Latina se usa la expresión "De tres pares de narices", o su versión más vulgar "De tres pares de cojones". Por si no se usa, aclarar que se usa como potenciador de algo. Puede ser algo muy fuerte ("Le dio un bofetón de tres pares de narices"), algo muy grande o lujoso ("Se compró un coche de tres pares de narices") o de mucha calidad ("Es un actor de tres pares de narices"). Es decir, suele potenciar la cantidad o calidad de las cosas a las que acompaña en la frase. Y nada más, solo era eso XD

______________________________________________
La noticia me la dio directa y sin rodeos. Las explicaciones, escasas pero presentes, vinieron después. Y por alguna razón, ya me lo esperaba. Una parte de mí, en mi interior, lo sabía. Recordé el sueño que tuve justo antes de despertar de mi Letargo, y comencé a pensar que probablemente mis sospechas de que no era un simple sueño, sino más bien alguna especie de visión, estaban más que fundamentadas. ¿Por qué? Desconocía los motivos, pero podía suponer que debido a mi cercanía al líder del clan, de nuestros años juntos y de nuestra fuerte amistad que perduró durante siglos, yo debía de tener algún tipo de conexión con Raphael. Pero poco importaba ya. Él estaba muerto, y un sentimiento de culpa comenzó a embriagarme por entero, pensando que tal vez no debería haber caído en el Letargo, sino haber vuelto antes para protegerle de los posibles peligros que pudieran haber existido contra su persona. Aún así, murió abrasado por las llamas del sol, en un acto de locura y entrega a la muerte. ¿Tanto le habían afectado los años en mi ausencia? ¿Tan débil se había vuelto el temible y poderoso Raphael? No lo sabía. No me cuadraba, no quería que me cuadrara, no lo podía creer, pero en el fondo no lo sabía, y eso era un hecho más que innegable.

Seguí escuchando en silencio las palabras de Mitsuhide hasta que me informó de que no se había elegido todavía a un sucesor. Eso sí que me pilló por sorpresa. San Juan fue hace semanas, las cenizas de Ludovico se encontraban en la Torre de los Antiguos pero esos malditos incompetentes no eran capaces de elegir un sucesor. Un maldito sucesor. Todo lo por que tanto había luchado Raphael, por lo que tanto había trabajado. Él, su antecesor, y el antecesor de éste a su vez. ¡Todo por lo que yo me había sacrificado estaba en peligro por unos vampiros ineptos e incompetentes que no eran capaces de elegir a un jodido sucesor! Mi mirada cambió, clavé mi pupila en la pupila de Mitsuhide y avancé despacio hasta donde se encontraba para encarármelo.


¿Me estás diciendo que el líder del clan más peligroso de los vampiros ha muerto y todavía no habéis elegido un sucesor? ¿De verdad me estás diciendo que lleváis tantas semanas sin haber elegido a un nuevo líder, esperando quizá pacientemente a que los licántropos vengan a liquidarnos a todos y se hagan con nuestras cabezas, poniendo así fin a una familia que lleva milenios en pie?mi tono de voz se fue alzando poco a poco, incapaz de disimular mi furia contenida y cada vez más a flor de piel¿Acaso sois todos y cada uno de vosotros tan incompetentes y estúpidos que por eso ponéis a nuestros enemigos en bandeja el exterminarnos de la faz de la Tierra para siempre? ¿Es que acaso nada aprendísteis de los Brodde? Dime, Mitsuhide, amigo mío. Ilumíname y dime cuál es el motivo de que mi mejor amigo esté muerto y ninguno de vosotros haya movido el puto culo para liderar a los nuestros hacia una guerra probablemente inminente y que parece que nadie ha intentado evitar. ¡Explícame por qué cojones un clan militar, de acción, la principal barrera de los licántropos contra el exterminio de nuestra raza, está compitiendo entre sus miembros a ver quién mierda se lleva el premio al colmillitos más negligente del puto año! ¡¿DÓNDE COÑO ESTÁ EVANS?!

Y he aquí la sangre que Henry Cavendish, mi mentor y padrino, anterior líder Raphael, me otorgó cuando me convirtió hace más de seiscientos años. Hela aquí, expuesta en todo su esplendor, la sangre hirviente de un hombre de 685 años de antigüedad, de 200 años de letargo y con una rabia de tres pares de narices. Esperando con premura una explicación lo suficientemente convincente para apaciguar su furia e impotencia.
avatar
Carlyle
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 93

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Marca del Lobo el Dom Oct 06, 2013 7:47 pm

Se mueve…¿Puedes sentir como se mueve? Es como aquel momento en que los ojos se clavan en el techo al despertar. Sientes tu cuerpo moverse, pero este no se mueve. ¿Acaso no escuchas los pasos en el corredor? Sombríos, palpitantes…reaccionan con tu sangre. Se acerca, puedo sentirlo ¿Lo sientes tu? Él lo sintió. Él sintió sus garras cerca de su cuello; su daga justo en su nuca; su aliento en su rostro. ¿Sabes de lo que estoy hablando?

Cada uno de los presentes jamás había pensado por un solo instante que esa noche estaría cubierta de sorpresas. Cada uno de ellos había abierto los ojos pensando que todo lo peor ya había sido dejado atrás. Pero se equivocaban. El clan de Raphael no estaba hecho para tener un solo respiro desde el instante en que su líder exhaló su último aliento. Sus palabras fueron dichas con odio a aquel que le miró por ultima vez y un vocablo maldito escapó de sus labios ‘Traidor’.
¿Quién era el traidor? Uno que caminaba por la fortaleza como si nada. Pero los acontecimientos eran demasiado negros para pensar que solo había uno. Algo se movía en las sombras, y lo hizo con total libertad en aquellos momentos en que Carlyle recordaba viejas amistades y Evans desenmascaraba un complot desconocido a su nuevo camarada de guerra. Había escapado a los ojos hábiles de Mitsuhide y la mirada calculadora de Layla. Cortesanas y ancianos le habrían visto pasar y no habrían notado nada extraño. Porque como los virus, lo extraño se nota después de que éstos se hacen notar. Y esa noche, con las tinieblas cayendo sobre la fortaleza, las garras de la muerte se hicieron notar una vez más.

Un sonido ensordecedor inundó los pasillos mientras los vidrios de cada una de las ventanas estallaba a la vez que una onda expansiva movía las poderosas paredes de la fortaleza, llevándose consigo libreros y adornos de tiempos inmemorables. Mitsuhide, Carlyle, Evans y Dennan fueron ensordecidos por el terrible ruido y sus pies vibraron ante el movimiento de la tierra que producía aquello. Las voces de las cortesanas se volvieron gritos, seguidos por las órdenes de los centinelas que escapaban de sus puestos de guardia. Algunos dormían y éstos salieron despedidos a toda velocidad de sus habitaciones, preguntando en alta voz qué era lo que había pasado. Lucius, el anciano, miraba hacia todos lados, apareciendo con sus ropas destrozadas y sus asquerosos lentes rotos, caminando sin entender del todo lo que había pasado. Él estaba trabajando en sus raras pócimas cuando todo sucedió y ahora el sonido de un terrible chillido era lo único que sentía a medida que las imágenes de los jóvenes iban y venían.

-¡Fuego en la torre! – exclamó uno de los guardias que bajaba, saltando desde la parte superior de la fortaleza, llamando a sus compañeros. Los presentes automáticamente se preguntarían ¿Fuego? ¿Solo eso? Lo que escucharon no había sido un simple incendio sino algo más. Había sido una explosión. Algo había explotado en la torre pero ¿Cuál? ¿Cuál de todas las torres había sido blanco de un ataque o accidente? ¿La Torre de la Luna o la torre de las cenizas? ¿La torre del vínculo o la de la discordia? No alcanzaron a preguntar nada. El guardia pareció leer la pregunta antes de que cualquiera dijese palabra alguna al respecto :

-¡La torre de los antiguos está ardiendo! -

Off: A partir de este momento, los Raphael que deseen pueden ingresar al tema. El orden a seguir será: Mitsuhide; Evans; Dennan y Carlyle.

Para los que entren: Deben explicar dónde estaban cuando ésto sucedió.
El Orden de los jugadores se respetará si ellos se encuentran entre sí. Si dos personajes se encuentran en un sitio diferente a los nombrados antes, ellos pueden mantener su propia interacción.

