El Susurro de la Muerte [Ileana Romanova]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Susurro de la Muerte [Ileana Romanova]

Mensaje por Grizabella Argento el Jue Sep 12, 2013 3:52 pm


You're not strong enough, little Casandra

Tu grito reverbera en el silencio de aquella alcoba amplia y decorada con la delicadeza que solo Ileana puede imprimirle a todo lo que hace; el susurro se hace cada vez más fuerte, exigente, demandando la atención que sólo alguien como tu puede prodigar. ¿Por qué ahora vienen con ese aciago presentimiento?, sientes el mismo desasosiego que la misma noche en la que Lucrecia fuese inmolada en la hoguera, te sientes perdida y asustada, como hace muchos años no te sientes. Pasas la palma helada de la mano sobre tu rostro de finos rasgos juveniles, la eterna virgen adolescente que recién convertida, inspirase a los pintores. Niegas suavemente con la cabeza, el susurro amaina hasta volverse el mismo siseo de fondo sin forma alguna, miras inquieta por la ventana la gran luna que se levanta en el horizonte, ¿será posible que una vez más, te estén advirtiendo sobre algo?.

La estirpe de Donovan arderá por la mano de su propio padre

Te llevas la mano al pecho, a ese lugar donde sientes un gran vacío, una carencia de algo, una ausencia que no sabes explicar; te incorporas de la cama y sales al pasillo con ese suave paso etéreo que no llega a rozar más que un instante, el frío suelo de piedra y mármol de aquel sitio que has denominado "hogar". Quisieras atreverte a pedirle a tu Señor una audiencia, quizá él pudiese interpretar aquel sueño, aquellos susurros que sigues sin entender. Tus pasos te llevan a la recámara de Ileana, la pequeña vampiro que te cobijara bajo su protección, ganándote el favor de tus Señores; le debes demasiado y por ello permaneces fiel a su lado, obediente, siempre con el temor de hacer algo que causara su indignación. Tocas suavemente a la puerta en espera de una respuesta que te permita la entrada a aquel recinto, sabes que de todas las personas, Ileana es la única que puede prodigarte el sosiego que necesita tu atribulada mente.

Cierras los ojos en medio del silencio y la espera, tu mente retrocede siglos atrás, al momento mismo en que la dulce presencia de esa mujer se convirtió en tu tabla de salvación. Siglos han pasado de ello y aún sientes el agradecimiento y el respeto como si fuese el primer día; ella te salvó de un negro designio, te proporcionó un hogar, un propósito, un maestro sin pedirlo.

-¿Ileana?-

Susurras con delicadeza y casi con temor a interrumpir algún acontecimiento, igual y no se encontraba ahí, si no en los aposentos de la reina o quizá acompañándola en una caminata. Sonríes con cierta timidez y vuelves a llamar a la puerta, desmadejando entre el silencio, los pensamientos remotos que aquellas voces trajeron de vuelta sin que entiendas el por qué.
avatar
Grizabella Argento
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Susurro de la Muerte [Ileana Romanova]

Mensaje por Ileana Romanova el Jue Sep 12, 2013 5:16 pm

Ileana se sentía fastidiada esa noche como una amante envidiosa de los abrazos que Morfeo le daba al resto de los seres de aquel castillo. Aunque fastidiada solo significara un gesto triste y de pesar… Pensaba en sus reyes, en su reina especialmente agobiada por una nueva era que estaba en puerta y que Donovan anunciaba con su soledad, con su gesto fruncido y con su frialdad tanto para con su reina para con el resto del clan. Aquella doncella que muchos tachaban como perfecta ahora miraba el cielo nocturno como si este le pudiera proporcionar una respuesta. Sentaba sobre su cama de sabanas tan impolutas como los pétalos de unas azucenas blancas que descansaban en una jarra con agua. Un camisón blanco cae como seda sobre su piel inmaculada como su pelo lacio, ahora desalineado.
 