¿Personajes muertos? Pnj seguramente ¿Había alguien en la torre de los Antiguos? Los restos de Raphael y de los demás Lideres. No olviden que sin eso, el ritual se sucesión no puede llevarse a cabo.
avatar
Marca del Lobo
Admin

Mensajes : 390

Ver perfil de usuario http://guerradesangre.foro-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Mitsuhide Akechi el Lun Oct 07, 2013 4:32 am

Mitsuhide recibía el reclamo de Carlyle con calma. Su entrenamiento militar y su cultura nipona lo habían hecho más que inmune a regaños de superiores o compañeros de armas, sobre todo cuando él consideraba que lo que le gritaban a la cara, era de hecho totalmente cierto. Escuchó toda la descarga de Carlyle, totalmente firme y sin siquiera parpadear, sabiendo que parte de esa ira, se debía a la información de que su amigo Rafael estaba muerto.


Cuando el inglés había terminado de reclamarle, Mitsuhide estuvo a punto de decir que la razón era que tras la muerte de Dimitri, el único candidato posible era Evans, pero el General asiático sabía que éste no quería ser el sucesor de Rafael. Además de Evans, estaba Eliah, childe de Dimitri, pero Mitsuhide no creía que estuviera preparado aún para el cargo. De resto, el japonés no confiaba en ninguno de los posibles candidatos para ser el nuevo dirigente. Cualquiera podía haber sido el asesino del regente (Mitsuhide no cree que Rafael se haya suicidado), por lo que no podía escogerse a ciegas a un sucesor.


Estuvo a punto de decir entonces que, la razón por la que no se había elegido al nuevo líder era porque él, Carlyle, no había llegado aun. Mitsuhide veía en su antiguo amigo, la posibilidad de un regente perfecto. Pero en ese momento, ocurrió un suceso que ningún miembro del clan de los iluminados pudo haber esperado... al menos con la excepción de los que pudieran haber estado involucrados.


La fortaleza de los Rafael se sacudió completamente y un estruendoso rugido resonó por los pasillos y las recámaras de la misma. Como si las puertas del mismísimo infierno se hubiesen abierto de par en par y la bestia hubiese escalado del averno para golpear el bastión del clan iluminado tras un espantoso rugido, la torre de los antiguos había estallado en pedazos, dejando en su lugar una bola de fuego incandescente y aterradora para cualquier vampiro.


Mitsuhide escuchó al guardia gritar que la torre ardía y mirando a Carlyle, sin necesidad alguna de mediar palabra, le asintió con la cabeza y, llevando una mano a su katana, corrió en dirección al baluarte incendiado, esperando que su amigo entendiera el mensaje y le imitara. En el camino, le ordenó a algún cazador que encontrara a Evans y si era posible que no estuviera al tanto del suceso, se lo informara.


Avanzó a través del caos, gritando ordenes de conseguir toda el agua posible, al pasar, pero sin detenerse hasta llegar a la escalera que ascendía al infierno, que era ahora, el lugar de los restos de los antiguos regentes de los Rafael.


Última edición por Mitsuhide Akechi el Lun Oct 07, 2013 10:52 pm, editado 1 vez
avatar
Mitsuhide Akechi
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Evans Cromwell el Lun Oct 07, 2013 9:31 pm

Dennan no era como los demás cazadores. Por alguna razón que Evans no supo especificar, pensó que la noticia de que alguien querría enviarlo a la muerte le resultaría, minimamente incomoda. Sin embargo, no podría haberse equivocado más. Ver a ese vampiro joven le recordó un tiempo pasado, antes de la guerra de las cenizas, cuando su soberbia solo era superada por su buen humor. Evans se parecía a ese vampiro a su lado y notarlo, notar lo mucho que había cambiado le hizo sentir un agujero en el estomago. ¿Qué diría Dimitri ahora? Seguramente que no era algo a tomar a broma. Si alguien se había interesado en mandar al mercenario a la tumba, desoyendo los designios del Lider caído y perdiendo la oportunidad de capturar al gran y temible Galliard, definitivamente no debería reírse de ello. Sin embargo, Evans sonrió. –Me hubiese gustado ver su cara…- susurró ante las últimas palabras de Dennan. Hubiese sido un show imaginar que el pobre cazador moriría en manos de aquel tan renombrado Lider y entonces, verle llegar con cara de ‘nada’ tan común en su camarada. –Vamos a cazar a ese maldito. No me creo que por su juego de sombras, nos hayamos perdido la posibilidad de traer la cabeza de Galliard como tributo a nuestro Lider…- empezó a decir, soltando el aire de sus pulmones en un aliento que no era vital, pero que no quería olvidar que existía. Un suspiro, después de tantos siglos, aun suspiraba. Tenía ambas manos sobre los bolsillos de la chaqueta y sus ojos miraban al jardín alumbrado por la luz de la luna. Por un momento, un solo instante, todo pareció ser más calmo que nunca, tranquilo, oyendo el mundo bajo sus pies y encima de su cabeza las palabras que musitaba con lentitud –Como regalo para Dimi…- empezó a decir pero su voz se acalló. Los cristales de las ventanas explotaron de repente y todo el suelo vibró, moviendo sus pies de forma que tuvo que sostenerse con la puerta de roble cerrada.

Lo primero que llegó a sus oídos fue un gran silbido pero en nada se comparaba con lo que sus ojos vieron. A simple vista, el cielo se había teñido de naranja y trozos de piedra caían sobre el jardín iluminado por la luna creciente. El hedor a cenizas llegó a su olfato, llenando de lágrimas sus ojos mientras éstos se clavaban en la dantesca escena que estaba presenciando. La torre de los Ancestros, la más antigua de todas, ahí, donde Raphael descansaba esperando el instante en que se nombrase un nuevo sucesor ardía. ¿Estaba ardiendo? Si le hubiesen preguntado después cómo reaccionó, Evans no habría podido decir mucho. Su mente se quedó clavada en la escena, recordando las llamas que trescientos años antes habían consumido a todos los Brodde. Luego, sus pensamientos pasaron al cuerpo deforme que encontró en los jardines internos de la Fortaleza, con un Raphael completamente consumido por la severa forma de las llamas. –No…- alcanzó a decir. No tenía tiempo para traumas del pasado o heridas sin cerrar. Debía moverse. Sus piernas debían moverse así no quisieran y sus ojos debían salir de la estupefacción de tal escena, preciosa y a la vez terrible. La puerta se abrió y uno de los soldados habló rápidamente pero Evans pasó a su lado, notando la figura de Lucius, en anciano médico, caminando sin ver -¿Qué pasó? ¿Estás bien? – Preguntó el mercenario, tomándolo de los hombros, mientras el anciano asentía con la cabeza con cautela, aun temblando – Mis pociones…explotaron sobre mis…- empezó a decir el anciano, mostrando sus manos temblorosas llenas de vidrios clavados. Evans tragó saliva, preocupado. La verdad, ese anciano se había vuelto su soporte luego de la muerte de Dimitri; luego de perder a Layla y más ahora, cuando Raphael había caído. Sintió una extraña electricidad recorrer sus extremidades al ver sus manos heridas, volviendo su mirada a Dennan, sin sacar las manos de los hombros de él – ¿Sabes si alguien se encontraba en la Torre de los Antiguos? – preguntó a su camarada, pero fue el anciano el que respondió. –La señorita Van Ripper suele caminar por los alrededores de la torre luego de sus entrenamientos – replicó éste. Evans volvió sus ojos al anciano y su mirada se volvió un trozo de piedra. Por un instante, esas palabras se extendieron demasiado y chocaron con su cabeza con más potencia que la explosión misma. ¿Arc estaba ahí?

Sin decir nada, liberó al anciano de su agarre y sin siquiera saber a dónde ir, su mente le dijo que debía ir a la habitación de ella. Quizás el anciano se equivocaba y ella estaba dormida en su cama. Por alguna razón, esperó que eso fuese lo que sus ojos verían cuando abriese la puerta luego de correr por los pasillos, evitando trozos rotos de vidrio y abriéndose paso entre los libreros tumbados con un solo golpe de puño. No estaba a más de tres minutos de la habitación, pero el tiempo parecía estancado y, si bien, él se movía con toda la fuerza que sus piernas le permitían, sentía que estaba tardando demasiado, casi como si no se moviese. A medida que se abría paso, sentía una nueva explosión producto de fuentes de gas o alguna que otra cosa combustible siendo alcanzada por las llamas. Los gritos se sumaban a volver el camino por ese pasillo el más crudo de los infiernos. Al llegar a la parte de las habitaciones, vio el cuerpo de una cortesana en el suelo. Había quedado aprisionada debajo de un estante de pesada madera antigua, abriéndose el cuello con un pesado trofeo de cristal que éste exhibía. Evans le miró pero no buscó forma en su cara, puesto que pasó a su lado, mirado las habitaciones. Todas abiertas, todas desordenadas. Soldados aun saliendo de las mismas;  cortesanas corriendo de un lado a otro.