No escucho, o quizás n quiso escuchar, los primeros llamados a su puerta. Estaba sumida en su preocupación, en la creciente rebeldía de la llamada “guida negra” que no hacia mas que traer nuevas preocupaciones a la cabeza de aquel que ella adopto como padre.  Quería verla desaparecerse, que se fuera bien lejos… Si tanto renegaba de ellos, ¿Qué la mantenía aun caminando entre ellos con mirada altanera, asqueada por lo que ella tachaba como un inútil narcisismo? Temía… Temía, y mucho, a la respuesta de aquella duda. El segundo toque la hizo volverse de repente para luego cubrirse con una salida e ir a atender. –Ya voy.- dijo como una adolescente que es interrumpida en medio de algo. Al abrir la puerta se encontró con el rostro inocente de aquella que había adoptado como su “hermanita”. Su mirada era calma y serena como los espejos de agua en los días sin viento. Ella ya conocía su don, aquel que muchos Donovan desearían tener, pero muy pocos pueden controlar sin caer en la locura. Esto la hacia sentir orgullosa a la vez que volcaba sobre ella un instinto protector que, antes de la pequeña llegara a ella, nunca había mostrado.
 

Se hizo a un lado para dejarla pasar y cerró la puerta para que nadie las molestara. Se arrodillo sobre su cama e invito a la delicada  y pequeña vampiresa a que se acercara y se acomodara como quisiese. Lo mas seguro es que podría su cabeza sobre sus piernas mientras ella acariciaba las suaves hebras de su pelo castaño. -¿Que te sucede ahora mi Grizzy? ¿Te dijeron algo?- ella sabría bien a “quienes” se refería. Desde que los días habían empezado a cambiar la posibilidad de que se encontrara en esta situación siempre la tuvo presente.
avatar
Ileana Romanova
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Susurro de la Muerte [Ileana Romanova]

Mensaje por Grizabella Argento el Dom Sep 22, 2013 8:18 pm

Apoyas la frente en la madera pulida, esperando que el contacto con esa superficie te mantenga atada a la realidad sin permitir que las divagaciones de aquellas voces de ultratumba te arrastren con ellos; no quieres ser tu quien porte tales vaticinios, no quieres ser el ave de mal agüero con aquellos que son y serán siempre tus Señores. La voz suave de Ileana te reconforta un poco, sabes que en nada, estarás frente a frente con la única persona capaz de calmar tu agitada mente; la puerta se abre y tu penetras en la pulcra habitación, permaneces junto a la puerta con la cabeza baja y las manos entrelazadas a tu espalda, esperando con respeto que ella te invitase a acercarte con su dulce voz infantil, y apenas lo hace, corres cual infante asustada hasta la cama, recostando la cabeza en sus rodillas y cerrando los ojos con fuerza para intentar disipar esas brumas.

No es la primera vez que estás así con ella, a tu llegada, era ley que casi cada noche, acudieses a su recámara con la congoja de esas nuevas voces desconocidas susurrando junto a tu lecho las premisas fatídicas que parecían convertirse en realidad. Incluso cuando Ileana te presentó ante Donovan, una noche antes la misma voz de Lucrecia estuvo a tu lado indicándote detalles mínimos de aquel hombre y sobre todo, la premisa de que, si no eras de su agrado, seguramente terminarías ardiendo como ella.

-Ellos... Ellos hablan de un final, Ileana-


Susurras con un suave temblor, no quieres, te resistes a decirle qué clase de final auguran aquellas voces siniestras. Te sientes presa de la misma desesperación de la noche en que Lucrecia fue apartada de tu lado por el cruel destino en forma de seres desconocidos para tí -en ese entonces-, una noche cálida de verano. Respiras profundo, quieres acallar las suaves voces que insisten en que repitas lo que claman, en que acudas a tus Señores con tal información.

-¿Será posible que eso tenga que ver con aquello que tiene a nuestro Señor, tan preocupado?-

Preguntas, esperanzada de que aquellas sombras oscuras no te necesiten de portavoz después de todo; ¿Donovan sabrá ya aquello?, ¿le susurrarán los muertos de la misma manera que a ti, enrtegándole secretos que a la larga, pesan sobre la conciencia más que la realidad?. Recuerdas la primera vez que estuviste ante él, el suave temblor que recorría tu cuerpo ante la imponente figura del hombre, tan distante y frío; la voz de Ileana abogando por ti, relatando cómo y cuándo se encontraronm, pidiendo la venia de sus Señores para contigo. Ileana, que dulce había sido contigo en ese entonces, desde el primer momento en que se vieron ella te tendió la mano, te cobijó en sus brazos y te adoptó como hermana, protegiéndote de todo y de todos. Le debes tanto, y a la vez, sientes que en cualquier momento podrías causarle un problema.

-Ileana... ¿Recuerdas el día que nos conocimos?, ese día de Invierno, tan helado y ventoso. ¿Qué hacías tu en los bosques?, sola y sin la compañía de nuestros Señores... No he logrado entender cómo fue que de entre todos, tuve la fortuna de encontrarme contigo-
avatar
Grizabella Argento
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Susurro de la Muerte [Ileana Romanova]

Mensaje por Ileana Romanova el Mar Oct 01, 2013 3:22 pm

Las únicas veces que Ileana se mostraba como algo diferente a la pequeña doncella de la Reina era cuando estaba en compañía de aquella bella niña de largo pelo castaño e inocentes ojos claros. Tan pronto apoyo su cabeza sobre sus piernas empezó a acariciar su cabeza con la suavidad tan propia de la doncella. Nadie solía ir a la habitación de Ileana y menos durante aquellas horas en la que el Versalles de Viena se sumía en el más profundo de los silencios. La vampiresa escucho a su pequeña en silencio. Lo que daría por poder tomar en ella ese don que tanto pesar parecía causarle a Grizabella. Por supuesto ella estaba muy alejada de ese mundo…
 
-Puede ser, mi pequeña. Los espíritus han estado muy inquietos últimamente desde la última Gran Caída. – con la “Gran Caída” por supuesto se refería a la caída del líder de los Raphael, que había tomado por sorpresa a toda la raza… O eso creía. Fuera como fuese si Grizabella estaba recibiendo mensajes sobre el mismo asunto tendría que arreglar una audiencia con Donovan pero no podría acompañarla durante la misma. Por el momento dejo esta posibilidad en sus adentros mientras seguía acariciando el pelo de aquella dulce niña que ya estaba lo suficientemente agitada como para que pudiera comentarle esta posibilidad.
 

Ante su pregunta la mirada de Ileana muto levemente a una suave impresión para luego sonreír.  Ileana tuvo una razón bastante horrible para salir sin compañía aquella noche invernal, pero no tenía el valor de contárselo. No en ese momento, no como estaba ella ahora…-Digamos que los dioses arreglaron nuestras fortunas para que pudiéramos encontrarnos, mi querida Grizzy. Y estoy tan agradecida por ello.- Aquella sensación desesperante, aquella humillación a la que casi fue sometida por uno de los vampiros que había sido atraído por el aroma de la sangre y la belleza de ese regalo para Úrsula Kozlova que ningún macho podía tocar la había obligado a huir de la “seguridad” de la fortaleza. Antes de que la pequeña quisiera indagar más ella se volteó a preguntarle.- ¿Y tú mi pequeña Grizzy? ¿Qué hacías por ese bosque, tan lejos del punto en el que partiste?-
avatar
Ileana Romanova
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Susurro de la Muerte [Ileana Romanova]

Mensaje por Grizabella Argento el Vie Oct 25, 2013 11:22 am

La suavidad con la que Ileana acaricia tu cabello ayuda un poco a sosegar tu atribulada mente; ese simple gesto hace que lentamente las voces se acallen hasta ser un simple susurro que espera el momento justo para volver al ataque. La voz de la Doncella de Úrsula se hace presente una vez más, llenando de alegría y calma tu espíritu agitado, sus palabras sin embargo, no son tan esperanzadoras como deseas, pues sabes que cargan una razón más allá de toda duda o negación.