Cuando vio la habitación de Arc, ésta estaba cerrada. –Dime que estás aquí…dime que estás aquí…dime que…- empezó a decir pero, al buscar abrirla, la puerta no cedió - ¡Arc! – Empezó a decir mientras golpeaba con su hombro la misma, inquieto – Roja, abre… - comenzó a decir pero nadie respondía. Desde dentro, parecía que algo trababa la puerta y no era Arcueid. La preocupación comenzó a inundar el cuerpo del mercenario a la vez que cerraba el puño y sin esperar un instante, daba una fuerte patada en la puerta, abriéndola de par en par, moviendo el mueble que había caído frente a ésta luego de la explosión, cerrando la entrada a la habitación. Evans se quedó estático, viendo el sitio, paseando su mirada de un lado a otro. Vacio. Todo estaba vacío. –Arcueid…- susurró a la vez se abría paso entre el mueble roto y caminaba al baño a ver si la encontraba ahí - ¡Roja!- por más que su mirada se mantenía tiesa, pétrea, sus ojos manifestaban algo que cada centímetro de su cuerpo sentía. Tenía terror. Arcueid no estaba en la habitación, le habían dicho que ella caminaba por la torre de los antiguos luego de entrenar y la torre de los antiguos estaba ahora siendo consumida por las llamas.

-No, esto no está pasando – empezó a decir mientras salia corriendo de la habitación buscando llegar a la maldita torre. Raphael y sus restos desaparecieron de su mente. Todo desapareció de su mente. Ella no podía estar ahí. Y si lo estaba, él la sacaría con vida. Ya lo había hecho. Su garganta gritaba el nombre de la pelirroja a medida que corría, rompiendo las puertas de las habitaciones, una tras otra para no encontrar nada más que desorden. Fue entonces que optó por enfrentar las llamas. Si ella estaba en la torre de los ancestros…ahí era donde él iba a ir a buscarla.
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Lun Oct 07, 2013 10:47 pm

Su mirada fue cubierta por sus párpados en aquél momento, había cerrado sus ojos ante aquél silencio, pensativo. Ideas golpeaban su mente, ¿Podría tener "Dante" algo que ver con aquella misión? La idea sonaba descabellada, pero a la vez tampoco perdía el sentido absoluto, aquella idea alocada le hizo sonreir; Aún con sus ojos cerrados pareció calmarse con aquél silencio, sintiendo la brisa nocturna acariciar sutilmente su rostro, haciendo danzar sus largos cabellos negros, como si aquél movimiento rápido de la brisa fuese el nerviosismo adelantado de lo que estaba por suceder.
Como bien es sabido, antes de la tormenta reina una tranquilidad incómoda, ésta no fue la excepción. El suelo vibró con fuerza a la par con aquél estremecedor sonido que acompañó la explosión.
¿¡Pero qué mierda!? -Su antebrazo rápidamente cubrió su mirada protegiendo su vista de los objetos arrojadizos que podrían suponer algún daño en aquella explosión, su mirada en aquél instante se dirigió hacia Evans, para posteriormente observar como la puerta se abría y su camarada entraba con agilidad al lugar. Aquella explosión, aquél caos pareció transportarlo nuevamente a sus años en el ejército de Adolf, sus pupilas parecían achicarse ante la situación, dándole una apariencia más insana, más sádica al enigmático y siempre calmado rostro de Dennan; Sin decir palabra alguna corrió tras Evans adentrandose a la fortaleza, el caos dominaba el lugar, su mano se encontraba cercana a su Katana, aunque a ratos pasaba por su mente cambiar su fiel filo por una de las únicas armas de fuego con las que Dennan realmente disfrutaba su uso: La misma MP44 que le había acompañado en la segunda guerra mundial. Sin embargo no lo hizo, mantuvo la mano cercana a su cintura, lugar donde, bajo aquella larga gabardina de cuero se encontraba su katana.
Escuchó la pregunta de su camarada, y al momento en el que solo iba a negar, fue aquél anciano herido el que habló: Ya había un lugar. La torre de los ancestros había sido el lugar, la misión automáticamente llegó a la mente de Dennan, si había que hacer algo, la ayuda y la acción se encontraban allá.
Dió solo una mirada a Evans, supuso que con ello todo se habría dicho, por lo cual comenzó a correr rápidamente por las escaleras de la fortaleza, adentrándose entre aquél caos. Las cortesanas e innumerables Raphael corrían de allá para acá, sin embargo la agilidad del vástago se hacía denotar, corriendo rápidamente entre las personas lograba con elegancia felina esquivar las siluetas constantes evitando así detenerse. Su aguda mirada buscaba en cada rincón algo que llamara su atención, desde algún ser que no debería estar ahí, alguna actitud sospechosa, o simplemente algun artefacto fuera de lo normal. Si había habido una explosión dentro del lugar...Nada descartaba que una segunda o tercera pudiesen venir.
Y aquí quedó la noche tranquila... -Pensaba para sus adentros, relamiendo la sangre que cubría su labio inferior a medida que corría; El humo comenzaba ya a extenderse por el lugar imposibilitando la vista, sus ojos se veían ligeramente afectados al tiempo que a lo lejos podía apreciarse finalmente aquel pasillo que llevaba al eje de la explosión: La torre de los ancestros. ¿Qué mensaje más claro podía haber que atacar aquél lugar? La sucesión, el ritual... el significado que éste arraigaba era mucho mayor que un simple atentado. Más allá de lo que lograban, se ponía en ridículo la seguridad de las instalaciones. El orgullo Raphael se veía mancillado por un atentado de aquél calibre, que golpe tan bajo.
Fue ahí en el lugar de entrada hacia las abrazantes llamas donde se detuvo, entrecerró sus ojos por la molestia del humo y el calor que ésa entrada despedía, observó a sus costados y pudo notar como los pocos que se encontraban en aquél lugar "disponibles" para actuar traían algunos extintores y una cortesana ilusa traía un solo balde de agua; Para el desagrado del finlandés, ambos se quedaban a una distancia mucho mayor de la que el mismo Dennan había tomado- 
Tsk... Pero que demonios... -Murmuró y corrió hacia aquél lugar, arrebatándole de las manos el extintor a aquél petrificado vástago que observaba las llamas aún en shock, luego tomó el balde de la cortesana y lo derramó encima de su propia fisionomía- De nada sirve un solo balde de agua ni tampoco quedarnos en la entrada, hay que ganar terreno antes que el fuego siga avanzando... -Tal como en la guerra, ésta era una batalla contra el infierno que buscaba abrirse paso por el resto de la fortaleza: La linea territorial estaba fija, y solo había una forma de ganar terreno: Luchar contra el fuego.-
Bien... Vamos... -Dijo para sí mismo mientras se acercaba hacia la entrada, buscando con su mirada a su alrededor. No había estado muchas veces en aquella fortaleza: Pero le sorprendía no haberse topado con alguien más que tuviera iniciativa, por lo cual empapado se mantuvo unos segundos justo a las afueras de la entrada, esperando por alguien más que tuviera la idea de frenar el fuego de la misma forma: Un solo extintor contra aquellas bastas flamas no haría tampoco la gran diferencia. La unión hacía la fuerza en muchos casos, tanto en la guerra como en la vida cotidiana: Era el momento de la prueba final. Trabajo en equipo.
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Arcueid van Rip el Mar Oct 08, 2013 3:20 am

Aclaración:
El siguiente post no se desarrolla con Arcueid, sino con un npj llamado Sofia Backer, es una Cortesana rubia y de ojos claros. Como referencia puden tomar a Ashley Benson o Amanda Seyfried. Bien, prosigamos = D


Hacía ya dos días que Arcueid se había marchado hacia lo que se creía fervientemente que no podía ser más que una trampa maldita. Pero ella era terca, testadura como el mismo Raphael que en paz descanse… Sofía estaba con las demás cortesanas, ayudando a limpiar algunas estanterías luego de haberse dedicado a la habitación de la guerrera a la cual estaba asignada. La cortesana era una joven difícil de tratar, pero dedicada a su labor mientras se tomaba, cuando podía, las libertades para tomarse el tiempo para sí misma. Una joven activa que encontraba en la actividad misma una forma de despejarse…
 
No importaba que tan mal le podía caer el guerrero, hubiese ido corriendo hasta a él como cualquiera de las otras cortesanas atrapadas por sea cual sea el encanto que tuviese si Arcueid no le hubiese ganado de mano. Durante esos días no había hecho más que evitar a Evans a toda costa para evitar el riesgo de jugarse el cuello con alguna mentira.  Era un guerrero superior y en situaciones formales le debía respeto aunque quisiera darle un punta pie a aquel órgano que usaba más que su propio cerebro. Pero las palabras de la asesina fueron claras:
 
-Evita a Evans, no le digas a donde fui o me soltara en el bosque para jugar tiro al blanco conmigo, ¿entendido?- había sido más clara que el agua de los manantiales pero ella le seguía insistiendo. ¿Qué era esa maldita manía de irse a la “boca del bolo”? ¡Literalmente! Pero no tuvo respuesta de la pelirroja más que un simple “tengo que ir”. Hubiese maldecido mil veces aquel sentido del deber tan propio de los guerreros de los Raphael, pero tenía el presentimiento de que no era eso cuando vio en los ojos glaciales de Arcueid algo que casi nunca veía: la dura mirada de quien desconfía, de quien siente que algo anda terriblemente mal. Sabía que algo la perturbaba pero no se entrometería si ella no estaba lista para revelar sus temores. Sofía no era así de chismosa y metida como las demás cortesanas, aunque bien podía fingirlo cuando era necesario… ¿De qué otra forma se enteraría la guerrera de las andanzas nocturnas de Evans entre las sabanas de las demás cortesanas?
 
Todo limpio, todo tranquilo… Ya estaba pensando en que iba a hacer ahora antes de volver a dormir para resguardarse de la salida del Sol cuando aquel ruido ensordecedor sacudió su mundo. Los estantes que habían quedado vacíos de polvo se abalanzaron sobre el suelo haciendo volar libros por doquier. Los cuadros perfectamente enderezados se habían desprendido al romperse sus cuerdas y los vidrios lustrados y relucientes ahora volaban ante su mirada amenazando con rasgar los rostros impolutos de las damas presentes, aquellos rostros que les sonreían a los guerreros de forma amistosa cuando llegaban con la fatiga inconfundible del labor cumplido. - ¿Están todas bien? – Exclamó alto cuando fue la primera en recuperarse de aquella sacudida. Toda la labor del día se había venido abajo y por una de las ventanas rotas, tan pronto se levanto, pudo apreciar la imagen del horror: Las chispas volando con viveza como si de luciérnagas se tratase por el cielo nocturno, que dejó atrás su oscuridad para ser iluminado con el fulgor del día por las danzantes llamas que ahora envolvían la fortaleza. Antes de que alguien más se acercara la joven levantó sus brazos y las echó atrás a todas; estaban demasiado cerca como para no correr peligro. -¡Aléjense de todo lo que sea flamable! ¡Avisen a todos los guerreros posibles! ¡Ayuden a los que estén heridos y proporciónenles extintores a los que no! ¡Muévanse! ¡Muévanse!- la cortesana tenía una capacidad de liderazgo muy instintiva y natural pero eficaz. Las cortesanas se chocaron un poco aun con la confusión prendada sobre sus cabezas pero partieron de inmediato a cumplir con su deber. Sofía hizo igual pero al dar la vuelta en un pasillo se encontró con Evans y tan pronto como se asomó se escondió tras de la pared. “¡Maldita sea! ¡Ayuda a apagar el incendio! ¡Ayuda a los heridos! ¡Corre y grita como niña! ¡Incluso arrójate a las llamas si quieres! Pero, por lo que más quieras… ¡No busques a Arcueid!” para ella fueron pensamientos, pero estaban más bien siendo murmullos elevados, como si esperaba que el mercenario la escuchara y obedeciera por arte de magia sin ninguna objeción. Obviamente todo ruego en silencio fue en vano… Tan pronto comprobó Evans que la habitación estaba vacía salió corriendo con toda la prisa y velocidad que su cuerpo le permitía. – ¡Cromwell, imbécil!- gruño con rabia mientras salía tras él, para ver donde se le ocurría ir ahora.
 
Si en ese momento lo detesto, más que de costumbre, el odio inconsumible que se le gesto cuando vio al mercenario ir directamente a las llamas con suerte habría podido disimularlo en una ocasión cualquiera. Pero ahora no tenía tiempos de enviarlo al diablo… Ante la mirada asombrada de guardias, médicos y ancianos Evans paso veloz y detrás de él, Sofía. ¿Cómo derribar a un tipo que te supera en altura, peso y, por supuesto, fuerza cuando tu solo eres un pequeño renacuajo a su lado?  A ella no se le ocurrió otra forma más que tirándolo al piso de un poderoso tacle… Tan poderoso como podía permitírselo su cuerpo poco entrenado, pero lo suficiente para derribar a alguien que no se lo espera.  Su camisa blanca y sus jeans se enlodaron como unos cuantos mechones de su pelo rubio y levemente ondulado que recordaba vivamente la imagen de los caídos Brodde. -¡¿Qué estás haciendo estúpido?!- aquel grito pareció rasgar su garganta de forma profunda. -¡¿En qué mierda estás pensando corriendo de esa forma tan estúpida hacia una columna de fuego?! – sin embargo este no le hizo caso. Quién sabe por qué, dentro de su mente la pelirroja corría peligro y su cuerpo carbonizado iba a ser encontrado entre las cenizas de Raphael y cualquier otro pobre infeliz que estuviera recorriendo el lugar en esos momentos. Evans se soltaría en cualquier momento y no podría mirar a la cara a la pelirroja a su vuelta; no habiendo tenido la oportunidad de frenarlo y no usarla. - ¡No está ahí Evans! ¡Arc no está en la fortaleza!- lo grito tan fuerte como pudo. Entonces dejo caer su frente sobre las piernas del mercenario y cuando sintió que este dejo de moverse pudo finalmente aflojar su agarre.
Estúpido accidente… Si no fuera por no habría tenido que ensuciar su ropa y tocar al guerrero. No habria tenido que faltar a su palabra … Solo esperaba que la pelirroja volviera a a salvo para poder tomarse un pequeño desquite. Por que estaba segura, casi en un cien por ciento, que Evans se tomaría el suyo.
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Luna Midnight el Vie Oct 11, 2013 7:45 pm

Tenia ya unos días  en su nueva habitación,  aquella que Eliah le había  dicho, donde  podría estar más “apartada” de lo normal,  era una mujer  ruidos en algunos sentidos, y su violín le quemaba las ansias de ser tocado algunas noches. El día anterior había  sido algo cansado, entrenar con el  vampiro no era cosa de niños, y mientras por la mañana había caído rendida a su cama maldiciendo  tener demasiados músculos en el cuerpo, porque todos y cada uno de ellos era un  pincho de dolor  no había hecho ni sabido nada en todo el día hasta aquella noche. Una ducha caliente, una noche libre o eso le había dicho su entrenador y  protector.  Su ropa era común en ella,  cómoda,  no muy  rebuscada unos leggins negros, un short de mezclilla, un top y botas militares hasta media pantorrilla y su siempre  presente dije de domino. Camino por la habitación  escuchando en sus mp3 una canción, una de sus favoritas debía admitirlo. Su cuerpo dejaba notar que así era  mientras  se movía  libremente por la habitación  aprovechando que nadie podía verle.


Crazy:

Come on, shoot faster,
Just a little bit of energy!
I wanna try something fun right now,
I guess some people call it anarchy!


De pronto subió a la cama de un  salto y comenzó a hacer un solo de guitarra de aire en ella mientras saltoneaba aun bailando, lo que era algo  irónico tenia una guitarra real ahí mismo. Empezó a cantarla a todo pulmón sin importar que alguien  llegase a pedirle silencio como solía suceder.  Lejos estaba de pensar que quizás el aparato había elegido una canción tan apropiada y a la vez inapropiada canción a los eventos que estaban por ocurrir.


Let's blow this city to ashes,
And see what Pow-Pow thinks.
It's such pathetic neatness,
But not for long 'cause it'll get jinxed!


Cada movimiento de su cabeza dejaba estela húmeda en el aire por sus cabellos  recién lavados, de verdad pocas cosas eran tan placenteras en la vida que una canción  que salía desde lo profundo  sacando mas que la voz en cada estrofa.  De pronto y entre  estrofas algo  parecía haber sacudido el cuerpo y la habitación, un ruido sordo cubierto  muy apenas por los auriculares se escucho a lo lejos haciéndola caer de  cuatro a la cama. Solo se giro hacia de donde había venido, miro hacia la ventana y con la curiosidad  que le caracterizaba  se asomo por esta, había un olor a quemado en el aire y una nube de humo que aparecía en el cielo siendo arrastrada por el aire.

-Uhm… ¿que demonios?