-La muerte de Raphael creó un caos en el mundo de los espíritus, Ileana. No logro entender que quieren decir, que esperan de mi-

Musitas con tristeza, cerrando los ojos y negando suavemente con la cabeza, escuchando su explicación acerca del por qué de su encuentro y sin estar satisfecha del todo, suspiras pues su cuestionamiento sabías que, tarde o temprano, iba a llegar. Sonríes a duras penas, recordando aquel día de frío invierno y los motivos que guiaron tus pasos hasta ese bosque nevado, donde los hados quisieron que te encontrases con ella, la joven vampiro que se erigió como tu guardiana.

-Buscaba mi sitio en el mundo. Tras la muerte de Lucrecia, me dediqué a huir de lo que fuese, le había hecho daño a mi madre; fue la misma Lucrecia y los espíritus quienes me guiaron paso a paso, me instaron a buscar a los Padres del Clan; pero cuando tu me encontraste Ileana, yo me había dado por vencida, estaba totalmente desesperada y a punto de enterrarme viva-

Aquella confesión te hace estremecer, la suerte o el destino puso a Ileana en tu camino y eso lo agradeces ciegamente, pues sin la guía de Lucrecia, sin una mano que te llevase por el Sendero de la Inmortalidad, seguramente habrías sucumbido a la locura de aquellas voces.
avatar
Grizabella Argento
PURGADOS
PURGADOS

Mensajes : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Susurro de la Muerte [Ileana Romanova]

Mensaje por Ileana Romanova el Lun Oct 28, 2013 5:11 pm

La delicada doncella Romanov escuchaba a su protegida sin mutar sus gesto a sabiendas de que aun con sus años una duda que parece eterna azota con fuerza la mente de la pequeña vampiresa que ahora buscaba consuelo en su caricia como la infante que, a pesar de su edad, parecía que era en cuerpo y alma. Lejos de entender ese mundo que está tan arraigado a ella puede al menos intentar consolar a la pequeña de la que pidió hacerse cargo hace tantos años ya. Aquel vampiro buscando hacerse con ella, la guía de Lucrecia todo en una perfecta armonía que sólo podía asemejarse a una orquesta perfectamente tocada para que ellas se encontrarán cuando la bella y pequeña Grizzy podría haber terminado en cualquier otro sitio; cuando Ileana era alguien que rara vez abandonaba la seguridad del Versalles de Viena que en aquel momento, por primera vez desde que estaba ahí,  de seguro no tenía nada.
 
-Puede que cuando llegue el momento lo sepas, mi niña. - Ileana buscó la mirada de su querida protegida y le dedicó una sonrisa, tratando de buscar palabras más exactas para lo que estaba tratando de decir.- Tu pudiste haber terminado en cualquier lado, pero nos encontraste. Yo jamas salgo del palacio y lo sabes, pero te encontré en la mitad del bosque muy lejos de él.- hizo una breve pausa, esperando que la pequeña se diera cuenta de lo que quería decir. Aun así volvió a tomar la palabra mientras rodeaba a la pequeña con sus brazos. Ella no estaba sola… Desde que la encontró aquel día, nunca más estuvo sola ni volvería a estarlo; para Ileana fue verse a sí misma huyendo de aquel convento del demonio en el que la metió sabrán los dioses quien. Solo esperaba que, quien quiera que haya sido, su alma estuviera siendo torturada en el rincón mas recóndito del infierno.
 
-Quizás no puedas hacer nada tu con ello. Pero quizás seas el mediador entre los espíritus y aquellos que necesitan de su mensaje, pero no tienen el don que tú posees.- una vez fue ella, guiada por Lucrecia hasta sus hermanos como acaba de confesarle hace unos instantes, pero el dia de mañana podría ser otro el que necesitase escuchar el mensaje que era entregado a ella en forma de gritos y lamentos en la penumbra. La doncella la aferró más aún cuando siente aquel estremecimiento en su cuerpo pequeño y frágil. Es de las pocas cosas que, a pesar de su carácter sereno y calmo, pueden despertar un verdadero instinto  de protección de la doncella de la Reina Oscura.
avatar
Ileana Romanova
HIJOS DE DONOVAN
HIJOS DE DONOVAN

Mensajes : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Susurro de la Muerte [Ileana Romanova]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.