Con su agilidad característica salió por la ventana y escalo   a medias  hacia el techo,  saltando un poco llego hasta lo mas alto y ahí puedo verlo, en todo su esplendor, parte de la fortaleza estaba en llamas,  brillaban y danzaban como  burlones  arlequines  dejando la sombría estela de cenizas  aun    brillantes  mientras erran arrastradas con el humo por  la fría noche.  No supo bien cómo, en que momento o el por que, pero  mientras sus ojos eran iluminados por el resplandor del fuego se abrieron mucho entre asombro y  la  insaciable necesidad e contemplarlo  a detalle, sus labios empezaron a temblar y a separarse un poco, una larga y cruda sonrisa se dibujo  en su  rostro mientras   sus dientes se asomaban en crudo reflejo demencial. Reprimiendo las inexplicables ganas de reirse.
avatar
Luna Midnight
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 308

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Rowan McArthy el Lun Oct 14, 2013 5:45 pm

Saltaba de tejado en tejado sintiendo el viento en la cara y dejando que los aromas propios de Londres le asaltaran a cada paso que daba; le gustaba aquello: la sensación de libertad que le daba la nueva fuerza de sus piernas y brazos, lo penetrante de su mirada, lo agudo de su oído y lo perceptivo de su olfato; una media sonrisa se dibujó en su rostro pensando en los días pasados en que creía haber encontrado aquella libertad montada en vehículos blindados y portando un uniforme que le quitaba el género poniéndola en una situación similar a la de los hombres.

Su correría de aquella noche la había llevado a los suburbios de aquella enorme ciudad, ahí donde lo urbano se fundía con lo natural en una lucha constante por mantener un ficticio equilibrio, en aquella difusa fontera encontraba lo que saciaba su sed, lo único aparte del día que ponía limites a su nueva constitucion. Había seguido hasta ahí a un chico de no más de veinte años, su olor la había atraído poderosamente: alcohol, drogas y ceniza, una combinación que había percibido algunas otras noches en lugares que se habían incendiado y quedado reducidos a escombros humeantes, todos con aquella firma odorifica. Se había escondido entre la maleza mientras el joven intentaba comenzar un nuevo incendio, se acercó sigilosa como una felino y cayó sobre el antes de que pudiese siquiera proferir un grito, le cubrió la boca con una mano enguantada antes de descubrir sus colmillos y morderle, bebió hasta que el joven corazón dejó de latir, se mordió la lengua y cubrió las heridas de su mordida con ella. Dejó el cuerpo innerte ahí, tras aquel edificio que había comenzado a arder mientras ella se alimentaba, saltó al árbol más cercano sin siquiera dedicar una mirada atrás.

Se sentía eufórica y sabía que algo tenian que ver las drogas en la sangre que acababa de beber, corría a lo largo de los límites de la ciudad avanzando cada vez más hacia la fortaleza de los Raphael, se preguntaba qué dirían de que hubiese salido sola pues después de todo aún era una reciente adhesión al clan. Se detuvo en un punto alto desde el que podía admirar aquella imponente construcción que ahora era su hogar, vio las torres brillar a la luz de la luna y respiró profundamente antes de saltar a tierra.

Escuchó un estruendo y una presión en el aire, se estremeció y levantó la mirada hacia la fortaleza, lo que vieron sus ojos la paralizo momentáneamente y luego le inflamó el pecho con una mezcla de dolor e irá; nuevamentelas explosiones y el fuego aparecían en medio de su camino. Nuevamente usó la fuerza de sus piernas para correr a toda velocidad, según se acercaba comenzó a escuchar la confusión, los gritos y el rumor del fuego consumiendo la torre; pasó como una exhalación entre los que salían, esquivando cuerpos que se movían en sentido contrario alcanzó a llegar a la torre y no espero ver aquello.

Ahí el caos era mayúsculo, no había orden alguno y en el rostro de todos solo había incertidumbre, se preguntó el por qué de que no hubiera una respuesta ordenada para enfrentar aquella situación y una media sonrisa plagada de ironía apareció en su rostro cuando encontró la respuesta: no había un protocolo para aquello porque se suponía no debería pasar, lo irónico es que estaba pasando y no sabían cómo reaccionar.

~Saquen a las cortesanas y los eruditos del edificio, póngalos en resguardo y que haya un grupo de cazadores con ellos.

Gritó al tiempo que quitaba de las manos de una cortesana un extintor, ella la miró con los ojos brillantes, parecía a punto de llorar –Un guerrero entró en la torre, estaba solo- rompió a llorar antes de que otro guerrero la empujara hacia la salida, miró la entrada de la torre un momento antes de encaminarse hacia ella.

~Hagan una cadena de la entrada  hasta donde llega el fuego, estos extintores tienen una carga limitada y necesitamos que los que están llenos lleguen hasta arriba en el menor tiempo posible, también traigan agua y cubranse con ella.


Ordenó antes de seguir su propio consejo y empaparse, sujetó su cabello y sosteniendo firmemente el extintor se adentró en la torre esperando que siguieran sus órdenes,  según subia al calor se hacía más intenso, el humo le molestaba así que dejó de respirar pero sus ojos aún sufrían molestias, frente a ella apareció la silueta del guerrero que la había precedido y apretando el paso se puso a su lado.

~¿Te doy una mano?


Quitó el seguro y apuntó hacia la base de las llamas vaciando sobre ellas el contenido de aquel extintor, un gesto preocupado se pintó en su rostro; iban a necesitar mucho más que aquellos pequeños artefactos para poder hacer algo.
avatar
Rowan McArthy
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Marca del Lobo el Lun Oct 14, 2013 9:45 pm

Las llamas. El hedor de la madera quemada; las rocas deshechas y el suelo ahora cubierto por las lenguas de fuego que parecían emanar de las profundidades mismas del infierno. La noche adquiría tonos anaranjados y ya no había duda que los humanos verían el destello de preciosas luces a lo lejos, en aquella fortaleza a la que nadie se atrevía a ingresar.

Algunos soldados se lanzaron directamente hacia donde estaba la zona del siniestro, dispuestos a hacer uso de todas sus fuerzas para salvar aquello que los Raphael cubren con su vida, así esta estuviese en juego. Ahí, en la Torre de los ancestros, los antiguos hijos de la sangre habían dejado el último vestigio mortal de su existencia. Mientras nadie bebiese de ellos, éstos estaban en una tabla de roca, encerrados en lo profundo de una cripta. Una vez que el próximo Lider mordiese ese cuerpo muerto y sintiese su sangre, pasaría a formar parte de la nueva estirpe y a dirigir a los temibles militares del clan de los vampiros.

Pero ahora la cripta de Raphael ardía y con esta, él también. Los más jóvenes no daban crédito a sus ojos al ver tanto fuego junto, recordando que, hacía pocos días, habían encontrado el cadáver de su Lider en su propio territorio. Pensaron que había sido suicidio pero, ahora, con esta acción, ya nadie sabía nada con seguridad. ¿Quién quería desaparecer el cuerpo de un cadáver y por qué? ¿Qué había en ese cuerpo que alguno trataba de ocultar? Y para colmo de preguntas y enigmas, había algo que chocaba en cada uno de los jóvenes y antiguos vampiros que no podían dejar de sentir en el fondo de sus espíritus: Aquellos que jamás habían perdido; los militares de la casa de Sangre eran testigos de una treta en su propio territorio y no tenían siquiera el menor sospechoso.
Dolía, claro que dolía. En el ego y en el alma. Dennan se encontró directamente con Rowan, mientras ambos ayudaban a las tropas a apagar las llamas. El sonido del fuego consumiendo la madera y calentando las rocas era una alarma a que, si no apagaban rápidamente el fuego, posiblemente la gran torre de los Ancestros terminaría por derrumbarse. Sin embargo, apenas las llamas se mueven, algo alcanza a distinguirse entre las mismas. En medio del humo, de la piedra, de las cosas calcinadas y los cadáveres de algún desdichado que fue alcanzado por las llamas, una figura con los brazos abiertos en forma de cruz espera en terrible quietud ser alcanzada. Aquel que había cometido tal acto de bajeza hizo una última acción para escupir en el honor de los Raphael. El cadáver del antiguo Lider había sido empalado sobre la pared de roca en forma de una cruz. Ardía, cada trozo de él ardía como había ardido antes de dejar de existir.

Mitsuhide buscaba llevar a todo aquel guerrero o cortesana valiente a la zona para contener el siniestro. No sabía bien qué estaba pasando pero sabía que debía, si o sí, controlar la situación. Así como algunos militares estaban peleando como tigres contra aquellas llamas, salvando lo poco que podían, otros caían presas del pánico. Pero entonces, la mirada audaz de aquel vampiro que buscaba sobrevivientes se posó en una imagen demasiado sospechosa para él. Cabellos negros y una sonrisa que su mirada de halcón no podría dejar de notar. Una cortesana, así la conocía él. Jamás le prestó más atención que a un bonito cuadro expuesto en las paredes de la fortaleza. ¿Por qué sonreía mientras veía las llamas de la torre a sus hermanos combatirlas? ¿Por qué Luna estaba sonriendo en un momento tan terrible para todo el clan?

Evans cae al suelo embestido por las piernas de una mujer. Estaba tan ensimismado en sus propios pensamientos que su reacción es demasiado veloz. Levanta el puño, dispuesto a quebrar aquello que lo ha detenido cuando nota la mirada de Sophia sobre él. Escucha sus palabras, sin embargo, mientras ella habla, el sonido de algo cayendo atrae la atención del vampiro. No habían notado que estaban justo debajo de la Lámpara de numerosos vidrios que cuelga de la sala de estar y ésta se tambalea peligrosamente para, luego de dos movimientos bruscos del sitio donde estaba afirmada, terminar por ceder, cayendo en un sonoro estruendo justo debajo de ambos vampiros.

_____________________
Carlyle aun no ha respondido por lo que decidí esperar su respuesta para poder involucrarlo.
Mitsuhide, la visión de Luna riendo ante tal siniestro te despierta sospechas, cosa que creo, está más que clara.
Luna, realmente no tengo idea de por qué algo así causaría gracia a tu personaje pero si Mitsuhide te agarra, deberás tener la mejor de las excusas, más en un periodo tan paranoico para ellos.
Rowan y Dennan, la explicación es clara. Actuen como puedan y crean que deben actuar.
Evasn y Sophia, ambos pueden evitar que la lampara de cristal caiga sobre ustedes...O sea ¡Muevanse!
No es necesario esperar que todos respondan, dado que la interacción es por separado ahora.
avatar
Marca del Lobo
Admin

Mensajes : 390

Ver perfil de usuario http://guerradesangre.foro-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Dennan Huhtmaki el Lun Oct 14, 2013 11:05 pm

Su cabello onduleaba con fuerza debido a las constantes ondas de calor que había dentro de aquél "horno", sus cristalinos ojos se encontraban entrecerrados mientras su cuerpo expedía vapor debido al agua que se había derramado sobre sí mismo antes, sirviéndole de "escudo" temporal contra las abrazadoras llamas. Rápidamente había sacado el segudo del extintor, y cuando se dispuso a vaciar el susodicho, escuchó una femenina voz a su costado. Su mirada se dirigió rápidamente hacia aquél lugar, observando a su costado a una atractiva mujer de azabaches cabellos, ofreciéndole ayuda. Sonrió ligeramente al tiempo que desvió su mirada hacia las llamas.
Nunca está de más... -Respondió al instante que su mirada se fijó tras aquellas llamas, sus pupilas se achicaron debido a la sorpresa y sus labios se entreabrieron, totalmente impactado: La figura, el símbolo de la sucesión, Rafael mismo se encontraba crucificado como un mártir, empalado entre llamas... Arrancando con ésto un ritual que hasta donde tenía entendido, era sumamente importante.
Mierda... -Susurró al momento que notó como la joven a su costado ya vaciaba el contenido del extintor; Prefirió guardar el suyo propio al momento que se sacaba rápidamente su gabardina de cuero y la ubicaba sobre su cuerpo como un manto, cubriendo tanto su cabeza como torso- ¡Hay que avanzar...! -Dijo lanzándose a la carrera lo más rápido que el extintor de la joven permitía al ser vaciado, mantuvo fuertemente sujetado el suyo propio, comenzando a sentir el calor en sus pies debido a la roca caliente. Su gabardina de igual forma se calentaba, sin embargo resultaba un buen cobijo al ser de cuero y encontrarse anteriormente empapada.
¡Así seas solo cenizas necesitas estar acá...! -Gritó al tiempo que al reducir ya la distancia comenzó a vaciar su extintor en las llamas que abrazaban alrededor y el mismo cuerpo del difunto líder. Una vez que el gatillo ya apretado no liberaba más aquél "gas" líquido, extendió sus manos hacia el clavado cuerpo de Raphael, nunca le había visto: Sin embargo ahora que lo conocía pensó que no sería la mejor vista de éste. Una lástima no poder recordarle por como era, sino que su primera vista de éste sea un cuerpo totalmente castigado por las llamas; Debido al apuro de la situación no reparó en darse el tiempo de sacar clavo por clavo, sino que se abrazó al cuerpo de éste que aún se encontraba caliente por las llamas recien extintas que le abrazaban, y jaló de éste con fuerza, notando como los clavos ante la presión se clavaban más en la carne que sostenían, hasta el punto de simplemente dejar la perforación completa.
Tsk... -Su respiración se notaba agitada y agotada, el fuego definitivamente era de los más grandes enemigos de los vástagos, y su propia voluntad ya estaba decayendo, observó a su alrededor, las llamas seguían consumiendo hambrientas todo cuanto pudieran.
Ésta es una literal...¡MIERDA! -Gritó al momento que partía carrera por el mismo lugar que se había abierto paso anteriormente, su gabardina cayó al suelo en aquél momento, más aún la velocidad con la que éste corría sosteniendo el cuerpo por algún motivo parecía mayor, ¿La desesperación? fuese cual fuese la razón, el Finlandés, antiguo soldado de guerra corrió por el pasillo hasta la misma puerta que le había hecho entrar en aquél infierno, como si estuviese ahogado, empujaba todo lo que se pusiera a su paso hasta que saltó fuera de la puerta donde había arrebatado el extintor a la cortesana, cayendo al suelo con el cuerpo. Respiraba agitadamente, su cuerpo se notaba enrojecido, sabía que las quemaduras podrían ser más graves en caso de ser un mortal, sin embargo su condición de vástago le resultaría útil en aquél momento, aunque el dolor y la desesperación en aquél momento le sobrepasaron, no dijo nada, solo observó el techo por unos momentos, totalmente ensimismado y agotado.
avatar
Dennan Huhtmaki
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Luna Midnight el Mar Oct 15, 2013 12:12 am

Sus piernas no pudieron soportar la enorme presión emocional que estaba soportando en ese momento y termino cayendo de rodillas al suelo, miraba fijamente aquella escena mientras sus cejas expresaban algo de incredulidad que junto a la sonrisa macabra era muestra de un “ver para creer” muy claro, poco podía expresar en ese momento pero un par de palabras lo hacían a la perfección mientras de sus labios salía un:

-Estamos jodidos…

Mientras su risa torcida se desdibujaba y re dibujaba otra vez en su rostro se busco algo entre las bolsas, algo que siempre traía consigo a riesgo de tener que escribir en su mano, su libretita de ideas. Su dedo paso a la lista de reproducción un momento atrás para volver a escuchar la canción anterior mientras con su bolígrafo hacia un bosquejo a medias de lo que estaba viendo, parecía mas concentrada en observarlo que en lo que dibujaba pero conservaba bastante fiel la idea, hacia anotaciones en el bosquejo y pasaba la hoja, dibujando otra parte de la torre y haciendo anotaciones tan rápidas como pasaban en su cabeza, mientras dibujaba y miraba simplemente hacia el frente sus labios se movían al son de la letra de la canción apenas como suspiros y a momentos se mordía el labio arrastrando el carmesí de su maquillaje.
Ni cuenta se dio en el momento en el que se sentó, ahí a prácticamente flor de loto dibujando paginas enteras por ambos lados y llenándolas de notas, que tachaba o subrayaba según creaban o desmeritaban importancia para ella. Al final un largo suspiro salió de ella. Estaba agitada, muy agitada y le temblaban los dedos , ella lo noto, miro su mano derecha, preguntándose que era aquello.. ¿miedo? ¿adrenalina? ¿tensión?¿excitación?... Quizás ninguna, quizás todas juntas. Entonces algo paso por su cabeza , algo que era parte de lo que había notado, de lo que estaba pensando. Debía encontrar a Eliah. No toparse con nadie más de ser posible, porque quizás, sus conjeturas habían llegado demasiado lejos. La cuestión era si debía decirlo o no. Después de todo lo que miraba era tan obvio que dudaba que alguien mas no lo hubiese notado ya. Los mordisqueos en sus labios se hicieron una herida que noto solo cuando ya era tarde y el carmesí era mas por otra cosa que labial. Si Eliah le confirmaba sus pensamientos quizás sería hora de hablar denuevo con Emanuelle… Tal vez alguien como el fuese mas capaz de darle una explicación a sus ansias de lo que podría encontrar en su propio clan.

-Muy… muy jodidos…

Musito al ver denuevo la torre y entonces percatarse de la gente que intentaba apagar el fuego desde cerca, paso el colmillo por la herida arrastrándolo mientras pensaba lo inútil que era hacerlo así, no, los extintores solo sofocarían algunas llamas y el agua podría terminar de empeorarlo su no conocían la fuerte del fuego, pero en fin eran sus métodos y por milésima vez seguramente la obviarían y pasarían por alto, sus ojos escudriñaban cada rincón y de vez en cuando hacia un par de anotaciones mas. En ese momento daría su reino por una cerveza. Aun tenia algo que no le cuadraba del todo en la escena, algo simple pero que ella desconocía, y arqueo la espalda llevando el mentón a una de sus manos mientras la otra tamborileaba el bolígrafo en la libreta recargada en su pierna. ¿Qué era? ¿que pieza del rompecabezas estaba perdida?...
avatar
Luna Midnight
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 308

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Mitsuhide Akechi el Mar Oct 15, 2013 4:41 pm

Mitsuhide Akechi se encontraba en la entrada al infierno, dando órdenes, ayudando a sacar heridos, tratando de contener las llamas hasta que los bomberos arribaran al lugar. Paseando su mirada por los distintos puntos de la estructura para verificar que el incendio no la estuviese debilitando más, vio una sombra en el tejado, inmóvil, detallando lo ocurrido. Por un segundo pensó que sería alguno de los vástagos más jóvenes, paralizado ante el horror frente a él, pero fue entonces que la luz de la luna se reflejó en los ojos llenos de locura y los colmillos que sobresalían en la sonrisa demencial, dibujada en el rostro de la cortesana conocida como Luna.


Entonces, todo lo que rodeaba al General nipón parecía moverse en cámara lenta. Las llamaradas, la gente corriendo, las mangueras de presión disparando agua contra las instalaciones ardientes... todo parecía tener una velocidad casi ínfima, mientras los ojos del soldado veía a la cortesana reír con locura.


Giró el rostro y le gritó la orden de asumir el cargo a uno de los veteranos que le rodeaban, mientras le espetó a otros 3 que lo siguiesen. Acto seguido dio un paso en una silla e impulsándose en ella, atravesó una ventana que ya no tenía vidrios, debido a la explosión. Salió disparado por el aire y cayó en la pared de la edificación contigua, para colocar ahí sus pies, flexionar sus rodillas e impulsarse hacia la fortaleza Rafael nuevamente, ascendiendo con el brinco. Dando un giro en el aire chocó contra la pared de la fortaleza, nuevamente con sus botas, impulsándose con sus extremidades inferiores hacia arriba, en dirección del edificio que tenía en frente.


Repitiendo este proceso un par de veces más, Mitsuhide Akechi llegó al techo del edificio en llamas. Su figura contrastada con el mar de luz y calor que había a sus espaldas se veía negra como la noche. La sombra demarcada por el fuego a su espalda, llevó sus manos a la katana que portaba en la cintura y la sacó, emitiendo un sonido metálico que rasgó la noche y perduró como si algún instrumento musical hubiese entonado una nota musical. La luna iluminó el cuerpo plateado de la espada, generando un destello y un halo luminoso que al instante fue atravesado por la figura del General, caminando por el tejado en dirección a la cortesana que ahora se encontraba sentada en posición de flor de loto, escribiendo en una libreta.


Los tres otros soldados llegaron al techo por sus propios medios y avanzaron detrás de su superior, con las armas afuera. Mitsuhide caminó alerta ante los movimientos de la chica, katana en mano, totalmente extendida, como si fuese una prolongación de su brazo. Con la otra extremidad, le hizo señas a los cazadores para que rodearan a Luna y estando ya cerca de ella, el nipón simplemente dijo:


-Luna Midnight, estás bajo arresto por ser una sospechosa del ataque recibido a la Fortaleza de nuestro Clan.-



En ese momento, el General Akechi notó que la vampira adolescente llevaba audífonos puestos. Aun cuando Mitsuhide era bastante antiguo, se había adaptado lo suficientemente bien al pasar de los siglos para entender el uso de algunos aparatos electrónicos, así que supuso que ella no lo escucharía.



Fue entonces cuando con un rápido movimiento de su brazo, hizo que la katana cercenara el cable del audífono de la izquierda y devolvió la espada a la postura inicial, para volver a hablar, diciendo:


-Luna Midnight, estás bajo arresto por ser una sospechosa de los eventos ocurridos esta noche. Agradezco hagas esto de una forma sensata y nos acompañes a la prisión por voluntad propia.-
avatar
Mitsuhide Akechi
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Luna Midnight el Mar Oct 15, 2013 5:11 pm

Si bien ella seguía buscando la incógnita faltante , notó que por más que quiera no la encontraría ahí sentada, no escucho las palabras de el vampiro pero si había visto al resto rodeándola, aunque de reojo, se quedo quieta esperando algún movimiento pero el que cortaran sus audífonos le hizo suspirar, adiós música. Giro un poco la cabeza escuchando su arresto y por un instante se pregunto ¿Por qué?.. Luego recordó que clase de personas eran ellos y en una mueca de “ah debe ser por eso” en su expresión mientras sonreía le hizo regresar la vista la torre, era inútil seguir mirándola pensó. Y tal vez no era su trabajo encontrarlo si no el de alguien mas, alguien como el hombre que se tenía detrás. Se levanto con un gemido de cansancio mientras guardaba la libreta en su bolsillo y asintió sonriendo un poco, trataba de ser amable.

-Ya veo… Esta bien. Hablemos donde guste.

Antes de caminar hacia el dio un vistazo de reojo a la torre por última vez, y noto algo mas quizás porque ahora no lo estaba buscando realmente. Con el bolígrafo en mano se escribió algo en la palma antes de que se fuera el pensamiento de su mente y regreso a verlo asintiendo lista para ser conducida a donde fuese que la llevara. Noto entonces la katana, era bonita, pero no tanto como la propia. Miro al hombre y luego algo apenada le musitó..

-Solo que no sé dónde queda es eso, no conozco bien la fortaleza ¿podría guiarme?

Se llevo las manos a los bolsillos del short espero a ir por detrás del vampiro mientras estaba segura que el sequito los seguiría también, vigilándola, pero no le tomo mucha importancia al asunto. Estaba muy tranquila a pesar de que el hombre se imponía, quizás aun eran los rezagos de ese asombro y la epifanía recibida momentos atrás que su mente pensaba más en otras cosas que en el recelo que le tenía a aquellos que eran como quien estaba enfrente.
avatar
Luna Midnight
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 308

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Rowan McArthy el Mar Oct 15, 2013 8:35 pm

Rowan sentía el agua evaporandose de su cuerpo con suma facilidad, aquel lugar era un verdadero infierno, afortunadamente otros guerreros habían seguido sus indicaciones y había un reabastecimiento constante de extintores; estaba de frente recibiendo uno más después de haber vaciado el sello sobre las llamas cuando las expresiones horrorizadas de varios de sus compañeros, se giró aún con el extintor en asegurado y sintió su alma cayendo hasta sus pies.

~¿Qué demonios?

Se lanzó tras el guerrero de largos cabellos soltando el contigo del extintor alrededor ellos, intentaba mantener las llamas a raya mientras aquel cuerpo era quitado de la pared. No había mucho que estaba ahí como una más de los Raphael, no había conocido al líder que había muerto pero sabía cómo era el procedimiento de sucesión; algo había encajado en su cabeza.

Apenas tuvo tiempo de asimilarlo cuando vio cómo el guerrero salía disparado de la torre con aquel cuerpo a cuestas, apretó los dientes con determinación y soltó el extintor vacío, la cadena había llegado hasta ella y por un momento le pareció que las cosas no iban tan mal.

~Sigan atacando las llamas aquí, vigilen la estabilidad del techo y abandonen la torre si hay indicios de derrumbe.

Gritó hacia aquellos que estaban ahí siguiendo el ejemplo de los dos guerreros, salió corriendo hacia la salida tras el joven de cabellos largos, la escalera estaba atestada y le era difícil pasar sin entorpecer el movimiento; tomó una decisión y volvió a subir hasta donde se encontraba un ventanal, se sujetó del marco y la atravezó de un golpe, lanzándose hacia el vacío.

Realizó algunas maniobras antes de caer de pie en medio aquellos que intentaban surtir de agua a quienes estaban en la torre, examinó su entorno hasta encontrar lo que buscaba, le quitó un balde con agua a alguien en quien no puso su atención y caminó decidida hacia el joven que parecía petrificado junto a aquel cuerpo semi calcinado.

~Odio decir esto, pero no es tiempo de quedarte aquí como piedra.

Dijo con voz calmada según vaciaba el contenido del cubo sobre el guerrero, sabía que aquel gestó podía ser tomado a mal pero era lo que menos le importaba, el agua ayudaría a mitigar un poco las quemaduras. Por primera vez observó el cuerpo enegrecido que yacía en el suelo, se sacó la cazadora para cubrir con ella la parte superior del que fuera su líder.

~Tenemos que sacar éste cuerpo de aquí, sería muy fácil destruirlo ahora que está aún más expuesto.

Aquello era a lo que había llegado su pensamiento dentro de la torre, ahora para ella había sólo un objetivo a la vista y ese era justamente el que le había planteado a su acompañante de largos cabellos. Buscó algo alrededor con que cubrir el cadáver para poder transportarlo.

~Soy Rowan por cierto.

Dijo al tiempo que se daba vuelta para ir por una larga manta que estaba a su espalda, era lo suficientemente grande para poder envolver el cadáver por completo y era suficientemente resistente, volvió con ella y se acuclilló a un lado del cuerpo.

~¿Me ayudarás?

Preguntó según extendía la manta al lado del cuerpo de Raphael.
avatar
Rowan McArthy
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Evans Cromwell el Mar Oct 15, 2013 9:46 pm

Los gritos se perdían por cada rincón de la fortaleza. Los viejos cuadros que caían como pesadas formas al suelo, quebrándose en miles de partes los cristales. Los eruditos seguían a quienes les guiaban para escapar de tal terrible escena antes de que alguna otra explosión les encontrase dentro del lugar. La verdad, nadie sabía qué o quién había producido aquel desastre; por ende, nadie tenía asegurado que no se repitiese en algún otro lugar del territorio de Raphael. Los sospechosos se deshacían en cada una de las mentes mientras trataban de salvar lo que quedaba de su legado. Las cortesanas corrían ayudando algunas y asustándose otras. Alice, una muchachita de cabellos plateados aun veía sin ver a su alrededor, abrazando sus brazos con terror ante todo lo que estaba sucediendo. Y a pesar de todo, los guardianes se ocupaban de la seguridad evacuando a los más frágiles…Todos menos él.

¿Por qué querían que fuese Lider? ¿Acaso nadie entendía que Evans no podía serlo? Despues de perder a Dimitri; luego de encontrar el cadáver de Raphael el vampiro había desarrollado tal trauma capaz de anular su capacidad de pensar, enviándolo a las situaciones más estúpidas sin notarlo. Casi como si la muerte fuese un respiro que pudiese abrazarle, escondida tras alguna razón altruista con la cual pudiese volver a redimir sus errores. Las llamas, otra vez. Verlas adornar el cielo nocturno no hizo más que retocar un punto demasiado sensible para él. Eran vampiros y nada podía llegar a dañarles. Como Raphael hasta el sol mismo tenía que concentrarse para afectarles pero, el fuego era diferente. Era el talón de Aquiles de cualquier ser vivo o muerto. El fuego lo consumía todo sin hacer diferencia de razas. Y si su miedo estaba fundado, solamente por la palabra suelta que había lanzado Lucius, ella podría ser consumida por el fuego en esos momentos. Salvarla una vez, arrebatándosela a la muerte de sus garras para terminar así. Eso no iba a pasar.

Pero tan concentrado estaba en su camino, separando el espacio ocupado por muebles y personas con la fuerza de sus brazos que no midió algo que lo hizo trastabillar. En sus oídos todos los sonidos se resumían en gritos y nada tenía un llamado en especial. Fue por eso que no escuchó la voz de Sophia llamándole. Estaba concentrado como una bestia en un blanco, como una pantera en una presa. Y por eso cuando ella se le lanzó a los pies, lo que recibió de respuesta fue un gruñido a la vez que su puño se cerraba a la vez que se colocaba a la altura de su propio rostro -¡¿Qué haces?! ¡Suéltame, rubia! – gritó sin medir la potencia de su voz. No la golpearía, jamás lo habría hecho pero estaba tan desencajado que sus movimientos no podían ser poco bruscos al mover las piernas. Pero entonces, la mirada de ella se clavó en la de él y su voz por fin lo ubicó de nuevo en la tierra. Los cabellos de él se habían pegado a su frente sudorosa y sus ojos ambarinos parecían dos trozos de brillante cuarzo ante aquellas palabras. -¿Estás segura?- No hubo necesidad de preguntar un nombre. Ambos sabían sin siquiera decirlo a quién ella se refería y quien era aquella persona que él estaba buscando. Pero antes de siquiera poder responder, los sentidos agudos del vampiro lo llevaron a reconocer algo en medio de tanto alboroto. Cristales…un ligero temblor. Y sin medir fuerzas o tiempos, se puso de pie rápidamente, tomando a la muchacha sobre los hombros para saltar sobre ella , empujándola al suelo a la vez que la cubría con su propia espalda. Detrás de él se escuchó el ruido estridente del cristal rompiéndose, quebrándose de tal forma que las esquirlas que liberaba se clavaban en la chaqueta de cuero de Evans, así como en todo lo que tuviesen cerca. Bendita chaqueta aquella que tenía tantas cicatrices como su dueño. El vampiro volvió la mirada y posteriormente la posó sobre Sophia, con gesto totalmente serio – Debemos evacuar este lugar. Si hay otra explosión, esto se nos cae encima…-
avatar
Evans Cromwell
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Arcueid van Rip el Miér Oct 16, 2013 9:28 pm

La respiración de Sophia se había vuelto irregular y sus ojos sentían que empezarían a lagrimear. Quizás era el humo despedido de la torre, quizás era la tierra que le había caído en la cara cuando se arrojó o quizás alguna que otra patada que Evans le tiró de forma inconsciente y que había dado violentamente contra su cuerpo delicado y pequeño. Es que en toda esa situación no tuvo tiempo para detenerse a sentirse horrorizada pero el que no estuviese estupefacta viendo ese baile de fuego destruyendo uno de los monumentos más grandes de los Raphael no quería decir que no lo estuviese. El Clan más fuerte de los tres clanes, el clan que era la primera línea de defensa contra las amenazas que pudieran azotar la raza y ahora ardía, el fuego parecía una mujer que bailaba gloriosa frente a los vampiros, aterrados e histéricos.
 
Poco duro aquel momento de alivio donde comprendió que por fin había entendido por que lo tiro, aunque eso significara después tener que explicarle donde estaba la vampiresa y el hecho de que estuviera viva sabía que no apaciguaría su furia; cómica algunas veces pero este no era el caso. El sonido de los cristales y la reacción rápida del guerrero que, de no ser por él, la cortesana hubiese quedado bajo esa lluvia de cristal con su cuerpo totalmente destrozado. Solo unos pocos cristales peños alcanzaron su ropa y su piel pero nada en comparación con lo que Evans tenia encima. La mirada de Sophia estaba horrorizada, presa del terror, pero aun así escucho a su interlocutor volviendo sus ojos claros llenos de terror hacia él. Asintió, dura y temblorosa pero asintió antes de levantarse tras él y empezar a tomar su lugar entre las cortesanas que estaban intentando de forma desesperada apagar el fuego con lo que fuera que pudiera serles útil. Ellas, simples mujeres que solo vivían para estar al servicio de los guerreros de Raphael combatían las llamas a la par de los hombres que servían y estos, a su vez, protegían. Era una relación bastante romántica la que tenían las cortesanas y los guerreros a tal punto que ante una adversidad como esa los títulos dejaban de importar; combatirla con la sangre guerrera con la que todos habían sido bendecidos era una premisa que no distinguía ni género, rango o edad.
 
Con un grito la joven cortesana alerto a las mujeres.- ¡Ante el menor riesgo de derrumbe las quiero a todas lejos de aquí!- exclamo a sus pares. Entonces, antes de que pudiera tomar un extintor o aunque sea un balde de agua vio a dos guerreros salir de la torre: una mujer, una guerrera más bien cuyo nombre no sabía pero era una de las más grandes y últimas adquisiciones del clan. Después de todo, ¿Cuántas mujeres se ganan el derecho de guerrear a la par de los hombres? Aun así, el primer guerrero fue el que más llamo su atención por que traía un cuerpo sobre sus hombros y no el cuerpo de cualquiera. –El cuerpo de Raphael.- susurro impresionada. Por su parte ella ya creía el cuerpo perdido e inalcanzable, pero un guerrero había conseguido salvar la sucesión del abrazo de las llamas de aquel infierno. Inmediatamente se dirigió hasta los dos guerreros y se dispuso a ayudarlos con el cuerpo de su antiguo líder. -¿Necesitas una mano? – le dijo a la mujer mientras la rubia tomaba un  extremo del cuerpo. No era difícil suponer que estaban intentando llevarlo a un lugar más seguro y problema principal que resultaba el incendio ya había sido resuelto así que estaba mas tranquila.
avatar
Arcueid van Rip
HIJOS DE RAPHAEL
HIJOS DE RAPHAEL

Mensajes : 211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vuelta a casa {Clan RAPHAEL}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.